Foro Común


Mensajes de Opinión, repasando columnas enviados por Triana:

OPINIÓN.

EDITORIALES/TRIBUNAS.

Los delirantes sueños del caudillo Sánchez.

JIMMY GIMÉNEZ-ARNAU.

ACTUALIZADO: 03/12/2021 19:41.

Cualquier proyecto arrebatador de los social-comunistas es una farsa propagandística que genera mucha más ruina que ingresos. Como la coalición no tiene ecónomos solventes los sustituye por subastadores de subvenciones. Así anda la economía española, bajo mínimos, en manos de ineptos dados a despilfarrar, pues piensan que el ahorro es un vicio burgués. Por eso dilapidan millones sin ton ni son, dinerales que salen de nuestros impuestos. Nos exprimen hasta ahogarnos con tributos medievales que exige el tirano Sánchez, con el beneplácito de la morralla que le sorbe las meninges. Ya repletas las alforjas, de unos y otros, los social-comunistas simulan estar unidos cual lapas a una roca, e intentan convencernos de que no hay fractura alguna en una coalición nacida para pegar el sablazo. Pero en lo único en que están de acuerdo, aparte de empobrecernos más y más cada día, es en volver a conspirar abierta, constantemente, contra la legalidad.

El caudillo Sánchez y su chusma en alquiler, creen tener patente de corso para hacer lo que se les antoje: desde reírse de los jueces, hasta cargarse al Rey, o descomponer las fuerzas del orden. Sueñan con transformar España en una república bananera, sin ley, como Cuba o Venezuela, donde las mil atrocidades que cometen, Díaz-Canel y Maduro, contra sus pueblos respectivos se ven como algo normal desde la Moncloa. Es la España del futuro que quiere imponernos Sánchez, un caudillo de dibujos animados, además de un pájaro de mal agüero. Cuando un reformista inculto y muy tramposo plagia las malas artes de ZP, significa que nuestra nación corre un serio peligro. Hemos de librarnos, cuanto antes, mejor, de él, que está más preocupado por los muertos de un bando de la guerra civil, que por la vida y prosperidad de todos los españoles.

Yolanda Díaz que tiene más de víbora que de política, se ha vengado del nuevo caudillo, por dejar en dique seco su reforma laboral y lo ha dejado con el culo al aire. Según informó Carlos Cuesta en este digital: “Yolanda Díaz ha desvelado que el Ejecutivo y por supuesto,
el presidente, conocían el riesgo del 8-M, y lo ocultaron e instaron a manifestarse sabedores de que enviaban a la gente a infectódromos”.

Recuerden que las manifestaciones feministas del 8-M-2020, es uno de los mayores escándalos de la degradación democrática, pues sólo un Gobierno irresponsable, oculta los muy graves riegos de contagio y manda a la plebe al matadero, es decir, a contraer el virus. Sánchez ya no habla de aquello, lo tapa, que es otra forma de mentir y así sobrevive, mintiendo. Como cuando nos dijo que él, y solo él, había derrotado al virus. Sí, claro, hasta que asomó la cresta de la sexta ola para dejar en evidencia al cantamañanas.

Los sanitarios que arriesgaron sus vidas para sofocar los males de la pandemia también le han montado un belén antes de Navidad y se han manifestado en distintas ciudades españolas contra el calamitoso Gobierno sanchista, por incumplir sus muchas promesas. Y estando, como estamos, con la aparición de la variante ómicron, le exigen que incorpore 200.000 nuevas enfermeras, con un coste de unos 300 millones, que alivien el incesante trabajo de la sanidad pública. Pero el necio hace oídos sordos a tales peticiones pues está muy atareado rifando millones entre sus socios separatistas para que le sostengan en el poder. Y mira que lo tiene fácil, para darle a los sanitarios lo que piden. Bastaría cerrar el Ministerio de Igual-da, que da igual y que despilfarra 450 millones al año en gilipolleces inauditas.
OPINIÓN.

EDITORIALES/TRIBUNAS.

OKDIARIO.

ACTUALIZADO: 30/11/2021 06:50.

Todo está perfectamente controlado y no hay riego de corte de suministro, asegura el Gobierno socialcomunista, pero lo cierto es que el informe diario de Enagás sobre la evolución del stock correspondiente al pasado miércoles, 24 de noviembre, revela que durante 13 horas el gas permaneció en mínimos en el sistema de distribución. Basta con observar el gráfico que publica OKDIARIO para darse cuenta de que entre las 6:00 horas y las 19:00 los niveles estuvieron en el mínimo. De hecho, a las 8:00 de la mañana llegó a marcar un mínimo ni siquiera recogido por este gráfico por situarse fuera del rango con un nivel de 2.630 GWh. El dato ha causado honda preocupación entre los mayores expertos del mercado de gas, porque la banda estándar fijada para la distribución del gas por el propio sistema se estableció en 2.850 GWh ese día 24 de noviembre, un nivel normal para los consumos previstos que, sin embargo, bajó hasta los 2.703 GWh durante nada menos que 13 horas situándose en zonas de mínimos.

Lo cierto es que se trata de la primera gran señal de alerta, suficientemente llamativa para tenerla en cuenta y no seguir abrazado a ese optimismo fatuo de un Gobierno que sigue insistiendo en que lo tiene todo controlado. Y es que la realidad de la situación del gas en España es que se ha cortado ya el suministro a través del tubo del Magreb y las eléctricas han advertido de la posibilidad de cortes de luz en enero. Es cierto que el Gobierno ha dado orden de importar por barco todo el gas licuado posible procedente de Argelia, pero lo cierto es que pasado ya casi un mes de esa orden, las reservas de gas licuado se encuentran en estos momentos un 21,1% por debajo de la expectativa marcada.

Insistimos: no es fatalismo, sino realismo. Y los gráficos hablan por sí solos. Sánchez está jugando con fuego. Primera alerta… Crucemos los dedos.
EDITORIAL.

Elorza es el PSOE.

El problema no es el grotesco Elorza sino un PSOE engolfado, conchabado con lo más despreciable de la política.

2021-11-26.

LD/

Pocos políticos encarnan tan nítidamente la vileza de la izquierda realmente existente como Odón Elorza; en casi ninguno han cristalizado de una forma tan perfecta el sectarismo, la hipocresía, la ruindad y la falta de escrúpulos como en el que fuera alcalde socialista de San Sebastián durante veinte años.

A todo ello Elorza une una inteligencia bastante limitada y un histrionismo tartufesco impropio de un representante político… de antes de Rufián y demás semejantes del exalcalde donostiarra

Esta misma semana ha dado muestras de su estulticia y fanatismo en plena la tribuna del Congreso, cuando trataba de defender el ignominioso pacto presupuestario de su partido con Bildu gritando que "no hay etarras" en la cámara pero sí hay "franquistas", en referencia a Vox, el PP y, en definitiva, todo aquel que afee a los socialistas sus pactos con los albaceas de la banda terrorista asesina de socialistas ETA.

Como bien ha recordado Macarena Olona este jueves desde la misma tribuna del Congreso, no es la primera vez que Elorza tacha de franquistas a sus adversarios políticos: lo hizo con Gregorio Ordóñez en el Ayuntamiento de San Sebastián poco antes de que el popular fuese asesinado por ETA, dejando, dicho sea de paso, el camino expedito para que el socialista repitiese como alcalde.

Lo peor, no obstante, no es que un indeseable como Elorza desbarre en el Congreso viendo ectoplasmas franquistas y no inmutarse ante sus socios bildutarras, que no se pierden ni uno de los homenajes a los etarras que salen de la cárcel. Lo peor es el aplauso atronador, entusiasta y unánime de la bancada socialista, que con el ministro Bolaños a la cabeza se puso en pie para jalear la nauseabunda tirada del desquiciado.

Eso es lo relevante de este episodio: el problema no es el grotesco Elorza sino un PSOE engolfado, conchabado con lo más despreciable de la política, que arremete contra todo lo que no le sirva para mantenerse en el poder y que no conoce ningún límite a su vileza.

Con sus formas desaforadas y el historial de indecencias políticas que arrastra, Elorza es un caso especialmente agudo, pero no una excepción, de la inmoralidad que impera en un PSOE empeñado en ser uno de los grandes problemas de España.
OPINIÓN.

EDITORIALES/TRIBUNAS.

Las maletas de Monedero no tienen fondo.

OKDIARIO.

ACTUALIZADO: 25/11/2021 09:20.

Si hace unos días OKDIARIO desvelaba que el ex jefe de la Inteligencia venezolana Hugo El Pollo Carvajal había revelado al juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón que Nicolás Maduro entregó, mediante un asistente, 600.000 dólares al cofundador de Podemos Juan Carlos Monedero en el Hotel Meliá Caracas, OKDIARIO informa ahora de que el magistrado investiga otro pago de 200.000 euros en el Hotel Alba de la capital venezolana. Como este periódico viene desvelando, el modus operandi en el que la narcodictadura venezola financió a Podemos era a través de valija diplomática desde la embajada venezolana en España; entregas de dinero mediante empresas españolas y entregas en efectivo en Venezuela provenientes de la legación de Cuba. Juan Carlos Monedero, apodado por el régimen como «el español», era el encargado de la parte española y se encargaba de recibir y coordinar la recepción del dinero.

Al igual que la entrega que recibió en el Hotel Meliá, Juan Carlos Monedero recibió los 200.000 euros de manos de Williams Amaro, hombre de confianza de Maduro, que previamente recogió esa cantidad en la Embajada de Cuba en Venezuela. Monedero, el perejil de todas las salsas de la presunta financiación ilegal podemita, está en el punto de mira de la UDEF. Las revelaciones de El Pollo Carvajal han ido acompañadas de abundante documentación, lo que ha permitido a la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal de la Policía monitorizar los movimientos y desplazamientos del cofundador de Podemos al objeto de comprobar si en las fechas en las que se asegura recibió las cantidades citadas se encontraba en Venezuela.

El cerco se estrecha, mientras Juan Carlos Monedero ha viajado recientemente a Caracas para avalar al régimen de Maduro en las fraudulentas elecciones celebradas la pasada semana. En un ignominioso ejercicio de manipulación se permitió hablar de «democracia» cuando la misión de observación electoral de la UE subrayaba las numerosas irregularidades detectadas. A Monedero -el bien pagao- se le pone cada vez más oscuro el horizonte penal. Y es que sus maletas no tienen fondo.

¡JESÚS CUANTO CHORIZO HAY EN TODOS LOS PARTIDOS POLÍTICOS! NO SE SALVA NI EL TATO.
Opinión.

Misa negra contra Pablo Casado.

EL RUGIDO DEL LEÓN.

Lo que hizo ayer la izquierda fue negarle una vez más al presidente del PP la condición de demócrata en base a una noticia tergiversada.
OPINIÓN.

EDITORIALES/TRIBUNAS.

Lo que pretende Sánchez es subvertir el orden constitucional.

OKDIARIO.

ACTUALIZADO: 19/11/2021 06:53.

En una de las enmiendas que PSOE y Podemos han presentado al proyecto de la Ley de Memoria Democrática se asegura que la democracia española no lo fue tal hasta que se consolidó. ¿Y cuándo asegura el socialcomunismo que se consolidó la democracia? Pues el 31 de diciembre de 1982, un mes después de que Felipe González jurara su cargo de presidente del Gobierno ante el Rey. Es decir, para Sánchez la democracia española empieza cuando el PSOE alcanza el poder. La enmienda representa un ataque frontal al artículo 1 del titulo preliminar de la Constitución española, que entró en vigor cuatro años antes -el 27 de diciembre de 1978- y que reza así: «España se constituye en Estado social y democrático de Derecho que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político». Para el socialcomunismo, lo que diga la Constitución no es relevante, porque esta gente lo que busca es la derogación con efectos retroactivos de la Carta Magna por la vía de una reinterpretación sectaria de su contenido. Y pretende hacerlo a través de una ley de Memoria Democrática, lo que, además de la expresión más palmaria del totalitarismo ideológico que les caracteriza, representa una aberración jurídica de tal naturaleza que provoca bochorno y estupefacción a partes iguales. Pero vamos a ver, Pedro Sánchez, ¿cómo en una ley se puede ir contra la piedra angular de nuestro sistema democrático, consagrada en el titular preliminar de la Constitución?

Eso de que la consolidación de la democracia se produjo con la llegada del PSOE al Gobierno en 1982 es, por decirlo suavemente, una forma de pretender subvertir el orden constitucional más propia de una pandilla de golpistas que de un Gobierno. En su afán de estirar la dictadura franquista hasta la llegada del socialismo - ¿es que las elecciones de 1979 (las primeras tras la entrada en vigor de la Constitución) no fueron democráticas porque no las ganó el PSOE?- esta gente ha llevado su fanatismo ideológico a un grado de delirio que amenaza seriamente la democracia.
EDITORIAL.

Un indulto ideológico.

En la medida de gracia aplicada a Juana Rivas hay mucho de perversión social del concepto mismo del delito. ¿El Consejo de Ministros habría indultado a un hombre que secuestró a sus hijos?

Editorial ABC.

Actualizado: 17/11/2021 08:17h.

EL indulto parcial concedido por el Gobierno a Juana Rivas, condenada en 2018 a dos años y seis meses de prisión por la sustracción de sus dos hijos menores, es una medida de gracia que, en términos acuñados en su día por Rodríguez Zapatero, es discutida y discutible. A los ojos de la opinión pública, y gracias a un andamiaje emocional construido por la izquierda en su defensa, Rivas se convirtió en un icono de la lucha feminista contra lo que se ha denominado el ‘heteropatriarcado’ abusivo de un padre al que rápidamente se le despojó de sus derechos. Pronto se retrató a Juana Rivas como una víctima del sistema al que un exmarido presuntamente maltratador -algo nunca acreditado- quería arrebatarle a sus hijos, y ella solo se defendía de una injusticia.

Se fabricó una realidad paralela basada en la presunción de que el varón era culpable sin permitirle ningún margen de legítima defensa ante la opinión pública.

Todo fue un fraude, pero la maquinaria ya estaba puesta en marcha cuando Rivas denunció a su pareja. Su versión de los hechos respecto a los menores no solo estaba edulcorada. Era incierta, y fue ella quien se adueñó de sus hijos hurtando forzosamente a su marido su parte correspondiente de la potestad. De inmediato, fue convenientemente estigmatizado. En realidad, todo ha sido un proceso de perversión ideológica de un delito cometido por Rivas hasta hacer de ella una mártir, y convertir este asunto en un dogma de la izquierda anulando de facto su sustracción de los menores. De repente, la de Rivas era una causa justa. Porque sí, sin matices. Porque es mujer y es madre, y por tanto gozaba a los ojos de un feminismo radicalizado de una legitimidad y una credibilidad que por sistema se les negaron al padre. Tras ver reducida su condena, el Tribunal Supremo se fracturó en dos bloques de ocho magistrados a la hora de debatir si su informe sobre el indulto era favorable o no. Por unanimidad, se le negaba el indulto total, pero se comunicó al Gobierno que la división interna era irreversible respecto al indulto parcial. Finalmente, lo previsible después de la campaña orquestada a favor de Rivas, La Moncloa se ha apresurado a aplicarle la medida de gracia.

Lo preocupante es que una determinada atmósfera viciada por los complejos de una ingeniería social doctrinaria, incluso por un concepto inquisitorial de la igualdad, pueda adueñarse de la justicia, hasta el punto de convertir en papel mojado la legalidad y el concepto mismo del castigo por la conducta ilícita cometida. Con este indulto parcial, por legal que sea, no se protege la ley, sino a un icono social construido sobre una mentira. Y además se celebra por el feminismo como un triunfo sobre una represión injusta. En cierto modo hay algo de deconstrucción de la democracia cuando se sucumbe al ambiente social dominante, y cuando una espiral del silencio frente a la corrección política recorre los medios de comunicación o las redes sociales. Hay mucho de rebaño en lo ocurrido con Juana Rivas, que tiene todo el derecho a rehacer su vida, incluso junto a sus hijos si así lo establece la ley. Pero sus derechos no están por encima de los derechos de otros. Por eso, a la inversa, cabe preguntarse si el Consejo de Ministros habría concedido un indulto parcial a un hombre que secuestró a sus hijos. Esto no va de un perdón por justicia, que incluso Rivas puede llegar a merecerlo. Va de una manipulación de la conciencia social hasta hacer creer que lo negro es blanco mientras se inculca un sentimiento de culpa colectiva por haber maltratado a una sustractora de menores.
OPINIÓN.

EDITORIALES/TRIBUNAS.

Marlaska pone a la Policía en la diana del terrorismo.

OKDIARIO.

ACTUALIZADO: 16/11/2021 06:49.

La reforma de la Ley de Seguridad Ciudadana que pretende sacar adelante el Gobierno socialcomunista es una aberración que podría causar gravísimas consecuencias a los agentes y sus familias, colocados en la diana de los violentos y terroristas, tal como ha advertido recientemente la Europol en un encuentro celebrado en Madrid. Y es que hay aspectos de la reforma, como permitir que sean fotografiados en acto de servicio, que representan una amenaza en toda regla a quienes tienes tienen que velar por la seguridad de todos. En un momento en que los actos de violencia contra las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado crecen exponencialmente, el Ministerio de Interior de Fernando Grande-Marlaska se ha conjurado para facilitar las acciones delictivas por la vía de dificultar al máximo la labor de los agentes, que perderán incluso la presunción de veracidad.

Hasta ahora, hacer fotos y vídeos a los agentes estaba prohibido por la Ley de Seguridad Ciudadana que tanto PSOE como su socio Podemos, con apoyo de los golpistas de ERC y los proetarras de EH Bildu, van a convertir en papel mojado. Su propósito es que los agentes puedan ser fotografiados sin problemas, algo que ha rebosado el vaso de la paciencia de Policía y Guardia Civil, que saldrán a las calles los próximos 24 y 27 de noviembre.

En la reunión que mantuvieron en Madrid medio centenar de representantes de cuerpos policiales, servicios de información antiterrorista europeos y expertos en yihadismo se hizo hincapié en la necesidad de intensificar las medidas de protección de los agentes. Pues bien, Grande-Marlaska ha hecho todo lo contrario: desprotegerles y ponerles a los pies de los caballos de todo aquellos que practican la violencia, especialmente de los terroristas. En estas circunstancias, la indignación de los cuerpos policiales está más que justificada, porque no es sólo su vida y la de sus familias las que estarán amenazadas, sino, por extensión, la seguridad y las vidas de todos.
OPINIÓN.

EDITORIALES/TRIBUNAS.

Cuando las barbas de un hospital militar veas pelar…

El mayor hospital militar de España alquila de urgencia 4 generadores por si hay «fallos en el suministro»

OKDIARIO.

ACTUALIZADO: 13/11/2021 11:24.

Mientras el Gobierno socialcomunista insiste en que no hay problemas de suministro de luz ni de gas, decisiones como las del Hospital Central de la Defensa Gómez Ulla de Madrid, el mayor centro de referencia de la sanidad militar en toda España, acrecientan las dudas sobre la versión optimista del Ejecutivo. Y es que este hospital ha renovado su sistema generador de energía en situaciones de emergencia con el alquiler de cuatro grandes grupos electrógenos a través de un contrato urgente autorizado por el Consejo de Ministros con el objetivo de evitar un «fallo en el suministro ordinario de electricidad». Fuentes militares aseguran que los actuales generadores han sufrido una «avería sin posibilidad de reparación», una justificación plena de lógica que, sin embargo, en el contexto actual adquiere una dimensión distinta. Y es que los hospitales tienen que contar, por razones obvias, con un suministro eléctrico de socorro ante la posibilidad de que se produzca un fallo en el suministro ordinario. La cuestión es que esa «posibilidad» es hoy más posible que nunca, razón de más para que la decisión del Gómez Ulla adquiera una relevancia que no habría tenido en otras circunstancias.

Y esas circunstancias vienen determinadas por las advertencias realizadas por Enagás y las compañías eléctricas en el sentido de que podrían darse condiciones que obligaran a un corte en los suministros. No se trata de abrazarse a las hipótesis más catastrofistas, sino de insistir en que el Gobierno tiene que arbitrar planes alternativos en previsión de que los problemas objetivos de suministro se compliquen con la entrada del invierno y crezca la demanda energética. En otras naciones han sido los propios Gobiernos -Austria o China, sin ir más lejos- quienes han advertido de que puede haber problemas, pero aquí el Ejecutivo socialcomunista se limita a negar la evidencia y a tratar de tranquilizar a la sociedad con mensajes que son más la expresión de un deseo que otra cosa. En este contexto, la decisión del Gómez Ulla obliga, indefectiblemente, a preguntarse si la palabra del Gobierno merece crédito. Y, por los antecedentes, la respuesta es obvia: en ningún caso.
OPINIÓN.

EDITORIALES/TRIBUNAS.

Negligencia mortal.

OKDIARIO.

ACTUALIZADO: 04/11/2021 06:50.

El Ministerio de Interior -Instituciones Penitenciarias- sabía que el asesino de Lardero había cambiado de domicilio y, más aún, buscó la colaboración de su hermana para que ejerciera sobre él algún tipo de control. En un primer momento, la mujer accedió a alojar a su hermano en su casa con su pareja y con una de sus hijas, pero a los tres meses fue su pareja quien exigió que se marchara y junto con su mujer le buscaron a Almeida el piso desde cuya ventana observaba jugar a los niños en el parque de Lardero. Lo más grave es que al asesino comunicó el traslado a su nueva vivienda y que Interior llevó a cabo 16 actividades de control, incluyendo una visita a la casa. El trabajador social encargado de hacerlo tuvo que pasar junto al colegio y atravesar el parque infantil cercanos a la casa del asesino, pero no hizo mención alguna al hecho de que un depredador sexual como Almeida viviera rodeado de pequeños.

Fueron los trabajadores sociales quienes convencieron a la hermana del asesino de tenerlo bajo control, de modo que en esta terrible historia lo que ha fallado estrepitosamente es la información. Porque si Interior tenía constancia del paradero del asesino, que no ocultó el cambio de domicilio, lo inexplicable es que ni la Policía Municipal de Lardero ni la Guardia Civil supieran del mismo. Esa fue precisamente la razón por lo que tardaron en personarse en su vivienda, dando tiempo a al asesino a llevar a cabo su siniestro plan criminal.

Resulta inaudito que tratándose de una persona con un historial delictivo como el que tenía Almeida, Interior, en lugar de extremar la vigilancia, ‘encargara’ a su hermana la tarea de tenerlo controlado. A medida que pasan los días y se van conociendo las negligencias de los responsables de velar por el cumplimiento del sistema penitenciario, más claro está que la muerte del pequeño pudo haberse evitado.
EDITORIAL.

ERC, PNV y Bildu vuelven a ganar.

Definitivamente, el PSOE es el único partido que siempre cede de forma sumisa a las exigencias del independentismo. El objetivo es doble, mantener el poder como sea y debilitar a España.

Editorial ABC.

Actualizado: 30/10/2021 02:10h.

Una vez más, la escenificación que han protagonizado el Gobierno y sus socios parlamentarios del PNV, ERC y Bildu se ha saldado con un acuerdo que permitirá a Pedro Sánchez aprobar en las próximas semanas sus segundos Presupuestos Generales del Estado. Era lo previsto, y todos los prolegómenos del cortejo no han dejado de ser una ficción para aparentar que son capaces de tensar la legislatura y poner a Pedro Sánchez en aprietos, cuando en realidad el objetivo de fondo siempre estuvo claro: que no deje de gobernar el PSOE porque es el único partido que accede sumisamente a todas las pretensiones del independentismo, y porque Sánchez es el único al que ven capaz de abrir realmente un periodo constituyente en España. No será que no lo advirtió días atrás Arnaldo Otegi, cuando en una charla a sus bases batasunas sostuvo que el objetivo final es que Sánchez gane de nuevo las elecciones y disponga de seis años, los dos que restan de la actual legislatura y los cuatro de la nueva, para dinamitar definitivamente la Constitución. Por eso la negociación de los Presupuestos no ha puesto en jaque la gobernabilidad de Sánchez y Podemos. Ha sido solo la eterna letanía de quejas y reclamaciones para terminar pasando el platillo, ya que saben fehacientemente que Sánchez nunca les dirá aquello de «no es no». Siempre es sí. Primero, para no perder el poder, que es su única prioridad; y segundo, por puro convencimiento del actual PSOE, cada día más alejado de la socialdemocracia tradicional que dice preconizar.
OPINIÓN.

EDITORIALES/TRIBUNAS.

Lo que hay que hacer es romper con Podemos, no revisar los pactos.

OKDIARIO.

ACTUALIZADO: 26/10/2021 06:47.

El enfrentamiento entre Nadia Calviño y Yolanda Díaz a cuenta de la reforma laboral y la decisión tomada-tarde, mal y al borde del delito de desobediencia- por la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, de dejar sin escaño al podemita Alberto Rodríguez tras ser inhabilitado por el Tribunal Supremo por patear a un policía han desatado las hostilidades en el seno del Gobierno socialcomunista. Socialistas y podemitas se han reunido para revisar los pactos de Gobierno y trasladar una posición común. El problema, que nadie se equivoque, no está en los pactos de Gobierno, sino en el Ejecutivo en sí.

Y es que es imposible gobernar con un partido que ha hecho bandera de su ofensiva contra las instituciones del Estado, desde la Corona al Tribunal Supremo. Podemos es incompatible con la democracia y el régimen constitucional. Así de claro. Y lo que resulta inaceptable es que Pedro Sánchez uniera su destino a un partido que, además, nació como correa de transmisión del populismo bolivariano. Su objetivo, por eso le pagaron regímenes como el de Venezuela, Bolivia o Ecuador, era acabar con la democracia española. La situación política española es una tragedia, porque el socialismo se ha puesto en manos de una camada de populistas, golpistas y proetarras que han llevado al país a una situación límite.

¿Cómo es posible que la mismísima presidenta del Congreso de los Diputados se prestara durante días a la estrategia de desacato promovida por Podemos para salvar el pellejo político de un diputado inhabilitado por patear a un policía? Meritxell Batet tuvo que inhabilitar al diputado Rodríguez después de la seria y reiterada advertencia del Supremo. ¿Qué pretendía Batet? Las desavenencias entre las ministras Calviño y Díaz serían normales si el Ejecutivo fuera normal, pero el problema de fondo es que la permanencia de Podemos en el Ejecutivo de Pedro Sánchez es un riesgo sistémico para el Estado de Derecho y una amenaza para el entramado institucional que conforma nuestro sistema democrático.

Socialistas y podemitas se reúnen para revisar el pacto de Gobierno cuando lo que España necesita es que ese pacto se rompa por el bien del interés nacional. Ese que Sánchez ha colocado muchos metros por debajo de su interés personal. Esa, y no otra, es la tragedia de España.
OPINIÓN:

EDITORIALES/TRIBUNAS.

Sánchez y Otegi, tal para cual.

EDUARDO INDA.

ACTUALIZADO: 24/10/2021 06:54.

Cuando el 27 de junio de 1960 estalló una bomba en la consigna de la estación de tren de Amara en San Sebastián, Jesusa Ibarrola se temió lo peor. Su hija Begoña Urroz había resultado herida en el rostro y en las extremidades y, como presagió, fallecería horas después. Tenía 20 meses. Apenas ocho años después el guardia civil de Tráfico José Antonio Pardines dio el alto a un par de muchachos que circulaban a bordo de un 850 con una matrícula aparentemente ful en la localidad guipuzcoana de Villabona. El copiloto, Txabi Etxebarrieta, no se lo pensó dos veces: vio el uniforme, sacó la pistola, disparó y mató en el acto al agente de 25 años.

Siempre se ha considerado el del bebé de la familia Urroz-Ibarrola el primer crimen mortal protagonizado por ETA. Luego se reescribió la historia, no sé si porque realmente la autoría correspodía a un extrañísimo y no menos desconocidísimo Directorio Revolucionario Ibérico de Liberación (DRIL) o porque había que continuar el blanqueamiento de la repugnante banda terrorista vasca y, claro, la muerte de una imberbe de 20 meses destrozaba el retrato que de Zapatero a esta parte nos han intentado meter con fórceps en el cerebro.

Fuera como yo creo Urroz la primera víctima mortal, haya que adjudicarle ese desgraciado rol a Pardines, lo único cierto es que hasta el final hace una década del terrorismo de alta intensidad, ETA asesinó a más de 850 personas, mutiló, calcinó o dejó con graves secuelas a miles, secuestró a un centenar, extorsionó a 10.000 vascos y provocó el exilio de 250.000 personas que se diseminaron por toda la geografía nacional para salvar la vida.
TRIANA. Política para sordos y ciegos. El que quiera oir, que oiga. El que ver, que vea. La prensa viene bien cargadita de lo mismo. Es lo que toca.
Un saludo.
Ángel, nunca mejor dicho, o sea, política para sordos y ciegos, así creo yo que está sucediendo.

Un saludo.
El zafio Sánchez y demás gentuza.

JIMMY GIMÉNEZ-ARNAU.

ACTUALIZADO: 22/10/2021 19:57.

El principal defecto del sanchismo es presentar a su líder como una divinidad que reúne las cualidades idealizadas del hombre, cuando el gachó, en el mejor de los casos, es un cateto endiosado y ramplón. La debilidad del sanchismo reside en su fracaso para contestar las preguntas que le hacen los políticos conservadores, que respetan la Constitución. ¿Por qué el zafio Sánchez pacta con esos provincianos piratas, bilduetarras y catanazis, que sólo pretenden saquear España? ¿Por qué su coalición con comunistas de dibujos animados, pues hoy son nuevos ricos de risa, miente tanto, o más que su promotor? ¿Por qué nos gobiernan un maniquí sin luces más sus ministras de mercadillo, gentuza experta en empobrecer países, como Cuba y Venezuela?

A la gente llana que sólo quiere trabajar y vivir en paz, le ha tocado en las urnas un muñeco diabólico que les tritura a impuestos y, en el sorteo de las vulgaridades, un lote de hipertensas bolcheviques que lo único que saben hacer es complicarles la existencia y retrasar la recuperación de la economía, de la que depende la gente llana para ser feliz. Pero los inútiles son los que mandan, están de moda. Así nos va grosera, ineficaz e inevitablemente. La gente en el poder pasa de las necesidades reales del pueblo, promete ayudas a los damnificados por el volcán de La Palma y la sola ayuda que les llega es la del cínico Sánchez engullendo un plátano en la isla para satisfacer su ansia propagandística, que esconde en su inconsciente, a la espera de ser aclamado.

¿Otegi siente algo por las víctimas del terrorismo, arrepentimiento por los asesinatos que cometió ETA, o rechazo por los asesinos? Los sentimientos del vil etarra son comparables a los de Sánchez, pues ambos son seres amorales y fríos, aparte de socios. ¿Cómo puede el líder del sanchismo pregonar su pulcritud democrática cuando ha contratado a un colega que hiede, para seguir en el poder? A esta pregunta, también contesta Sánchez con un: “No sabe, no contesta”.

La transparencia cotiza al alza. Es un decir. Y si mi deseo se cumple, el zafio Sánchez y demás gentuza andan en vías de extinción.
EDITORIAL.

Batet solo puede perder.

El pulso del sanchismo al Supremo para que el diputado de Podemos no pierda el escaño no es jurídico. Es político. El PSOE quiere anular a los jueces para no comprometer la coalición.

Editorial ABC.

Actualizado: 22/10/2021 07:29h.

El Congreso vivió ayer una secuencia surrealista por el empecinamiento de la presidenta de la Cámara, la socialista Meritxell Batet, de dar largas al Tribunal Supremo y no ejecutar por ahora la sentencia que inhabilita al diputado de Podemos Alberto Rodríguez. Por tanto, Batet mantenía ayer abierto el desafío a la Sala Penal del alto tribunal sin cumplir el fallo judicial y sin expulsarlo de la Cámara. Aunque Batet es plenamente consciente de que antes o después tendrá que ejecutar la sentencia y privar a Rodríguez del escaño, ayer dio una ‘patada a seguir’ al proceso sin siquiera implicarse formalmente. Primero, convocó una reunión de la Mesa y forzó una votación, en la que la mayoría compuesta por PSOE y Podemos planteó exigir una aclaración al Supremo para ganar tiempo y mantener activo el pulso institucional. Después, Batet envió su escrito al Supremo pidiendo aclaraciones, lo cual es absurdo porque tanto la sentencia como el escrito remitido por el tribunal al Congreso, reclamando saber en qué fecha se ha ejecutado, son nítidos al respecto. Más aún, es igualmente absurdo porque la Mesa no tiene competencia alguna para pedir aclaraciones de ningún tipo a los jueces. Es Batet la única competente para ello. Y para protegerse jurídicamente ante cualquier eventual acusación de obstaculización de la justicia o de desobediencia, ni siquiera votó. Lo lógico es que en las próximas horas se resuelva este innecesario conflicto entre poderes del Estado que está provocando un profundo desgaste institucional. Batet sabe de sobra que no hay nada que aclarar, y Rodríguez debería abandonar el escaño en las próximas horas, sin más dilación.

La cuestión de fondo, en cualquier caso, no es jurídica, sino política. Ni Batet, ni los grupos parlamentarios, ni los letrados del Congreso, ni ningún catedrático son autoridad para reinterpretar una sentencia del Supremo. Sí es legítimo que los letrados, como cualquier otro jurista, crean que la sentencia es interpretable. Pero para eso está el derecho de Rodríguez a plantear un recurso ante el Tribunal Constitucional y solicitar de modo cautelar y extraordinario la suspensión de la ejecución de la sentencia para mantener su escaño. Esa decisión sería de otro Tribunal, nunca de Batet, por muy disconforme que esté con el fallo de Rodríguez. Por tanto, no es lo más inteligente ni lo más leal entre poderes que la presidenta del Congreso, tercera autoridad del Estado, discuta al Supremo sus decisiones, se enfrente a él y trate de dilatar sus resoluciones solo para no irritar a Podemos o poner en riesgo la coalición. Batet tiene una obligación legal, e incumplirla supone desobedecer. Y el riesgo de declararse insumisa, como en su día hicieron Forcadell, Torrent o Atutxa para proteger al independentismo catalán o al partido heredero de Batasuna, también situaría a Batet ante un proceso judicial probablemente inhabilitante.

Además, su reinterpretación de la sentencia tiene una intención más política e ideológica que jurídica: la de imponer una pretendida superioridad moral del sanchismo para dar un golpe de autoridad sobre cualquier otra institución, más allá de la separación de poderes. Sin embargo, y aunque lo crea, Pedro Sánchez no es el máximo intérprete de la ley. Más sencillo aún: reta al Supremo para no dejar caer a un icono de Podemos a las puertas de la aprobación de los presupuestos. Pero tiene todos los visos de perderlo. Rodríguez, auténtico símbolo de la llegada de un partido antisistema al Congreso, debe marcharse con deshonor. Por delincuente. Por ser un agresor de policías. Y más humillante aún, por ser alguien que se quiere apropiar del escaño, retratándose como un jefe de la misma casta que dice combatir.
EDITORIAL.

Bildu desnuda a Sánchez.

La rectificación que fingió ayer el Gobierno solo tiene su explicación en que Otegi ha sido sorprendido desvelando el trasfondo de su pacto con el PSOE: votos por presos. Esa es la verdad, y lo demás, la enésima impostura sanchista.

Editorial ABC.

Actualizado: 20/10/2021 20:32h.

Desde los tiempos en que Jesús Eguiguren empezó a negociar con Arnaldo Otegi mientras el PSOE y el PP tenían firmado el pacto antiterrorista, los socialistas siempre han querido salvar la figura del dirigente batasuno, cuya trayectoria como terrorista activo de ETA está bien documentada por la Audiencia Nacional. Otegi era el «hombre de paz», según Rodríguez Zapatero, y su formación, EH Bildu, es hoy suficientemente digna para ser el socio parlamentario del PSOE. Entre una cosa y otra se han sucedido incontables gestos de complicidad, cercanía y entendimiento entre los socialistas y Otegi. El Gobierno de Navarra es un ejemplo palpable. Tiempo le faltó el lunes a la izquierda para jalear, como punto de inflexión en la relación de los abertzales con el PSOE, el lamento impostado de Otegi por el dolor causado a las víctimas. «Aquello no debió producirse», dijo sin pedir perdón por nada. Pero ‘aquello’ fue una cadena de asesinatos, secuestros, extorsiones, miedo y exilios forzosos en la que él mismo, sí, Otegi, fue protagonista.

Por eso, el crédito que el PSOE da a Arnaldo Otegi debe ser suficiente para creerle cuando afirmó el lunes ante militantes de Bildu que está dispuesto a votar los Presupuestos Generales «si con eso salen 200 presos de ETA». Otegi no miente, y Sánchez y Marlaska, sí. Conocían todo lo que iba a ocurrir estos días. Por eso no es creíble el arranque de arrepentimiento que fingió ayer el Gobierno al conocer esas palabras de Otegi, que, ya es evidente, solo responden a una estrategia cerrada en secreto con Moncloa para que en seis años no haya un solo etarra en la cárcel. Con lo que no contaba Sánchez es con que Otegi delatara toda la estrategia ante sus fieles y fuese grabado, como desveló ayer ‘El Correo’. Los ataques de dignidad de Sánchez caen, pues, por su propio peso, y ahora es él quien también tendría que pedir perdón a los españoles. Primero, por blanquear a ETA y bendecir a Otegi; segundo, por pactar ‘votos por presos’, dejando a las víctimas del terrorismo abandonadas; y tercero, porque una vez más Moncloa ha vuelto a mentir, manipulando la verdad con un relato infumable que la izquierda consume de modo inexplicablemente indigno. Su rectificación de ayer diciendo que no le importa si Bildu apoya los Presupuestos es puro oportunismo. Maquillaje barato para encubrir la realidad de que sí existe un pacto concertado con Bildu, del que además Otegi presume para debilitar al PNV. Anteayer el PSOE aplaudió a Otegi. Ayer en cambio el PSOE se hizo el ofendido, y solo una vez que supo que se filtrarían las palabras de Otegi. Ni siquiera faltó el recurrente cinismo de algún barón socialista que el domingo aplaudía a Sánchez a rabiar en la clausura del congreso ‘socialdemócrata’, pero que ayer se rasgaba las vestiduras con Bildu. Solo desde una ingenuidad pasmosa alguien puede ver creíble ese giro. Si tan molesto está el PSOE, puede empezar por romper su acuerdo de gobierno con Bildu en Navarra. Pero no lo hará.

Si Zapatero, al oficiar de gran custodio de la amistad entre socialistas y proetarras, se conmueve con el mísero lamento de Otegi, también habrá que creer ahora al batasuno cuando desvela el precio de su pacto con Sánchez. En otro caso, si Otegi miente, Sánchez solo tiene una opción: repudiar a Bildu y disculparse por trapichear un puñado de votos a cambio de un indulto encubierto y grosero a decenas de etarras. Todo responde a la hoja de ruta de Zapatero cuando negoció con terroristas. Porque lo que está sucediendo entre el PSOE y Bildu lleva años escrito y se resume en el empeño socialista por consolidar una estrategia de pactos de todas las izquierdas, incluida la proetarra, para evitar cualquier victoria del centro-derecha. En ese escenario tampoco el PNV debería de sentirse seguro, porque es el aviso de que, antes o después, los socialistas harán en el País Vasco lo que Pasqual Maragall hizo en Cataluña con ERC para desbancar a CiU.

Esto no va de normalizar la política, ni de pasar página, ni de generosidad democrática con un partido peligrosamente legalizado. Sánchez puede ahorrarse toda esa palabrería con la que estos días nos han manipulado Zapatero, Patxi López, Idoia Mendía y todos cuantos se han apropiado del triunfo de la democracia sobre ETA. Sus palabras no han sido conmovedoras. Todo era la coartada para una despreciable estrategia trucada por Sánchez y delatada por Otegi. Por eso esto no va de política. Va de falta de escrúpulos y principios, y eso es lo que no les permitirá escapar de la condena moral que están dictando los españoles.
EDITORIAL.

El falso perdón de un terrorista.

Con sus palabras de ayer, Otegi no expresa arrepentimiento, no pide perdón, no colabora con la justicia, no resarce a nadie y no indemniza a una sola víctima. Miente con un cinismo cruel.

Editorial ABC.

Actualizado: 18/10/2021 20:41h.

Ayer fue uno de esos días en los que la democracia española se maltrata y desprecia a sí misma, y en los que se avergüenza de ser un sistema engrandecido por su propia historia para terminar sometiéndose a la dictadura inmoral de un terrorista. Para conmemorar los diez años desde que ETA se disolvió, Arnaldo Otegi leyó un comunicado en el que dijo «sentir el dolor de las víctimas», que «nunca debió haberse producido». Como declaración de intenciones casi mil muertos después, casi seis mil heridos después, y casi cincuenta años después, no deja de tener una carga inasumible de hiriente hipocresía. El dolor de las víctimas solo puede sentirse si se ha sido una de ellas. Si se empatiza con ellas, si se les acompaña, si se les protege, y si se les ayuda. Si se les quiere. Ni Otegi ni nadie de Bildu, de Sortu y de todo ese sucio mundo batasuno se han arrepentido jamás de nada. En sus palabras de ayer no hay arrepentimiento, no hay una petición expresa de perdón, no hay colaboración con la justicia, no hay un compromiso de ayudar a ninguna víctima, no hay resarcimiento de ninguna clase, y no hay promesa alguna de poner un solo euro de los muchos que recibe Bildu en subvenciones públicas para indemnizar a las familias de los asesinados. No hay nada más que una trampa dialéctica que la izquierda política ha vuelto a consumir. Y ya nisiquiera de manera claudicante, sino cómplice.

Ayer fue el día en que el PSOE y Podemos, los dos socios de gobierno, dictaron su sentencia definitiva para nuestra historia reciente, según la cual ETA solo debe quedar como un mal recuerdo porque basta y sobra con que un terrorista diga que «siente» el dolor de las víctimas. Y a partir de ahí, el pasado, pasado está. El golpe asestado a la decencia de nuestra democracia solo es equiparable al que otro socialista, José Luis Rodríguez Zapatero, dio a la ética colectiva cuando bautizó a Otegi como «hombre de paz». El PSOE usará todos los eufemismos que quiera para pintar de rosa su venenoso concepto de la convivencia y la concordia. O para repetir, sin reparar en la gravedad de la expresión, que España tiene que «pasar página» con ETA. O sea, olvidar sus disparos, sus bombas, sus secuestros, sus ataúdes y el silencio cobarde de un nacionalismo enfermo de odio durante décadas. Pero por más páginas que pasemos, ETA fue una banda de asesinos, y Otegi uno de sus exponentes. Si un solo socialista es capaz de olvidar a sus compañeros de partido asesinados participando, a plena luz del día, de esta estrategia de blanqueo de una organización criminal, y si vuelve a hablar de ‘memoria histórica’ o de ‘memoria democrática’ como asignaturas pendientes de los españoles, difícilmente podrá incurrir ya en más bajeza. Ensalzar a Otegi, como hizo ayer la izquierda, solo demuestra que desde el Gobierno ya nadie va a luchar contra la prostitución de nuestra memoria real y de un dolor colectivo que jamás ha desaparecido. Nadie luchará contra la malversación de nuestro patrimonio moral y contra esta humillante equiparación entre víctimas y asesinos. La propia frase de Patxi López delató ayer al PSOE: «Los que sabemos de estas cosas…», dijo. Como si solo los socialistas, y nadie más, supiesen qué fue ETA.

Otegi no lamenta nada. Solo se resitúa para convertirse en un socio preferente de Pedro Sánchez, y para debilitar al PNV, que es con quien compite en las elecciones en el País Vasco. Si algo quiere Otegi es ser lendakari y aparentar, ante una opinión pública cada vez más acrítica y manipulable, que pide un perdón que jamás ha pedido. Y que sigue sin pedir, por más que este PSOE cómplice e irreconocible lo siga adulando como a un líder político, en vez de tratarle como a un terrorista.
OPINIÓN.

EDITORIALES/TRIBUNAS.

El ‘bonovoto’, apoteosis de la miseria cultural de Pedro Sánchez.

OKDIARIO.

ACTUALIZADO: 08/10/2021 08:31.

Los 400 euros que el Gobierno socialcomunista regalará a los jóvenes cuando cumplan la mayoría de edad no es otra cosa que un intento desesperado de captar el voto de quienes acudan por primera vez a las urnas, una práctica siniestra propia de una izquierda caciquil. El bono podrá ser gastado en cine, música, libros, videojuegos o espectáculos (siempre que no sean taurinos). La iniciativa de Sánchez está inspirada en la que puso en marcha en 2019 el Gobierno socialista de Aragón, presidido por Javier Lambán, que usó en sus promesas electorales a la entonces candidata a la Alcaldía de Zaragoza y actual ministra de Educación, Pilar Alegría. La intención última de aquellas ayudas -que eran de 300 euros- no era otra que la que de conseguir que los jóvenes votaran al PSOE, como se reconoció en un cómic difundido por los socialistas.

El diálogo del cómic revela con toda crudeza el grado de inmoralidad de un partido que ha hecho exhibición de su miseria cultural: si este es el concepto de cultura e intelectualidad que defiende el socialismo español habrá que convenir que la izquierda española se ha retratado: no se puede caer más bajo. En 2019, el PSOE de Aragón reconocía sin pudor en un cómic que aquel ‘bono cultural» no tenía otra intención que comprar el voto de los jóvenes aragoneses. No tienen vergüenza y ya ni siquiera disimulan. En aquella campaña, se animaba abiertamente a «votar al PSOE» para recibir la ayuda económica.

El anuncio de Sánchez, un bono cultural de 400 euros con características semejantes al de Aragón, demuestra hasta qué punto el socialismo pasea su indigencia intelectual sin ningún recato. La ayuda se otorgará sólo a los jóvenes que cumplan 18 años, que marcan la mayoría de edad y su consiguiente derecho al voto. Alrededor de 470.000 jóvenes podrán acogerse a estos bonos, lo que supondrá un gasto aproximado de algo más de 180 millones de euros. ¿Y si, al final, ni por esas gana Pedro Sánchez? Esta gente es capaz de obligarles a devolver el ‘bonovoto’.
OPINIÓN.

EDITORIALES/TRIBUNAS.

Pena y miedo de ministro.

OKDIARIO.

ACTUALIZADO: 06/10/2021 10:56.

El lema del tatuaje que el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, lleva en su muñeca reza así: «Ni pena ni miedo». Pues bien, el nuevo reglamento antitatuajes que su Departamento tiene previsto aplicar a los agentes de la Guardia Civil permite sólo aquellos que estén situados en el lugar donde lo lleva el ministro. En las manos o el cuello, por muy pequeños que sean, quedarán terminantemente prohibidos, debiendo los agentes quitárselos, sufragándose ellos el coste, antes de un año. El Consejo de Estado tiene pendiente emitir un dictamen sobre la polémica norma del ministerio. Es decir, los límites de lo permitido los marca el tatuaje de Grande-Marlaska.

Parece evidente que los agentes no puedan llevar imágenes o lemas que atenten contra los valores constitucionales, pero lo que representa un ataque intolerable a la libertad individual de los guardias civiles es que el límite de lo asumible venga marcado por el tatuaje del ministro, porque eso supone una imposición que atenta contra los derechos más elementales de los miembros de la Benemérita. ¿Quién puñetas es Marlaska para obligarles a quitarse los tatuajes? Es curioso que lo que pretenda el ministerio sea prohibir todos aquellos que sean visibles aún llevando el uniforme oficial, porque cuando llevan uniforme de verano -manga corta- el tatuaje que adorna la muñeca del ministro sería perfectamente visible. Sin embargo, los de la muñeca valen, pero en la palma de la mano, por ejemplo, no.

La normativa, que Marlaska trató de sacar adelante en 2018 pero que dejó aparcada por falta de consenso y por la polémica interna que generó, fue recuperada este 2021, lo que ha llevado a la Asociación Unificada de la Guardia Civil a anunciar que recurrirán a los tribunales en caso de que Grande-Marlaska mantenga la redacción de la norma que envió para su consulta al Consejo de Estado. Parece evidente que la obsesión enfermiza del ministro contra la Guardia Civil alcanza tintes surrealistas. El lema del tatuaje de su muñeca es «ni pena, ni miedo». Pues a tenor de su fobia contra la Benemérita, las dos cosas, Marlaska: pena y miedo de ministro.
Sí, ya se que es una opinión de una víctima, pero mi opinión es la que he dicho anteriormente, o sea. ETA no entiende de segundas oportunidades, solo son ASESINOS A SUELDO, se bien de lo que hablo.
ETA no entiende de segundas oportunidades, solo son ASESINOS A SUELDO.
OPINIÓN.

EDITORIALES/TRIBUNAS.

OKDIARIO.

ACTUALIZADO: 02/10/2021 06:50.

El presidente del CIS, José Félix Tezanos, tiene, además, un negocio editorial subvencionado por el Gobierno de Pedro Sánchez que utiliza para sembrar el terreno de la ilegalización de Vox. En un artículo publicado en su revista «Temas para el debate», Tezanos se descuelga con un artículo que lleva por título ¿Hacia qué mundo nos encaminamos? en el que el cargo público viene a sugerir -sin citarlo, pero se entiende divinamente- que Vox «está alentando con saña el odio cainita» y actuando con una conducta «impune». Si tenemos en cuenta que el PSOE llevaba en su último programa electoral el compromiso de impulsar «la aplicación efectiva de la Ley de Partidos para ilegalizar los partidos racistas, xenófobos, y los que promuevan la discriminación, el odio y la violencia», el lector podrá llegar a la fácil conclusión de que Tezanos está sembrando el camino para que el socialcomunismo pase de las palabras a los hechos apoyados por los proetarras de Bildu y los golpistas catalanes.

Y es que Tezanos no da puntadas sin hilo, como cuando en mayo pasado, en vísperas de las elecciones madrileñas, descargó su sectarismo sobre la actitud «tabernaria» de Isabel Díaz Ayuso, expresión esa -tabernaria- que luego utilizó -sin demasiado éxito, por cierto- la izquierda para arremeter contra la presidenta madrileña. Se pregunta Tezanos ¿Hacia qué mundo caminamos? Pues, por lo visto, la respuesta es sencilla: hacia un mundo donde el sectarismo insuperable de algunos se ha convertido en un negocio. Tezanos manipula el CIS al servicio de Sánchez, que le subvenciona una revista para que ponga en la diana a Vox haciendo el trabajo sucio al socialcomunismo.

A Tezanos, la nómina en el CIS se la pagan los españoles, que también pagan su revista, subvencionada con dinero público. El mundo hacia el que caminamos, con este Gobierno, es ese: el de la malversación. Tiene delito.
OPINIÓN.

EDITORIALES/TRIBUNAS.

OKDIARIO.

ACTUALIZADO: 30/09/2021 08:27.

OKDIARIO lleva publicando desde hace semanas informaciones que desvelan el pago, por parte del Gobierno ecuatoriano de Rafael Correa, de más de 8 millones de euros a Podemos y su entorno. Adjudicaciones a dedo, de manera absolutamente discrecional y sin concurso público de ningún tipo a través de la figura de un testaferro. Sorprendía la inacción del Ministerio Público después de que este diario avalara con todo tipo de datos y documentos los pagos millonarios a la formación morada, pero ahora se entiende todo. El PSOE también está en la pomada. Y es que el Gobierno de Correa contrató los servicios profesionales de Guillermo Fouce, líder del PSOE de Torrejón de Ardoz (Madrid). En contra de las más elementales normas de la concurrencia y transparencia se le adjudicaron cinco contratos por valor de 270.000 euros a través de la Fundación Psicología Sin Fronteras. Estos pagos, que se hicieron desde la Embajada de Ecuador en Madrid entre los años 2016 y 2020, tenían como objeto la realización de «asesoramiento emocional» a los inmigrantes ecuatorianos que residen en España.

El socialista Fouce lideró el PSOE de Torrejón de Ardoz desde 2011, tras ser apadrinado por Tomás Gómez. Desde esa fecha ostentó el cargo de secretario general del partido en el municipio madrileño y lo compaginó con el de concejal en el ayuntamiento y portavoz de la agrupación en la corporación municipal. En 2018, tras una pelea interna dentro del seno del PSOE, abandonó el partido y todos sus cargos. Durante un tiempo, Fouce simultaneó su paso por la política con los pagos del Gobierno de Rafael Correa, puesto que cuando empezó a trabajar para el país andino seguía siendo edil.

No sólo es Podemos, sino que en el tinglado también está metido el PSOE. Ahora se entiende la inacción de la Fiscalía. En cualquier caso, y para excitar al Ministerio Público, seguiremos informando. Es posible que anden desbordados y se tomen su tiempo antes de empezar a investigar. Estaremos encantados de colaborar.
OPINIÓN.

EDITORIALES/TRIBUNAS.

KDIARIO.

ACTUALIZADO: 18/09/2021 06:46.

No se puede caer más bajo. Ante la petición del presidente de Voces contra el Terrorismo y diputado de Vox, Francisco José Alcaraz, para que el Ministerio del Interior garantizara la seguridad de las víctimas que hoy estarán en Mondragón para protestar por los actos de homenaje al asesino Henri Parot, el departamento de Grande-Marlaska no se ha molestado ni en dar respuesta al burofax enviado para solicitar oficialmente protección. La respuesta del Ministerio del Interior ha sido ninguna, un intolerable desprecio a quienes son referentes morales.

En ese burofax, Alcaraz, en condición de presidente de Voces contra el Terrorismo (VCT), comunica que «el sábado 18 de septiembre la asociación VCT ha convocado en Mondragón un acto de apoyo a las víctimas y para rechazar los homenajes a los asesinos de ETA». Y añade: «A dicho acto acudiré como víctima del terrorismo amenazada por ETA y su entorno, me acompañaran otras víctimas del terrorismo, diputados y otros representantes institucionales de Vox, todos ellos amenazados y atacados en actos públicos como se ha podido comprobar en las campañas electorales de Cataluña y Vascongadas». Para terminar pidiendo que «tengan a bien disponer de los efectivos policiales y de seguridad necesarios para que dicho acto pueda desarrollarse con normalidad y evitando cualquier tipo de atentado o agresión a las personas que nos acompañarán en el acto de Mondragón. Gracias por adelantado y por estimar la petición realizada». Alcaraz se equivocó. Jamás pensó que ese «gracias por adelantado y por estimar la petición realizada» caería en saco roto. No ha habido respuesta.

Lo que demuestra la nula sensibilidad de un ministro que no es capaz de molestarse en responder a una asociación de víctimas. ¿Será porque Alcaraz es miembro de Vox y eso para Marlaska es motivo más que suficiente para no dedicarle un segundo de su tiempo? ¿Es que para Marlaska ser víctima del terrorismo y de Vox es incompatible? Marlaska, quién te ha visto y quién te ve.
OPINIÓN.

EDITORIALES/TRIBUNAS.

Sánchez, por bulerías.

OKDIARIO.

ACTUALIZADO: 17/09/2021 09:55.

Debería estar parapetado en La Moncloa preocupado por una subida exponencial del precio de la luz que amenaza con desmontar todas sus mentiras, pero lo cierto es que Pedro Sánchez está como unas castañuelas, cantando por bulerías al comprobar hasta qué punto el PP ha hecho una tormenta en un vaso de agua a cuenta del anuncio de Isabel Díaz Ayuso de aspirar a la presidencia del partido en Madrid. En un partido normal, el asunto se hubiera resuelto con un simple comentario del tipo «al fin y al cabo es la presidenta de la Comunidad de Madrid y uno de nuestros principales activos», pero en el PP son especialistas en hacerse el harakiri. Esa proverbial tendencia a enredarse ante un asunto que no debiera dar más de sí está causando un daño objetivo en una formación que, pese a que Tezanos diga lo contrario, había logrado lo que hace cinco meses parecía imposible: colocarse al frente de las encuestas y erigirse en sólida alternativa de Gobierno.

En dos semanas, el PP ha logrado endulzar la vida de Pedro Sánchez que, como revela OKDIARIO, no sale de su asombro al comprobar tan torpe maniobra. Dicen que no da crédito ante el inmerecido regalo que ha recibido de su principal adversario político. Asiste estupefacto al serial de la guerra intestina del PP de Madrid y no se pierde ninguno de sus capítulos. En pleno frenesí ha llegado a decir: « ¡Se han vuelto locos!». Reúne a los afines y se parten de risa al comprobar el grado de estupidez política que alcanza la pugna entre Génova y la Puerta del Sol.

Que el PP alegre la vida de Sánchez merece una seria reflexión, porque si hay alguien que no merece un palmo de ayuda o de ventaja es el presidente del Gobierno. Haría bien el PP en hacer cuánto antes propósito de enmienda, no vaya a ser que lo de Tezanos se convierta en la profecía autocumplida.
OPINIÓN.

EDITORIALES/TRIBUNAS.

Regalo de Sánchez a los golpistas catalanes.

OKDIARIO.

ACTUALIZADO: 16/09/2021 09:41.

El presidente de la Generalitat de Cataluña, Pere Aragonès, ha pedido de forma reiterada autodeterminación y amnistía para que la denominada «agenda del reencuentro» entre el Gobierno de Sánchez y los golpistas catalanes dé sus frutos. Esas dos condiciones -autodeterminación y amnistía- son los pilares sobre los que el separatismo encara sus reuniones con el Ejecutivo socialcomunista.

El texto base para las próximas reuniones entre el Gobierno central y el catalán es una versión renovada del que Sánchez llevó a su encuentro con el después inhabilitado Quim Torra, en febrero de 2020. Se han actualizado 44 puntos, entre ellos, uno que destaca por encima de todos. Se ha suprimido la mención al respeto al Poder Judicial. En lo relativo a la «reducción de la conflictividad institucional» -conflictos ante el TC- el texto anterior decía: «El Gobierno está dispuesto a escuchar y atender demandas sobre resoluciones y textos legislativos pendientes de recurso o de sentencia», pero añadía una advertencia: «En cualquier caso, el Gobierno respetará la independencia y las resoluciones del Poder Judicial y velará por su cumplimiento». Pues bien, en el nuevo texto desaparece esa alusión al respeto de las «resoluciones del Poder Judicial». La pregunta es obvia: ¿Por qué? ¿Qué motivo ha llevado a Pedro Sánchez a suprimir una mención que antes estaba meridianamente clara?

En el contexto actual, con los independentistas catalanes reclamando amnistía, al considerar insuficientes los indultos a los golpistas, la desaparición en el texto de la alusión al respeto a las resoluciones de la Justicia adquiere una dimensión inquietante. Con la Fiscalía al servicio del Gobierno, ¿cuál será el proceder del Ministerio Público a partir de ahora en las causas abiertas contra los separatistas que desafiaron a la ley y al Estado de Derecho? La pregunta no es baladí, porque si primero desaparece del texto la alusión directa al respeto a las resoluciones de la Justicia, ¿quién garantiza que el paso siguiente no sea que la Fiscalía de Pedro Sánchez se inhiba para satisfacción del separatismo catalán? Verde y con asas.
OPINIÓN.

EDITORIALES/TRIBUNAS.

¿Dónde está la bolita, trilero Pedro Sánchez?

OKDIARIO - ACTUALIZADO: 11/09/2021 06:50.

El asunto es complejo, pero aún así lo trataremos de explicar gráficamente: imaginen el actual recibo de la luz. Una de las partidas que gravan la factura son las primas a las renovables, lo que repercute negativamente en lo que usted paga cada mes. Llega Pedro Sánchez y anuncia, por tierra, mar y aire, una rebaja de los impuestos, por la vía de la supresión de las primas renovables. Pone esa sonrisa cínica que caracteriza al personaje y se jacta públicamente de haber cumplido su compromiso de bajarnos el recibo de la luz.

A continuación, traslada los costes de las renovables -esos que nos ha quitado del recibo- a un fondo de sostenibilidad energética que deberán abonar, entre otros, las compañías de hidrocarburos (como el gasóleo y la gasolinas) y los propios consumidores de gas natural. Conclusión: lo que nos ahorramos en la factura de la luz nos lo cobra en la tarifa de gas natural o en cada litro de combustible. Resultado: pagamos más. Es la clásica estrategia del trilero. El trile, también llamado mosqueta, ‘Pepito paga doble’ o ¿Dónde está la bolita? es un juego asociado a la estafa que se practica en las calles concurridas o los mercadillos que consiste en enseñar una bolita para después taparla con tres cubiletes que el estafador mueve a su antojo ayudado por un grupo de compinches. Sánchez nos enseñará la bolita del recibo de la luz y cambiará los cubiletes de manos para que la perdamos de vista. La luz bajará un poco y subirá la calefacción de gas y la gasolina. Ni Houdini.

No será una bajada de impuestos, sino un trueque fiscal. El fondo de sostenibilidad energética asumirá los costes de las antiguas primas a las energías renovables y los derivará, entre otros, a los consumidores directos de gas natural y los consumidores de productos petrolíferos. Todo un ejercicio de prestidigitación con el que el mago Sánchez hará desaparecer parte de los impuestos de la factura eléctrica para meterlos de tapadillo en otros cubiletes. Y si no, al tiempo.

Pedro Sánchez ha pensado en esta fórmula para sacudirse la presión por la subida del recibo de la luz y cumplir su promesa de bajar la factura. Las arcas del Estado no sufrirán merma alguna y los consumidores nos quedaremos con la cara que se les queda a los incautos cuando el trilero les birla la pasta. ¿Dónde está la bolita?
Opinión.

La guerra contra el terror no ha terminado.

EL RUGIDO DEL LEÓN.

La neutralización del terrorismo tras el ataque del 11-S y los atentados de Madrid y Londres revela la necesidad de continuar la guerra contra el terror dentro y fuera de nuestras fronteras.
OPINIÓN.

EDITORIALES/TRIBUNAS.

Miseria moral de un ministro al que le hubiera gustado que la agresión fuera verdad.

OKDIARIO. ACTUALIZADO: 10/09/2021 07:23.

En cualquier país democrático del mundo, un ministro como Fernando Grande-Marlaska habría sido destituido hace ya muchos meses. Repasar los puntos negros de su gestión no es fácil, porque toda su etapa en el Ministerio viene marcada por un rosario interminable de mentiras y abuso de poder. La falsa denuncia del joven que afirmó ser víctima de una agresión sexual en Malasaña colma el vaso de la indignidad de un ministro que apuntaló la veracidad de un ataque que nunca existió, pese a que desde el primer momento la Policía tenía serias dudas sobre el mismo. Marlaska se comprometió públicamente a detener a los supuestos encapuchados, otorgando credibilidad al testimonio del joven y estableciendo una nauseabunda relación causa-efecto entre la agresión que nunca se produjo y el comportamiento de determinados partidos políticos, en clara alusión a Vox, señalado de manera siniestra por un ministro que estaba más preocupado por rentabilizar políticamente la denuncia que luego se confirmó que era falsa que de conocer la verdad.

Y la verdad fue que no hubo agresión homófoba alguna, pese a que Marlaska se esforzó hasta el último instante en alentar su existencia para utilizarla como baza electoral. Ya lo hizo cuando sugirió que detrás de aquellos sobres con balas que aparecieron en plana campaña electoral madrileña estaba la ultraderecha, una acusación sin pruebas que también se demostró falsa, como falso fue el informe que se inventó para demostrar que no hubo coacciones a los dirigentes de Ciudadanos en la marcha del Orgullo Gay de 2019. Tan falsos como los argumentos que ofreció para justificar el innoble cese del coronel Pérez de los Cobos, destituido ilegalmente por negarse a incumplir la ley -como ha quedado acreditado judicialmente-. Este es Marlaska, el ministro más mezquino que se recuerda. Pedir su dimisión es una pérdida de tiempo. Es mejor retratarle y mostrarle sus miserias; colocarle delante del espejo de su propia ruindad política. El problema de Marlaska es que le hubiera gustado que la agresión homófoba fuera verdad.
OPINIÓN.

EDITORIALES/TRIBUNAS.

No hay nada más odioso que utilizar políticamente los delitos de odio.

OKDIARIO - ACTUALIZADO: 09/09/2021 07:55.

El joven que denunció haber sido víctima de una aberrante agresión homófoba en Madrid se lo inventó todo. ¿Y ahora qué? Pues ahora habrá que pedirle explicaciones a todos aquellos dirigentes de la izquierda que trataron de sacar rentabilidad política al asunto, vertiendo acusaciones sin pruebas contra otras formaciones a las que acusaron miserablemente de sembrar la semilla del odio. Mención aparte merece el ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, que horas antes de que el joven confesara que no hubo agresión alguna prometía detener a esos jóvenes encapuchados que nunca existieron. No es la primera vez que Marlaska se lanza en tromba para sacar tajada política: lo hizo con el asunto de los sobres con balas que utilizó como munición política en vísperas de las elecciones del 4-M y lo hizo cuando se inventó un supuesto informe policial para tratar de ocultar las coacciones a dirigentes de Ciudadanos en la marcha del Orgullo LGTBI en 2019. Ahora, Marlaska ha vuelto a hacerlo: durante tres días alimentó la agresión homófoba de Madrid, pese a que la Policía tenía serias dudas.

Marlaska prometió detenciones cuando la Policía ponía en cuestión la veracidad del testimonio del joven y el Gobierno activó la Comisión contra los delitos de odio, a la que iba a acudir el mismísimo presidente del Gobierno. La supuesta agresión de Malasaña catapultó a un Ejecutivo que, una vez más, trató de instrumentalizar la situación para desviar la atención. Los acontecimientos han vuelto a poner de manifiesto que este Gobierno es capaz de todo para sacar rédito político. Lo de Marlaska es una indecencia, pero pedir su dimisión es un ejercicio inútil. Al fin y al cabo, es un peón dentro de la siniestra estrategia de manipulación socialcomunista. La agresión homófoba de Malasaña no existió -lo que no significa que no hayan crecido los delitos de odio-, pero lo que sí existe es un Ejecutivo que lleva demasiado tiempo galopando a lomos de la indignidad. Porque no hay nada más miserable y odioso que utilizar políticamente los delitos de odio.
EDITORIAL.

La ideologización de una mentira.

El ridículo es mayúsculo, solo comparable a la aparatosidad de un montaje que como en casos similares pasa por la criminalización de los rivales parlamentarios, sin otra prueba que el prejuicio y la propaganda.

Editorial ABC.

Actualizado: 08/09/2021 19:20h.

La confesión de la presunta víctima del también supuesto ataque homófobo del centro de Madrid, que ayer reconoció que sus heridas fueron consentidas, han desmontado el castillo de naipes que la izquierda, empezando por el propio presidente del Gobierno, se apresuró a construir sobre una mentira y con la única intención de responsabilizar a la derecha de cualquier ataque que sufran los homosexuales. El ridículo es mayúsculo, solo comparable a la aparatosidad de un montaje que como en casos similares pasa por la criminalización de los rivales parlamentarios, sin otra prueba que el prejuicio y la propaganda. A la izquierda no le importan tanto las víctimas como su rentabilidad política, y cualquier investigación policial es posterior a su condena previa. Si en España aumentan los delitos de odio y la homofobia, el Gobierno tiene mucho por hacer. Sería suficiente con que dedicase a este problema la mitad del tiempo que pierde en vestir a Vox y al PP con la sábana de sus propios fantasmas.
EDITORIAL.

Poner fin al sectarismo ideológico del Gobierno.

Editorial ABC.

Actualizado: 07/09/2021 23:43h.

El presidente del PP, Pablo Casado, se ha comprometido a derogar algunas de las llamadas ‘leyes sociales’ que el Gobierno de Pedro Sánchez ha puesto en marcha si llega a La Moncloa. En realidad no son ‘leyes sociales’, sino todo un andamiaje de ingeniería social promovido por la izquierda para fomentar el revisionismo histórico, el revanchismo ideológico y el sectarismo político más innecesarios. Leyes como la de educación, la de universidades, la de ‘memoria democrática’, o la activación de la eutanasia y la aplicación de indultos no merecidos, dejarán de formar parte de nuestro ordenamiento. Y es bueno que así sea en un país que no necesita más división, más confrontación ideológica y más polarización social. No obstante, a Casado le falta la primera y esencial premisa, ganar las elecciones. Y después, una segunda: que cumpla con esos compromisos, ya que cuando en 2011 el PP accedió al poder, poco o nada de lo aprobado por el Gobierno anterior de Rodríguez Zapatero fue derogado.
EDITORIAL ABC.

Otra agresión al español.

Abrir un expediente sancionador a los sanitarios y médicos de Baleares que no hablen en catalán con sus pacientes es otra medida antidemocrática viciada de separatismo.

Editorial ABC.

Actualizado: 07/09/2021 20:41h.

El Gobierno balear, que preside la socialista Francina Armengol, abrirá un expediente sancionador a todo el personal sanitario que no atienda en catalán a los pacientes que así lo reclamen. La medida, además de abusiva, es muy grave porque contraviene la previsión constitucional de utilizar el castellano como lengua oficial del Estado e idioma común de todos los españoles. El uso de las lenguas cooficiales es sin duda un elemento más de la riqueza de nuestro patrimonio como nación, y es lógico que en aquellas autonomías donde su uso es habitual se enseñe y se impulse como un mérito y como un requisito añadido a la formación específica o especializada. Lo que no puede ser es una herramienta de exclusión del español, y menos aún en el ámbito sanitario, donde la prioridad no debe ser la lengua, sino la curación del enfermo.

Armengol, más que socialista, es una nacionalista encubierta. De hecho, el Gobierno balear está demostrando una vez más un sectarismo excluyente fruto de un independentismo acomplejado que simula no serlo, pero que a la hora de la verdad lo ejerce con la misma crudeza que los partidos gobernantes en Cataluña. Es otra consecuencia más de esa absurda mitología de los ‘Països catalans’ o del pancatalanismo forzado con el que comunidades como Baleares están renunciando a su propia historia y a su sentido de la lógica. Después, no deberían quejarse demasiado si hay un éxodo de sanitarios que se sienten perseguidos y amenazados por el mero hecho de hablar en español si con eso creen que desempeñan mejor su trabajo, que es de lo que se trata. En el fondo subyace ese deseo incorregible del nacionalismo de imponer sus normas a la fuerza y erradicar todo lo que suene a español sin que el Estado haga nada para corregir esta destructiva tendencia, que ya dura décadas.

A menudo da la impresión de que a la España de hoy hace tiempo que le dejó de importar ser la España constitucional diseñada en 1978, para pasar a convertirse en un sucedáneo federal que el separatismo usa para amedrentar con dogmas e incumplimientos legales. Y esto no ocurre solo en el ámbito sanitario, sino en todo el empleo público, incluso en la justicia, donde se están fabricando auténticos guetos de funcionarios militantes sin importar tanto el mérito o la capacidad como el fervor nacionalista y la cuerda ideológica afín. Se están usando las lenguas cooficiales como una coartada cada vez más coactiva para erradicar el español del espacio público, imponiendo de manera vinculante lo que debería ser solo optativo y voluntario. Es otra forma de sometimiento y, en definitiva, una merma de libertad consentida con una permisividad e indolencia colectivas que no se comprenden.

El hecho de que baste una simple denuncia de un ciudadano para que la llamada Oficina de Derechos Lingüísticos expediente a un médico por no atenderle en catalán es antidemocrático. Un país en el que solo el paciente tenga derechos, y el médico o el sanitario solo tengan obligaciones si no quieren ser acusados de cometer «agresiones lingüísticas», no es un país libre. Una agresión lingüística es multar, señalar y criminalizar a quien rotule en castellano en Cataluña, por ejemplo. Y lo hacen algunas autonomías sin que nadie proteja a la víctima. Para colmo, la previsión del Gobierno balear de que una de cada nueve gerencias de centros de salud tenga un comisario para velar por el cumplimiento de la normativa lingüística demuestra que no está en marcha un proceso de inmersión constructiva, sino una cacería del discrepante. Sociológicamente todo resulta muy empobrecedor.
OPINIÓN.

EDITORIALES/TRIBUNAS.

OKDIARIO -ACTUALIZADO: 02/09/2021 08:35.

Mientras Pedro Sánchez presiona al PP para que pacte un Poder Judicial designado por los partidos políticos, tres asociaciones de magistrados han aprovechado la apertura del año judicial para cuestionar los intentos de Sánchez de maniatar a la justicia y reclamar autonomía en la designación de los jueces. Es un choque en toda regla: la Asociación Profesional de la Magistratura (APM), la Asociación Judicial Francisco de Vitoria (AJFV), y el Foro Judicial Independiente (FJI), que acumulan más de 2.500 jueces y magistrados, se han hartado de los tejemanejes del Ejecutivo socialcomunista y reivindican que los vocales del Consejo General del Poder Judicial sean designados por los propios jueces, sin injerencias políticas.

Parece obvio que el objetivo del Ejecutivo socialcomunista pasa por el control de todas las instituciones del Estado, y el Poder Judicial es una china en el zapato de Pedro Sánchez y sus socios de Podemos. El plan del Gobierno pasa por maniatar a los jueces, que no están dispuestos a dejarse someter. Tiene enfrente al PP, que no está dispuesto a hacer de tonto útil en la renovación del Poder Judicial que pretende el presidente del Gobierno.

Las tres asociaciones citadas piden modificar el sistema de elección de 12 de los 20 vocales del Poder Judicial para volver al esquema que ahora defiende el PP, el que marcó inicialmente la Constitución Española y el mismo que exige el Consejo de Europa, tal y como ya ha manifestado por medio de un documento del Grupo de Estados contra la Corrupción (GRECO).

Sánchez, por supuesto, va en sentido contrario y presiona al principal partido de la oposición para hacer de su capa un sayo con la justicia; esto es, para controlar a su antojo al órgano de gobierno de los jueces. Lo ha intentado por activa y por pasiva, pero, por fortuna, se ha encontrado con la oposición de la UE. Pero Sánchez sigue adelante con su plan. Los jueces lo saben y por eso han decidido dar un paso al frente: están hasta la toga.
OPINIÓN.

EDITORIALES/TRIBUNAS.

‘Chapuzas Biden’ ya sabe quién manda ahora en Afganistán.

OKDIARIO - ACTUALIZADO: 27/08/2021 09:57.

Los resultados más que previsibles de la humillante rendición de Joe Biden ante los talibanes comienzan a vislumbrarse en forma del horror más absoluto. El Estado Islámico de la Provincia del Jorasán (ISIS-K) ha reivindicado el doble atentado suicida en Kabul que ha dejado al menos 95 muertos, y más de un centenar de heridos. Doble también es la derrota de un Biden que asiste atónito al lamentable espectáculo de ver cómo los talibanes le han echado de Afganistán y el Estado Islámico, del aeropuerto de Kabul, provocando una masacre que deja en ridículo a todos aquellos que decían que el mundo dormiría mejor con Biden que con Trump.

El Estado Islámico de la Provincia del Jorasán se formó después de que una facción dentro de los talibanes se dividiera y prometiera lealtad a Abu Bakr al-Baghdadi, el líder del Estado Islámico en Irak y Siria, en octubre de 2014. Son todavía mucho más peligrosos que los talibanes y gracias a la huida de Biden ahora podrán convertir Afganistán en un campo de entrenamiento de terroristas. Ser estadounidense en aquel país será una sentencia de muerte y no tardaremos mucho en ver a un marine de rodillas con una bandera del ISIS detrás grabado en vídeo. Esa es sólo una parte de la infame herencia que deja Biden en Afganistán.

Conmocionado por la matanza, Biden tardó horas en romper su silencio y salir a dar explicaciones. El presidente de Estados Unidos, aún en estado de shock, afirmó: «A los que dañen a EEUU, os digo: no os vamos a perdonar, no lo vamos a olvidar, os vamos a cazar y os lo vamos a hacer pagar». Pocos creen que Biden cumpla con sus amenazas. El mismo Biden que dijo que «cuanto antes se vaya EEUU de Kabul, mejor» ahora finge fortaleza. Las mentiras de este chapucero ya no cuelan. Hace sólo cuatro días, un periodista le preguntó si el ISIS era una amenaza real para los soldados americanos y la respuesta de Biden fue darse la vuelta y marcharse. Un gesto que refleja la catadura moral de este líder flojo y pusilánime. Lo mismo ocurre con Kamala Harris, que cada vez que le preguntan por el peligro que corren los norteamericanos en Afganistán suelta una carcajada histérica. La actitud infantil de Harris sumada a los errores catastróficos de Biden llevan a preguntarse si hay vida inteligente en la Casa Blanca.

La matanza de Kabul es también un serio aviso para Pedro Sánchez tras el patético show humanitario de los afganos, en el que sin escrúpulos utilizó la base aérea de Torrejón de Ardoz como ‘photocall’ y a los refugiados como figurantes para mostrarse como un líder comprometido con la evacuación tras estar una semana desaparecido en Lanzarote. Hay que recordar que Sánchez llegó a decir el disparate de que los 20 años de misión de la OTAN habían sembrado “una semilla” para el futuro. La masacre de Kabul ha demostrado cuáles son los verdaderos frutos de esa siembra: el terror y la huida de millones de afganos. Ahora comienza otra guerra que Occidente ya ha perdido por incomparecencia. Europa se va a quedar pequeña para acoger a tanto refugiado.
OPINIÓN.

EDITORIALES/TRIBUNAS.

OKDIARIO - ACTUALIZADO: 26/08/2021 09:47.

Cualquiera que hubiera encendido el televisor en 2013 en pleno estallido de la burbuja inmobiliaria se habría dado de bruces con el drama de los desahucios. La hecatombe social de aquel año se tradujo en seis millones de parados y 67.189 desalojos. En las imágenes que ofrecían los telediarios se podía ver a activistas pegándose con la Policía intentando frenar las ejecuciones inmobiliarias que condenaban a miles de familias a perder sus hogares. Vestían camisetas con el lema Stop Desahucios y pertenecían a la Plataforma de Afectadas por la Hipoteca (PAH). Bajo el disfraz de una buena causa, luego supimos que esos idealistas no eran otra cosa que mercenarios apadrinados por el chavismo que se aprovechaban del sufrimiento de millones de españoles azotados por la crisis para medrar en política.

Entre aquellos desaprensivos figuraban Irene Montero y Rafa Mayoral, futuros líderes de Podemos. Mayoral poseía una gestoría llamada Kinema que prestaba asesoramiento jurídico sobre los desahucios sufridos por ciudadanos ecuatorianos. Como desvela en exclusiva OKDIARIO, el Gobierno del ecuatoriano Rafael Correa pagó 394.000 euros a Kinema por este asesoramiento en pagos que fueron realizados entre los años 2013 y 2014 a través de la Embajada de Ecuador en España. Es decir, que mientras familias enteras se quedaban en la calle, Mayoral y los suyos se hacían de oro con los contratos pactados con el bolivariano Correa, interesado en extender los tentáculos del chavismo en España con el dinero que saqueaba a sus compatriotas. Mientras la crisis de los desahucios crecía exponencialmente, Kinema triplicaba sus ingresos desde Ecuador. Tenían razón: no había pan para tanto chorizo.

Este periódico lleva más de un año informando sobre los pagos que Correa hizo a la telaraña podemita con el objetivo de instalar unas siglas chavistas que desestabilizaran a una de las economías más importantes de la UE. Y lo hizo a través de una tupida red de asociaciones, chiringuitos y fundaciones tapaderas en las que brillaban con luz propia la fundación CEPS y el think tank CELAG, bajo el control de Pablo Iglesias y Juan Carlos Monedero, respectivamente, ambos con contacto directo con el tirano ecuatoriano.

Para conseguir implantar un Gobierno en la sombra en España, Correa llegó a contar con un presupuesto de 247 millones de euros destinado a descubrir jóvenes talentos de la izquierda populista a los que les ofreció -como informó OKDIARIO- becas con todos los gastos pagados bajo el Programa Prometeo. Aquellos activistas callejeros que financió Correa hoy ocupan sillones en el Consejo de Ministros disponiendo a su antojo de presupuestos millonarios, a los que hay que sumar escaño, nómina, dietas, asesores, escoltas, casoplón y coche oficial. Sólo cabe preguntarse si los españoles habrán aprendido la lección o si, por el contrario, seguirán dejándose estafar por esta chusma.
OPINIÓN.

EDITORIALES/TRIBUNAS.

Rafa, sé fuerte.

OKDIARIO - ACTUALIZADO: 25/08/2021 11:10.

Paso a paso, el castillo de mentiras de Podemos se desmorona. El testimonio de una ex militante del partido acusando al diputado Rafael Mayoral de llenarse los bolsillos con la caja B del partido, que él mismo creó bajo el hipócrita nombre de Caja de Solidaridad, es un clavo más en el ataúd político de la formación. La denunciante también explica que Mayoral se benefició del dinero desviado desde la caja B -unos 30.000 euros, según denunció el ex abogado de Podemos José Manuel Calvente- a «asociaciones de amigos» como, por ejemplo, la compañía #404 Comunicación Popular, cuyo representante era Christian Luis Navarro Marrero, uno de los asesores de Mayoral.

Como si esto fuera poco, OKDIARIO aporta una prueba demoledora: un correo electrónico fechado el 17 de junio de 2020 en el que un miembro del Consejo Ciudadano explica cómo Mayoral perdió «su principal fuente de ingresos al pasar la Secretaría de Formación a Isa Serra» tras la renovación de cargos de la Ejecutiva de Podemos. Y es que cada vez es más evidente que Mayoral habría constituido la caja B del partido para desviar presuntamente fondos a empresas amigas y hacer retornar el dinero para su beneficio, con trabajos ficticios realizados supuestamente por su gestoría Kinema.

El dinero de la Caja de Solidaridad de Podemos no estaba destinado a construir escuelas infantiles en Guatemala, sino a engordar los bolsillos de este político mediocre que sólo destacaba por ser el edecán de Pablo Iglesias. ‘Solidaridad’ en el código ético de Podemos significaba llevárselo calentito engañando incluso a los propios militantes a los que se les prometía que sus forzadas donaciones al partido irían a parar a causas solidarias. Por eso ahora da risa recordar cómo Mayoral sacaba su mandíbula de rottweiller a la hora de denunciar la corrupción del PP mientras a él se le iba poniendo poco a poco cara de Luis Bárcenas. Sé fuerte, Rafa.
OPINIÓN.

EDITORIALES/TRIBUNAS.

El cinismo de Errejón revuelve las tripas.

OKDIARIO - ACTUALIZADO: 23/08/2021 10:02.

Las declaraciones en exclusiva a OKDIARIO del pensionista enfermo de cáncer que denunció haber sido pateado en el estómago por Íñigo Errejón revuelven las tripas. Este hombre de 68 años narra con resignación cómo fue pateado una noche por el líder de Más País por el simple hecho de haberle pedido un selfie en la calle en pleno centro de Madrid. Una patada «rastrera» de «quítate de aquí cerdo, quítate de aquí guarro», según el testimonio del jubilado.

Cruzarse en el camino de Errejón a este hombre le supuso un calvario. «De golpe y porrazo me encuentro con un juicio, testificar, con el problema de que tu agresor es un diputado y además con quimioterapia sin terminar y hecho un asco porque la quimioterapia te mata, llevo 13 meses en un sinvivir agravado con todo esto», explica A. D. C. De su testimonio se desprende que el pensionista tuvo encima suerte porque, como le dijeron los médicos, si esa patada hubiese sido cinco centímetros más cerca de la operación hubiese sido mucho más grave y podría haberle dejado «las tripas en el suelo».

Errejón no mostró la menor compasión por este pobre pensionista. Es más, mintió descaradamente hasta en tres oportunidades sobre este caso. La primera, cuando dijo que optó por marcharse tras negarse a hacerse la foto. Falso, porque las cámaras de seguridad demostraron que se giró al irse gritando en tono provocador hacia la víctima « ¡ven aquí!». Tanto que sus acompañantes se lo tuvieron que llevar a rastras. La segunda, cuando afirmó que «la acusación que se me dirige es falsa» cuando una denuncia, dos testigos y las imágenes de las cámaras corroboraron dicha acusación. La tercera, cuando dijo con chulería que estaba «a disposición de cualquier información oficial» que se le requiriese. Muy dispuesto parece que no estaba desde el momento en que decidió recusar a la juez por querer llevarle al banquillo.
OPINIÓN.

EDITORIALES/TRIBUNAS.

Marlaska borra con ‘tipex’ a los inmigrantes ilegales.

OKDIARIO - ACTUALIZADO: 21/08/2021 12:16.

Fernando Grande-Marlaska debería saber a estas alturas que maquillar la realidad no resuelve los problemas. Resulta que el ministro del Interior ha encontrado un método mágico para solucionar el problema de la inmigración ilegal. Consiste en hacer desaparecer de un plumazo las avalanchas de inmigrantes ilegales para que cuadren mejor las cifras.

Así, por ejemplo, en el último Informe sobre ‘Inmigración irregular 2021’ la invasión de marroquíes a Ceuta del 17 y 18 de mayo no figura bajo la excusa de que el ministerio dice desconocer el número de inmigrantes ilegales que la cruzaron. Unos datos que, como desvela OKDIARIO, el Ministerio del Interior no incluye porque tres meses después no ha tenido tiempo de actualizarlos ya que los mismos «se encuentran bajo análisis y tratamiento». Si el ministro desconoce el dato, se lo facilitamos nosotros: fueron en torno a unos 10.000 marroquíes los que saltaron la valla fronteriza con Ceuta, aunque su ministerio rebajó la cifra de forma oficial a 8.000.

Ni siquiera los propios policías y guardias civiles que trabajaron sobre El Tarajal en aquellos días se creen que Interior no conozca la cifra exacta: todas las entradas fueron tramitadas días más tarde, cuando cesó el caos de los saltos. Todos los que entraron fueron identificados y tienen expedientes de expulsión en tramitación. Conociendo el prontuario de engaños de Marlaska en el caso de la destitución de Pérez de los Cobos o sus flagrantes mentiras con el traslado de inmigrantes de Canarias a la Península, cuesta creer que no estemos por enésima vez ante otro ejercicio suyo de burdo trilerismo.

La dura realidad que intenta borrar Marlaska a golpe de ‘tipex’ es que en un solo día entraron ilegalmente en España la mitad de los inmigrantes ilegales que entraron en los primeros cinco meses de 2021. Es un dato demoledor que demuestra que nuestras fronteras son auténticos coladeros gracias a la incompetencia de un ministro amortizado por los escándalos y que a estas alturas debería haber sido destituido. Desde los tiempos en que el socialista Jesús Caldera borraba con ‘tipex’ los parados que producía Zapatero en cantidades industriales que no veíamos nada semejante. Mal vamos si Marlaska pretende solucionar las invasiones de inmigrantes ilegales haciendo de cuenta que no existen. Trampas al solitario las justas, ministro.
OPINIÓN.

EDITORIALES/TRIBUNAS.

Los españoles huyendo de Kabul y Sánchez en alpargatas.

OKDIARIO - ACTUALIZADO: 19/08/2021 09:38.

Este jueves se cumplen seis días desde que el Gobierno anunció el inicio de la repatriación del personal de la embajada española en Kabul y el presidente Pedro Sánchez aún no se ha dignado siquiera en dar la cara por la situación en Afganistán, como sí han hecho otros mandatarios europeos. Cinco tuits es todo lo que el presidente del Gobierno tenía para decir sobre la caída de Kabul a manos de los salvajes talibanes. La pachorra desesperante de Sánchez se refleja en esa imagen del presidente en alpargatas fingiendo estar al mando de la evacuación de los españoles mientras guarda un inexplicable silencio recluido en Lanzarote. Las alpargatas no son una mera anécdota sino que muestran la desidia y pereza de Sánchez en un momento tan excepcional para Occidente.

De ahí que la maquinaria de propaganda de Moncloa haya tenido que salir de urgencia a borrar las alpargatas de la foto. Ni en el vídeo ni en ninguna de las tres imágenes que se han facilitado a los medios se puede apreciar el calzado playero del jefe del Ejecutivo. Además, han salido a decir que el presidente asumirá la dirección de un grupo interministerial creado para la gestión de la evacuación en Afganistán. Una maniobra efectista para que parezca que Sánchez está al frente del rescate de los españoles cuando lo cierto es que ha colgado el cartel de ‘No molestar’ en La Mareta.

Ni la subida histórica de la luz ni la grave crisis en Afganistán han disuadido a Sánchez de disfrutar de sus vacaciones, pese a la lluvia de críticas que le está cayendo. La cruda realidad es que este Gobierno se ha rendido sin luchar ante los talibanes porque al igual que Biden quería salir lo antes posible de Afganistán. Ya lo dijo el socialista Josep Borrell emulando en ceguera y cobardía a Neville Chamberlain: «Los talibanes han ganado y tenemos que tratar con ellos». A estas alturas, nadie puede sorprenderse de que el PSOE pretenda negociar con dictaduras y terroristas.
Talleres de nuevas masculinidades para talibanes.

OKDIARIO -ACTUALIZADO: 18/08/2021 10:46.

La estrepitosa derrota de los Estados Unidos y la OTAN en Afganistán no es sólo militar y geopolítica sino también ideológica. El desastre se resume en esa imagen de decenas de afganos harapientos intentando huir de Kabul con una gigantesca pintada detrás con las bondades de la Agenda 2030. En lugar de aniquilar sin misericordia a los talibanes para asegurarles a los afganos el vivir en una sociedad segura y tranquila, ahora sabemos que los Estados Unidos negociaban desde hace meses con los terroristas su salida de Afganistán a cambio de entregarles el país llave en mano. Así lo ha explicado el experto Abdullah Noori a OKDIARIO al desvelar que la extraña huida del presidente afgano Ashraf Ghani fue todo menos extraña ya que estaba negociada de antemano con los talibanes. Todo ha sido una gran estafa ocultada al pueblo afgano al que, mientras se negociaba a oscuras con los talibanes, se le adoctrinaba en la ideología de género. Como bien le ha recordado la FOX a Biden «los afganos no quieren saber nada de estudios de género y hombres embarazados». Solo pretendían vivir en una sociedad en las que mujeres pudieran salir a la calle sin miedo a ser violadas, lapidadas o asesinadas a plena luz del día.

Parece mentira que la izquierda pensara que a los talibanes se los derrotaría con seminarios sobre igualdad de género. Mientras las mujeres afganas esperan que los talibanes toquen tres veces a su puerta -a la cuarta, las asesinan si no responden- nuestras aguerridas feministas culpan de la tragedia de estas mujeres a la OTAN como ha hecho Irene Montero. Eso sí, tuiteando cómodamente desde el salón de su casa y con el riñón bien forrado gracias al ministerio que le puso su pareja. El buenismo podemita jamás verá necesidad de librar una guerra por liberar a esas mujeres; por el contrario, culparán a fuerzas malignas como la OTAN o los Estados Unidos antes que señalar a los terroristas talibanes, a los que consideran unos simples delincuentes. La izquierda no aprende y sigue viendo al talibán como al buen salvaje, ese que -según dice hoy la esperpéntica portada de El País-, se ha moderado de forma casi milagrosa y ha tenido la generosidad de prometerles a las mujeres respeto… ¡siempre y cuando sea bajo la ley islámica! Sólo falta que propongan a los talibanes someterse a los talleres de nuevas masculinidades de Ada Colau y que estudien matemáticas con perspectiva de género para que la derrota de Occidente sea completa.
Aquí no tenemos de eso, colas del hambre Habla con Ayuso.
Los sindicatos en España y por ley están subvencionados de toda la vida. Los ERTES son para necesitados.
La subida del SMI también y el ingreso mínimo vital también.
Cuéntame algo de eso del PP, anda.
Hablar contigo es solo gastar saliva.
Pues no gastes saliva, ¿quien te obliga?
De pobre nada, dicen que con bastante, no ha tenido suficiente.
He dicho pobre mujer, que no es lo mismo que decir mujer pobre, o sea........... tu ya me entiendes.
EDITORIAL.

Un error histórico y letal.

Lo que ha pasado en Afganistán en los últimos meses ha sido una equivocación de dimensiones colosales para Estados Unidos y para la OTAN, que también deberá explicar cómo piensa superar este duro trauma.

Editorial ABC.

Actualizado: 16/08/2021 21:34h.

Es difícil sostener, como ha hecho reiteradamente la administración demócrata de Joe Biden, que el objetivo de Estados Unidos en Afganistán era «pasar cuentas» por el atentado de las Torres Gemelas del 11 de septiembre y que dado que ya ha sido logrado se justificaría esta desastrosa e humillante retirada. Las imágenes de la entrada triunfal de los talibanes en el palacio presidencial de Kabul constituyen en realidad la constatación de una derrota amarga y cuya consecuencia principal es el desprestigio planetario de la reputación de Estados Unidos y sus aliados como representantes de los ideales democráticos y liberales.

Es cierto que la situación había llegado a un punto en el que se hacía necesario valorar cuánto tiempo más podía permanecer allí la presencia militar occidental en un país lejano y abrupto, lleno de armas y de enemigos. Es posible conceder que en algún momento había que tomar la decisión de abandonar el apoyo militar directo al Gobierno afgano que ahora ha huido despavorido. Lo que no se puede aceptar es que los servicios de información norteamericanos, desde enero a las órdenes de Biden, no hubieran sido capaces de detectar la situación real de los insurgentes terroristas sobre el terreno ni anticipar que los talibanes irían más rápidos para hacerse con el país que los militares estadounidenses para evacuarlo. El caos en el aeropuerto de Kabul es una escena aún más vergonzosa que la de la evacuación de la embajada en Saigón, símbolo de otra derrota determinante en la historia de EE. UU.

¿Cómo es posible que durante veinte años se haya mantenido el espejismo de una misión noble y justa que pretendía trazar un horizonte prometedor para los afganos -y sobre todo para las afganas- sin tener en cuenta que los gobernantes locales sobre los que se apoyaban estos planes eran en realidad una panda de corruptos y de cobardes? En dos décadas también podían haberle cogido la medida a los bandidos talibanes, para saber que mienten sistemáticamente para ocultar en las negociaciones las mismas intenciones que tenían cuando azotaban y ahorcaban inocentes en el campo de fútbol de Kabul. De hecho, la administración de Joe Biden ha tenido al menos ocho meses para preparar una salida más decorosa de ese avispero, al menos para tratar de rescatar parte del armamento moderno que ahora caerá en manos de estos fanáticos con relaciones con Pakistán, China y Al-Qaeda, que es otro de los grandes vencedores de este desastre. El terrorista al que se le atribuyen aquellos ataques en Nueva York y Washington, Osama Bin Laden, que fue liquidado en 2011, tendrá pronto una plaza en Kabul con todos los honores, lo que es una auténtica ignominia para todas las víctimas de sus acciones terroristas y para los soldados que han dejado su vida en aquellas tierras en defensa de unos ideales ahora tirados a la basura en una operación increíblemente mal planificada.

Si no se puede ganar una guerra, lo más inteligente es intentar al menos no perderla de forma escandalosa. Ni siquiera los soviéticos sufrieron un escarnio parecido cuando retiraron con orden y sin pánico a sus últimas tropas de Afganistán, a pesar de que tampoco pudieron doblegar a los combatientes islamistas. Lo que ha pasado en aquel país en los últimos meses ha sido un error de dimensiones colosales para Estados Unidos y para la OTAN, que también deberá explicar cómo piensa superar este duro trauma que pone en duda su reputación global y su propio futuro como alianza militar.
Se te reparte en sanidad, educación, carreteras, seguridad etc etc
¡Menos mal que ya echaron a esta pobre mujer!
Esto es lo que decía la señora Calvo.
TRIANA. Como el dinero no es de él, ANCHA ES CASTILLA.
Ángel, ya dijo CARMEN CALVO que el dinero público no es de nadie, igual será por eso................
OPINIÓN.

EDITORIALES/TRIBUNAS.

OKDIARIO - ACTUALIZADO: 14/08/2021 09:53.

Nacionalizar una eléctrica ha dejado de ser una «mala idea» para el PSOE. Este bandazo del Gobierno sucede después de que la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, dejara abierta la puerta a la creación de una empresa pública de energía en una entrevista en la Cadena SER. Una idea en la que venía insistiendo Podemos y que el “ala socialista” del Gobierno de coalición descartaba diciendo que ni siquiera estaba en la agenda del Ejecutivo.

Contra las cuerdas, el PSOE ahora coquetea con una empresa eléctrica pública que aglutine las concesiones hidroeléctricas una vez que expire su plazo de concesión. Puede que no sirva para bajar el precio de la luz pero al menos la pueden utilizar para enchufar a más amigos de la infancia de Pedro Sánchez, como ha hecho con Correos o Fomento. Mientras, Podemos mete presión al PSOE trabajando en un borrador legal calcado del que llevó a las tinieblas a Venezuela.

Este país es quizá el país más sostenible de la tierra. Allí ya no se contamina porque la gasolina es un artículo de lujo, las fábricas están cerradas, y millones de venezolanos cocinan con leña por la escasez de gas y electricidad. La situación en plena pandemia fue catastrófica: en el año 2020 hubo 157.719 apagones en Venezuela, con una media de 430 cortes al día. Caracas se quedó sin luz durante tres días. Maduro justificó el desastre acusando a EEUU de lanzar rayos electromagnéticos contra las centrales energéticas. No hizo falta porque ya llevaban en desuso desde que fueron nacionalizadas en 2007. La expropiación fue un negocio de oro para los altos cargos del chavismo: se hicieran millonarios apañando contratos y robando a manos llenas mientras dejaban a oscuras a los venezolanos.

En el país con las reservas de petróleo más grandes del mundo, la mitad de la población recicla cartones y chatarra de la basura para poder canjearlo por algo que llevarse a la boca. En las calles de Caracas nada se desperdicia. Es más, muchas veces el Metro de la ciudad deja de funcionar por falta de energía obligando a los caraqueños a volver a sus casas caminando. ¡Y así de paso queman energía! Para milenaristas como Teresa Ribera o Ione Belarra, esta es la tierra prometida en la que nadie derrocha energía por la sencilla razón de que esta es tan cara que sólo los esbirros del régimen pueden darse el gusto de consumirla. Nada más ecológico, verde y resiliente que un par de velas y una cartilla de racionamiento.
OPINIÓN.

EDITORIALES/TRIBUNAS.

Lo que oprime a las mujeres son los caprichos de ‘Evita’ Montero.

OKDIARIO - ACTUALIZADO: 09/08/2021 10:04.

El séquito de asesores con el que cuenta Pedro Sánchez haría empalidecer a cualquier emperador de la Antigüedad. La llegada del Gobierno socialcomunista significó la contratación de casi 800 asesores nombrados de forma discrecional, es decir, enchufados ‘a dedo’ y que nos cuestan un despilfarro de 130 millones de euros al año. En resumen, desde enero de 2020, cuando el virus comenzaba a propagarse, hasta la actualidad, Sánchez ha gastado más de 200 millones de euros sólo en personal de confianza y altos cargos. Un pozo sin fondo en nombre del autobombo y el enchufismo que recuerdan a cuando Julio Camba denunciaba la plaga de enchufados que habían contratado las izquierdas en la Segunda República: «Se toma al ciudadano de la faz macilenta, se le pone en contacto con la red del Estado, y ya está. En un dos por tres lo vemos con las mejillas sonrosadas, los ojos brillantes, el traje a la última moda y los tacones de los zapatos en toda su correcta integridad. Un simple enchufillo más para que el cadáver vuelva a la vida, despojándose con desdén de su haraposo sudario», ironizaba el periodista gallego.

Lo que es imposible pasar por alto es que Sánchez engordó su cortejo de lacayos en plena pandemia, mientras millones de españoles perdían sus empleos al mismo tiempo que el Gobierno les exprimía con subidas de impuestos para pagar los abusos de señor feudal de Sánchez. Esa legión de asesores y enchufados forma parte del precio que tuvieron que pagar los españoles para que Sánchez duerma a pierna suelta en la Moncloa.

En ese nido de conspiraciones que es la corte de Sánchez, encontramos el caso de la ministra de Igualdad, Irene Montero, que dispone de 17 asesores nombrados ‘a dedo’, una cifra superior a otros ministerios, entre ellos, los denominados ‘ministerios de Estado’, como Defensa (7), Interior (14) o Justicia (11). Así, el Ministerio de Igualdad se permite mantener a lo que se conoce como el ‘Comando de la Tarta’, el séquito de aduladoras que ríen las gracias a la ministra y sirven para todo, desde darle el biberón a los niños de Montero hasta llevarle una tarta el día de su cumpleaños para cachondeo de los sufridos contribuyentes, que costean la opulencia de esos mismos podemitas que prometían en su programa electoral «reducir drásticamente el número de altos cargos y de sus remuneraciones». Un ministerio inútil que cuesta casi 500 millones de euros al año y gasta en informes esperpénticos en los que se concluye que el color rosa «oprime y reprime a las niñas», cuando lo cierto es que lo que oprime a las mujeres son los caprichos de ‘Evita’ Montero.