Foro Común


Mensajes de Taller de aprendizaje de poesía enviados por Castor:

¡Qué de envidiosos montes levantados
^^^^^^^^^^^^^^^^^^
de nieves impedidos,
me contienden tus dulces ojos bellos!
¡Qué de ríos de hielo tan atados,
del agua tan crecidos,
me defienden el ya volver a vellos!
¡Y qué, burlando de ellos,
el noble pensamiento
por verte viste plumas, peina el viento!
Ni a las tinieblas de la noche oscura
ni a los hielos perdona,
y a la mayor dificultad engaña;
no hay guardas hoy de llave tan segura
que nieguen tu persona,
que no desmienta con discreta maña;
ni emprenderá hazaña
tu esposo, cuando lidie,
que no la registre él, y yo no envidie.
Allá vueles, lisonja de mis penas,
que con igual licencia
penetras el abismo, el cielo escalas;
y mientras yo te aguardo en las cadenas
desta rabiosa ausencia,
al viento agravien tus ligeras alas.
Ya veo que te calas
donde bordada tela
un lecho abriga y mil dulzuras cela.
Tarde batiste la envidiosa pluma,
que en sabrosa fatiga
vieras (muerta la voz, suelto el cabello)
la blanca hija de la blanca espuma,
no sé si en brazos diga
de un fiero Marte o de un Adonis bello;
ya anudada a su cuello,
podrás verla dormida
y casi trasladada a nueva vida.
Desnuda el brazo, el pecho descubierta,
entre templada nieve
evaporar contempla un fuego helado,
y al esposo, en figura casi muerta,
que el silencio le bebe
del sueño con sudor solicitado.
Dormid, que el dios alado,
de vuestras almas dueño,
con el dedo en la boca os guarda el sueño.
Dormid, copia gentil de amantes nobles,
en los dichosos nudos
que a los lazos de amor os dio Himeneo;
mientras yo, desterrado, destos robles
y peñascos desnudos
la piedad con mis lágrimas granjeo.
Coronad el deseo
de gloria, en recordando;
sea el lecho de batalla campo blando.
Canción, di al pensamiento
que corra la cortina,
y vuelva al desdichado que camina.

Luis de Góngora
Resultado:

SO/NE/TO/ DE/ LA/ DIO/SA/ RO/MA/NA/ VE/NUS/ AL/ BE/LLO/ DIOS/ GRIE/GO A/PO/LO/ = 20 sílabas

Mon/te O/lim/po es/ tu/ sa/gra/da/ mo/ra/da/ = 11 sílabas
des/per/tas/te en/ el/ Dios/ Zeus/ gran/des/ ce/los,/ = 11 sílabas
be/llo A/po/lo,/ cau/sa/ de/ los/ des/ve/los/ = 11 sílabas
de/ mis/ no/ches/ de/ Dio/sa e/na/mo/ra/da./ = 11 sílabas

A/fro/di/ta/ ce/gó an/te/ tu/ mi/ra/da/ = 11 sílabas
due/ño/ de/ mi/ ca/mi/no y/ de/ mis/ vue/los,/ = 11 sílabas
mil/ vi/das/ te/ da/rí/a,/ con/ mil/ cie/los,/ = 11 sílabas
si/ fue/ra/ pa/ra/ ti/ la/ más/ a/ma/da./ = 11 sílabas

Su/mér/ge/te en/ el/ cau/ce/ de/ mi/ rí/o/ = 11 sílabas
que/ tu/ piel/ cu/bri/ré/ de/ ri/cas/ sa/les/ = 11 sílabas
se/rán/ dig/nas/ de/ Dio/ses/ mis/ ca/ri/cias/ = 11 sílabas

mis/ be/sos/ man/to/ de/ la/na a/ tu/ frí/o./ = 11 sílabas
¡Des/cien/de has/ta/ mi/ mon/te/ de/ ja/ra/les/ = 11 sílabas
a/ la/ flor/ del/ jar/dín/ de/ mis/ de/li/cias!/ = 11 sílabas
A CIERTO SEÑOR QUE LE ENVIÓ LA «DRAGONTEA» DE LOPE DE VEGA

Señor, aquel Dragón de inglés veneno,
criado entre las flores de la Vega
más fértil que el dorado Tajo riega,
vino a mis manos: púselo en mi seno.
Para ruido de tan grande trueno
es relámpago chico: no me ciega.
Soberbias velas alza: mal navega.
Potro es gallardo, pero va sin freno.
La musa castellana bien la emplea
en tiernos, dulces, músicos papeles,
como en pañales niña que gorjea.
¡Oh planeta gentil, del mundo Apeles,
rompe mis ocios, porque el mundo vea
que el Betis sabe usar de tus pinceles
La. Égloga "Amavilis" de Lope de Vega.
Y respuesta a Góngora.

Con solo disponerte, el valle escucha atento, y Céfiro en las flores baña las alas por tomar colores, con cuyas plumas, que en sí mismo enriza, de ámbar nativo el cielo atemoriza, de quien los pajarillos sostenidos, de tanto nácar y oro guarnecidos, rompen a su elemento en átomos del mismo pensamiento las primeras cortinas, que parece que vuelan clavellinas o que los frescos aires encontrados se tiran flores en los cielos prados, y donde apenas con la vista subes, habitan campos de ciudades nubes.
De GÓNGORA.

De pura honestidad templo sagrado,
cuyo bello cimiento y gentil muro
de blanco nácar y alabastro duro
fue por divina mano fabricado;
pequeña puerta de coral preciado,
claras lumbreras de mirar seguro,
que a la esmeralda fina el verde puro
habéis para viriles usurpado;
soberbio techo, cuyas cimbrias de oro
el claro Sol, en cuanto en torno gira,
ornan de luz, corona de belleza;
ídolo bello, a quien humilde adoro,
oye piadoso al que por ti suspira,
tus himnos canta, y tus virtudes reza.

*Recitado por Rafael Taibo.*
Poemas satíricos
y burlescos.
^^^^^^^^^^
De la brevedad engañosa de la vida
Menos solicitó veloz saeta
destinada señal, que mordió aguda;
agonal carro por la arena muda
no coronó con más silencio meta,
que presurosa corre, que secreta
a su fin nuestra edad. A quien lo duda,
fiera que sea de razón desnuda,
cada sol repetido es un cometa.
¿Confiésalo Cartago, y tú lo ignoras?
Peligro corres, …….., si porfías
en seguir sombras y abrazar engaños.
Mal te perdonarán a ti las horas;
las horas que limando están los días,
los días que royendo están los años.

GONGORA:
A UN CABALLERO QUE ESTANDO CON UNA DAMA NO PUDO CUMPLIR SUS DESEOS

Con Marfisa en la estacada
entrastes tan mal guarnido
que su escudo, aunque hendido,
no lo rajó vuestra espada;
¿qué mucho, si levantada
no se vio en trance tan crudo,
ni vuestra vergüenza pudo
cuatro lágrimas llorar,
siquiera para dejar
“manchado” el tomado el escudo?

Lo escribió GÓNGORA.
Genuino de LUIS DE GÓNGORA
**************************

Ande yo caliente,
y ríase la gente.
^^^^^^^^^^^^^^^^

Traten otros del gobierno
del mundo y sus monarquías,
mientras gobiernan mis días
mantequillas y pan tierno,
y las mañanas de invierno
naranjada y aguardiente.
y ríase la gente.
Coma en dorada vajilla
el príncipe mil cuidados
como píldoras dorados:
que yo en mi pobre mesilla
quiero más una morcilla
que en el asador reviente,
y ríase la gente.
Cuando cubra las montañas
de plata y nieve el enero
tenga yo lleno el brasero
de bellotas y castañas,
y quien las dulces patrañas
del rey que rabió me cuente
y ríase la gente.
Busque muy enhorabuena
el mercader nuevos soles;
yo conchas y caracoles

entre al menuda arena
sobre el chopo de la fuente,
y ríase la gente.
Pase a media noche el mar
y arda en amorosa llama
Leandro por ver su dama;
que yo más quiero pasar
de Yespes a Madrigar
la regalada corriente,
y ríase la gente.

Pues Amor es tan cruel
que de Píramo y su amada
hace tálamo una espada,
do se junten ella y él,
sea mi Tisbe un pastel,
la espada sea mi diente,
y ríase la gente.
El Doctor Francisco Martínez de Portichuelo.

Referencias históricas y críticas.-
Al intentar desvelar la oscura personalidad del autor de la Apología, se termina por concluir que
tanto él como su obra fueron, probablemente, conocidos de un modo superficial en su época.
Resulta significativo a este respecto el que su nombre no aparezca entre las innumerables nóminas
de defensores de GÓNGORA, que los diversos apologistas de las Soledades citaban en sus textos como
criterio de autoridad.

Tampoco en los grandes estudios contemporáneos dedicados a la
"POLÉMICA" que suscitó el poema Gongorino figura alusión alguna a nuestro personaje.
TEATRO
(EN PAPEL)

LUIS DE GONGORA
2015

Aunque reducido a" Las firmezas de Isabela", a los dos actos de" El doctor Carlino" y al corto fragmento atribuido de la" Comedia venatoria", el teatro de Góngora abarca, con sus casi seis mil versos, una parte considerable de la obra del autor y constituye un ejemplo singular de perfecta inserción del culteranismo en el género dramático. Desde las primeras escenas, estos textos se muestran como no habituales y el enfoque, siempre distinto, atestigua además una pretendida voluntad de experimentar, transfigurar el deseo de llevar las tablas géneros literarios diferentes. Confirmando su deseo de dirigirse a un público seleccionado, Góngora propone una renovación del arte dramático que eleva su lenguaje y respeta los dictámenes clásicos sin renunciar al dinamismo, los equívocos, engaños, celos, traiciones amorosas, etc…

*Insertaremos en el tema alguna parte de su obra teatral*
LUIS DE GÓNGORA Y ARGOTE

Canción (escrita en 1600)

¡Qué de envidiosos montes levantados,
de nieves impedidos
me contienden tus dulces ojos bellos!
¡Qué de ríos de hielo tan atados,
del agua tan crecidos,
me defienden el ya volver a vellos!
¡Y que, burlando de ellos,
el noble pensamiento
por verte viste plumas, peina el viento!
Ni a las tinieblas de la noche oscura
ni a los hielos perdona,
y a la mayor dificultad engaña;
no hay guardas hoy de llave tan segura
que nieguen tu persona,
que no desmienta con discreta maña;
ni emprenderá hazaña
tu esposo, cuando lidie,
que no la registre él, y yo no envidie.
Allá vueles, lisonja de mis penas,
que con igual licencia
penetras el abismo, el cielo escalas;
y mientras yo te aguardo en las cadenas
desta rabiosa ausencia,
al viento agravien tus ligeras alas.
Ya veo que te calas
donde bordada tela
un lecho abriga y mil dulzuras cela.
Tarde batiste la envidiosa pluma,
que en sabrosa fatiga
vieras (muerta la voz, suelto el cabello)
la blanca hija de la blanca espuma,
no sé si en brazos diga
de un fiero Marte o de un Adonis bello;
ya anudada a su cuello,
podrás verla dormida
y casi trasladada a nueva vida.
Desnuda el brazo, el pecho descubierta,
entre templada nieve
evaporar contempla un fuego helado,
y al esposo, en figura casi muerta,
que el silencio le bebe
del sueño con sudor solicitado.
Dormid, que el dios alado,
de vuestras almas dueño,
con el dedo en la boca os guarda el sueño.
Dormid, copia gentil de amantes nobles,
en los dichosos nudos
que a los lazos de amor os dio Himeneo;
mientras yo, desterrado, destos robles
y peñascos desnudos
la piedad con mis lágrimas granjeo.
Coronad el deseo
de gloria, en recordando;
sea el lecho de batalla campo blando.
Canción, di al pensamiento
que corra la cortina,
y vuelva al desdichado que camina.
Ya besando sus manos cristalinas,
ya anudándome a un blanco y liso cuello,
ya esparciendo por él aquel cabello
que Amor sacó entre el oro de sus minas,
ya quebrando en aquellas perlas finas
palabras dulces mil sin merecello,
ya cogiendo de cada labio bello
purpúreas rosas sin temor de espinas,
estaba, oh claro sol envidioso,
cuando tu luz, hiriéndome los ojos,
mató mi gloria y acabó mi suerte.
Si el cielo ya no es menos poderoso,
porque no den los tuyos más enojos,
rayos, como a tu hijo, te den muerte.
GONGORA.-

Mientras por competir con tu cabello,
oro bruñido, el Sol relumbra en vano,
mientras con menosprecio en medio el llano
mira tu blanca frente el lirio bello;
mientras a cada labio, por cogello,
siguen más ojos que al clavel temprano,
y mientras triunfa con desdén lozano
del luciente cristal tu gentil cuello;
goza cuello, cabello, labio y frente,
antes que lo que fue en tu edad dorada
oro, lirio, clavel, cristal luciente,
no sólo en plata o viola truncada
se vuelva, mas tú y ello juntamente
en tierra, en humo, en polvo, en sombra, en nada.
-TODO GÓNGORA-

Muerto me lloró el Tormes en su orilla,
en un parasismal sueño profundo,
en cuanto don Apolo el rubicundo
tres veces sus caballos desensilla.
Fue mi resurrección la maravilla
que de Lázaro fue la vuelta al mundo,
de suerte que ya soy otro segundo
Lazarillo de Tormes en Castilla.
Entré a servir a un ciego, que me envía,
sin alma vivo, y en un dulce fuego,
que ceniza hará la vida mía.
¡Oh qué dichoso que sería yo luego,
si a Lazarillo le imitase un día
en la venganza que tomó del ciego!
A CIERTO SEÑOR QUE LE ENVIÓ LA «DRAGONTEA» DE LOPE DE VEGA

Señor, aquel Dragón de inglés veneno,
criado entre las flores de la Vega
más fértil que el dorado Tajo riega,
vino a mis manos: púselo en mi seno.
Para ruido de tan grande trueno
es relámpago chico: no me ciega.
Soberbias velas alza: mal navega.
Potro es gallardo, pero va sin freno.
La musa castellana bien la emplea
en tiernos, dulces, músicos papeles,
como en pañales niña que gorjea.
¡Oh planeta gentil, del mundo Apeles,
rompe mis ocios, porque el mundo vea
que el Betis sabe usar de tus pinceles!

* * *

CONTRA LOPE DE VEGA
Dicen que ha hecho Lopico
contra mí versos adversos;
mas si yo vuelvo mi pico,
con el pico de mis versos
a este Lopico lo-pico.

* * *

A LOS APASIONADOS POR LOPE DE VEGA

Patos de la aguachirle castellana,
que de su rudo origen fácil riega,
y tal vez dulce inunda nuestra Vega,
con razón Vega por lo siempre llana:
pisad graznando la corriente cana
del antiguo idïoma y, turba lega,
las ondas acusad, cuantas os niega
ático estilo, erudición romana.
Los cisnes venerad cultos, no aquellos
que escuchan su canoro fin los ríos;
aquellos sí, que de su docta espuma
vistió Aganipe. ¿Huís? ¿No queréis vellos,
palustres aves? Vuestra vulgar pluma
no borre, no, más charcos. ¡Zabullíos!
De un caminante enfermo que se enamoró donde fue hospedado.

Descaminado, enfermo, peregrino
en tenebrosa noche, con pie incierto
la confusión pisando del desierto,
voces en vano dio, pasos sin tino.
Repetido latir, si no vecino,
distincto oyó de can siempre despierto,
y en pastoral albergue mal cubierto
piedad halló, si no halló camino.
Salió el sol, y entre armiños escondida,
soñolienta beldad con dulce saña
salteó al no bien sano pasajero.
Pagará el hospedaje con la vida;
más le valiera errar en la montaña,
que morir de la suerte que yo muero.
El llamado Fénix de los ingenios y Monstruo de Naturaleza (por Miguel de Cervantes) renovó las fórmulas del teatro español en un momento en el que el teatro comenzaba a ser un fenómeno cultural de masas.

*I N I M I T A B L L E*
La polémica interpretada por la crítica reciente
Orozco Díaz.

Así la única comedia completa de Góngora, Las firmezas de Isabela, se distancia al máximo.

Una de las pocas interpretaciones plausibles de que disponemos hasta la fecha se debe a Emilio Orozco Díaz, para quien el móvil de la disputa reside en el enfrentamiento de dos poetas rigurosamente contemporáneos, Luis de Góngora y Lope de Vega, cuyas aspiraciones al principado del Parnaso eran por definición incompatibles. Y sin embargo no se movían en el mismo terreno y sus estrategias eran diametralmente opuestas. Durante cuatro o cinco décadas de actividad, Lope ensayó con ardor infatigable nuevas pautas genéricas, nuevos modelos clásicos o modernos que emular, nuevas maniobras para buscarse mecenas y valedores y nuevas fórmulas editoriales para presentar sus obras al público en libros impresos. De ahí sus asombrosas «fecundidad» y versatilidad. Por contraste se aprecia en Luis de Góngora, breve en sus escritos y parco en operaciones visibles para promocionarlos o justificarlos, una actitud cauta y reservada y una trayectoria lineal y firme. Si evolucionó, es por despliegue y complicación gradual de algo que parece haber estado ahí desde el principio. Lejos de invadir el terreno ajeno, no hizo más que demarcarse y afirmar su radical originalidad en los pocos géneros que tocó. Por ello en las ocasiones en que se expresó acerca de su rival lo hizo con agudeza burlona, ya fuese para ridiculizar la exuberancia de sus ambiciones literarias y sociales, ya para defenderse con ademán de imperturbable superioridad. Lope de Vega se esfuerza en cambio por ganar amigos y fama respondiendo a los estímulos de su entorno cercano, entre los cuales destaca el que emana de Góngora y de sus admiradores5. Todo esto se palpa en el trabajo de Orozco, que tuvo el mérito de acercarnos, mediante la erudición y la empatía, a la oficina de dos grandes escritores y al enfrentamiento de sus personalidades tan distintas. Sin embargo, la rivalidad de dos individuos no basta como explicación histórica de una polémica en la que intervienen decenas de personas directamente y centenares de modo tangencial.
El insomnio y Boscán | Análisis de un soneto LXI
> Sin sueño:

Todos tenemos noches difíciles de dormir. Porque las noches se duermen, o se sueñan, depende del poeta que llevéis dentro. Cuando uno tiene insomnio tiende a coger el móvil de la mesilla de noche y mirar todo lo que el mundo le ofrece, pero, ¿y si aprovecháramos esas horas muertas para leer poesía? Así sucedió una noche, que hice trampa, y fui a buscar un soneto que ya conocía: hablaba de lo contrario al insomnio.

El soneto es de Juan Boscán y podéis buscarlo por el número, el LXI, aunque bien puede titularse por su primer verso “dulce soñar y dulce congojarme”.

El primer cuarteto exige una explicación: congoja significa “desmayo, fatiga, angustia, aflicción de ánimo” según la RAE. Pero al margen de eso, el primer cuarteto nos dice que el poeta se sentía a gusto soñando, incluso cuando sueña que sueña. El soñar, como dice el poeta, es dulce si dura un poco más. Porque en esas noches de insomnio quizá es lo que nos falte.

En el segundo cuarteto, el poeta insiste en la misma idea. El soñar es un placer dulce, pero, ¿por qué?. Pues porque es un “no estar en mí”, el sueño es una huida placentera de nuestras angustias cotidianas. Y, además, es una huida en la que “figurarme podía/ cuanto bien yo deseaba”, por eso es tan agradable soñar, puedes pensar lo que quieras, tener lo que quieras.

Cuando uno lee el poema, comienza a dudar si el autor se refiere a los sueños involuntarios, aquellos que te vienen cuando estás profundamente dormido y sin pedirlos, esos pueden ser muy raros. O si, por el contrario, se refiere a soñar despierto, una actividad muy poética. Todos dedicamos muchas horas a salir de nosotros mismos e imaginar todos los bienes que deseamos ya en nuestras manos.

En el primer terceto, el autor habla de una paradoja: el sueño le sería leve y agradable, si se asentase con más reposo, es decir, si fuera tan pesado que no pudiera quitárselo de encima. Y en el último terceto, el autor resuelve la duda, y qué grande y triste es la resolución. Durmiendo el poeta fue feliz, y cree que esa felicidad es justa porque despierto no pudo serlo.

No sé si Boscán lograba tener sueños tan placenteros, pero yo cuando estoy profundamente dormido y sueño, suelo hacerlo con cosas muy raras: sueño que soy vendedor de poesía barata, sueño una caída en un paracaídas verde, sueño que juego al fútbol en primer división pero con una barriga enorme…

A mí los sueños que el poeta dice que le hacen dichoso se me pasan por la mente cuando estoy despierto. Y entonces sí que digo con Boscán: “dulce gozar con lo que me engañaba”. Y estos dulces sueños despierto, irónicamente, no me dejan dormir. Buenas noches.

Jaime A. Perez Laporta
2018
Y ahora, como decía Sócrates, "Ιωμεν". Sean felices, por favor, a pesar de todo. Tamaragua, amigos. HArendt.

DULCE SOÑAR Y DULCE CONGOJARME:
Quando estaba soñando que soñaba;
dulce gozar con lo que me engañaba
si un poco más duraba el engañarme;

Dulce no estar en mí, que figurarme
podía cuanto bien yo deseaba;
dulce placer, aunque me importunaba
que alguna vez llegaba a despertarme.

Juan Boscán
Poeta.
Barcelona, 1487/92 —?, 21 de setembre de 1542
De família de mercaders i lletrats, serví des del 1514 a les corts de Ferran el Catòlic i de Carles V, feu amistat amb Garcilaso de la Vega —el 1522 es trobaren a l’expedició per a socórrer Rodes contra els turcs— i, amb Diego Hurtado de Mendoza, rebé lliçons de l’humanista italià Lucio Marineo Siculo, i fou preceptor del duc d’Alba. A Granada, el 1526, s’entrevistà amb Andrea Navagero, per influència del qual adoptà la mètrica i les formes poètiques italianes. El 1532 prengué part en l’expedició reial a Viena, i de retorn fixà definitivament la residència a Barcelona, on el 1539 es casà amb Anna Girón de Rebolledo, neboda de l’escriptor valencià Joan Ferrandis d’Herèdia. A casa seva es formà una tertúlia literària on concorregueren, entre d’altres, el batlle general de Catalunya Jeroni Agustí i Albanell, el paborde de València Onofre Gualbes, el cavaller i poeta Galceran Durall i, quan la cort residia a Barcelona, Gutierre de Cetina i Diego Hurtado de Mendoza. Les seves obres, escrites en castellà, foren publicades el 1543 amb les de Garcilaso de la Vega. El primer llibre recull composicions dins les formes i els gèneres de la poesia castellana del segle XV; el segon, compost entre el 1526 i el 1537, sonets i cançons a la manera d’Itàlia, en endecasílabos, precedits d’una carta a la duquessa de Somma (neta del Gran Capità i muller de l’almirall de Nàpols i gran admirador d’Ausiàs Marc, Ferran de Cardona), veritable manifest de la poesia renaixentista; el tercer llibre enclou el poema clàssic Hero y Leandro en endecasílabos blancs, una elegia i dues epístoles en tercets, i un llarg poema en octaves reials. El quart reuneix les obres de Garcilaso. Bé que molt desigual, introduí a la península Ibèrica la mètrica italiana i posà les bases de la influència d’Ausiàs Marc en la poesia castellana del segle XVI. A instigació de Garcilaso publicà, a més, la traducció en prosa castellana d'Il cortegiano (1534), de Baldassarre Castiglione. De la seva producció catalana només ha romàs la poesia Esparsa, que exemplifica bé la seva devoció per Ausiàs Marc.
Juan Boscán Almogávar (en catalán Joan Boscà i Almogàver)
Por que escribimos en esta página:

El tiempo que llevemos escribiendo no dice cuán buenos somos, eso queda en evidencia.
Hay algun@s que solo han publicado en sus años maduros, convirtiéndose en importantes referentes de su tiempo. No obstante, debemos saber que el trabajo de la escritura es denso y muchas veces poco satisfactorio y muchas veces la relación trabajo-resultados no es directamente proporcional. Por tanto es importante armarse de paciencia y de buena voluntad para encontrar la forma de disfrutar de esta labor sin depender de los resultados.
Solo i pensoso i più deserti campi...
------------------------------ ------

Solo y penoso en páramos desiertos
mis pasos doy, cuidosos y cansados,
y entrambos ojos traigo levantados
a ver, no vea alguien mis desconciertos.

Mis tormentos así vienen tan ciertos,
y van mis sentimientos tan cargados,
que aun los campos me suelen ser pesados
porque todos no están secos y muertos.

Si oigo balar acaso algún ganado,
y la voz del pastor da en mis oídos,
allí se me revuelve mi cuidado.

Y quedan espantados mis sentidos,
cómo ha sido no haber desesperado
después de tantos llantos doloridos.

Juan Boscán
Y aproximando a
JUAN BOSCÁN

Adulador@es que aduláis,
A quien con envidia admiráis,
Erigiendo/los personajes
De librea y sin traje,
Que al final desnud@s estais
por que no tenéis linaje
Ni tan poco pedigrí,
Solo pasáis cacareando
Cual si fuerais la perdiz,
Que por neutro estáis pasando.
Al intentar escribir con un estilo literario creemos que tenemos que amasar nuestras palabras para que resulten más agradables, que
aparenten una gran elaboración de fondo; sin embargo, el buen escribir es aquel que consigue decir cosas profundas con las palabras más sencillas: debe parecer que no te esfuerzas, porque el buen lector sabrá darse cuenta de que sí, de que para escribir así es necesario un dominio y una entrega absoluta al lenguaje.
La intensa y radical búsqueda de la unión con Dios de San Juan de la Cruz, es explicada también con un dibujo, que ilustró la primera edición de Subida al Monte Carmelo.
Fría el alma, ausente de primaveras
blancas y puras, con perversa boca
¡Oh tormento que mi razón trastoca
en viento cruel que disfraza quimeras!

¿Dónde la cura a mis heridas fieras?
¿Donde la mano que acaricia y toca?
¡No existe alivio para el alma loca
cuando duerme la fe en vacías eras!
... (ver texto completo)
Resultado:

Frí/a el/ al/ma, au/sen/te/ de/ pri/ma/ve/ras/
= 11 sílabas

blan/cas/ y/ pu/ras,/ con/ per/ver/sa/ bo/ca/
= 11 sílabas

¡Oh/ tor/men/to/ que/ mi/ ra/zón/ tras/to/ca/
= 11 sílabas

en/ vien/to/ cruel/ que/ dis/fra/za/ qui/me/ras!/
= 11 sílabas

¿Dón/de/ la/ cu/ra a/ mis/ he/ri/das/ fie/ras?/
= 11 sílabas

¿Don/de/ la/ ma/no/ que a/ca/ri/cia y/ to/ca?/
= 11 sílabas

¡No e/xis/te a/li/vio/ pa/ra el/ al/ma/ lo/ca/
= 11 sílabas

cuan/do/ duer/me/ la/ fe en/ va/cí/as/ e/ras!/
= 11 sílabas

Im/plo/ro/ luz/ que a/lum/bre/ tu/ re/ga/zo/
= 11 sílabas

luz/ que/ guí/e/ y a/cla/re/ mi/ me/mo/ria/
= 11 sílabas

luz/ que a/mi/no/re/ mi e/nor/me/ do/lor./
= 11 sílabas (10 + 1)

An/sí/o el/ dul/ce/ yu/go/ de/ tu a/bra/zo/
= 11 sílabas

vi/vir/ por/ siem/pre/ jun/to a/ ti en/ la/ glo/ria/
= 11 sílabas

es/ mi/ de/se/o, ¡A/yú/da/me/ Se/ñor!/
= 11 sílabas (10 + 1)

¡En Métrica pasa ¡
Estructura Del poema de
San Juan de la Cruz
“NOCHE OSCURA”

En las siguientes partes:

a)
Corresponde a la vía purgativa. La amada (el Alma) busca a Dios en medio de la noche y en secreto (las primeras estrofas, versos 1-10). Sólo hay un verbo principal (salí) que aparece en pretérito perfecto simple.
b)
Se centra en la vía iluminativa. El Alma es iluminada por la luz de la fe y esta luz le permite ir ascendiendo en su camino hacia Dios (estrofas tercera y cuarta, versos 11–20). Las formas verbales aparecen en pretérito imperfecto de indicativo para describirnos el estado del alma.
c)
El Alma prorrumpe en exclamaciones, para agradecer a la noche que le haya permitido conducirla hasta la unión con el Amado. Formalmente aparecen oraciones exclamativas que corresponden a la función expresiva del lenguaje (estrofa quinta, versos 21–25).
d)
Se alcanza a vía unitiva. El Alma se une definitivamente con Dios (estrofas sexta, séptima y octava, versos 26—40). Formalmente hay un agolpamiento de verbos en contraste con las estrofas anteriores, aunque aquí no indican acción sino más bien abandono, sensación que viene reforzado por el uso de pronombres enclíticos (quedéme, olvídeme, dejéme)

Biblioteca.
Mi alma está desasida
de toda cosa criada,
y sobre sí levantada,
solo en su Dios arrimada.
por eso ya se dirá
la cosa que más estimo,
que mi alma se ve ya
sin arrimo y con arrimo.

A. J. de la +
GLOSA A LO DIVINO.
*****************
Por lo que por el sentido
puede acá comprehenderse,
y todo lo que entenderse,
aunque sea muy subido,
ni por gracia y hermosura
yo nunca me perderé,
sino por un no sé qué
que se halla por ventura.

De la +
SAN JUAN DE LA CRUZ

“ El santo de la nada” llamo Hegel a San Juan de la cruz. Una original combinación de la mística cristiana a la espiritualidad oriental formaron el pensamiento de Juan de Yepes, una da las cimas de los poetas excelsos de la lengua castellana. Estudiante en Salamanca, ingresó siendo muy joven, en la orden de Carmelo. Perseguido por la Inquisición y por los propios hermanos de la orden carmelita. Juan de la Cruz fue encarcelado en Toledo, donde escribió parte de la obra poética. A pesar de que estuvo llena de vicisitudes no siempre espirituales, su breve obra poética es una cumbre de la lírica y ningún poeta ha alcanzado a expresar lo inefables con tal belleza y perfección como el Santo logró en los versos de su “Cántico espiritual” o en la “LLama del Amor Viva.” La sensualidad de su lenguaje y lo encendido de su expresión le han convertido en el poeta indiscutible del AMOR DIVINO, pero igualmente en el poema amoroso por excelencia. En este fenómeno está su obra, modelo para todas las generaciones.

Del Gabinete de Prensa y Documentación- S. L.
San Juan de la Cruz
Nació en Fontiveros, provincia de Ávila hacia el año 1542. Pasados algunos años en la Orden de los carmelitas, fue, a instancias de santa Teresa.
NOCHE OSCURA

Canciones del alma que se goza de haber llegado al alto estado de
la perfección, que es la unión con Dios, por el camino de la
negación espiritual.

En una noche oscura,
con ansias, en amores inflamada
¡oh dichosa ventura!,
salí sin ser notada
estando ya mi casa sosegada.

2. A oscuras y segura,
por la secreta escala disfrazada,
¡Oh dichosa ventura!,
a oscuras y en celada,
estando ya mi casa sosegada.

3. En la noche dichosa
en secreto, que nadie me veía,
ni yo miraba cosa,
sin otra luz y guía
sino la que en el corazón ardía.

4. Aquésta me guiaba
más cierto que la luz del mediodía,
adonde me esperaba
quien yo bien me sabía,
en parte donde nadie parecía.

5. ¡Oh noche que guiaste!
¡Oh noche amable más que la alborada!
¡Oh noche que juntaste
Amado con amada,
amada en el Amado transformada!

6. En mi pecho florido
que entero para él sólo se guardaba,
allí quedó dormido,
y yo le regalaba,
y el ventalle de cedros aire daba

7. El aire de la almena,
cuando yo sus cabellos esparcía,
con su mano serena
en mi cuello hería
y todos mis sentidos suspendía.

8. Quedéme y olvidéme,
el rostro recliné sobre el Amado,
cesó todo y dejéme,
dejando mi cuidado
entre las azucenas olvidado.

San Juan de la +
*Preciosa poema para el taller*
^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^

MADRE HA MUERTO EL PIYAYO

Madre, ha muerto el piyayo!
Aquel viejecito renegro
receso de pelo blanco y risao
como vellón de cordero,
aquel que pedía por los caminos
para dar de comer a sus 4 nietecillos
porque una mala hija no quiso saber de ellos
y el hombre siempre pidiendo
por bares, tabernas, colmados y paseos
siempre le daban porque ya lo conocían.

Era una buena persona, muy honrao y cabal
le daban pan, pescao y algunas cosillas más
y siempre le decía a sus nietos:
-Comeos el pescao muy bien remasticaito
que las raspas también se comen
que eso tiene mucho calcio y vitaminas.

El hombre siempre de bromas
pero se su pensamiento
no se le olvidaba el momento
de que su hija volviera
para hacerse cargo de sus nietos
antes de que él faltara.

Si oyes doblar las campanas
no preguntes quien se ha muerto
porque a ti te lo dirá tu remordimiento
si oyes doblar las campanas
no preguntes quien se ha muerto.
Dejando todo lo que comentaii “Ay mísero de mí, ay infelice”, este fragmento del primer acto es un ejercicio de elegancia y juego con las palabras ver, mirar y morir. El amado vive porque mira a su amada, bien sabiendo que esa mirada no agota su amor, sino que lo excita hasta el paroxismo.

De Calderón de la Barca

FRAGMENTO DE LA VIDA ES SUEÑO
Con cada vez que te veo
nueva admiración me das,
y cuando te miro más
aun más mirarte deseo.
Ojos hidrópicos creo
que mis ojos deben ser;
pues cuando es muerte el beber,
beben más, y desta suerte,
viendo que el ver me da muerte,
estoy muriendo por ver.
Pero véate yo y muera;
que no sé, rendido ya,
si el verte muerte me da,
el no verte qué me diera.
Fuera, más que muerte fiera,
ira, rabia y dolor fuerte;
fuera muerte; desta suerte
su rigor he ponderado,
pues dar vida a un desdichado
es dar a un dichoso muerte.
De Fray Luis de León del Salmo I.
Introducción Poesía y Hermenéutica:
****************************** ****
(1) Es bienaventurado (1) Beatus vir qui non abiit in consilio
varón, el que en concilio malicioso impiorum
no anduvo descuidado, et in via peccatorum non stetit
ni el paso perezoso in cathedra derisorum non sedit
detuvo del camino peligroso;
y huye de la silla
de los que mofan la virtud y al bueno,
y juntos, en gavilla,
arrojan el veneno,
que anda recogido en lengua y seno.
(2) Mas en la ley divina
pone su voluntad, su pensamiento, (2 (Sed in lege Domini voluntas eius
el día cuando inclina et in lege eius meditabitur die ac nocte
y el claro movimiento,
lo escuro de la noche en ella atento.
(3) Será cual verde planta
que a las corrientes aguas asentada (3) Et erit tamquam lignum transplantatum
al cielo se levanta iuxta rivulos aquarum
con fruta sazonada, quod fructum suum dabit in tempore suo
de hermosas hojas siempre coronada. et folium eius non defluet
Será en todo dichoso, et omne quod fecerit prosperabitur
seguro de la suerte que se muda.
(4) No así el malo animoso,
cual si el viento sacuda (4) Non sic impii sed tamquam pulvis quem

la paja de la era muy menuda. proicit ventus
(5) Por esto al dar la cuenta,
la causa de los malos, como vana, (5) Propterea non resurgent impii in iudicio
caerá con grande afrenta neque peccatores in congregatione
allí la cortesana, iustorum
santa nación huirá de la liviana.
(6) Porque Dios el camino
sabe bien de los justos, que es su historia;
del otro desatino (6) Quoniam novit Dominus viam iustorum
de la maldad, memoria et iter impiorum peribit.
no habrá, como de baja y vil escoria.

> Lástima que sea solo un poema <
Sentados junto a la estatua/ y a veces en formación / los alumnos de Matacán/ de la Escuela de Aviación/ unas por el recreo/ y otras por otra cuestión/ allí pasábamos las tardes / en ese patio y al sol/
“A veces le preguntábamos”/ a San Luis de Léón/ por el tiempo que allí llevaba/ y por las parejas que pasaban/ si se besaban por amor/ o solo eran amig@s ¡amigas de Universidad …o “tal………! “
LA POESÍA CONTEMPORANEA.-

La poesía tradicional sigue reglas muy estrictas. Un poema debe tener versos y estrofas y debe seguir una métrica específica según el tipo de poema. Por existir modelos poéticos tan rígidos, muchas personas aún hoy en día creen que la poesía es difícil de entender y sólo para la gente élite.
Sin embargo, desde el siglo xx, empezó a cambiar el concepto de la poesía porque los poetas querían alcanzar a un público más grande, no sólo a la minoría intelectual. Como resultado, la poesía ya no era sólo una serie de palabras escritas sino que incluía elementos visuales y orales. Al final del siglo XX, con el boom tecnologico, el performance de la poesía se hizo muy popular. Aparecieron varios estilos de performance como “puesta en voz”, “poesía slam”, “spoken word” y “poetry out loud”. Aunque cada uno de estos tipos de performances es un poco diferente, todos consideran la oralidad como un elemento muy importante. En el siglo XX y XXI donde la tecnología es central a la vida diaria, las personas prefieren “ver” y escuchar un poema en vez de leer un poema. Sin embargo, ver y escuchar un poema es unaexperiencia estética muy diferente a simplemente leer un poema.
"UNA MUJER PERVERSA OPINION NEGATIVA"
Fray Luis de León

¡Oh cuánto mejor fuera
el don de hermosura, que del cielo
te vino, a cuyo era
habello dado en velo
santo, guardado bien del polvo y suelo!
Lira de la Diosa
Ejemplo:

De (Garcilaso de la Vega)

Si de mi baja lira
tanto pudiese el son, que en un momento
aplacase la ira
del animoso viento
y la furia del mar y el movimiento,
Lira de la Diosa
ÉL MISMO LO DICE:

La vida de Rodrigo Lira fluctuó entre la falta de comprensión de sus padres con respecto a su trabajo poético, lo que lo marcó enormemente, y la carencia afectiva verificable -por ejemplo- en el poema:

"AUTOCRÍTICAS, UNO"

Está Mal hecha
La Mujer está mal hecha
................ dice la letra
................ de una cumbia
................ colombiana.
ESPANTOSA SENSACIÓN
cuando te consta y es evidente
que esa poesía que escribiste hace no mucho
también está mal hecha
la Poesía está
.................. mal
....................... hecha.

*************
Modelo de Décima Espinela
Nos dicen los entendidos:

1 La décima viva está a
2 y su variante “espinela” b
3 de quien tiene o no, escuela b
4 dispuesta en la boca va. a
5 Reinando proseguirá a
6 pues desde que el sol asoma c
7 en la ciudad o la loma c
8 de la península Ibérica, d
9 Islas Canarias y América d
10 fluye al par con el idioma. c
F. L. de L.

En la Oda a Felipe Ruiz vemos como la búsqueda del saber y la inquietud intelectual se constituyen como temas fundamentales de la poesía de Fray Luis.

> Otros temas que podemos encontrar en su poesía son, por ejemplo, el tema de la patria como se ve en Profecía del Tajo, o la añoranza de la figura de Jesucristo que trata en el poema En la Ascensión.

En cuanto a la > métrica, es reseñable la utilización de metros y estrofas de clara influencia italiana.
La lira fue la estrofa más empleada por este autor, llegado, en ocasiones, a permitirse la licencia de modificarla a su antojo.
FRAY LUIS DE LEÓN
EN SALAMANCA.
****************

VIDA RETIRADA ¡Qué descansada vida la del que huye el mundanal ruïdo, y sigue la escondida senda por donde han ido / los pocos sabios que en el mundo han sido/ Que no le enturbia el pecho de los soberbios grandes el estado, ni del dorado techo se admira, fabricado / del sabio moro, en jaspes sustentado.
…………………………………………………..

No se conoce la fecha de esta oda, aunque la mayoría de los estudiosos, por su tono sereno, la sitúan antes de la época de la cárcel. El poema tiene un valor proemial. El poeta establece el marco para iniciarse en la contemplación, un marco aislador de la realidad cotidiana, tomando elementos del locus amoenus, pero con un valor más bien simbólico.

Este texto ofrece, además, en tanto que prólogo, una síntesis de los temas tratados en la propia poesía de fray Luis. Hay ecos del Beatus ille horaciano, con la mediación de la recreación que Garcilaso trazó del mismo poema. Pero no falta la huella bíblica.

Epítome.
Poesía del Momento
Francisco Álvarez Hidalgo
Antología de Sonetos

BRNCE:
El cañón, la campana, la escultura,
hijos del bronce, tienen su manera
particular de hablarnos, ya guerrera,
solemne, o desde su épica estatura.

En voz ronca, el cañón, desde su oscura
posición camuflada, vocifera
su plan de destrucción; lúgubre fiera
que asalta y mata, pero no captura.

Con solemne reclamo, la campana
convoca multitudes, a cristiana
secular, o elegíaca asamblea.

La escultura es testigo de la historia,
ya cultural o militar, memoria
y ejemplo a secundar, acción o idea.
LA APASIONADA

La mujer que de férvidas pasiones
tiene en el alma hoguera abrasadora,
al punto que del hombre se enamora,
vive del aire, nútrenla ilusiones.
Pasadas las primeras emociones,
tanto ya te acaricia y tanto llora
que al fin su pesadez ya te encocora
al ver que ella desoye tus sermones.
Separada de ti no está un instante
y te habla de su pleito eternamente,
con tal constancia que te causa grima:
has conquistado una mujer amante,
esto es... un sinapismo, un emoliente,
que nunca, nunca te echarás de encima.

(De Jacinto Labaila.)
Hoy en su RECUERDO
*****************

NADA TE TURBE
Nada te turbe;
nada te espante;
todo se pasa;
Dios no se muda,
la paciencia todo lo alcanza.
Quien a Dios tiene,
nada le falta.
Solo Dios basta.
>
El verso primero, "nada te turbe", es claro eco de la palabra de Jesús a los amedrentados discípulos, momentos antes de la Pasión: "que no se turbe vuestro corazón" (Juan 14,1)
El verso segundo, "nada te espante": no habla de susto sino de asombro.
"Dios no se muda". Sí, el Señor y su verdad permanecen para siempre.
La paciencia / todo lo alcanza. Se lo decía Jesús a los discípulos anunciándoles las persecuciones.
Y finalmente " ¡sólo Dios Basta!" es un absoluto con el mensaje del poema.
CANCIÓN A LA MUERTE DEL MISMO
INICIO>FRAY LUIS DE LEÓN

Quien viere el sumptuoso
túmulo al alto cielo levantado,
de luto rodeado,
de lumbres mil copioso,
si se para a mirar quién es el muerto,
será desde hoy bien cierto
que no podrá en el mundo bastar nada
para estorbar la fiera muerte airada.

Ni edad, ni gentileza,
ni sangre real antigua y generosa,
ni de la más gloriosa
corona la belleza,
ni fuerte corazón, ni muestras claras
de altas virtudes raras,
ni tan gran padre, ni tan grande abuelo,
que llenan con su fama tierra y cielo.

¿Quién ha de estar seguro,
pues la fénix que sola tuvo el mundo,
y otro Carlos segundo,
nos lleva el hado duro?
Y vimos sin color su blanca cara,
a su España tan cara,
como la tierna rosa delicada,
que fue sin tiempo y sin razón cortada.

Ilustre y alto mozo,
a quien el cielo dio tan corta vida,
que apenas fue sentida,
fuiste breve gozo
y ahora luengo llanto de tu España,
de Flandes y Alemaña,
Italia y de aquel mundo nuevo y rico,
con quien cualquier imperio es corto y chico.

No temas que la muerte
vaya de tus despojos vitoriosa;
antes irá medrosa
de tu espíritu fuerte,
las ínclitas hazañas que hicieras,
los triunfos que tuvieras;
y vio que a no perderte se perdía.
y ansí el mismo temor le dio osadía.