Foro Común


Mensajes de Sabemos Perdonar enviados por Carmen García García:

A mí eso de perdonar y no olvidar, no me va. Si no lo olvidas, tampoco lo perdonas. Lo tienes siempre presente.
Angel:
claro que nunca se debe olvidar. Porque si olvidas no aprendes. El que perdones no quita para que sepas qué te han hecho. Ya no vas a ir con gente que te haya tratado mal de buenas, como ni nada hubiera pasado. Otra cosa es que pases páginas pero olvidar no te evitaría que te volviese a suceder.
Que una persona te haga una buena jugada y luego pretenda que todo vuelva a ser como antes no se puede aceptar. Y se perdona, le vuelves a hablar, saludar pero guardando muy bien las distancias porque le conoces y no vas de nueva en esa relación. Lo contrario sería de necios porque entonces te la jugarían una y mil veces si te dejas. ¿O no?
SABER PERDONAR ES DISTINTO DE OLVIDAR
Las mujeres en general nos cuesta perdonar. Yo perdono pero no olvido. Si alguien me ha hecho alguna faena gorda, personal, pasado un tiempo puedo perdonar. Pero no olvidar. Puedo saludarla si la veo por la calle, puedo contestarle si me preguntase algo y sin rencor. Hacerle un favor en caso de necesidad, socorrerle ante algún peligro. Pero si fue muy amiga no volvería a considerarla como tal. Nunca mas volvería a esa antigua amistad. No podría. Pero si la consideraría una persona mas con la que tener unas palabras o intercambiar un saludo. Eso si hubiera sido algo contra mi.

Pero si la acción cometida hubiera ido contra mis hijos, o alguien que dependiera de mi, perdonaría también en el caso de que tal persona se disculpase. No podría olvidar el daño indirecto y por cobardía. Y lo he sufrido. Procuraría hacer justicia de forma, como siempre hago, limpia, y en su momento adecuado. De hecho se me ha dado el caso y el trato que he tenido para tal persona ha sido una devolución justa y noble. Y volvería a saludar pero guardando muy bien las distancias.

Lo peor de todo no es que no te saluden, sino que por delante tenga la gente una cara y por detrás sea otra muy diferente. Y suelo enterarme porque acudo en el momento justo y lo descubro. Desde luego, en ese caso, el perdón es mucho más complicado. A estas personas se les puede seguir saludando de puertas afuera pero nunca más volverán a gozar ni de tus simpatías, ni de tu estima. Si la ocasión lo requiere socialmente puedes ir con ellas al motivo puntual pero sabiendo muy bien con quien vas y cuidándote de ellos o ellas.

En ninguno de los casos me vengaría para hecerles daño pero si se presentara la ocasión haría justicia a sus actos.
Buenos días
Yo si sé perdonar pero reconozco que es raro. A mi no me perdonan, y más las mujeres que los hombres. Si he tenido alguna trifulca con alguna, por diversos motivos, me la tienen guardada.
Algunas veces hasta sueño con ellas que ya se les ha pasado la rabia, pero al encontrarme con ellas pasan silenciosas y mudas. Son pocas, pero me duele que sean tan rencorosas. Y todo por defender mi punto de vista, y porque creía tener razón para ello. Otras veces, sin tener culpa ninguna.
Y yo desde luego no guardo rencor a nadie y soy mas feliz así, sin cargas de odio adicionales. Así que lo pienso y digo, peor para ellas que sufren al verme.
Un saludo.