Foro Común


Mensajes de Caso "Faisán" enviados por Txente:

Sí, se entiende con claridad. La justicia no los condena por colaboración con banda armada porque el fin último; es decir, el objetivo policial no es colaborar con la banda criminal, en todo caso sería colaboración de los policías (que cumplían ordenes) con el ministerio al que pertenecen que en aquellos días se hallaba en plena lucha dialéctica por el abandono de la lucha de los terroristas y con la detención de alguno de ellos podría darse al trate con tales conversaciones; por tanto el chivatazo ... (ver texto completo)
Y para otros muchos entre los que me encuentro el fin no justifica los medios que utlizaron. Si mal no recuerdo, hay un artículo del código penal que especifica claramente lo que es colaboración con cualquier tipo de delincuencia y en este caso peor por que son terroristas asesinos. Puedo estar de acuerdo en que los a los funcionarios condenados los utizaron como conejos de indias o pringaos, pero en el juicio debieron tirar de la manta y llegar al vértice donde estában él o los responsables. No olvidemos que si han dejado de asesinar, no ha sido por negociar si no por la presión que se ha ejercido a todos los niveles sobre este colectivo etarra. Y viviendo donde vivo, sé de lo que hablo.
Para una persona medianamente normal como yo, que un sr. vaya al bar faisán que se sabe que pasan y toman café a menudo terroristas, regentado por un simpatizante de la banda ETA y que le pase un teléfono para decirle por parte de un funcionario policial que va a haber una redada al día siguiente cosa que hace que aquellos que van a detener desaparezcan como se ha demostrado en el juicio donde dos funcionarios han sido condenados no se considere colaboración con banda armada, no se lo creen ni los mismos miembros o miembras del TS que han redactado la sentencia.
Con claridad meridiana se ve la politización de la justicia a todos los niveles que hace que el que roba una gallina lo enchiqueren y los de guante blanco se vayan de rositas.
Qué razón tenía el que fue alcalde de Jerez de la Frontera cuando en los años 80 comentó que la justicia es un cachondeo cosa que continúa siéndolo en el siglo XXI.