Foro Común


Mensajes de La Poesía enviados por G X Cantalapiedra hkboc:

ENTRE LEYENDAS Y RIMAS
Caminar por estas tierras
donde el Duero prevalece,
y visitar esas sierras
donde la leyenda crece.

Soria de grandes pinares
entre luces que padecen,
caminos que son cantares
con verdes que resplandecen.

Leyendas que dejan huellas
que se graban en el alma,
con brillo de las estrellas
entre palabras de calma.

Soria se vive sin prisa
cuando nadie te reclama,
sus campos tienen la brisa
de un pasado que te llama.

Vivir soñando con Soria
en los más raros lugares,
es buscar en la memoria
algunos buenos hogares.

Soria tierra de romances
por las orillas del Duero,
versos que tienen sus lances
en las tierras del Ucero.

Rimas llenas de leyendas
que hacen grande el romancero,
vidas que tuvieron riendas
al pronunciar un te quiero.

Soria se lleva en el alma
y se siente en lejanía,
con una voz que te llama
para vivir su armonía.

Bécquer igual que Machado
nos dejaron sus historias,
Soria lugar encantado
con rimas que son memorias.
G X Cantalapiedra.
PONTEDEUME Y SU BIBLIOTECA
La cultura prevalece
sobre la tierra gallega,
y a veces hasta se crece
cuando en clase se despliega.

Biblioteca en Pontedeume
entre silencios guardados,
hay cultura que se asume
teniendo grandes cuidados.

Silencios que son leyendas
de estos lugares marcados,
donde se tienen las riendas
en momentos delicados.

Brisas que dejan cultura
entre sus viejos mercados,
con laderas de dulzura
en caminos encantados.

La cultura de Galicia
es un camino anhelado,
y el pueblo la ve primicia
sin ser rumbo equivocado.

Biblioteca bien cuidada
con sus mesas elegantes,
la placidez es hallada
en casi todos instantes.

Mañanas que son delicias
con sus libros ordenados,
silencios que hacen caricias
entre gestos bien trazados.

La cultura en Pontedeume
es un caminar erguido,
en festivales resume
el no ver nada perdido.

Un sentimiento florido
tiene este lugar dichoso,
donde no se ve vencido
con luz del saber honroso.
G X Cantalapiedra,
FOLCLORE INTERNACIONAL DE PONTEDEUME
Sonaron brisas marinas
en Pontedeume bailando,
entre canciones divinas
con buen ambiente triunfando.

Bailes que dejan recuerdos
de otras tierras y sus mares,
folclore con vientos cuerdos
de algunos bellos lugares.

Granada marcó su rumbo
derrochando sensaciones,
su sentimiento profundo
hizo grandes sus canciones.

Andaluces de alegría
que marcaron bien su ritmo,
derrochando simpatía
sin conocer pesimismo.

Pueblos que llevan cultura
por los caminos del mundo,
viviendo su singladura
en cualquier lugar fecundo.

Bailes que marcan destinos
rompiendo las soledades,
pueblos que guardan sus signos
con coplas que son verdades.

Una jota castellana
con mezcla de dos culturas,
dicen que fue tan cristiana
que tan solo dio dulzuras.

En la Plaza de San Roque
a Orballo nada le eclipsa,
ciertas gaitas con su toque
dejaron su alegre brisa.

Sonidos de esta Galicia
con bailes de tradiciones,
el festival fue delicia
alegrando corazones.
G X Cantalapiedra.
MIGUEL HERNANDEZ, CIENTO SEIS AÑOS DE SU NACIMIENTO.

Treinta de octubre es la fecha
de aquel corazón inquieto,
su vivir fue pura brecha
padeciendo mucho veto.

Se van pasando los años
de aquel duro sufrimiento,
Miguel sintiendo los daños
con la cárcel de tormento.

Vientos del pueblo le llevan
en alas del sentimiento,
en sus penas se despliegan
razones que calma el viento.

Miguel de barro fundido
abrazando sueños viejos,
su corazón vive erguido
sin conocer los complejos.

Rayos que jamás cesaron,
umbríos de llanto y duelo,
penas que solo dejaron
palabras que dan consuelo.

Han pasado primaveras,
con olores de barbecho,
y contemplamos esperas
de sus versos por derecho.

Miguel marcando caminos
entre las gentes del pueblo,
pasando mil desatinos
que solo al pensarlo tiemblo.

Calamidades de guerra
con sus compañeros muertos,
en su corazón se encierra
lo que son los sufrimientos.

Comentan los andaluces
que Jaén marcó su signo,
olivares entre cruces
hoy son parte del camino.

Miguel soñando una España
que cambiara aquel destino,
su sencillez nunca extraña
hay quien le llama divino.

Las palmeras de Levante
en la tierra alicantina,
vieron su vida radiante
de escritor en su colina.

En sus versos vi lecciones
llenos de fuerza y coraje,
Miguel tuvo sensaciones
de hacer grande su paisaje.

Sus sentimientos humanos
dejaron perennes huellas,
sus versos nunca son vanos
aunque hablen de las estrellas.

Han pasado muchos años
se vivieron muchas fechas,
España tuvo peldaños
que a veces causaron brechas.

Quien soñó siempre ser libre
terminando como preso,
solo su mano describe
aquel terrible suspenso.

Rayos que no se detienen
aunque acabe la tormenta,
parece que dentro tienen
algo que les alimenta.

Miguel nos dejó sus versos
envueltos entre palmeras,
España tuvo sus presos
que soñaron primaveras.

Recordarle con cariño
es un afán sin pasiones,
le comprendí desde niño
y sentí sus emociones.
G X Cantalapiedra.
FORTALEZA DE GORMAZ
En ciertas tierras sorianas
las historias siguen vivas,
son leyendas castellanas
que al conocerlas motivan.

El Castillo Fortaleza
que Gormaz tiene en su cima,
es el ayer con nobleza
que junto al Duero se estima.

Los árabes invasores
construyeron sus murallas,
queriendo ser los señores
de las culturas vasallas.

Gormaz derrochando historia
de cultura musulmana,
y El Cid marcaba su gloria
entre la tropa cristiana.

El cielo azul de Castilla
hace grande su paisaje,
Gormaz es la maravilla
de culturas con linaje.

Entre piedras milenarias
cargadas de fantasía,
sus vistas extraordinarias
son reflejos de alegría.

Son siglos de Fortaleza
que junto al Duero han vivido,
gentes con mucha destreza
que en su contorno han sufrido.

Fortaleza de pasiones
con leyendas y destinos,
Castillo de sensaciones
envuelto entre viejos signos.
G X Cantalapiedra.
OTROS PUEBLOS Y OTRAS RAZAS
Todos los seres humanos
sentimos enfermedades,
viviendo momentos vanos
con ciertas calamidades.

Nacimos entre dolores,
y pisamos los caminos,
a veces somos deudores
de nuestros confusos signos.

Las razas son el pasado
de caminos sin retorno,
con algún pueblo olvidado
en un remoto contorno.

Marcamos las diferencias
de colores y linajes,
con duras intransigencias
hablando de los paisajes.

Pueblos y razas presentes
en multitud de mensajes,
con tantos inconvenientes
se promocionan los trajes.

Los humanos de la tierra
pensamos en mil detalles,
cuando el corazón se entierra
es igual cimas que valles.

Razas que marcan distancia
por sentirse poderosas,
se aferran a su ignorancia
y se vuelven peligrosas.

Hombres de distintas sendas
son los que ocupan la tierra,
las razas son esas vendas
que mucha mentira encierra.

Amores llantos y flores
llegan por todos caminos,
lo mismo que los dolores
son parte de nuestros signos.
G X Cantalapiedra.
DE NUEVO ELECCIONES

Preparadas van las urnas
para nuevas elecciones,
muchos sueñan con las sumas
y ganar nuevos sillones.

Las mentiras van volando
sobre los cielos de España,
a veces vives callando
pensando que es cosa extraña.

El griterío se nota
sin saber las conclusiones,
un ambiente raro flota
pensando en las elecciones.

Todos quieren su parcela
llena de votos cautivos,
el viento mueve la vela
con penosos adjetivos.

No quiero caminos raros
con fronteras imposibles,
ni vivir entre descaros
las promesas incumplibles.

Las mentiras son odiosas
en todas las direcciones,
no existen urnas hermosas
si provocan decepciones.

Llegan los busca butacas
para dejarnos sus huellas,
con esas pesadas tracas
que quieren hacerlas bellas.

Nadie se siente con fuerza
al escuchar sus lecciones,
el mentiroso se esfuerza
por marcar sus emociones.
G X Cantalapiedra.
SI TE RECORTAN DERECHOS

Cuando te corten la luz,
si te racionan el pan,
cuando falta la salud,
te quieren aniquilar.

Si te sientes deprimido,
y ya no puedes luchar,
no quieras verte vencido
busca al fin tú libertad.

Si solo tienes dolores
y no los quieren calmar,
puedes encontrar valores
demostrando dignidad.

Si te recortan derechos
para poder caminar,
no aceptes nunca los hechos
“te quieren eliminar”.

Respira libre y contento
viviendo tú libertad,
no temas el sufrimiento
al llegar la mortandad.

La libertad por bandera,
no llegues a renunciar,
que vendrá la primavera
con signos donde mirar.

Si te recortan la vista
y no pudieras mirar,
que en tú corazón exista
mucha gente que admirar.

Vive dejando tú huellas
en completa libertad,
que libres son las estrellas
sin poderlas amarrar.
G X Cantalapiedra.
AQUEL 25, DE MAYO DE 1938

Alicante en su memoria
tiene esa fecha grabada,
aquella penosa historia
será siempre recordada.

El veinticinco de mayo
la muerte dejo sus huellas,
a la vez que algún desmayo
con bombas muy poco bellas.

El Mercado de la Flores
se rego de sangre humana,
entre muertos y dolores
en una guerra infrahumana.

El llanto sobre Alicante
hizo la fecha terrible,
el dolor de aquel instante
dejo su rastro visible.

Las bombas dejaron muertes
que nadie las comprendía,
todos eran inocentes,
nadie la guerra quería.

Destrozados en metralla
todas víctimas quedaron,
no hizo falta una batalla
sus familias les lloraron.

Los años se van pasando
pero los recuerdos siguen,
Alicante va esperando
el curar sus cicatrices.

Malditas guerras de muerte
que dejan dolor sin rumbo,
de poco vale la suerte
si te borran de este mundo.
G X Cantalapiedra.
25 – 5 - 2016
QUE BONITA ESTÁ LA LUNA

Qué bonita está la luna
iluminando el sendero,
la noche suena a fortuna
con sonido a romancero.

Está la luna en el alto,
para mí que mira al cielo,
siento dentro un sobresalto
que me va dando consuelo.

Está la luna cantando,
dicen que su cancionero,
su sonido va llegando
con un amor verdadero.

Quiero mirar a la luna,
sin conocer el veneno,
las estrellas en su cuna
derrochan amor del bueno.

La luna viene esta noche
sin pregonar un te quiero,
su cerco no tiene broche
ni parece ser de acero.

Miro de frente a la luna,
como cualquier pordiosero,
las estrellas una en una
nada saben de dinero.

El firmamento reluce,
y quiere borrar empeños,
hoy mí mente se trasluce
en los momentos risueños.

La luna se fue marchando
por los caminos del cielo,
dicen que se va cantando
para alegrar bien su vuelo.
G X Cantalapiedra.
ALCALA DE HENARES Y CERVANTES
La historia sigue su curso
sin esperar primaveras,
Álcala tiene el recurso
de hacer bellas las esperas.

Cuna de Miguel Cervantes,
entre leyendas famosas,
Álcala derrocha instantes
de ver sus calles gozosas.

Cervantes dejo sus huellas
entre palabras hermosas,
hizo brillar las estrellas
con sus frases deliciosas.

Murallas que son testigos
de un pasado clamoroso,
hoy que pasaron los siglos
su presente es armonioso.

Ciudad que vive las fechas
de aquel pasado orgulloso,
existen casas y brechas
y algún recuerdo penoso.

Cervantes marcó camino
en sus pasos por la tierra,
a veces dejo su signo
que entre la razón se encierra.

Cuatro siglos de su muerte
hoy recuerdan su escritura,
Cervantes busco su suerte
demostrando su cultura.

Existen muchas razones
para darle un homenaje,
Cervantes da sensaciones
que hacen grande al personaje.

Libros que dejan cultura
con sus brillantes leyendas,
Álcala vive dulzura
en todas sus bellas sendas.
G X Cantalapiedra.
74, AÑOS MIGUEL HERNÁNDEZ
Entre brisas carceleras
la muerte llego a su vida,
eran tristes primaveras
con la fe medio perdida.

Miguel de barro sufriendo
en su caminar penoso,
su verso se ve sintiendo
en el labrador airoso.

Cantando a los olivares
por tierras de Andalucía,
hizo grandes los cantares
y demostró su alegría.

Alicante le recibe
para darle sepultura,
su triste final se escribe
entre rasgos de amargura.

Versos llenos de razones
le dieron fama a su nombre,
Miguel sintiendo pasiones
nos demostró ser un hombre.

Y que gran poeta del pueblo
en sus versos de esperanza,
a veces pensando tiemblo
al ver su triste balanza.

Entre cárceles sin suerte
sus versos volaron libres,
siempre le espero la muerte
con sus pasos en declives.

Un monumento oxidado
como una plancha sin brillo,
es el lugar recordado
de su penoso martirio.

Un sufrimiento constante
en su vida carcelera,
que tristeza aquel instante
de su muerte en primavera.
G X Cantalapiedra. 28 – 3 - 2016
SILENCIOS DEL ALMA
La vida tiene silencios
que solo los sabe el alma,
a veces calla desprecios
para no romper la calma.

Silencios que son lamentos
en las frías madrugadas,
llenos de los sentimientos
de fechas enamoradas.

Los caminos del silencio
se confunden en el alma,
algún sentimiento necio
quiere envolverlo en su llama.

Silencios que van marcando
las claridades pasadas,
mientras caminan callando
en las grises alboradas.

El alma lo va sintiendo
y el corazón no se apaga,
aunque camine sufriendo
solo el silencio le embarga.

Los silencios están vivos
en las noches embrujadas,
respetando los motivos
de viejas encrucijadas.

El alma calla en la noche
sin temer la madrugada,
tan solo se hace reproche
de ver su senda acotada.

El alma va suspirando
cuando el silencio se alarga,
a su paso va dejando
alguna tristeza amarga.

Silencios llenos de sombras
en sus horas apocadas,
hay sueños donde te asombras
al ver palabras forzadas.
G X Cantalapiedra.
CUANDO QUIERES A TU TIERRA
Cuando quieres a tú tierra
y sientes su voz altiva,
en tú corazón se encierra
algo que siempre motiva.

Sientes su voz desgarrada
que clama por la justicia,
y quieres verla encantada
sin suspiros ni malicia.

Eres parte de su historia
con sus llantos y caricias,
y llevas en la memoria
mil recuerdos con delicias.

Cuando te llama tú tierra
sientes sus claras del día,
no temes cruzar la sierra
ni buscas la fantasía.

Vives pendiente pensando
en sus tramos de tristeza,
y temes que están llorando
por defender su nobleza.

Cuando tú tierra te tira
y la sientes sin torpeza,
parece que el tiempo gira
demostrando su grandeza.

No puedes borrar sus ecos
si la llevas en tú mente,
algunos lo llaman flecos
por su amor tan permanente.

Nos sentimos aferrados
a sus viejas tradiciones,
y esperamos anhelados
el vivir las sensaciones.

Sin promesas ni lamentos
abrazamos sus pasiones,
nunca miramos los vientos
que a veces dan confusiones.
G X Cantalapiedra..
POR CAMPOS DE SORIA
La vida le fue marcando
entre versos permanentes,
y en Soria se fue dejando
sentimientos trascendentes.

Los años son los testigos
de su penosa partida,
Machado tuvo castigos
que le acortaron su vida.

Un veintidós de febrero
sobre la tierra francesa,
se termino su sendero
con una dura sorpresa.

Setenta y siete años hace
de su muerte en tierra extraña,
aunque su fama renace
por todas partes de España.

Versos llenos de emociones
de mí tierra castellana,
Machado tuvo razones
al ver a esa tierra hermana.

Tiene en la Laguna Negra
sus versos de Alvargonzalez,
Machado marcó su pena
visitando esos lugares.

Baeza tierra andaluza
le lleno de sentimientos,
más el recuerdo se cruza
dándole nuevos alientos.

El Duero marcó su signo
sobre la tierra soriana,
luego le puso el destino
en la ciudad segoviana.

El tiempo pasa deprisa
aunque quedan los recuerdos,
Machado dejo su brisa
con sus versos siempre cuerdos.

Este Machado de España
que supo de exilio y muerte,
en su retrato no engaña,
hoy le tenemos presente.

Collioure tierra francesa
mirando al Mediterráneo.
su historia siempre regresa
y no se le ve foráneo.

Machado versos fundidos
entre el clamor de las olas,
fueron tantos sus sentidos
que supo llorar a solas.

Españoles desterrados
sufriendo la dura guerra,
hombres sabios humillados
que se les trago la tierra.

Pueden pasar muchos años
entre los llantos y penas,
podemos subir peldaños
pero notamos cadenas.

Este Machado sencillo
que se nos fue con la guerra,
tuvo por fin ese exilio
y en Collioure se le entierra.

Una voz hoy desgarrada
le canto con mucha pena,
su historia vive marcada
porque se la siente buena.

Que Don Antonio Machado
nos habló de una escalera,
con algún verso enmarcado
en la dulce primavera.
G X Cantalapiedra.- 22 - 2 - 2016
No desesperes Cantalapiedra sigue deleitandonos con tus escritos llenos de ternura, sabiduría y entendimientos, al que no le guste que no se lo coma.
Saludos
El Pavelo.
Gracias por tan buenas palabras, aunque uno se cansa de estar aguantando críticas y palabras necias, un saludo. G X Cantalapiedra. OTRA VEZ ENTRE CACIQUES
Que no quiero cacicadas
ni convivir con caciques,
tuve jornadas pasadas
donde sufrí por sus piques.

Caciques de media tinta
entre nubes polvorientas,
algunos tienen la pinta
de frases que nos revientan.

Caciques llenos de sueños
que parecen poderosos,
ellos se sienten hoy dueños
de los campos más hermosos.

Sus razones caciquiles
marchan buscando veredas,
hablando siempre de miles
a sus esclavos enredan.

Caciques que son dañinos
para la buena cultura,
a veces marcan caminos
de sufrir con amargura.

Caciques que no reniegan
de sus pasos por la vida,
dicen que siempre se pliegan
si ven su meta perdida.

Ellos saben de pasiones
entre ruidos pendencieros,
los caciques sin razones
quieren esclavos obreros.

Se llenan de hipocresía
en sus ratos de malicia,
esperando el nuevo día
que les de cierta primicia.

Entre malvadas preguntas
esperan dulces respuestas,
sus costumbres absolutas
son de caciques sin fiestas.
G X Cantalapiedra.
Gracias Camino; por tus alentadoras palabras, Lo mismo os deseo a todos los lectores de buena voluntad que visitan esta pagina, un Feliz Año 2016, y si es posible, mucho mejor sin caciques. G X Cantalapiedra.
En este blog de poesía, no se puede escribir por el momento, los caciques de turno se lo quieren cargar, y lo están consiguiendo, los lectores se darán cuenta de sus artimañas, para que no sigamos aquí escribiendo, ellos usan diferentes nombres, ninguno el suyo, para evitar críticas de diferentes personas, ellos sabrán los motivos caciquiles que les dirigen, a tal situación, un saludo a la gente de buenas intenciones. G X Cantalapiedra.
EL FUTURO NOS IMPORTA

El futuro nos importa
con sus raras tentaciones,
dicen que a veces transporta
fracasos y humillaciones.

Caminamos entre nieblas
buscando sendas preciosas,
y notamos que hay tinieblas
que se vuelven horrorosas.

El futuro nos embarca
sin saber sus consecuencias,
y otras veces nos aparca
con tristes indiferencias.

Amarrados al futuro
entre frases de esperanza,
en cualquier camino oscuro
se puede ver la balanza.

El futuro nos espera
dudamos en la tardanza,
soñamos con primavera
en un clima de alabanza.

Vamos mirando al futuro
el calor nos da templanza,
en cualquier camino duro
se podrá bailar su danza.

El futuro marca sueños
en esta etapa esperada,
algunos se sienten dueños
de la España encandilada.

El futuro sin complejos
y sin corruptos de nada,
si es posible echarlos lejos
de nuestra España anhelada.
G X Cantalapiedra,
VALLADOLID ENTRE RÍOS

El Pisuerga va tranquilo
con sus aguas permanentes,
en su caminar perfilo
los reflejos de sus puentes.

Valladolid entre ríos
que parecen caudalosos,
nieblas que arrastran los fríos
con momentos temblorosos.

El Esgueva va escondido
entre brisas soñadoras,
parece que está perdido
aunque conserva sus horas.

Este valle de las aguas
donde la humedad se nota,
ayer fue tierra de fraguas
donde la cultura flota.

Valladolid con sus ríos
todos ellos castellanos,
con clima de escalofríos
hasta en los cortos veranos.

La humedad viene corriendo
por las sendas del Pisuerga,
el Duero lo está sintiendo
lo mismo que el río Esgueva.

Valle cargado de historia
que mira siempre a sus ríos,
alguien tiene en su memoria
las crecidas siendo críos.

Ese valle de esperanza
entre ríos castellanos,
hacen del frío alabanza
al ser sus campos más sanos.
G X Cantalapiedra.
Blas de Otero.

En la inmensa mayoría.

Podrá faltarme el aire,
el agua,
el pan,
sé que me faltarán.

El aire, que no es de nadie.
El agua, que es del sediento.
El pan... Sé que me faltarán.

La fe, jamás.

Cuanto menos aire, más.
Cuanto más sediento, más.

Ni más ni menos. Más
Antonio Machado Ruiz.
Campos de Soria.

Se ha asomado una cigüeña a lo alto del campanario.
Girando en torno a la torre y al caserón solitario,
ya las golondrinas chillan. Pasaron del blanco invierno,
de nevascas y ventiscas los crudos soplos de infierno.
Es una tibia mañana.
El sol calienta un poquito la pobre tierra soriana.
Pasados los verdes pinos,
casi azules, primavera
se ve brotar en los finos
chopos de la carretera
y del río. El Duero corre, terso y mudo, mansamente.
El campo parece, más que joven, adolescente.
Entre las hierbas alguna flor ha nacido,
azul o blanca.
¡Belleza del campo apenas florido,
y mística primavera!
¡Chopos del camino blanco, álamos de la ribera,
espuma de la montaña
ante la azul lejanía,
sol del día, claro día!
¡Hermosa tierra de España!
Antonio Machado Ruiz. II

He andado muchos caminos,
he abierto muchas veredas;
he navegado en cien mares,
y atracado en cien riberas.

En todas partes he visto
caravanas de tristeza,
soberbios y melancólicos
borrachos de sombra negra,

y pedantones al paño
que miran, callan, y piensan
que saben, porque no beben
el vino de las tabernas.

Mala gente que camina
y va apestando la tierra...

Y en todas partes he visto
gentes que danzan o juegan,
cuando pueden, y laboran
sus cuatro palmos de tierra.

Nunca, si llegan a un sitio,
preguntan a dónde llegan.
Cuando caminan, cabalgan
a lomos de mula vieja,

y no conocen la prisa
ni aun en los días de fiesta.
Donde hay vino, beben vino;
donde no hay vino, agua fresca.

Son buenas gentes que viven,
laboran, pasan y sueñan,
y en un día como tantos,
descansan bajo la tierra.
Rima, LXV
Gustabo Adolfo Bécquer

Llegó la noche y no encontré un asilo;
y tuve sed... ¡mis lágrimas bebí!
¡Y tuve hambre! ¡Los hinchados ojos
cerré para morir!

¿Estaba en un desierto? Aunque a mi oído
de las turbas llegaba el ronco hervir,
yo era huérfano y pobre... El mundo estaba
desierto... ¡para mí!
NO LLEGUES AL PUENTE
No quieras lamentos
en la madrugada,
que los sufrimientos
nunca te dan nada.

No busques veredas
en la noche oscura,
existen las sendas
que causan locura.

Corre como el viento
sin temer la brisa,
que tu sentimiento
viva la sonrisa.

No llegues al puente
de aquel fuerte río,
la densa corriente
arrastra más frío.

No pises el puente,
ni cruces el río,
todo tu aliciente
me da escalofrío.

Mira la corriente
sin bajar al río,
existe pendiente
con penoso brío.

El puente orgulloso
es camino erguido,
quizá vanidoso
sin verse perdido.

El viento le azota
se mueven los lirios,
el aire que flota
sabe de martirios.

El río nos canta
no hay puente perdido,
la brisa resalta
del frío escondido.
G X Cantalapiedra.
MIGUEL HERNÁNDEZ.

YO NO QUIERO MÁS LUZ QUE TU CUERPO ANTE EL MÍO

Yo no quiero más luz que tu cuerpo ante el mío:
claridad absoluta, transparencia redonda.
Limpidez cuya extraña, como el fondo del río,
con el tiempo se afirma, con la sangre se ahonda..

¿Qué lucientes materias duraderas te han hecho,
corazón de alborada, carnación matutina?
Yo no quiero más día que el que exhala tu pecho.
Tu sangre es la mañana que jamás se termina.

No hay más luz que tu cuerpo, no hay más sol: todo ocaso.
Yo no veo las cosas a otra luz que tu frente.
La otra luz es fantasma, nada más, de tu paso.
Tu insondable mirada nunca gira al poniente.

Claridad sin posible declinar. Suma esencia
del fulgor que ni cede ni abandona la cumbre.
Juventud. Limpidez. Claridad. Transparencia
acercando los astros más lejanos de lumbre.

Claro cuerpo moreno de calor fecundante.
Hierba negra el origen; hierba negra las sienes.
Trago negro los ojos, la mirada distante.
Día azul. Noche clara. Sombra clara que vienes.

Yo no quiero más luz que tu sombra dorada
donde brotan anillos de una hierba sombría.
En mi sangre, fielmente por tu cuerpo abrasada,
para siempre es de noche: para siempre es de día.
LA VIDA Y LA MUERTE
La vida y la muerte
caminan unidas,
no vale la suerte
de flechas perdidas.

No existen palabras
ni falsas mentiras,
no traces las trabas
que siempre suspiran.

Vida que da muerte,
la muerte no es vida,
nada sigue inerte
en la despedida.

Anula esperanzas
con sus tristes brisas,
sin dar las templanzas
que son las sonrisas.

La muerte esperando
con su triste sombra,
no la ves llegando
pero siempre asombra.

Temes a la muerte
y abrazas la vida,
todo penitente
teme su partida.

Sin bellas canciones
ni rezos de santos,
todas emociones
terminan en llantos.

Maldices la muerte
y adoras la vida,
quieres verte ausente
si la ves erguida.

La muerte nos busca
sin ver su guadaña,
dicen que rebusca
cualquier cita extraña.
G X Cantalapiedra.
LA MUERTE NO TIENE DUDAS
Dicen que llega la muerte
sin detenerse en las dudas,
que nada sabe de suerte
entre sombras tan agudas.

Viene corriendo la muerte
entre frases de amargura,
quiere sentirse presente
sin hablar de su locura.

A veces llega indecente
sin pensar si viene a oscuras,
no la detiene la gente
ni las mañanas tan duras.

Dicen que no se la siente
en noches de clara luna,
aunque nunca vive ausente
ni presume de fortuna.

Han dicho que no es valiente
y que contiene lagunas,
más su ritmo permanente
es temido en muchas cunas.

Hay quien comenta su muerte
entre rasgos de diabluras,
sin sentirse penitente
ni buscar las aventuras.

La muerte siempre nos llega
aunque no queremos verla,
poco a poco se despliega
sin llegar a comprenderla.

Muerte que marcas finales
en las más sentidas sendas,
te tememos los mortales
al no controlar tus riendas.

Sin amarras ni controles
vienes lanzando castigos,
a veces son tus errores
los más malditos testigos.
G X Cantalapiedra.
Antonio Gamoneda.

Yo invoco la cabeza
más sagrada que exista
debajo de la nieve.

Mi corazón azul
canta purificado por el silencio.
ALICANTE DE PASIONES

Alicante de pasiones entre brisas marineras,
ciudad de mil sensaciones con las más lindas palmeras.
La noche se vuelve hermosa en la Marina del puerto,
es tan dulce y armoniosa que te ofrece nuevo aliento.
Sensaciones de alegría hacen grande su paisaje
es lugar de simpatía sin olvidar su linaje.
Su Castillo de ilusiones mirando a la blanca luna,
ofrece las emociones de una tierra con fortuna,
Alicante se despierta mirando al Mediterráneo,
con su corazón alerta respetando al que es foráneo.
Palmeras y más palmeras en sus calles levantinas,
los aires de primaveras son flores y golondrinas.
Cálidas noches de invierno dan cobijo a sus estrellas,
con ese sabor eterno de ver sus colinas bellas.
Alicante de sonrisas entre canciones amadas,
marisma con cierta brisa en sus tardes encantadas.
Pasar sin prisa Alicante entre miradas perdidas,
es sentir en cierto instante que hay ciudades elegidas.
En el Puerto de Alicante la historia marco sus fechas,
con momentos delirantes se vivieron ciertas brechas.
La vida deja sus huellas en los más duros momentos,
no existen tragedias bellas cuando se ven sufrimientos.
Alicante de destino entre frases elogiosas,
ciudad que tiene su signo entre palmeras y rosas.
G X Cantalapiedra.
AQUELLA TARDE EN SILENCIO, SIN RESPUESTA SE QUEDO

Aquella tarde en silencio, sin respuesta se quedo, aquella novia adorada, a otro lugar emigro, el joven que la quería y que con ella soñó, viendo sus palabras frías muy pronto lo comprendió. Manos que tiemblan sin frío, la cara de otro color, una angustia se notaba que de nada la sirvió, el joven quedaba triste, suspirando en un rincón, por aquella novia alegre que así le daba traición, El joven guardo silencio, mientras callaba su voz, ya no buscaba sus cartas de alguna rara ocasión, solo quemado quedaba como el más triste gorrión, mirando las cosas raras sin encontrar solución. Ella se marchó contenta, sin entender su evasión, quizá con el tiempo aprenda, lo duro de su lección, El joven quedo pensando donde se fue mi ilusión, ya no buscaré sus besos, ni viviré sin rencor, aquella mujer querida que al marchar me despreció. De nada vale quererla si no lograré su amor, mejor debo de perderla y sentir su desamor, que los caminos del mundo todos tienen su color, y algunos son los absurdos de delirios del dolor. El joven quedo en silencio, entre frases sin valor, queriendo ver el desprecio que le causaba su amor. Los tiempos fueron pasando, como se pasa el amor, unas veces masticando la amargura y el dolor, y otras pidiendo dulzura donde no hubo comprensión. Fueron los años pasando, sin saber la conclusión, de aquel tiempo enamorado que le marco de pasión. Besos que fueron borrados, palabras sin emoción, frases de tiempos pasados que perdieron la pasión. Hoy se respira otro viento, es otra la conclusión, que sus besos y su aliento se fueron del corazón. El joven vive tranquilo, sin recordar su ilusión, en su caminar perfilo un mundo de confusión. Donde las frases inquietas dicen que guardan pasión, y ven marcar nuevas metas sin condenas ni prisión. El tiempo pasa deprisa, sin hacer su conclusión, mientras nos llega la brisa del amor sin comprensión. Todo se vuelve locura, todo es digno de lección, el amor si es amargura hay que buscar evasión. Amores que son quimeras sin existir comprensión, es mejor romper cegueras sin esperan solución. El joven vive su vida, queriendo ocultar su amor, de aquella fecha elegida que le nubló su emoción. Entre palabras malditas que solo dan confusión existen rosas bonitas que adornan cualquier rincón. El joven vive su vida recordando una traición, sin ver su ruta perdida en su dura conclusión. Quisiera vivir en calma, sin
saber de aquel amor, mientras le repite el alma el eco de una canción. La soledad de testigo sin despertar sensación, algunos la ven castigo a la vez que humillación.
El amor va caminando cuando sueña el corazón, dicen que vive cantando sin entender de razón. Amores y desamores lamentos sin comprensión, puede que busquen valores sin usar la represión. Cuando la vida te marca con sus vientos de traición, es un destino que embarca camino a la maldición. Sin amores de frontera, con lamentos de traición, será más dura la espera dentro de cualquier nación. Habrá que buscar los besos con una nueva ilusión, y quitarse los complejos de vivir sin emoción. Entre flores y claveles el jardinero es pasión, y desprecia los papeles de ser su vida prisión. Flores llenas de dulzura en un mundo de pasión, donde existe la locura y vive la comprensión. Amores llenos de vida, envidiados con razón, nunca serán despropiados del amor del corazón.
G X Cantalapiedra.
A GALOPAR.
RAFAEL ALBERTI.

Las tierras, las tierras, las tierras de España,
las grandes, las solas, desiertas llanuras.
Galopa, caballo cuatralbo,
jinete del pueblo,
al sol y a la luna.

¡A galopar,
a galopar,
hasta enterrarlos en el mar!

A corazón suenan, resuenan, resuenan
las tierras de España, en las herraduras.
Galopa, jinete del pueblo,
caballo cuatralbo,
caballo de espuma.

¡A galopar,
a galopar,
hasta enterrarlos en el mar!

Nadie, nadie, nadie, que enfrente no hay nadie;
que es nadie la muerte si va en tu montura.
Galopa, caballo cuatralbo,
jinete del pueblo,
que la tierra es tuya.

¡A galopar,
a galopar,
hasta enterrarlos en el mar!
ESE CLIMA DE ALICANTE
Entre calores constantes
Alicante se despliega,
viviendo buenos instantes
cuando la lluvia lo riega.

Las palmeras tiritando
dan cobijo a sus leyendas,
Alicante está cantando
la alegría de sus tiendas.

Este clima de verano
con brisas de primavera,
hoy nos parece tan sano
que nunca el calor se altera.

Playas que viven sin prisa
las dulzuras y prebendas,
donde se siente la risa
de sus tan preciadas sendas.

Alicante de esperanzas
entre brisas marineras,
palmeras que marcan danzas
en sus costas salineras.

Poder pisar sus arenas
en la mañana preciosa,
es querer borrar las penas
de la forma más gozosa.

Alicante nos encanta
en sus tardes luminosas,
cuando en la Concha se canta
La Explanada es más hermosa.

Luces de bellos colores
en su marisma reflejan,
es el color de sus flores
que nunca del mar se alejan.

Alicante tiene ambiente
de ser ciudad encantada,
y se nota su aliciente
en cualquier fecha marcada.
G X Cantalapiedra.
VIENTO DE NOCHE.
Dámaso Alonso.

El viento es un can sin dueño,
que lame la noche inmensa.
La noche no tiene sueño.
Y el hombre, entre sueños, piensa.

Y el hombre sueña, dormido,
que el viento es un can sin dueño,
que aúlla a sus pies tendido
para lamerle el ensueño.

Y aun no ha sonado la hora.

La noche no tiene sueño:
¡alerta, la veladora!
AMORES PROHIBIDOS
Luces de sombras perdidas
en la oscuridad del suelo,
mujeres que son queridas
aunque levanten su vuelo.

Hablan de amores sentidos
y nadie las da consuelo,
sus suspiros reprimidos
hoy marchan buscando el cielo.

Amantes de sus silencios
que se callan por vergüenza,
viven sufriendo desprecios
en medio de la torpeza.

Divisan sobre sus vidas
muchas frases tendenciosas,
hasta las llaman perdidas
por ser mujeres y hermosas.

Pasan deprisa su calle
entre vientos de inocencia,
sin hablar de algún detalle
que nadie dará clemencia.

En silencio son amantes
sin buscar frases gozosas,
temen algunos instantes
al ver claveles y rosas.

Sin presumir de su marcha
ni pregonar sus quereres,
el amor cuando te engancha
puede ser entre mujeres.

La vida nos va marcando
sus caminos y pasiones,
más no debes ir llorando
ni perder tus ilusiones.

Los amores sin frontera
suelen ser caminos rectos,
las flores en primavera
crecen con sueños directos.
G X Cantalapiedra.
VIVES BUSCANDO AMARGURA
Entre vientos de amargura
piensas vivir encantado,
pero solo la locura
te dejará trastornado.

Estás soñando caminos
entre fríos invernales,
y piensas que existen signos
de locuras personales.

La amargura de tu vida
tiene color de nostalgia,
con esa herida escondida
que nunca puede ser magia.

Arrastrando la amargura
de muchas tristes jornadas,
no fue causa de diablura
ni de luces perfiladas.

Entre sombras marginadas
tu amargura fue creciendo,
hablas de fechas pasadas
a las que vas maldiciendo.

No quieres soñar despierto
ni sentir palabras claras,
tu sentimiento esta muerto
al ver las horas tan raras.

Eres parte de un camino
que no sabe de distancias,
no puedes ser adivino
ni soñar extravagancias.

Amargura de tus pasos
que no buscan el cariño,
puede que sufras fracasos
como cuando fuiste niño.

Jamás buscaras consejos
en tus negras travesuras,
la razón te queda lejos
y nunca veras dulzuras.
G X Cantalapiedra.
RAFAEL ALBERTI.
“Balada del que nunca fue a Granada
Qué lejos por mares, campos y montañas!
Ya otros soles miran mi cabeza cana. Nunca fui a Granada.
Mi cabeza cana, los años perdidos.
Quiero hallar los viejos, borrados caminos.
Nunca vi Granada.

Dadle un ramo verde de luz a mi mano.
Una rienda corta y un galope largo.
Nunca entré en Granada.
¿Qué gente enemiga puebla sus adarves?
¿Quién los claros ecos libres de sus aires?
Nunca fui a Granada.

¿Quién hoy sus jardines aprisiona y pone
cadenas al habla de sus surtidores?
Nunca vi Granada.

Venid los que nunca fuisteis a Granada.
Hay sangre caída, sangre que me llama.
Nunca entré en Granada.

Hay sangre caída del mejor hermano.
Sangre por los mirtos y aguas de los patios.
Nunca fui a Granada.

Del mejor amigo, por los arrayanes.
Sangre por el Darro, por el Genil sangre.
Nunca vi Granada.

Si altas son las torres, el valor es alto.
Venid por montañas, por mares y campos.
Entraré en Granada.
NO PIENSES EN EL DESTINO

Cada noche que se pasa
el destino nos consuela,
mientras el tiempo que arrasa
parece que siempre vuela.

Amarrados a la vida
entre vientos que envenenan,
hay mucha bala perdida
que casi siempre la frenan.

No pienses en el destino,
ni quieras poner barreras,
ni trates con tono fino
a quien nos traza fronteras.

Soñadores de caminos
que arrasan las arboledas,
son sus mitos malos trinos
que se esconden en veredas.

No cruces puentes marcados
con odios de primavera,
que los sueños embarcados
no les lleves a tu vera.

Cuando pase la tormenta
y se seque la pradera,
la sensatez que se aumenta
vivirá dulce su espera.

Amarrados al destino
como personas enteras,
tememos al adivino
que siempre causa cegueras.

Deja que la vida pase,
con sensatez de la buena,
que a nuestro vivir no abrase
cierto viento que envenena.
G X Cantalapiedra.
PASANDO DESPEÑAPERROS
Entre brisas de olivares
con ritmos aceituneros,
ves bonitos los lugares
que tiene Despeñaperros.

Tierra llena de misterios
con historias que se pierden,
vives los momentos serios
con hombres que no se venden.

Montañas de bandoleros
entre riscos imperiales,
con nombres de aventureros
que se vuelven naturales.

Carreteras con olvidos
entre curvas medievales,
quizá parecen perdidos
sus peligros tan fatales.

Entre túneles gigantes
Despeñaperros respira,
son paisajes arrogantes
donde la mirada gira.

El pasado dejó marca
con sus graves accidentes,
y el futuro nos embarca
en consignas diferentes.

Pasando Despeñaperros
se respira Andalucía,
sus campos olivareros
tienen perfecta armonía.

Balcones que son leyendas
de la vieja Andalucía,
rampas donde existen sendas
que se respira alegría.

Despeñaperros con brisas
de vientos y soledades,
es tierra de mil sonrisas
donde se cuentan verdades.
G X Cantalapiedra,
LUIS CERNUDA.

Hoy años que falleció 5 - 11 - 1963.

DONDE HABITE EL OLVIDO

Donde habite el olvido,
En los vastos jardines sin aurora;
Donde yo sólo sea
Memoria de una piedra sepultada entre ortigas
Sobre la cual el viento escapa a sus insomnios.

Donde mi nombre deje
Al cuerpo que designa en brazos de los siglos,
Donde el deseo no exista.

En esa gran región donde el amor, ángel terrible,
No esconda como acero
En mi pecho su ala,
Sonriendo lleno de gracia aérea mientras crece el tormento.

Allí donde termine este afán que exige un dueño a imagen suya,
Sometiendo a otra vida su vida,
Sin más horizonte que otros ojos frente a frente.

Donde penas y dichas no sean más que nombres,
Cielo y tierra nativos en torno de un recuerdo;
Donde al fin quede libre sin saberlo yo mismo,
Disuelto en niebla, ausencia,
Ausencia leve como carne de niño.

Allá, allá lejos;
Donde habite el olvido.
Poema ¡ay Del Triste! de Jose Zorrilla
¡Ay del triste que consume
su existencia en esperar!
¡Ay del triste que presume
que el duelo con que él se abrume
al ausente ha de pesar!

La esperanza es de los cielos
precioso y funesto don,
pues los amantes desvelos
cambian la esperanza en celos.
que abrasan el corazón.

Si es cierto lo que se espera,
es un consuelo en verdad;
pero siendo una quimera,
en tan frágil realidad
quien espera desespera.
PIEDRAS CASTELLANAS
Entre piedras castellanas
los recuerdos van brillando,
piedras que no fueron vanas
aunque no vayan rodando.

Piedras de puentes famosos
con corrientes encantadas,
empedrados orgullosos
que saben de aguas pasadas.

Piedras que tienen historia,
piedras que existen marcadas,
piedras que vivieron gloria
en muchas duras jornadas.

Esas piedras junto al Duero
que son pasajes de Aranda,
conocen el romancero
que en este lugar se agranda.

Estas piedras son testigos
de recuerdos y bonanzas,
quizá conozcan castigos
entre las alegres danzas.

Aranda mirando al Duero
entre sueños de esperanzas,
cuantas veces un te quiero
supo sufrir las tardanzas.

Piedras que marcan caminos,
piedras que graban distancias,
muchas piedras sin destinos
no conocen arrogancias.

Aranda mirando al Duero
entre piedras milenarias,
piedras de amor verdadero
con frases extraordinarias.

Entre las brisas del Duero
se ven piedras encantadas,
dicen que su amor sincero
es vivir las madrugadas.
G X Cantalapiedra.
EL VIENTO Y EL ALMA.

Luis Cernuda.

Con tal vehemencia el viento
viene del mar, que sus sones
elementales contagian
el silencio de la noche.

Solo en tu cama le escuchas
insistente en los cristales
tocar, llorando y llamando
como perdido sin nadie.

Mas no es él quien en desvelo
te tiene, sino otra fuerza
de que tu cuerpo es hoy cárcel,
fue viento libre, y recuerda.
EL DÍA DE LAS ÁNIMAS
Las ánimas se presentan
donde fueron sus lugares,
parece que no se ausentan
al recordar sus hogares.

Suspira el viento en la noche
con sus alientos perennes,
quizá marcan el reproche
de muchos falsos vaivenes.

Este día de tormentos
entre frases angustiadas,
puede que existan lamentos
en las horas recordadas.

Voces que deja el destino
sin poner ninguna traba,
vivimos el desatino
si el ánima trabajaba.

Silencios que quedan rotos
abrazados a la almohada,
que a veces ponemos cotos
al escuchar su llamada.

Flores que adornan las tumbas
de personas siempre amadas,
en el olvido retumban
si en las mentes son borradas.

Ráfagas del frío fuerte
lo sientes en tus espaldas,
quieres olvidar la muerte
de ciertas fechas grabadas.

En los aires inocentes
entre flores enlazadas,
siguen sin vivir ausentes
sus palabras bien habladas.

Estas fechas tenebrosas
que recuerdan sus miradas,
de nada sirven las rosas
en las tumbas olvidadas
G X Cantalapiedra..
RETRATO.

Manuel Machado.

Esta es mi cara y ésta es mi alma: leed.
Unos ojos de hastío y una boca de sed...
Lo demás, nada... Vida... Cosas... Lo que se sabe...
Calaveradas, amoríos... Nada grave,
Un poco de locura, un algo de poesía,
una gota del vino de la melancolía...
¿Vicios? Todos. Ninguno... Jugador, no lo he sido;
ni gozo lo ganado, ni siento lo perdido.
Bebo, por no negar mi tierra de Sevilla,
media docena de cañas de manzanilla.
Las mujeres... -sin ser un tenorio, ¡eso no!-,
tengo una que me quiere y otra a quien quiero yo.

Me acuso de no amar sino muy vagamente
una porción de cosas que encantan a la gente...
La agilidad, el tino, la gracia, la destreza,
más que la voluntad, la fuerza, la grandeza...
Mi elegancia es buscada, rebuscada. Prefiero,
a olor helénico y puro, lo "chic" y lo torero.
Un destello de sol y una risa oportuna
amo más que las languideces de la luna
Medio gitano y medio parisién -dice el vulgo-,
Con Montmartre y con la Macarena comulgo...
Y antes que un tal poeta, mi deseo primero
hubiera sido ser un buen banderillero.
Es tarde... Voy de prisa por la vida. Y mi risa
es alegre, aunque no niego que llevo prisa.
DECIR MÁLAGA DE AMORES
Málaga de mil pasiones
que se pierden en el tiempo,
con sabor de confusiones
cuando sopla fuerte el viento.

El Mediterráneo baña
toda su costa florida,
y pienso que no se engaña
el que la ve distinguida.

Costa del sol con fortuna
de ser capricho de España,
otros tiempos y otra luna
quizá nos resulta extraña.

Málaga de los caprichos
de sueños de millonarios,
tierra que tiene sus dichos
con gestos extraordinarios.

El sol presume de suerte
entre las olas tranquilas,
sus playas son aliciente
que desde lejos perfilas.

Las olas tienen reflejos
de ese mar Mediterráneo,
Málaga rompe complejos
del turista más foráneo.

Entre montañas y flores
Andalucía se crece,
Málaga tierra de amores
que en su vivir prevalece.

Esa costa malagueña
donde los suspiros brotan,
nos parece más risueña
si las penas se derrotan.

Málaga de mis amores
tierra de sueños hermosos
tienen el olor sus flores
de sentimientos gozosos.
G X Cantalapiedra
Miguel Hernández

Umbrío por la pena, casi bruno,
porque la pena tizna cuando estalla,
donde yo no me hallo no se halla
hombre más apenado que ninguno.

Sobre la pena duermo solo y uno,
pena es mi paz y pena mi batalla,
perro que ni me deja ni se calla,
siempre a su dueño fiel, pero importuno.

Cardos y penas llevo por corona,
cardos y penas siembran sus leopardos
y no me dejan bueno hueso alguno.

No podrá con la pena mi persona
rodeada de penas y cardos:
¡cuánto penar para morirse uno!
105, AÑOS QUE NACIÓ MIGUÉL HERNÁNDEZ

Los años se van volando
sin apenas darnos cuenta,
hay versos que están gritando
y la gente lo comenta.

Miguel Hernández es sombra
de un pasado doloroso,
el recordarle te asombra
leyendo su verso hermoso.

Sus escritos son recuerdos
de un pasado con su guerra,
aunque muchos hombres cuerdos
saben el valor que encierra,

Miguel marco su destino
entre frases dolorosas,
conociendo el desatino
de sus cárceles penosas.

Y siendo Orihuela testigo
Miguel camino dichoso,
recibiendo su castigo
con un final horroroso.

Han pasado muchos años
de sus huellas campesinas,
más nos quedaron los daños
de cárceles no divinas.

Miguel marcando caminos
por las tierras levantinas,
hilando momentos finos
con gentes alicantinas.

No se borraran sus versos
que traspasaron fronteras,
sus poemas no están presos
ni les detienen barreras.
G X Cantalapiedra.
Miguel Hernández.

CANCIÓN DEL ESPOSO SOLDADO

He poblado tu vientre de amor y sementera,
he prolongado el eco de sangre a que respondo
y espero sobre el surco como el arado espera:
he llegado hasta el fondo.

Morena de altas torres, alta luz y ojos altos,
esposa de mi piel, gran trago de mi vida,
tus pechos locos crecen hacia mí dando saltos
de cierva concebida.

Ya me parece que eres un cristal delicado,
temo que te me rompas al más leve tropiezo,
y a reforzar tus venas con mi piel de soldado
fuera como el cerezo.

Espejo de mi carne, sustento de mis alas,
te doy vida en la muerte que me dan y no tomo.
Mujer, mujer, te quiero cercado por las balas,
ansiado por el plomo.

Sobre los ataúdes feroces en acecho,
sobre los mismos muertos sin remedio y sin fosa
te quiero, y te quisiera besar con todo el pecho
hasta en el polvo, esposa.

Cuando junto a los campos de combate te piensa
mi frente que no enfría ni aplaca tu figura,
te acercas hacia mí como una boca inmensa
de hambrienta dentadura.

Escríbeme a la lucha, siénteme en la trinchera:
aquí con el fusil tu nombre evoco y fijo,
y defiendo tu vientre de pobre que me espera,
y defiendo tu hijo.

Nacerá nuestro hijo con el puño cerrado
envuelto en un clamor de victoria y guitarras,
y dejaré a tu puerta mi vida de soldado
sin colmillos ni garras.

Es preciso matar para seguir viviendo.
Un día iré a la sombra de tu pelo lejano,
y dormiré en la sábana de almidón y de estruendo
cosida por tu mano.

Tus piernas implacables al parto van derechas,
y tu implacable boca de labios indomables,
y ante mi soledad de explosiones y brechas
recorres un camino de besos implacables.

Para el hijo será la paz que estoy forjando.
Y al fin en un océano de irremediables huesos
tu corazón y el mío naufragarán, quedando
una mujer y un hombre gastados por los besos.
FEDERICO GARCÍA LORCA.

En la luna negra
de los bandoleros,
cantan las espuelas.

Caballito negro.
¿Dónde llevas tu jinete muerto?

... Las duras espuelas
del bandido inmóvil
que perdió las riendas.

Caballito frío.
¡Qué perfume de flor de cuchillo!

En la luna negra,
sangraba el costado
de Sierra Morena.

Caballito negro.
¿Dónde llevas tu jinete muerto?

La noche espolea
sus negros ijares
clavándose estrellas.

Caballito frío.
¡Qué perfume de flor de cuchillo!

En la luna negra,
¡un grito! y el cuerno
largo de la hoguera.

Caballito negro.
¿Dónde llevas tu jinete muerto?