Foro Común


Mensajes de Taller de aprendizaje de poesía enviados por Castor:

Pero mi SANTA DICE:

¡OH HERMOSURA QUE EXCEDÉIS! a todas las hermosuras! Sin herir dolor hacéis, y sin dolor deshacéis, el amor de las criaturas. Oh ñudo que así juntáis dos cosas tan desiguales, no sé por qué os desatáis, pues atado fuerza dais a tener por bien los males. Juntáis quien no tiene ser con el Ser que no se acaba; sin acabar acabáis, sin tener que amar amáis, engrandecéis nuestra nada.

> Forma Vivo sin vivir en mi Vi vo ya fue ra de mí (7+1= 8) a Son versos octosílabos agudos. des pués que mue ro de amor, (7+1= 8) b Los versos 2,3 y 5 tienen sinalefas. por que vi vo en el Señor (7+1= 8) b Tienen rima asonante. que me qui so pa ra Sí. (7+1= 8) a Cuan do el co razón le di (7+1= 8) a Versos de arte menor.

O sea * Mi Santa de Ávila*
INICIO>AMADO NERVO>GRATIA PLENA

Todo en ella encantaba, todo en ella atraía
su mirada, su gesto, su sonrisa, su andar...
El ingenio de Francia de su boca fluía.
Era llena de gracia, como el Avemaría.
¡Quien la vio, no la pudo ya jamás olvidar!

Ingenua como el agua, diáfana como el día,
rubia y nevada como Margarita sin par,
el influjo de su alma celeste amanecía...
Era llena de gracia, como el Avemaría.
¡Quien la vio, no la pudo ya jamás olvidar!

Cierta dulce y amable dignidad la investía
de no sé qué prestigio lejano y singular.
Más que muchas princesas, princesa parecía:
era llena de gracia como el Avemaría.
¡Quien la vio, no la pudo ya jamás olvidar!

Yo gocé del privilegio de encontrarla en mi vía
dolorosa; por ella tuvo fin mi anhelar
y cadencias arcanas halló mi poesía.
Era llena de gracia como el Avemaría.
¡Quien la vio, no la pudo ya jamás olvidar!

¡Cuánto, cuánto la quise! ¡Por diez años fue mía;
pero flores tan bellas nunca pueden durar!
¡Era llena de gracia, como el Avemaría,
y a la Fuente de gracia, de donde procedía,
se volvió... como gota que se vuelve a la mar!
Yo respondí: " Si no eres sombra vana,
ilumina mi espíritu y la clave
préstame de tu ciencia soberana."
En las grietas de la vieja torre
polvo al pasar el huracán dejó;
trajo el ave en su pico la semilla;
cayó la lluvia y, cuando vino el sol,
entre las piedras de la torre antigua
brotó una flor

Querol.
Pablo NERUDA:

Me gustas cuando callas porque estás como ausente, y me oyes desde lejos, y mi voz no te toca. Parece que los ojos se te hubieran volado y parece que un beso te cerrara la boca. Como todas las cosas están llenas de mi alma emerges de las cosas, llena del alma mía. Mariposa de sueño, te pareces a mi alma, y te pareces a la palabra melancolía; Me gustas cuando callas y estás como distante. Y estás como quejándote, mariposa en arrullo. Y me oyes desde lejos, y mi voz no te alcanza: déjame que me calle con el silencio tuyo. Déjame que te hable también con tu silencio claro como una lámpara, simple como un anillo. Eres como la noche, callada y constelada. Tu silencio es de estrella, tan lejano y sencillo. Me gustas cuando callas porque estás como ausente. Distante y dolorosa como si hubieras muerto. Una palabra entonces, una sonrisa bastan. Y estoy alegre, alegre de que no sea cierto.
Altos, bajos, gordos, flacos, listos, listas, necios, necias, pobres, ricos, a todos nos mueve una cosa, una única cosa:
EL AMOR.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche, Pablo Neruda
****************************** ******************
Escribir, por ejemplo:
«La noche esta estrellada,
y tiritan, azules, los astros, a lo lejos».

El viento de la noche gira en el cielo y canta.

Yo la quise, y a veces ella también me quiso.

En las noches como ésta la tuve entre mis brazos.
La besé tantas veces bajo el cielo infinito.

Ella me quiso, a veces yo también la quería.
Cómo no haber amado sus grandes ojos fijos.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Pensar que no la tengo. Sentir que la he perdido.

Oír la noche inmensa, más inmensa sin ella.
Y el verso cae al alma como al pasto el rocío.

Qué importa que mi amor no pudiera guardarla.
La noche está estrellada y ella no está conmigo.

Eso es todo. A lo lejos alguien canta. A lo lejos.
Mi alma no se contenta con haberla perdido.

Como para acercarla mi mirada la busca.
Mi corazón la busca, y ella no está conmigo.

La misma noche que hace blanquear los mismos árboles.
Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos.

Ya no la quiero, es cierto, pero cuánto la quise.
Mi voz buscaba el viento para tocar su oído.

De otro. Será de otro. Como antes de mis besos.
Su voz, su cuerpo claro. Sus ojos infinitos.

Ya no la quiero, es cierto, pero tal vez la quiero.
Es tan corto el amor, y es tan largo el olvido.

Porque en noches como esta la tuve entre mis brazos,
mi alma no se contenta con haberla perdido.

Aunque éste sea el último dolor que ella me causa,
y éstos sean los últimos versos que yo le escribo.
Del otro taller de literatura poética
------------------------------ -----------

El término APÓCOPE.-
Deriva del griego apokopto, que significa cortar. Por esa razón, este vocablo de género femenino se utiliza para hacer referencia a un metaplasmo donde se produce la desaparición de uno o varios fonemas o sílabas al final de ciertas palabras.

“Mariano es un buen amigo”
“Su primer dia de trabajo fue muy accidentado”
“Por su pésima conducta, Augusto es un mal ejemplo para sus compañeros”
“La torta está recién hecha”
“San Cayetano es el patrono del trabajo”
“No tengo ningún consejo para darte”
“Ten cuidado con el perro del vecino”
“El vuelo salió muy temprano”
“Lo sorprendieron con una gran fiesta”
“ ¡Es tan bonito!”
“Sólo pasarán a la siguiente ronda los cien mejores artistas”
“Marcelo fue su primer y único novio”
UN BANCO DEL RETIRO

Este banco viejo llovido y soleado es de todos, pero cada uno lo coje de manera distinta.

Esa muchacha llega a él sofocada y corriendo y se sienta en el respaldo. El señor contoneado y despótico se sienta en medio y mira de mal humor al sol que está en un estremo. Esa señora no se sienta porque tiene arena. Esa muchacha se sienta en la mitad y deja la otra a su ensueño. Ese viejecito tímido se sienta en una esquinita y aun así pidiendo permiso al resto.

A cada uno le da lo que pide este banco justo del jardín.
POEMAS DE EDUCACIÓN
“ILUMINA TU MENTE”

“Atento a lo que escribo no te muevas de la silla y si tu atención no la percibo aclárame lo que no pillas, yo no suelo ser furtivo aunque ponga unas comillas solo soy tan efectivo como lo era David Villa, rompe mil zapatos pateando a tus rencillas siete vidas tiene un gato
y la tuya no es sencilla, intenta ir a pie
o anda de puntillas aunque el destino de un revés y te golpee en las costillas, tienes que avanzar desclavar viejas astillas apoyar a quien va mal y ayudar al que acribillan, escucha al que razona oídos sordos a quien chilla y cuando algo esté en tu contra dale vuelta a la tortilla,
al enfermo se mejora con más amor que con pastillas y la existencia es muy bonita si fulminamos pesadillas,
Intenta encontrar luz aunque se fundan las bombillas porque la oscuridad es una cruz si la esperas de rodillas,
el futuro un ataúd, el pasado ya no brilla,
y el presente una virtud para crear tus maravillas.”

Me lo enseño copiado mu amigo Gayo. (no Gallo)
Luis de Góngora y Argote

¡Que se nos va la Pascua, mozas,
que se nos va la Pascua!
Mozuelas las de mi barrio,
loquillas y confiadas,
mirad no os engañe el tiempo,
la edad y la confianza.
No os dejéis lisonjear
de la juventud lozana, ... (ver texto completo)
Ya se nos marcho la Pascua amigo, hace muchos años
y por eso no la encontramos.
Por gentileza de “La poesia de la copla

ROMÁN E NARANJO
Cada cual por su camino...

Si me lo hubieran contado,
no me lo hubiera creído,
que van a estar separados,
y cada cual por su lado,
corazón, tu cariño y el mío.
Fuimos dos en uno,
por la veredita de la eternidad,
y de aquello, mi vida, ninguno,
se quiere acordar.
Cada cual por su camino,
madre mía, que dolor!
no es de rosas,
que es de espinos,
el sendero de los dos.
Aumentado la distancia,
morimos poquito a poco,
los dos sin darle importancia,
como si fuéramos locos.
Como para darme en la cara,
de otro cariño presumes,
mira qué cosa más rara,
que el corazón se me para,
mientras tú, sin mi amor te consumes.
Yo sé que por eso,
seguiré mintiendo, lo mismo que tú,
y viviendo los dos bajo el peso
de esta misma cruz.
Cada cual por su camino,
madre mía, que dolor!
no es de rosas,
que es de espinos,
el sendero de los dos.
Aumentado la distancia,
morimos poquito a poco,
los dos sin darle importancia,
como si fuéramos locos.
¡Ay dolor!

¡O vós, hombres que transistes
por la vía mundanal,
decidme si jamás vistes
igual dolor de mi mal!
Y vosotras que tenéis
padre, fijos y maridos,
acorredme con gemidos,
si con llantos no podéis.

Gómez Manrique.
Paisaje

La tarde equivocada
se vistió de frío.
Detrás de los cristales,
turbios, todos los niños,
ven convertirse en pájaros
un árbol amarillo.
La tarde está tendida
a lo largo del río.
y un rubor de manzana
tiembla en los tejadillos.
*ROSALIA DE CASTRO*

Cando penso que te fuches,
negra sombra que me asombras,
ó pé dos meus cabezales
tornas facéndome mofa.
Cando maxino que es ida,
no mesmo sol te me amostras,
i eres a estrela que brila,
i eres o vento que zoa.
Si cantan, es ti que cantas,
si choran, es ti que choras,
i es o marmurio do río
i es a noite i es a aurora.
En todo estás e ti es todo,
pra min i en min mesma moras,
nin me abandonarás nunca,
sombra que sempre me asombras
A Sampaño

Señor Sampaño, pardo y no Sampaco,
hecho de tizne, tinta, pez o brea,
tizón o chamusquina de Guinea
de mosterete sucio negro taco.
Cuervo en la tez, en el parlar Urraco,
cabeza de hollín de chimenea,
cuyos encuentros tienen más grajea
que sacrificadores el dios Baco.
Sabed que el padre Chávez va a esa casa,
un fraile principal de garabato
invialde sonetada cada rato.
Y en coplas no tengáis la mano escasa
que cuando falte, a ley de buen mulato,
no faltará el regalo de la pasa.
Si vais para poetas, cuidad vuestro folklore.
Porque la verdadera poesía la hace el pueblo. Entendámonos:
la hace alguien que no sabemos quién es, o que, en último término, podemos ignorar quién sea, sin el menor detrimento de la poesía”.

Antonio Machado.
Juan Ramón Jimenez.

Luna sola

Cesó el clarín agudo, y la luna está triste.
Grandes nubes arrastran la nueva madrugada.
Ladra un perro alejándose, y todo lo que existe
se hunde en el abismo sin nombre de la nada.
La luna dorará un viejo camposanto...
Habrá un verdín con luna sobre una antigua almena...
En una fuente sola, será una luna en llanto...
Habrá una mar sin nadie, bajo una luna llena...
Amoros
Soneto burlesco. HOMENAJE A IBSEN

Pero tú, Nora, sal, abre esa puerta

aunque te tiemble el pulso, ábrete paso,
crece, madura, ser mujer acaso
sea afirmarse en una herida abierta.
Deja atrás esa trampa que, encubierta,
te encarcelaba en su horizonte escaso
sometiendo tus sueños al fracaso
de una prisión dorada, pero cierta.
No vuelvas la cabeza si no quieres
que en sal se esculpa, yerma, tu estatura.
Esa fuerza naciente que ahora eres
no ha de rendir el árbol de su altura.
Tienes la tierra ante tus pies: ¡Avanza!
He puesto en tu coraje mi esperanza.
TRINIÁ
Marife de Triana

Al museo de Sevilla
iba a diario Juan Miguel,
a copiar las marvillas
de Murillo y Rafael.

Y por la tarde como
una rosa
de los jardines que
habia al entrar,
pintaba Trini
pura y hermosa
como si fuera la Inmacula.

Y decia el chavalillo,
pa que voy a entrar ahi,
si es la virgen de murillo,
la que tengo frente a mi.

Triniá, mi Triniá,
la de la puerta real,
carita de nazarena,
por la virgen Macarena
yo te tengo compara,
algo en tu vida envenena,
¿que tienes en la mira?
que no me pareces buena
Triniá, ay, Trini, Trini
mi Triniá.

El museo sevillano
un mal dia visito,
un banquero americano
que de Trini se prendo
Al Guadalhorce y su pastorcilla:

Honra del mar de España, ilustre río
que con cintas de azándar y verbena
ciñes tu margen, de claveles llena,
haciendo alegre ultraje al cierzo frío,
si ya con tierna planta y dulce brío
vieres la ingrata, causa de mi pena,
hurtar tus perlas y pisar tu arena,
baña sus huellas con el llanto mío.
Así la Aurora vierta por tu orilla
canastillos de aljófar y esmeraldas,
olor las auras, flores el verano.
Y, si esto es poco, así mi pastorcilla,
cuando tus lirios ponga en sus guirnaldas,
te dé licencia de besar su mano.

-Pedro Espinosa-
*ANÁFORA*

En el poema “La Hora”, de Juana de Ibarbourou, es posible apreciar la anáfora a través de expresiones como “tómame ahora” o, simplemente, “ahora”, que la autora reitera para imprimirle más belleza y sentido a su obra. Asimismo, el poeta español Federico García Lorca se valió de este recurso literario para componer el verso “llora monótona como llora el agua, como llora el viento sobre la nevada”, perteneciente al poema titulado “La guitarra”.
Marqués de Santillana.
**********************

LEJOS DE VOS

Lejos de vos y cerca de cuidado,
pobre de gozo rico de tristeza,
fallido de reposo y abastado
De mortal pena, congoja y braveza.

Desnudo de esperanza y abrigado
De inmensa cuita y visto de esperanza.
La mi vida me fuye, mal mi grado,
la muerte me persigue sin pereza.

Ni son bastante a satisfacer
La sed ardiente de mi deseo
Tajo al presente, ni mi socorrer

La enferma Guadïana, nilo lo creo.
Sólo Guadalquivir tiene poder
de me guarir y sólo aquél deseo.
(QUIJOTE)
Y EL TEMA DE LA NAVEGACIÓN...

Marinero soy de amor y en su piélago profundo navego Slll esperanza de llegar a puerto alguno. Siguiendo voy una estrella que desde lejos descubro, más bella y resplandeciente que cuantas vio Palinuro. Yo no sé adónde me guía y, así, navego confuso, el alma a mirarla atenta, cuidadosa y con descuido. Recatos impertinentes, honestidad contra el uso, son nubes que me la encubren cuando más verla procuro. ¡Oh clara y luciente estrella en cuya lumbre me apuro! Al punto que te me encubras será de mi muerte el punto.

Poema de D. Luis.
Taller.

PARA ESCRIBIR UN ENSAYO
-----------------------
Planteamiento:
El trabajo de investigación, es una de las fases más importante de la redacción ensayística. En esta parte debemos buscar todo tipo de fuentes útiles que nos ayuden a indagar en torno al tema que deseamos abordar y, a la vez, plantearnos qué es lo que queremos pensar respecto a ese tema. Tener clara la tesis es la única forma de emprender una tarea comprometida y que nos lleve a buen puerto.

En poesia y/o en literatura.
Cómo se construye una abreviatura:

Una abreviatura es la representación gráfica pero reducida de una palabra o un conjunto de palabras. Se caracteriza por construirse con algunas de las letras que forman el término completo y finalizar en un punto. Las abreviaturas se utilizan para acortar los textos y volver más sencilla la lectura y también para ahorrar espacio.
Este ejército que ves / vago al yelo y al calor, / la república mejor / y más política es / del mundo, en que nadie espere / que ser preferido pueda / por la nobleza que hereda, / sino por la que él adquiere; / porque aquí a la sangre excede / el lugar que uno se hace, / y, sin mirar cómo nace, / se mira cómo procede. / Aquí la necesidad / no es infamia; y, si es honrado, / pobre y desnudo un soldado, / tiene mejor cualidad / que el más galán y lucido; / porque aquí, a lo que sospecho, / no adorna el vestido el pecho, / que el pecho adorna al vestido. / Y así, de modestia llenos, / a los más viejos verás / tratando de ser lo más / y de parecer lo menos. / Aquí, la más principal / hazaña es obedecer; / y el modo cómo ha de ser / es ni pedir, ni rehusar. / Aquí, en fin, la cortesía, / el buen trato, la verdad, / la firmeza, la lealtad, / el honor, la bizarría, / el crédito, la opinión, / la constancia, la paciencia, / la humildad y la obediencia, / fama, honor y vida son: / caudal de pobres soldados; / que, en buena o mala fortuna, / la milicia no es más que una / religión de hombres honrados.

P. Calderón, Comedia famosa. Para vencer a amor, querer vencerle.
De entre todos los poemas de Mario Benedetti, tal vez “No te salves” sea mi preferido, por lo que contiene de impulso, por la voz juvenil, directa, sencilla. Porque incluye en unos pocos versos toda una filosofía de vida, puede que ingenua, pero por eso mismo muy valiente.

No te salves

No te quedes inmóvil
al borde del camino
no congeles el júbilo
no quieras con desgana
no te salves ahora
ni nunca
no te salves
no te llenes de calma
no reserves del mundo
sólo un rincón tranquilo
no dejes caer los párpados
pesados como juicios
no te quedes sin labios
no te duermas sin sueño
no te pienses sin sangre
no te juzgues sin tiempo

pero si
pese a todo
no puedes evitarlo
y congelas el júbilo
y quieres con desgana
y te salvas ahora
y te llenas de calma
y reservas del mundo
sólo un rincón tranquilo
y dejas caer los párpados
pesados como juicios
y te secas sin labios
y te duermes sin sueño
y te piensas sin sangre
y te juzgas sin tiempo
y te quedas inmóvil
al borde del camino
y te salvas
entonces
no te quedes conmigo.
APRENDIZ DE POETA.-

Nací tierra adentro, en Castilla.
Crecí soñando el mar sobre una llanura de espumas para las espigas.
Mientras cruzaban el cielo, de parte a parte las cigüeñas, abrí los ojos.
Horas de sol. Mañanas de domingo. Días columpiados sobre el tiempo de la tierra virgen. Sabor primero de aquellos besos de madre…mantequilla y pan con miel, zapatos de charol… y en las mejillas, agua fresca de colonia.
Una sonrisa, una niña de ojos grandes; pelo hecho trenzas, las tardes de cine al aire. Sueños de miradas, cerezas en las manos en aquellos caminos hacia las primaveras del alma.
Campanas para la primera comunión. Azucenas sobre un traje de la Orden de Calatrava.
Piel tostada, noches de estrellas bajo los pinos. En las playas de nadie, arriar cometas al viento. Girasoles y maíces para un año más.
Crecer junto a los árboles del silencio, cruzar el punte de la vida, hasta la madurez de las arrugas en la frente y no saber dónde te ha traído el tiempo.
Aquí estoy, aquí he llegado, y tengo todas las nostalgias de ayer en mis bolsillos.
Días, noches, aprendiz de todo sin saber apenas nada.
Escritor a ratos libres. Ojos quemados al lado de las madrugadas, graffitis de niebla y humo. Trenes que parten. Lágrimas. Pañuelos preñados de adiós.
Tengo una oración atada a la rosa de los vientos; labios ajados de carmín en servilletas de papel. Claveles marchitos que arrojan sobre la playa los amaneceres del mar.
Peregriné con hambre y pasión los días que me dieron para vivir. Por el camino de las mimbres, dejé prendido el dolor y el amor. Y en las noches de frío, ginebra y ron, las pisadas quedaron esparcidas por toda la ciudad.
Tierra de maíces cortados. Cosecha de sarmientos. Hoy sólo frutas y manzanas bajo el heno. Hortensias azules en el jardín.
De regreso, por las junturas de los años, ya solo escribo en el viento nostalgias, y sobre el río de la vida, deposito barcos de papel camino de la mar.
Aquí vivo, aquí me quedo, anclado a mi melancolía, en la boardilla de los años vencidos.
Aguardo la última luz del alba, en la playa de las campanas, y sueño la ruta de las gaviotas abrazado al mundo. Todos los sueños dentro, y los dedos… arañando con sed las ganas de de seguir viviendo.

José Luis Moya Palacios
Me gusta cuando callas porque estás como ausente
y me oyes desde lejos y mi voz no te toca,
parece que los ojos se te hubieran volado
y parece que un beso te cerrara la boca.

Me gustas cuando callas y estás como distante
y estás como quejándote mariposa en arrullo,
y me oyes desde lejos y mi voz no te alcanza
déjame que me calle con el silencio tuyo
¡Cuántas veces te me has engalanado,
clara y amiga noche! ¡Cuántas, llena
de oscuridad y espanto, la serena
mansedumbre del cielo me has turbado!
Estrellas hay que saben mi cuidado
y que se han regalado con mi pena;
que, entre tanta beldad, la más ajena
de amor tiene su pecho enamorado.
Ellas saben amar, y saben ellas
que he contado su mal llorando el mío,
envuelto en los dobleces de tu manto.
Tú, con mil ojos, noche, mis querellas
oye y esconde, pues mi amargo llanto
es fruto inútil que al amor envío.
Para otros usos de este término, véase Francisco de la Torre.

Francisco de la Torre, (¿1534 - 1594?), poeta español de la segunda fase del Renacimiento, perteneciente a la Escuela de Salamanca, que no hay que confundir con el poeta homónimo de la primera mitad del XVI
RETORNO FUGAZ.-

¿Cómo era, Dios mío, cómo era?
¡Oh corazón falaz, mente indecisa!
¿Era como el pasaje de la brisa?
¿Cómo la huida de la primavera?
Tan leve, tan voluble, tan ligera
cual estival vilano... ¡Sí! Imprecisa
como sonrisa que se pierde en risa...
¡Vana en el aire, igual que una bandera!
¡Bandera, sonreír, vilano, alada
primavera de junio, brisa pura!...
¡Qué loco fue tu carnaval, qué triste!
Todo tu cambiar trocose en nada
¡memoria, ciega abeja de amargura!-,
¡no sé como eras, yo que sé que fuiste!

Aquí Juan Ramón Jiménez
Nunca la conoció pero sus versos imaginativos nos dicen que no conocerse puede terminar en nada.
ROMÁN E NARANJO
Cada cual por su camino.-

Si me lo hubieran contado,
no me lo hubiera creído,
que van a estar separados,
y cada cual por su lado,
corazón, tu cariño y el mío.
Fuimos dos en uno,
por la veredita de la eternidad,
y de aquello, mi vida, ninguno,
se quiere acordar.

Cada cual por su camino,
madre mía, que dolor!
no es de rosas,
que es de espinos,
el sendero de los dos.
Aumentado la distancia,
morimos poquito a poco,
los dos sin darle importancia,
como si fuéramos locos.

Como para darme en la cara,
de otro cariño presumes,
mira qué cosa más rara,
que el corazón se me para,
mientras tú, sin mi amor te consumes.
Yo sé que por eso,
seguiré mintiendo, lo mismo que tú,
y viviendo los dos bajo el peso
de esta misma cruz.

Cada cual por su camino,
madre mía, que dolor!
no es de rosas,
que es de espinos,
el sendero de los dos.
Aumentado la distancia,
morimos poquito a poco,
los dos sin darle importancia,
como si fuéramos locos.
BÚSCAME EN MÍ:

Alma, buscarte has en Mí,
Y a Mí buscarme has en ti.

De tal suerte pudo amor,
Alma, en Mí retratar,
Que ningún sabio pintor
Supiera con tal primor
Tal imagen estampar.

Fuiste por amor criada
Hermosa, bella, y así
En mi corazón pintada,
Si te pierdes, mi amada,
Alma, buscarte has en Mí.

Que Yo sé que te hallarás
En mi pecho retratada
Y tan al vivo sacada,
Que si te ves te holgarás
Viéndote tan bien pintada.

Y si acaso no supieres
Donde me hallarás a mí,
No andes de aquí para allí,
Sino, si hallarme quisieres
A mí, buscarme has en ti.

Porque tú eres mi aposento,
Eres mi casa y morada,
Y así llamo en cualquier tiempo,
Si hallo en tu pensamiento
Estar la puerta cerrada.

Fuera de ti no hay buscarme,
Porque para hallarme a mí,
Bastará solo llamarme,
Que a ti iré sin tardarme
Y a mí buscarme has en ti.

Lírica de Santa. TERESA

! Todo se dice en la poesia.!
DEL TALLER LITERARIO
*Pose o posturno*

La vida virtual nos trae constantemente términos nuevos; la mayoría de ellos provienen de idiomas extranjeros; no obstante muchos de estos conceptos adquieren nuevos significados y se vuelven tan populares que terminan convenciendo hasta a los señores de traje y corbata que militan en la RAE. Entre los neologismos más populares hay dos que son los favoritos de todos > postureo y posturear.<

Si son asiduos a las redes sociales es muy probable que se hayan topado con el sustantivo postureo que sirve para referirse a la actitud de ciertas personas para aparentar algo determinado; también es probable que se hayan encontrado con el verbo posturear que viene a ser la puesta en escena de esa postura, la acción. Dichos neologismos pueden compararse con otros muy comunes ya en nuestro idioma y que utilizamos con cierta frecuencia: el sustantivo ninguneo y su verbo ningunear o el sustantivo meneo y su acompañante verbal menear, entre muchos otros.
Este término deriva de las palabras postura y pose. Se refiere precisamente a una de las acepciones de este último término que dice ‘postura poco natural que se ve reflejada en cambios en la manera de hablar y comportarse’. ¿Esto significa que en lugar de postureo también podríamos decir pose que ya posee esta connotación? ¡Así es! No obstante, ¡estamos de suerte! porque dados los antecedentes citados más arriba prontito estas dos palabras estarán absolutamente incorporadas al lenguaje formal.

*EN LA POESIA*
Almas de poetas.

Marinero soy de amor, (Don Quijote de la Mancha)
CAPÍTULO XLIII

Marinero soy de amor
y en su piélago profundo
navego sin esperanza
de llegar a puerto alguno.

Siguiendo voy a una estrella
que desde lejos descubro,
más bella y resplandeciente
que cuantas vio Palinuro.

Yo no sé adónde me guía
y, así, navego confuso,
el alma a mirarla atenta,
cuidadosa y con descuido.

Recatos impertinentes,
honestidad contra el uso,
son nubes que me la encubren
cuando más verla procuro.

¡Oh clara y luciente estrella
en cuya lumbre me apuro!
Al punto que te me encubras,
será de mi muerte el punto.
Del Quijote, Primera parte, capítulo XXVII,
canta Cardenio
^^^^^^^^^^^^^^

Arriba abajo en el silencio de la noche, cuando
ocupa el dulce sueño a las mortales,
la pobre cuenta de mis ricos males
estoy al cielo y a mi Clori dando.

Y al tiempo cuando el sol se va mostrando 5
por las rosadas puertas orientales,
con suspiros y acentos desiguales
voy la antigua querella renovando.

Y cuando el sol, de su estrellado asiento
derechos rayos a la tierra envía, 10
el llanto crece y doblo los gemidos.

Vuelve la noche, y vuelvo al triste cuento,
y siempre hallo, en mi mortal porfía,
al cielo, sordo; a Clori, sin oídos.
LEÓN E SOLANO
A tu vera...
*******
A tu vera
a tu vera, siempre a la verita tuya,
siempre a la verita tuya,
hasta que de amor me muera.
Que no mirase tus ojos,
que no llamase a tu puerta,
que no pisase de noche,
las piedras de tu calleja.

A tu vera, siempre a la verita tuya,
siempre a la verita tuya,
hasta que de amor me muera.

Mira que dicen y dicen,
mira que la tarde aquella,
mira que se fue y se vino,
de su casa a la alameda.
Y así mirando y mirando,
así empezó mi ceguera,
así empezó mi ceguera.

Que no bebiese en tu pozo,
que no jurase en la reja,
que no mirase contigo,
la luna de primavera.

Ya pueden clavar puñales,
ya pueden cruzar tijeras,
ya pueden cubrir con sal,
los ladrillos de tu puerta.

Ayer, hoy, mañana y siempre
eternamente a tu vera,
eternamente a tu vera.
POESIA DE ARTE MAYOR
***********************

Y Santa Teresa, ¡vaya…
vaya monja!

Qué doctora tan sencilla,
qué mística tan graciosa,
qué santa de ancha es Castilla,
qué Gloria tan española,
y qué española tan guapa,
tan guapa y requetehermosa,
¡lo que se dice una monja
flamencona!
Si loca de gracia estaba
ahora se volvió más loca
oyendo cómo reían
y gemían
los duendes de Andalucía
en las manos de Montoya.

Se recogió bien el hábito
de una punta a la cadera;
alzó los brazos al aire
llenándolos de canela
-dos jaulas eran sus manos
dando a los pájaros suelta-
y, a quiebros y a giros y
a todas las cosas buenas,
se echó a medir el tablao
de la fiesta.

Y, llevada de su genio,
en una de aquellas vueltas,
dio un volantazo tan grande
con su bata de estameña,
que por poquito poquito
me lo tira de cabeza
a su San Juan de la Cruz
que, lleno de misticismo
como siempre estuvo, estaba
mirándola embobaíto.

San Pedro, que siempre tiene
carita de mal humor,
desde la puerta miraba
serio a Dios, como diciendo:
¡Esto no es serio, Señor!
Cançión para callar al Niño:

Callad, fijo mío
chiquito.
Callad vos, Señor,
nuestro Redentor,
que vuestro dolor
durará poquito.
Ángeles del cielo,
venid, dar consuelo
a este moçuelo
Jesús tan bonito.
Este fue reparo,
aunqu'el costo caro,
d'aquel pueblo amaro
cativo en Egito.
Este sano dino,
Niño tan benino
por redemir vino
el linaje aflito.
Cantemos gozosas,
hermanas graciosas,
pues somos esposas
...........
Intelijencia, dame
el nombre exacto de las cosas!
... Que mi palabra sea
la cosa misma,
creada por mi alma nuevamente.
Que por mí vayan todos
los que no las conocen, a las cosas;
que por mí vayan todos

los que ya las olvidan, a las cosas;
que por mí vayan todos
los mismos que las aman, a las cosas...
¡lntelijencia, dame
el nombre exacto, y tuyo,
y suyo, Y mío, de las cosas!
¡Quién oviera tal ventura
sobre las aguas del mar
como la hubo el conde Arnaldos
la mañana de San Juan!
Con un falcón en la mano
la caza iba a cazar,
vio venir una galera
que a tierra quiere llegar.
Las velas traía de seda,
la jarcia de oro cendal,
marinero que la manda
viene diciendo un cantar
que la mar facía en calma,
los vientos hace amainar,
los peces que andan nel hondo,
nel mastel los faz posar.
Allí fabló el conde Arnaldos,
bien oiréis lo que dirá:
Por Dios os ruego, marinero,
dígasme ora este cantar.
Respondióle el marinero,
tal respuesta le fue a dar:
Yo no digo esta canción
sino a quien conmigo va.

Juan Ramón Jimenez
LÁGRIMA TRISTE EN MI DOLOR VERTIDA...

A la memoria del poeta gallego Aurelio Aguirre

Lágrima triste en mi dolor vertida,
perla del corazón que entre tormentas
fue en largas horas de pesar nacida,
en fúnebre memoria convertida
la flor será que a tu corona enlace;
las horas de la vida turbulentas
ajan las flores y el laurel marchitan;
pero lágrimas, ¡ay!, que el alma esconde,
llanto de duelo que el dolor fecunda,
si el triste hueco de una tumba anega
y sus húmedos hálitos inunda,
ni el sol de fuego que en Oriente nace
seco su manantial a dejar llega
ni en sutiles vapores le deshace,
¡y es manantial fecundo el llanto mío
para verter sobre un sepulcro amado
de mil recuerdos caudaloso río!

Rosalia de Castro
EL NOMBRE DE MARÍA
He oído en la montaña,
cuando levanta el cielo,
la voz del arroyuelo,
su plácido rumor.
He oído en la espesura,
la cántiga del ave,
cuando con voz suave
bendice a su Creador.
Mas eso es menos dulce
que el eco de tu nombre,
cuando te invoca el hombre
con la voz del corazón.
Tu nombre es dulce, María;
tu nombre es armonía,
tu nombre es bendición.
He oído los susurros
del agua entre las flores,
que canta tus amores
con quejumbrosa voz.
He oído el eco vago
que eleva en la montaña
la mística campana,
vocero de su Dios.
Pero eso es menos dulce
que el nombre que dio el cielo,
a Aquella que es consuelo
del hombre en su dolor.
Tu nombre es más dulce,
bellísima María;
tu nombre es alegría
del pobre pecador.
GOMEZ MANRIQUE.-

Construyó las Casas Consistoriales e hizo grabar aquellos célebres versos:

Nobles discretos varones
que gobernáis a Toledo,
en aquestos escalones
desechad las aficiones,
codicias, amor y miedo.
Por los comunes provechos
dexad los particulares.
Pues vos fizo Dios pilares
de tan riquísimos techos,
estad firmes y derechos.
SE MANTIENE EN TODOS LOS TEXTOS LA ORTOGRAFÍA DEL POETA

Adolescencia

En el balcón, un instante
nos quedamos los dos solos.
Desde la dulce mañana
de aquel día, éramos novios.
El paisaje soñoliento
dormía sus vagos tonos,
bajo el cielo gris y rosa
del crepúsculo de otoño.
Le dije que iba a besarla;
bajó, serena, los ojos
y me ofreció sus mejillas,
como quien pierde un tesoro.
Caían las hojas muertas,
en el jardín silencioso,
y en el aire erraba aún
un perfume de heliotropos.
No se atrevía a mirarme;
le dije que éramos novios,
... y las lágrimas rodaron
de sus ojos melancólicos.
Que la boca mencionada
d’este valle temeroso
prestamente fue juntada
con la ribera nombrada
del río tenebregoso.
no sin duda mayor pena
el que tragó la ballena
creo sintiese que yo
en me ver adonde no
fallaba salida buena. ... (ver texto completo)
Gonzalo Fernández de Oviedo en sus Batallas y quincuagenas le dedicó un diálogo en que no le escatimó elogios: "Fue un caballero muy valiente... uno de los estimados caballeros de Castilla e valiente lanza por su persona, e de los muy sabios e bien hablado, e muy hombre en todos sus fechos... gentil poeta y de sutil ingenio". En efecto, fue uno de los poetas más famosos de su época y tomó ora la espada ora la pluma: luchó contra Juan II, no simpatizó con Enrique IV el Impotente y se alineó con Isabel, futura reina Católica, contra Juana, como su sobrino Jorge, a quien enseñó una nueva estrofa creada por él, la estrofa manriqueña o copla de pie quebrado. Gómez Manrique casó con Juana de Mendoza, virtuosa dama a la que están dirigidas las obras de la monja sordomuda y escritora mística Teresa de Cartagena.
Que la boca mencionada
d’este valle temeroso
prestamente fue juntada
con la ribera nombrada
del río tenebregoso.
no sin duda mayor pena
el que tragó la ballena
creo sintiese que yo
en me ver adonde no
fallaba salida buena.

E como toro judío
busca por donde fuir,
andaba del todo frío
desde las cuestas al río
catando por do salir:
mas a la fin no fallaba
en esta ribera brava
ningund seguro pasaje
pues la cumbre del boscaje
con las nubes comarcaba.

*Gómez Manrique*
Gloria al Dios soberano
que reina sobre los çielos,
e paz al linaje humano

SAN GABRIEL:
Dios te salve, glorïosa
de los maitines estrella,
después de madre donzella,
e antes que fija, esposa.
Yo soy venido, señora,
tu leal ambaxador,
para ser tu servidor
en aquesta santa hora

SAN MIGUEL:
Yo, Micael, que vençí
las huestes luçiferales,
con los coros çelestiales
que son en torno de mí,
por mandato de Dios padre
vengo tener compañía
a ti, beata María,
de tan santo Niño madre

SAN RAFAEL:
Yo, el ángel Rafael,
capitán d'estas cuadrillas,
dexando las altas sillas,
vengo a ser tu donzel;
e por fazerte plazeres,
pues tan bien los mereçiste,
¡oh María, Mater Criste,
bendicha entre las mujeres!

Por: Diego Gómez Manrique
Jorge Manrique: Coplas por la muerte de su padre.

I
Recuerde el alma dormida,
avive el seso y despierte
contemplando
cómo se pasa la vida,
cómo se viene la muerte
tan callando;
cuán presto se va el placer;
cómo después de acordado
da dolor;
cómo a nuestro parecer
cualquiera tiempo pasado
fue mejor
Si ya quedo libre el taller.-
con la Venia, proponemos al análisis de DIEGO GOMEZ MANRIQUE:
------------------------------ ------------------------------

Batalla de amores

Estando no descuidado
del rebato venidero,
mas a guisa de guerrero
siempre medio salteado,
oí tocar atabales,
tamboriles e trompetas;
a la hora mis secretas
pasiones muy desiguales
miedos me ponen mortales.
Con una grand turbación
de los sones tanto fieros,
que los daños venideros,
temelos el coraçón,
a grand priesa demandé
las mis armas defensivas,
dexando los ofensivas
sólo por salvar mi fe,
que nunca vencida fue.

E así, muy bien armado
cuanto para defender,
salí sin me detener
con todo bien demudado:
vi venir mi pensamiento
que estaba por atalaya,
diciéndome: «Guaya, guaya,
que se llega, según siento,
la hora del perdimiento.»
E tocando las bastardas
trompetas a pelear,
luego, sin más lo tardar,
se juntan las avanguardas;
e las mis alas firieron
según les fuera mandado;
por recio que cometieron,
no refuir lo pudieron.