Foro Común

Mensajes de Manuel Lara Lemus

Mensajes de Foro Común enviados por Manuel Lara Lemus:

DESDE MI ATALAYA
DE BODA
Se casaba en mi pueblo, Fuensanta (Jaén), para mi el pueblo mejor de España, Delfín hijo de mi primo Miguel, el último de los matrimonios de esta familia que ya disfruta de tres nietos porque sus otros dos hijos ya se casaron hace unos años. Nos vinimos de Estepona, nos pusimos guapos y, ¡ala!, a acompañarlos, a pasar por la iglesia, y ante nuestra patrona, la Virgen de las Mercedes, convertir en matrimonio a esta pareja para que formen su hogar, para que disfruten de su amor y para que sean todo lo felices que merecen y que desde aquí nosotros les deseamos.
Hacía un día veraniego, parecía como si hubiera vuelto otra vez ese verano que tanto color nos dejó meses atrás, pero como no era natural esa temperatura en estas fechas, a la salida de la ceremonia, que por cierto resultó muy entrañable y muy Íntima, en la que familiares y amigos de ambas familias, de Huelma y de Fuensanta, llenaban totalmente el templo y asistían a la Santa Misa a la vez que presenciaban la celebración del sacramento, la lluvia hizo su acto de presencia, y aunque tímidamente, ya empezó a rebajar la temperatura y a manifestar que el veranillo inesperado era más bien una utopía que una auténtica realidad.
Y nos fuimos todos hacia Martos para disfrutar del banquete, en coche o en autobús, pues yo calculo que seríamos más de doscientas personas y allí en la copa de espera que celebramos en un jardín, por cierto que la lluvia hizo un alto para que pudiéramos disfrutar de las copas, los canapés, las frituras y las bebidas, a la vez que charlábamos y compartíamos todos unos momentos de amistad y de convivencia muy gratificantes y muy afectivos. Por cierto hoy me ha dado cuenta de que aquellos que antiguamente llamaban catetos o pueblerinos a los de los que procedíamos de lugares apartadas de la capital o de las grandes ciudades ýa no pueden seguir pensando eso. porque ha desaparecido totalmente. Hoy he comprobado lo bellas que son las mujeres de nuestro pueblo o de Huelma, Lo bien que visten, y lo bien que viven, esos matrimonios jóvenes a los que de se ve saber disfrutar de su juventud y de su amor. sin tantos prejuicios o limitaciones como los que nosotros padecíamos, y lo que decía en un principio ya no hay catetos ya hay igualdad en todos los sentidos y eso es muy bueno porque los ciudadanos somos todos de primera división.
Entramos después al salón, la verdad es que ya casi comidos y bebidos, pero allí nos esperaban aún los mariscos, la carne, el pescado, el postre, la tarta, y toda clase de bebidas para saciar a los estómagos más exigentes. De vuelta a Fuensanta y en la discoteca, propiedad de mi primo Miguel, música, baile y barra libre mientras el tiempo aguantara.
Magnífica boda Miguel y Maruja podéis estar orgullosos de que habéis ofrecido a vuestros invitados un magnífico banquete, de que Delfín habrá disfrutado de sus padres y de su boda y lo que ahora tenemos todos que desear es que el nuevo matrimonio sea muy feliz y que se cumpla lo que ellos han prometido en la salud y en la enfermedad hasta que la muerte los separe. Que así sea.
LA NOCHE DE SAN JUAN

Es la noche de San Juan una fiesta cristiana de origen pagano que se celebra en muchos lugares del mundo en honor al solsticio de verano que entra el 21 de Junio.

En su origen pagano, es decir, antes a la venida de Jesús al mundo, esta festividad se celebraba en honor al Sol, y como forma de refuerzo al mismo que a partir de ahora va perdiendo fuerza hasta llegar al solsticio de inverno, es decir, de la noche más larga del año 21 de Junio a la más corta 21 de Diciembre.
Otra celebración pagana hace referencia a las hogueras que se establecen en las plazas o calles de los pueblos o en las playas en el caso de pueblos costeros. Es una forma de ahuyentar los malos espíritus quemando en ellas todo aquello que nos trae malos recuerdos y limpiando nuestro espíritu.

La parte cristiana de la celebración está en el agua para purificar y lavar nuestra alma como hizo San Juan en el bautismo que él celebraba en el Jordán.
Hay otros pueblos que utilizan también las ofrendas de las plantas, recogidas del campo, colgándolas en los balcones, para que el Santo proteja del mal a aquella familia.

En las playas el ritual mayor es bañarse, o mojarse los pies, en el mar, a partir de las 12 de la noche, y pedir algún deseo para que el santo te lo conceda, en las mujeres en lo más frecuente es pedir la fecundidad. También se encienden muchas hogueras.

Y visto todo esto yo he llegado a la conclusión que la celebración más original y más romántica es la de mi pueblo natal Fuensanta (Jaén), porque allí la noche de San Juan los mozos del pueblo van colgando en los balcones de las mozas casaderas toda clase de plantas y frutas, que allí cada una tiene su significado, haciéndole llegar a la chica, a través de ese significado, que él está prendado de su belleza, de su elegancia, de su simpatía o de su bondad, y que estaría encantado de elegirla como novia y como madre de sus hijos.

Así que visto lo visto en mi pueblo la celebración de San Juan está dedicada, fundamentalmente, a la galantería y al amor. Es que los fuensanteños somos así.
ALBAÑIL

He estado yo de siempre muy vinculado a esta profesión, primero porque mi padre era albañil y yo de niño le acompañaba muchas veces, al campo o a los cortijos sobre todo, a la obra que estaba realizando y después, toda la vida, por el negocio que hemos mantenido en Fuensanta durante 75 años que era un almacén de materiales de construcción y tengo bastantes conocimientos de esta profesión, que considero muy importante dentro de la sociedad porque a ella debemos nuestro descanso y una mejora en las condiciones de vida que nos proporciona la vivienda en la que cada uno de nosotros ha de alojarse y que estos obreros de la construcción se encargan de realizar y después de ir reparando y acondicionando según las nuevas exigencias y necesidades que la evolución, el progreso y el desarrollo nos van imponiendo.

Esta profesión, al igual que todas, era mucho más penosa y más dura hace 50 ó 60 años, lo primero es que la maquinaria no existía en absoluto, no había hormigoneras, no había monta cargas, ni cortadoras, pulidoras o martillos mecánicos, todo se hacía a mano o con la ayuda de animales de carga.

Otra dificultad estaba en los materiales a emplear porque eran escasos y no existían a penas los ladrillos, se utilizaba adobe y paja para hacer unos bloques con los que poder construir la paredes, el cemento todavía no había hecho su aparición y todos los prefabricados de cemento no existían. Se utilizaban las vigas de madera, las cañas y las tejas para hacer las cubiertas y el yeso, mucho yeso, y piedras para realizar todo lo demás.

Esta era entonces una profesión en la que había que saber hacer de todo, no existían las especialidades, un albañil de entonces tenía que saber hacer una pared, un enlucido, un embaldosado o un alicatado y eran solo las manos y un palustre o una plana todas las maquinarias a emplear.
Con las manos amasaban el yeso, que el oficial entregaba al maestro, luego él lo cogía en las suyas, también, y era el que ya lo iba pegando y usando para realizar su trabajo. Esto hacía que estos trabajadores cuando llegaban a tenían 50 años todos padecían de reuma y problemas musculares y de huesos como consecuencia de esa constante exposición con el agua, con el frío y con la no protección de sus manos y brazos mientras desarrollaban su trabajo.

Vaya desde aquí un saludo cariñoso y un recuerdo afectuoso para todos las albañiles de Fuensanta que durante sesenta años yo he conocido, y he servido siempre que ellos me lo han solicitado, y vaya también el reconocimiento de que con su esfuerzo y su trabajo han hecho posible que nuestras viviendas estuviesen acondicionadas y protegidas para un mayor bienestar de todos los fuensanteños. Es una gran profesión, todas lo son y todas tienen su mérito y su importancia pero esta para mi es especial.
SEMANA SANTA

La Semana Santa es para nosotros, los andaluces bautizados, creyentes practicantes o no, el reconocimiento y la celebración de que hace más de 2000 años Jesucristo entregó su vida por todos los seres humanos, como un gesto de amor y de liberación, ofreciéndonos la salvación y haciendo posible que basados en ese amor fraternal podamos nosotros alcanzar la vida eterna después de nuestro peregrinar por este mundo.

Por eso es que todos los años, el Jueves Santo, conmemoramos la pasión y muerte de Cristo y los hacemos con procesiones, con actos religiosa y en algunos casos, como es el nuestro, el de Fuensanta y el de los fuensanteños, la representación en vivo de aquellos hechos que vienen a ser una lección de real de lo acontecido trasladado al siglo XXI, para que todo el que nos visita y los más pequeños del lugar no olviden que aquello sucedió para nuestro beneficio y nos obliga a ser dignos representantes y transmisores de aquella doctrina y de aquella lección de generosidad, de entrega y de amor.

Esta tradición fuensanteña que se inició hace ya más de 100 años, que se interrumpió con la injusta y errónea guerra civil, se recuperó en los años setenta (1.976) gracias a la labor de un sacerdote párroco de Fuensanta que se llamaba D. Antonio Ruano que a su marcha transmitió a Antonio Lara, el chino, ese mismo espíritu de recuperación de una tradición tan arraigada en nuestro pueblo y que año a año se sigue alentando por jóvenes fuensanteños dispuestos a mejorarla y a representarla
con orgullo y con tesón.
Yo aseguro lo de su centenaria tradición porque mi padre a principios del siglo XX ya intervenía en la representación de los entonces llamados Pasos haciendo de Isaac.

Hoy día es conocida en toda España que hay un pueblo de la provincia de Jaén llamado Fuensanta donde unos cien jóvenes fuensanteños recuerdan que hace XXI siglos Jesús de Nazaret nos dio la más grande lección de amor que cambiaría el mundo morir en la cruz por todos los hombres.

Si nunca viniste a Fuensanta un Jueves Santo. no dejes de hacerlo porque un paisaje maravilloso, como hecho a medida para tal evento, unos actores improvisados pero llenos de ilusión y de superación, y todo un pueblo comprometido por tan noble y espiritual espectáculo donde la hospitalidad, el cariño y la simpatía, te están esperando para recordarte que aunque la vida está llena de problemas, la situación actual es difícil y delicada y el futuro un tanto incierto, si todo lo intentamos superar como hermanos y con amor, que es lo que la Pasión nos enseña, tal vez podamos alcanzar la solución de todos nuestros problemas. Felicidades Fuensanta por estar siempre con Jesús.
AYUNO Y ABSTINENCIA
Ahora que estamos dentro de la Semana Santa, cuando ya hemos travesado casi toda la cuaresma, a mi se me ocurre pensar, viendo la actual actitud de los católicos en nuestro país, comparado con lo que yo viví, tantos años en mi infancia, adolescencia, y parte de mi madurez, que algo ha cambiado en nuestra sociedad, y en la Iglesia Católica, que ha hecho que los fieles nos olvidemos, totalmente, de aquellos preceptos que entonces eran cumplidos, a raja tabla, por millones de personas, que aceptaban el no comer carne durante todos los viernes del año, y el ayunar creo que los miércoles y viernes de la cuaresma. Era tan aceptado como normal este planteamiento que incluso los bares y las fondas y las posadas, antigua representación de restaurantes u hoteles, evitaban ofrecer carne estos días a sus clientes.

Esto que era un precepto impuesto por la Iglesia para hacer creer que era una forma de controlar los apetitos y excesos en el comer, yo creo que era sobre todo una forma de controlar las actitudes y el comportamiento de los fieles en todas sus manifestaciones, porque así se aseguraba la permanencia de ellos dentro de la institución.

Yo no estoy de acuerdo con nada de lo que suponga, de alguna manera, una imposición al individuo que debe ser totalmente libre pero creo que el hecho de pertenecer a una asociación, organismo, institución y por supuesto una religión, si que deben cumplir los reglamentos, preceptos u obligaciones que cada una de esas instituciones tengan en sus reglamentos, sus normas o preceptos. O sea que no veo correcto que la iglesia, los fieles o la sociedad, hayan erradicado de la misma aquel compromiso o precepto del ayuno y la abstinencia que fue siempre guardado celosamente por nuestras madres tal y como mandaba la Santa Madre Iglesia. Eso, asistir a misa los domingos, confesar y comulgar el menos una vez al año o por Pascua Florida, eran otros preceptos que yo recuerdo, aunque no cumplo, y que creo deberíamos guardar todos los que nos llamamos católicos o en su defecto pedir la baja que sería lo correcto, y eso quizás sea el motivo por el cual los fieles acuden menos a la iglesia, y tal vez la causa por la cual la religión católica ya no cuenta con esa presencia de fieles en sus celebraciones religiosas.

Solo una cosa pensemos que los que siguen la religión de Mahoma tienen prohibido beber alcohol y comer carne de cerdo en su vida, y al menos en público y de cara a la sociedad muy pocos árabes se saltan, de cara a la gente, estos duros preceptos.

A mi me gustaría que mis hijos y mis nietos volvieran a no comer carne y ayunar los viernes de cuaresma, al menos, porque eso es lo que a los fieles católicos se les pide, ignoro desde luego si esto está ya en vigor. Y si se casaron y hacen las primeras comuniones dentro del seno de la Iglesia Católica, que cumplan con sus preceptos.
Lo que no es admisible, bajo ningún pretexto, es que haya fieles que acuden a la iglesia para bautizarse, para hacer la primera comunión o para casarse, y luego se olviden de que las obligaciones que les impone pertenecer a esa religión. En loa vida hay que estar para las duras y para las maduras, y en la iglesia también