Foro Común


Mensajes de Venezuela enviados por Triana:

Precisamente has dado en el clavo, solo hay que leer tus comentarios, ¡aplícate la máxima!
¡Cuanta ignominia hay que leer!, que pena ver que haya gente de esta catadura moral, me refiero a los comentarios que se hacen gratuitamente para ofender.
La U. E., tiene una papeleta muy difícil con esto de Venezuela, tenemos que tener en cuenta que no estamos tratando con un político al uso, estamos tratando con un lunático, ¿que pasaría si nos alineamos con una postura, se hacen elecciones y sale otra vez este elemento? Tiene muchísimos apoyos dentro su país, el principal, el ejército, dispuesto a todo, pienso yo, por mantener a Maduro en el Gobierno y esto es muy peligroso para la población civil.

Por otra parte, la situación de la mayoría del ... (ver texto completo)
Creo que el más indicado sería el Doctor Sánchez, y la broma creo que no es el momento para ello, ¡deja al señor Cortés tranquilo!
Errejón, del "tres comidas al día" en Venezuela al silencio sepulcral.

Errejón no ha valorado lo sucedido en Venezuela a pesar de que es uno de los fundadores de Podemos más cercanos a ese país.

Míriam Muro -2019-01-24.

Desde que el pasado jueves Íñigo Errejón anunciase que abandonaba las siglas de Podemos para presentarse a las próximas elecciones autonómicas en la plataforma de Manuela Carmena, Más Madrid, la presencia del exdirigente de Podemos en los medios de comunicación ha sido continua. Pero la noticia de que Juan Guaidó se había proclamado presidente de Venezuela ha marcado un punto de inflexión en las apariciones televisivas del candidato de Carmena a la región.

Por ahora, Errejón no ha valorado lo sucedido en Venezuela a pesar de que es uno de los fundadores de Podemos más cercanos a ese país.

Su relación con Venezuela
Hace más de cuatro años, fue él quien firmó el "Plan de Actuación para 2014" de la fundación CEPS (Centro de Estudios Políticos y Sociales), de la que fue secretario de Patronato, con un presupuesto de 664.140 euros y en la que el principal cliente era el régimen de Nicolás Maduro, que aportaba 401.800 euros, el 60% del total, tal y como desveló ABC.

Además Íñigo Errejón "encabezó una misión de observadores electorales que registró la fundación ante el Consejo Nacional Electoral para el referendo revocatorio de 2004". También trabajó en el llamado Grupo de Investigación Social Siglo XXI, creada por el actual ministro de Energía Eléctrica, Jesse Chacón, tal y como contó El Mundo.

Pero la relación de Errejón con este régimen va más allá del terreno laboral. En un acto en Barcelona de homenaje a Hugo Chávez en marzo de 2014, cuando se cumplía un año de su fallecimiento, el exnúmero dos de Podemos arrancó su intervención con estas palabras: "A Chávez le debemos la recuperación de la política como un arte plebeyo y cotidiano. Le debemos la reivindicación de la democracia como tensión permanente, el socialismo como democracia sin fin".

"Tres comidas al día"
Una de sus últimas polémicas también también ha estado marcada por este país. Según dijo Errejón el pasado 24 de octubre al medio chileno The Clinic, en Venezuela "se respetan los derechos y libertades de la oposición" y sus habitantes hacen "tres comidas al día".

En esa entrevista, le preguntaban " ¿por qué defendía al gobierno de Maduro en Venezuela?", y él asegura que "el proceso político en Venezuela ha conseguido inmensos avances en una transformación de sentido socialista, inequívocamente democrática, donde se respetan los derechos y libertades de la oposición, que dicen todos los días por casi todas las televisiones que viven una dictadura…".

Viendo su futuro electoral más cercano, hace unos días quiso enmendar su error asegurando en una entrevista en Vanity Fair que "la situación en Venezuela era desastrosa y es obvio que no quiero ese modelo para mi país ni para mi región". Ahora, ha optado por el silencio.
Mafia con miedo.

La agonía del narcocomunismo de Maduro aún causará mucho dolor y muerte.

Hermann Tertsch.

Actualizado:

25/01/2019 00:59h.

Asistimos a momentos dramáticos en Venezuela, con una cifra de muertos por los matones del régimen que aumenta por horas. Y es por desgracia probable que aún no hayamos visto lo peor. Porque el levantamiento popular e institucional no se enfrenta a políticos con los que se discrepa más o menos radicalmente pero cabe una transición pacífica para no destruir la convivencia. No. Se enfrenta a una mafia de criminales que saben que destruyeron toda esperanza de convivencia entre ellos y sus víctimas. Conscientes de que si pierden el poder habrán de elegir entre cárcel y exilio. Han cometido brutales crímenes contra su pueblo. Han asesinado a muchos de los mejores, han hecho morir, enfermar o huir a millones y han sumido en hambre y terror a todos menos a la casta comunista en el poder y a sus sicarios.

Además han protagonizado el que podría ser el mayor saqueo de un Estado jamás habido en tiempos modernos. Han acumulado fortunas obscenas dentro y fuera del país, pero tienen razones para temer no poder disfrutarlas. Por eso tienen ominosa credibilidad las afirmaciones de Maduro y cómplices militares y civiles de que defenderán su poder y privilegio con las armas y por todos los medios a su alcance. Es trágicamente creíble la amenaza de un gran baño de sangre al estilo de Tiananmen, inspirador ejemplo de cómo una dictadura comunista, con una matanza y la escalada de terror, se garantiza el poder para un par de generaciones.

Tienen mucho que perder todos los miembros y beneficiarios de la inmensa maquinaria de poder, privilegio e impunidad en el crimen que ha sido construida a lo largo de más de tres lustros en el Partido Socialista (PSUV). Y tienen siempre presente, no solo el ejemplo de Tiananmen, sino el del régimen comunista de Cuba, que ha superado, con la represión, todas sus crisis, y ha cumplido 60 años. Y es implacable para salvaguardar los privilegios y la impunidad de esa minoría parasitaria comunista que basa su bienestar en la dictadura esclavizante. Cuba colonizó Venezuela hace lustros. No querrá permitir el colapso de un aparato criminal que le granjea inmenso beneficios. No solo son el petróleo y otras materias primas. Es el tráfico de cocaína que financia lujos de los estados mayores de todas las bandas terroristas que residen en Cuba. Que paga las voluntades políticas e influencias compradas por todo el mundo. Que lubrica organizaciones terroristas y subversivas extranjeras, desde las FARC y el ELN a Hizbolá en Líbano y Siria. Y el tren de vida de tantos cómplices de La Habana en democracias occidentales que han permitido sobrevivir a tan despreciable régimen.

Lo maravillosamente nuevo es que con Donald Trump y Jair Bolsonaro el momento es ya muy peligroso para la mafia en Caracas, pero también para la supermafia en La Habana. Washington prepara medidas para que el régimen cubano sienta de veras los efectos de ser un paria que desprecia los derechos humanos y trafica con subversión, ideología criminal y drogas. Las empresas españolas que colaboran con el régimen castrista pronto sabrán de ello. Bolsonaro ya anunció que el fin del siniestro Foro de Sao Paulo acaba con muchas aventuras izquierdistas que protegían sus antecesores. También España se beneficiará del triunfo de las verdades. Es de esperar y desear que cuando caiga el régimen criminal de Maduro, afloren pruebas de las auténticas razones de la abominable complicidad de tantos políticos españoles con la mafia criminal del régimen hoy agonizante. Desde los comunistas podemitas que medraron allí a los socialistas que se enriquecieron aquí. ¿Y la UE? La inanidad moral que ya define su conducta ridiculiza sus petulantes pretensiones. Para los venezolanos los héroes, amigos y hermanos son Trump, Bolsonaro, Almagro, Piñera y el Club de Lima. Los gobernantes europeos, unos indolentes, cínicos y cobardes cuando no cómplices directos del dictador como es Gobierno español.

Hermann Tertsch.

Articulista de Opinión.
¿Qué países apoyan a Guaidó y cuáles a Maduro?

Resulta más breve, por una cuestión numérica, identificar a aquellos que se apartan del respaldo al opositor que a los países que lo apuntalan.

Carmen de Carlos.

Actualizado:

24/01/2019 12:19h.

Nunca antes el régimen de Nicolás Maduro se había visto en el rincón de la soledad como ahora. Tampoco tiene memoria el sucesor de Hugo Chávez de que una orden suya, de desalojo, fuera desatendida con el desprecio con el que lo ha hecho Estados Unidos. La negativa de Donald Trump a reconocer la autoridad de Maduro para romper relaciones diplomáticas y por lo tanto a repatriar al cuerpo diplomático estadounidense destacado en Caracas, ha dejado en shock al régimen bolivariano. La encrucijada, para este caso puntual, le obliga a no hacer nada, entrar a punta de fusil o asediar la legación diplomática para evitar suministro de víveres y de energía. Esto es, matarlos de hambre algo que, por tratarse de quién se trata, resulta difícil de imaginar.

Washington recordó la inviolabilidad del búnker, que carece de embajador, y advirtió que está dispuesto a desembarcar en Venezuela si se roza un ladrillo de los suyos o a un compatriota. La decisión y determinación de Estados Unidos al reconocer a Juan Guaidó como «presidente encargado», se entiende en un contexto de unidad iberoamericana. Salvo excepciones, al contrario de lo que ocurría en los años 70, son los países del sur los que invocaron al norte (recodar Grupo de Lima etc) para que se sume al proyecto de terminar con la tiranía caribeña. Y en ese tren se subió de inmediato Canadá.

Resulta más breve, por una cuestión numérica, identificar a aquellos que se apartan del respaldo a Guaidó que a los países que lo apuntalan. La Nicaragua del terrorismo de Estado que gobierna Daniel Ortega y la Bolivia de Evo Morales, como era previsible, hacen frente común detrás de Maduro. Consideran al presidente de la Asamblea nacional (Congreso), un golpista. México no se expresa en esos términos y se remite a la doctrina Estrada, de no intervención que, por cierto, violó con la dictadura de Augusto Pinochet y en la Nicaragua de Anastasio Somoza, ambos, dictadores de la vieja derecha (con las de izquierda el rasero es otro).

Andrés Manuel López Obrador reconoce a Maduro como legítimo presidente pero insta a una solución «política». La novedad en la región con los últimos acontecimientos la ha dado Tabaré Vázquez al sumarse a la posición mexicana.

El resto de la región y la OEA, con el empuje sudaméricano de Argentina, Colombia, Brasil, Chile, Perú, Ecuador y Paraguay, tuvo reflejos inmediatos para dar legitimidad al presidente de la Asamblea Nacional que enarbola el artículo 233 de la Constitución para asumirse como interino o «encargado» al frente de Venezuela. Considera que la Presidencia está vacante porque Maduro no juró el cargo, como es preceptivo, en la Asamblea que preside. Dicho esto, y al margen del fraude electoral de mayo, la ceremonia de investidura del 10 enero tuvo el reconocimiento de Rusia, China, Turquía, los países bolivarianos mencionados y el de un enviado del Vaticano.

Desconcertada, la Unión Europea, por fin, reaccionó y emitió un comunicado donde se reafirma en su rechazo a Maduro pero no termina de mojarse a favor de Guaidó. «La UE pide con fuerza el inmediato comienzo de un proceso político que lleve a unas elecciones libres y creíbles, de acuerdo al orden constitucional», escribió Federica Mocherini (Alta Representante de Política Exterior).

Blindado por la cúpula militar (los mandos inferiores comienzan a desacatar órdenes) Maduro presume de haber roto relaciones políticas y diplomáticas con Estados Unidos e insiste en dar un ultimátum de 72 horas para el desalojo de la Embajada, («! Fuera! ¡Se van de Venezuela, aqui hay dignidad, carajo!», clamó) pero no dice nada de las económicas. Como Donald Trump, sabe que una palabra de éste bastaría para sancionar la exportaciones de crudo a Estados Unidos (cerca de la mitad del petróleo venezolano tiene ese destino) y con esto, el último capítulo de su historia en el Palacio de Miraflores quedaría escrito.
Al menos 16 muertos en las protestas contra el régimen de Maduro.

El dictador responde así al reconocimiento que la Casa Blanca ha brindado a Juan Guaidó, que se proclamó ayer miércoles «presidente encargado» de Venezuela.

ABC.

Actualizado:

24/01/2019 10:40h.

El presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, pidió hoy al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, que respete a la población venezolana y evite la violencia, tras la autoproclamación del presidente del Parlamento venezolano, Juan Guaidó, como nuevo mandatario del país. «Exijo a Maduro que respete al pueblo de Venezuela y que evite la violencia. Recuerdo que el Parlamento Europeo ya pidió que la Corte Penal Internacional investigue los crímenes perpetrados por el régimen», dijo Tajani a través de su cuenta en Twitter.