Foro Común


Mensajes de Columnistas y Tertulianos enviados por Olimpio:

eL Plural

Aznar, Ayuso, Abascal: la Triple A de la derecha española
Los votantes de derechas oyen a Casado pero no lo escuchan: reservan su escucha para la presidenta de Madrid, el expresidente de España o el jefe nacional de Vox

FERNÁNDEZ/EP

Cuando Abascal ruge, Casado se encoge. Cuando Aznar brilla, Casado palidece. Cuando Ayuso habla, Casado guarda silencio, como sabiendo que si hablara en ese momento nadie le escucharía.

El presidente nacional del PP es un líder volátil, demediado; un político vicario e inconsistente que lleva estampado en la frente el estigma de la provisionalidad; un candidato que sospecha que sus votantes se han resignado a él pero preferirían que el liderazgo orgánico coincidiera con el liderazgo político, ya fuera el liderazgo de perfil más denso que encarna Aznar o el de contornos más bullangueros que exhibe Ayuso.

A Casado, la parroquia conservadora lo oye; a Ayuso y Aznar, los escucha. Los votantes de derechas perciben el sonido de la voz de Casado pero apenas le prestan atención, que reservan para la presidenta de Madrid, para el expresidente de España o para el jefe nacional de Vox Santiago Abascal.

Un líder indeterminado
Afiliados, simpatizantes y votantes del PP se malician la indeterminación de Pablo Casado: no es un duro como Aznar ni un blando como Rajoy, pero tampoco un desahogado como Ayuso, aunque no carezca de talento para imitar a los dos primeros o aproximarse llegado el caso a la tercera. Ni siquiera es un enemigo franco y abierto de Abascal, pese a haber convencido durante unas semanas de lo contrario a la gente que escuchó -esa vez sí- su célebre discurso contra él y contra Vox con ocasión de la fallida moción de censura que los ultras presentaron en octubre contra Pedro Sánchez.

Aznar, Abascal y Ayuso son los verdaderos referentes de la derecha española, su Triple A, naturalmente no porque sean terroristas parapoliciales como lo era el grupúsculo así conocido en los años duros de Transición, sino porque las tres tenebrosas aes de su denominación respondían a las siglas de Alianza Apostólica Anticomunista.

Aznar habla de Casado con una displicencia que ni se molesta en disimular, mientras que Ayuso guarda las formas y simula respetarlo, pero calienta en la banda a la espera de poder saltar al campo y relevarlo como capitán del equipo. La supervivencia del presidente del PP depende hoy de la clemencia de Aznar y de la benevolencia de Ayuso, además lógicamente del calendario electoral, que hoy por hoy le favorece.

Aun así, no se olvide que hay políticos que llegan a presidentes gracias a su liderazgo, pero también los que alcanzan el liderazgo gracias a haber llegado a presidentes por coyunturas o carambolas que nadie previó: José María Aznar es ejemplo de lo primero y Juan Manuel Moreno de lo segundo. El primero logró la Presidencia gracias a su liderazgo y el segundo está convirtiéndose en un líder gracias a la Presidencia. Casado nunca será de los primeros pero bien podría acabar siendo de los segundos.

El fuego y la brocha
España no está desconcetada del mundo. Aznar, Abascal y Ayuso son los referentes conservadores en el país por sus afinidades ideológicas y temperamentales con los líderes ultraderechistas o simplemente populistas que campan a ambos lados del Atlántico y cuya falta de escrúpulos institucionales y lealtad a sus propios países hacen de ellos unos políticos particularmente peligrosos: son los Trump, los Johnson, los Salvini, los Orbán, las Le Pen.

El escenario dibujado por la concesión de los indultos a los políticos independentistas condenados por el ‘procés’ es ideal para que el populismo conservador despliegue todos sus talentos. Con la brocha gorda en la mano y el discurso incendiario en los labios pueden llegar muy lejos: perderán para siempre Cataluña pero no les preocupa porque en realidad la perdieron hace mucho tiempo; podrían ganar, sin embargo, la España que se extiende al sur del Ebro: piensan que ello les bastaría. Se equivocan: acabarían convirtiendo el Ebro en la frontera que todavía no es.

La Triple A lleva toda ella la marca de la ultraderecha, aunque cada uno de sus miembros la lleve a su manera. Ayuso es la hija tardía y natural de Vox, mientras que Aznar es más bien su padre. El expresidente ya era Vox antes de que naciera Vox. ¿Y Abascal? Abascal es solo el titular de la marca, no la pieza principal de este mini puzle de las derechas nacionales.

Días para apuntar
De todos ellos, a quien no conviene perder de vista es a Aznar, el único ilustrado de los tres y quizá el más tenebroso porque da la sensación de ser un hombre que nunca hubiera experimentado determinados sentimientos como la culpa, el propósito de enmienda o el perdón.

Sus palabras amenazantes de esta semana en relación al apoyo de obispos y empresarios a los indultos lo retratan: “Son días para apuntar, para tener en la cabeza y no olvidar”, dijo.

Días para apuntar y no olvidar fueron aquellos en que el expresidente involucró a España en una guerra que ningún español quería, le ha recordado el habitualmente ponderado Joan Baldoví.

De Aznar se diría que es un tipo a quien sus amigos no se atreven a decirle lo que piensan de verdad sobre su conducta tras los atentados del 11-M, porque si lo hicieran perderían los beneficios de la amistad con un hombre que sabe pocas cosas pero las que sabe las sabe muy bien; un hombre seguramente generoso con sus amigos pero resentido con sus enemigos y obsesivamente amurallado frente a ellos; un tipo que llegado el momento tuvo lo que había que tener para desafiar a su propio país y no solo salir vivo del embate, sino acabar medio millonario merced a los valiosos contactos con el Gran Dinero que le proporcionó su lealtad perruna pero previsora a George W. Bush y la derecha antieuropea.
Ana Blanco no se toca
Juan Soto Ivars

Escritor y periodista

Leo en una nota de Dircomfidencial que la nueva cúpula de RTVE se plantea depurar a Ana Blanco y sustituirla por alguien que transmita más frescura como parte de un proyecto de renovación total. No es más que un rumor, un runrún, una hipótesis. Y sin embargo, ¡protesto! Si fuera cierta esta posibilidad, si alguien estuviera sopesando tal extravagancia como una opción razonable, entonces estaríamos nosotros -los del otro lado de la pantalla, los dueños auténticos del cotarro- a tiempo de impedirlo, y que reine la sensatez. Tenemos un arma más poderosa que los audímetros o la chabacana presión tuitera: la argumentación.

Ana Blanco le podría parecer una simple presentadora de telediario a quien la mire con ojos perezosos, pero es mucho más. Ana Blanco es el pegamento que mantiene unida España, un puente entre el ayer y el mañana. Lo que desde sectores políticos suele atribuirse a la Constitución o la Corona, a la separación de poderes, a la cultura democrática, nos lo da, en realidad, esta mujer que ha logrado sobrevivir, con su pausa y su matiz, al tiempo del entretenimiento histérico y los efectos especiales. Ana Blanco ha estado siempre ahí, como un miembro más de la familia, poniendo una nota de tranquila inteligencia a ese recuadro de la estupidez rampante llamado televisión.

Nos cuenta lo que está pasando en la Conchinchina o la Moncloa, en febrero da paso a un reportero que se está pelando de frío en Guadarrama para dar la sorprendente noticia de que hace frío, en agosto con otro que está tostándose en Torrevieja para compartir con la audiencia el hecho sensacional de que hace mucho calor, pero lo que hace Ana Blanco, en todo momento y circunstancia, en cualquier situación, es repartir por el país su seria dulzura, su precisión aterciopelada. Da igual quién gobierne, la izquierda o la derecha, y quién dirija el informativo. Da igual que la obliguen a leer propaganda o le permitan dar las noticias a su modo, con su neutralidad visible desde el espacio: Ana Blanco transmite constancia. Como un agujero en el presente, es pasado, historia, futuro.

En un tiempo de últimas horas histéricas y emoción loca hasta para leer el BOE, alguien podría suponer que el telediario de TVE debe rebajarse y romper en números circenses, con presentadoras jovencitas y hombres canosos llenos de ganas de opinar. No es así. España necesita a Ana Blanco. Sin ella, nuestra aceleración sería letal.
HANNAH MACKAY / REUTERS
El Peródico
26 de junio del 2021. 21:07

Comentarios
El ministro de Sanidad del Reino Unido, Matt Hancock, anunció este sábado su dimisión tras salir a luz pública un video que muestra como mantiene una aventura amorosa con una de sus ayudantes, incumpliendo las normas de distancia social durante la pandemia. En las imágenes, obtenidas de una cámara de vigilancia y publicadas el viernes por el tabloide 'The Sun', muestran a Hancock, casado y con tres hijos, abrazando y besando a Gina Coladangelo, una amiga cuyo nombramiento en el Ministerio provocó mucha polémica. Los hechos ocurrieron en la oficina del ministro el 6 de mayo, cuando el país estaba sometido a reglas de distanciación social para evitar la propagación del virus.

Downing Street ha publicado este sábado la carta de renuncia que ha escrito Hancock al primer ministro Boris Johnson.

"Hemos trabajado muy duro para luchar contra la pandemia", escribe el ya exministro. "Lo último que desearía es que mi vida privada distraiga la atención de lo único que nos está sacando de esta crisis", añade. "Aquellos de nosotros que hacemos las normas debemos atenernos a ellas, y es por es por lo que debo dimitir", afirma. El que fuera ministro de Finanzas, Sajid Javid, se hará cargo a partir de ahora del Ministerio de Sanidad.
Sigue del anterior
Las 3 claves de la semana política
Indultos, fondos, Villarejo, Ibex-35 y viceversa

JOSÉ LUIS ROCA

¿Por qué se gestionan los fondos desde La Moncloa?

Con la campaña contra Garamendi, oel PP retomaba su batalla contra el modelo de gestión de los fondos europeos que da un papel esencial a la oficina del Presidente del Gobierno. Es una decisión que salió adelante gracias a la abstención de Vox, en uno de los episodios parlamentarios más delirantes de la actual legislatura y que aún está por explicar. En el sector madrileño de los lobbies se da por hecho que los de Abascal atendieron aquella noche los argumentos de la CEOE en sus labores de grupo de presión. De ese resquemor nace la salida en tromba de los dirigentes del PP contra Garamendi. Y también porque saben que la intervención de la presidencia del Gobierno es hoy un hecho que preocupa por igual a la Comisión Europea (España ha sacado una de las peores notas en transparencia en la gestión de los fondos) y a los barones socialistas que temen perder capacidad de intervención en el reparto.

Tres palancas para controlar el Ibex

Toda argumentación política en base a las grabaciones manipuladas del excomisario Villarejo es nula de entrada. Pero las secuelas judiciales de sus patrañas están debilitando a algunas cúpulas empresariales, especialmente Iberdrola y Repsol, justo en el momento en que se la juegan porque la pandemia ha castigado su cotización hasta el punto de hacerlas vulnerables a todo tipo de operaciones. El Gobierno volvió a protegerlas el jueves de una acción hostil extranjera por seis meses más. Pero eso no impide que haya cambios accionariales internos. De manera que algunos de los implicados sienten estos días que la Presidencia del Gobierno tiene tres palancas para intentar alterar los pesos y medidas en las empresas del Ibex-35: la regulación, los fondos europeos y la protección frente a opas. Si le sumamos la debilidad infringida por Villarejo, algunos temen que les muevan la silla.
Las 3 claves de la semana política
Indultos, fondos, Villarejo, Ibex-35 y viceversa

JOSÉ LUIS ROCA
4
Se lee en
minutos
Albert Sáez
26 de junio del 2021. 18:13
9
Comentarios
Las relaciones entre los poderes no son nunca fáciles en democracia. El absolutismo se basaba precisamente en el ejercicio monolítico del poder. De la fuente de la voluntad divina, expresada a través del sumo pontífice, emanaba la autoridad del emperador y así sucesivamente hasta el más diminuto de los señores feudales. Leyes, propiedades e ideas se imponían sin fisuras con la fuerza de la cruz y de la espada. Uno de los atributos de la Modernidad es justamente la ruptura de ese poder absoluto, tanto de los gobiernos y de los jueces respecto del monarca como de la sociedad civil respecto del Estado. Con todo, hay zonas de frontera, no siempre fáciles de perimetrar. Hay grandes empresas que dependen de concesiones del Estado y hay grandes empresas que, en la medida que gestionan servicios esenciales, el Estado depende de ellas. La concesión de los indultos ha puesto en la picota las relaciones entre poder político y poder económico durante los últimos días. Especialmente ha tensado las relaciones entre el PP y la patronal CEOE.

El día que Aznar se emancipó

Explica José María Aznar en el primer volumen de sus memorias que una de las primeras decisiones que tomó cuando asumió el timón del Partido Popular (cuando Fraga soltó aquello de ni tutelas ni tutías) fue buscar una fuente de financiación alternativa a los empresarios de la CEOE. En los años 80 del siglo pasado, durante las mayorías absolutas de Felipe González, se daba por hecho que la patronal ponía y quitaba candidatos en la formación de centroderecha porque era quien pagaba la fiesta. Para lograr ese cometido, Aznar puso al frente de las finanzas del PP a Álvaro Lapuerta, con quien había intimado en su etapa de inspector de Hacienda en Logroño. Podríamos decir que era uno de sus mentores políticos. Lapuerta tuvo durante años de máximo ejecutivo en ese área a Luis Bárcenas. Y el resto de la historia ya es conocido. Este detalle tiene hoy su importancia por la palabras de Aznar sobre la CEOE tras las declaraciones de su presidente Antonio Garamendi a favor de la decisión del Gobierno sobre los indultos a los presos del procés. Con ese tono cañí que desprende a veces el expresidente, soltó eso de que “son días para apuntar y no olvidar”. La frase de Aznar culminaba una semana de ataques de la cúpula del PP que vino a decir que los empresarios habían vendido su apoyo al Gobierno en los indultos a cambio del plato de lentejas de los fondos europeos.
Pactar con EH Boldo lo hizo el PP en Vitoria cuando ETA existía. Hoy l as banda terrorista no existe.
El Pediódico

SÁBADO, 17/10/2020 - 19:54
1Ya no cantan las sirenas. Atrás quedaron Ulises, la advertencia de Circe y Euríloco y Perimedes amarrando a su capitán al mástil de la nave. Las sirenas ya no cantan; ahora aúllan. Hubo un tiempo en que hechizaban a los marinos con sus melodías. Pero en esta era temerosa, acrítica e infantilizada, en estos días de hooliganismo ciego no hay lugar para romanzas. Se impone el aullido. Cuanto más áspero y bronco, más eficaz. Qué antiguo te has quedado, Homero.

Los datos ofrecen un refugio frente al embate perturbador de los aullidos. Los datos son sagrados. España, epicentro europeo de la segunda ola de la pandemia, contabiliza ya casi 34.000 muertes por el covid (bastantes más, según cálculos no oficiales), casi un millón de contagiados, una presión hospitalaria que roza el 10% de las camas de planta y el 20% de UCI.
El cataclismo económico hundirá este año el PIB en torno al 12,8% (cayó el 18,5% en el segundo trimestre, el 22,1% en tasa interanual). El desempleo ha devorado en un año a unos 800.000 trabajadores y la quiebra, a 42.000 empresas. Eso, sin contar a 1,2 millones de trabajadores en paro temporal (erte), cifra que va en aumento tras las nuevas órdenes de cierre de bares y restaurantes. La pobreza galopa. Llanto y rabia en los desahucios y colas mudas ante los comedores de beneficencia. Una sociedad depauperada.
Unidad política
Los datos son las cuerdas que pueden salvarnos del aullido enloquecedor de las sirenas. Conviene memorizarlos o tenerlos a mano para sobreponerse al fragor alucinógeno de batallas políticas oportunistas, ventajistas o directamente espurias. 34.000 muertos merecen, exigen un mínimo de unidad política para hacer frente a la catástrofe sanitaria y económica, para armar unos Presupuestos de combate, para idear e impulsar un renacimiento industrial merecedor del fondo solidario de la UE. No habrá examen de repesca en Bruselas. Pero en vez de esto, lo que obtienen las víctimas de la pandemia son acometidas furiosas en busca de atajos hacia el poder perdido en las urnas. 34.000 muertos merecen decoro. Tanto y tan poco.
"CARTA ABIERTA A LOS IMBÉCILES".
"Mi nombre es Juan Manuel Jiménez Muñoz. Soy médico de familia en Málaga. Tengo 60 años, y ejerzo mi profesión desde hace 35. Mi número de colegiado es el 4.787. Y este dato lo aporto por si alguien, a raíz de esta lectura, me quiere denunciar o poner una querella. Será un honor.
El método científico, desde Galileo Galilei, nos ha sacado de las sombras. La electricidad, la radio, la televisión, los GPS, los teléfonos, los viajes espaciales, los antibióticos, las vacunas, los telescopios, la anestesia general, el saneamiento de las ciudades, la depuración del agua, las radiografías, las resonancias, los rascacielos, los aviones, los trenes, el cine, las fotografías, los ordenadores, y nuestra vida al completo, dependen de una ocurrencia de Galileo. Una ocurrencia en tres pasos para averiguar entre todos cómo funciona el mundo:
1-Establecer una hipótesis plausible sobre un problema concreto. Por ejemplo: “yo creo que el agua estancada contiene unos animalitos minúsculos que causan enfermedades”. O: “yo creo que cuando un imán gira alrededor de una bobina se genera una corriente eléctrica”. O: “yo creo que la Tierra gira alrededor del Sol, y no al revés”.
2-Realizar experimentos para comprobar la veracidad o la falsedad de esa hipótesis.
3-Publicar los experimentos para que cualquier otro los pueda reproducir, afirmar o refutar.
Y ya está. Qué tontería. Y gracias a eso, Y NADA MÁS QUE A ESO, la sociedad de 2020 es completamente distinta a la de 1700. Diré más. Si como por arte de magia pudiésemos trasladar un habitante del año 1 hasta el año 1700, apenas notaría diferencias en lo esencial de la vida: se adaptaría sin problema. Pero si trasladásemos a un habitante del año 1700 al 2020, se moriría del susto. Literalmente.
Gracias al método científico tenemos herramientas para erradicar una pandemia, o para hacerla soportable: la del coronavirus, por ejemplo. Gracias a la ciencia no hay viruela. Gracias a la ciencia no hay leprosos en Europa (o son casos muy contados). Gracias a la ciencia, los pacientes VIH positivos ya no se mueren de SIDA, sino que llevan su enfermedad como los pacientes crónicos. Gracias a la ciencia, muchos cánceres se curan.
Y que después de 300 años de éxitos tenga uno que soportar lo insoportable, resulta estremecedor: la caída del modelo y la sustitución por la farsa, por la charlatanería, por la incultura, por el pensamiento mágico, por la vulgaridad, por el despropósito y por la democracia aplicada a la ciencia, donde el analfabeto opina sobre el coronavirus en igualdad de altavoces que el más docto catedrático de virología, y donde los tratamientos y las medidas de contención de una epidemia son a la carta.
Hay grupos organizados que parecen añorar la Alta Edad Media, aquella que tan magníficamente plasmó Umberto Eco en “El Nombre de la Rosa”: con su mugre y sus hambrunas, con sus gentes muriéndose de peste o de viruela, con los libros encerrados en monasterios sin acceso para nadie, sin luz eléctrica, sin agua potable, sin nada.
Aunando esfuerzos, una mezcla infernal de terraplanistas, antivacunas, conspiranoicos, sectas satánicas, neonazis, adoradores de ovnis, hedonistas ácratas, cazadores de masones, fetichistas de los porros, delirantes con el 5G, ecologistas que no han visto jamás una gallina e imbéciles con pedigrí, pululan en todas las redes sociales instaurando una nueva religión que, mucho me temo, está calando más de lo que imaginaba en una población carente de cultura y liderazgo. Eso no es nuevo. Tarados los hubo siempre. Pero médicos y biólogos liderando imbéciles acientíficos y abjurando de la ciencia para adquirir una fama pasajera, eso nunca lo viví. Y nunca pensé que mis ojos lo verían. Y nunca creí que los Colegios de Médicos, o de Biólogos, giraran la cabeza hacia otra parte y no alzaran su voz contra el medievalismo.
Que un grupo de 200 médicos se autodenomine “Médicos Por la Verdad”, ya es una ofensa gravísima para el resto de los médicos que ejercemos en España, que somos 160.000. Porque quiere decir, ni más ni menos, que los 159.800 médicos restantes que no estamos en la secta somos “Médicos Por la Mentira”. Y a mí no me llama mentiroso ningún hijo de la gran puta. Por mucho título que tenga.
Que se estén dando conferencias, y publicando libros (uno de ellos con seis ediciones en un mes), para afirmar que no hay pandemia, o que los individuos sin síntomas no contagian, o que esto es igual que una gripe, o que es preferible la experiencia personal a las publicaciones científicas revisadas por pares, o que el dióxido de cloro funciona contra el coronavirus, o que el dióxido de cloro no es tóxico, o que las vacunas que existen ahora provocan autismo, o que las vacunas llevan microchips para controlarnos, o que los aviones esparcen desde el cielo cristales para contagiarnos, o que no llevar mascarillas es un acto saludable de rebeldía, resultaría risible si no fuese mortal de necesidad, y si quienes defienden esas barbaridades fuesen mariscadores gallegos, aceituneros andaluces o pescadores cántabros, y no licenciados o doctorados por una Universidad.
Hace poco, sesenta imbéciles acudieron a Las Canarias para reunirse en una playa a contagiarse a propósito. Habían quedado por Internet. Y yo, desde mi muro, acuso a quienes deberían ser líderes sociales, y no lo son, de favorecer esos comportamientos criminales con sus discursos absurdos.
No es época de división, ni de actuar cada uno a su bola. Por desgracia, nadie lidera la crisis. Es evidente. Digo ningún político. El Gobierno Central ha dimitido de sus responsabilidades. Incluso tiene que sobornar a los autonómicos para que acudan a las reuniones. 17 Reinos de Taifas, 17 desastres organizativos. A cuál peor. Ni una puñetera norma en común. Ni un solo registro compatible. Y además de eso, por si fuese poco, una sarta de embusteros con el título de licenciado envenenan a la sociedad en lugar de aconsejarla, de guiarla, de cuidarla, prestándose a decir lo que muchos quieren escuchar, lo que ahora vende: que el coronavirus es un invento de las superpotencias para disminuir la población mundial, para enriquecer a las farmacias y para cargarse a los ancianos, pero que, sin embargo (y mira tú que curiosa paradoja), la tal pandemia no existe.
Compañeros médicos, biólogos, abogados, farmacéuticos y licenciados de toda clase y condición que habéis optado por llevarnos otra vez a la Edad Media: sois la vergüenza de la profesión, y no sois dignos de que os llamemos compañeros, y mucho menos científicos. Sois pocos, pero metéis mucho ruido y confundís. Sois pocos, sí. Pero mala gente. Y decís cosas por las que, de haberlas dicho en la Facultad de Medicina o de Biología cuando eráis estudiantes, jamás habríais obtenido ese título del que ahora os valéis para vuestro propio beneficio. Un título del que, si de mí dependiera, seríais desposeídos de inmediato. Lástima que no se pueda.
Podría elegir muchas estupideces de las que defendéis, muchas barbaridades solemnes, pero me centraré en una sola, que en vuestra boca merecería la cárcel: “las personas sin síntomas no contagian”. Cagoentóloquesemenea. ¿Dónde estabais el día que explicaron la tuberculosis, o el SIDA, o la varicela? ¿No contagian los VIH positivos a pesar de estar asintomáticos? ¿No hay tuberculosos bacilíferos sin síntomas de enfermedad? ¿No se contagia la varicela desde pacientes en fase prodrómica? En fin. Mejor callar, que me van a estallar las meninges.
Sois líderes que habéis elegido no serlo para convertiros en bufones. Y eso, en época de zozobra, no tiene perdón de Dios. Ojalá se os seque la yerbabuena.
Ah. Y otra cosa. Mis señas las di al principio. A ver si tenéis cojones para meteros conmigo. Cojones, digo; ya que neuronas… las justitas pa beber sin ahogarse".
Cagoentó.
Firmado:
Juan Manuel Jimenez Muñoz.
Médico del Servicio Andaluz de Salud.
Triana. El problema es que en España, quienes tienen más galones? Quienes pueden hablar de sus maravillas en sanidad y economía? De su hacer? de sus proyectos? NADIE. Por esta vez "en el país de los ciegos el tuerto es el rey"
Cuanto te gusta el pasado.
Deja el rebaño.
¿Y? ¿que problema tienes tu con la los artículos de estos periodistas?, estás muy adoctrinado, a parte de ser un un pelota.
Dirás que tú no "insultas"?
Adoctrinado y pelota tu.
Me lo dices a mí? O te has visto en algún espejo.

Después dices lo que dices a quien no se mete contigo, y no dices nada a quienes habría que decir algo.
Que descubrimiento ha hecho para él el señor Camacho. No se cree las respuestas de Sánchez pero las pregunta. Hay de to en el mundo
¡Que obsesión tienes con la derecha, te pasa lo mismo que a Clara, se os ha metido por el ojo la derecha y siempre estáis con la misma matraca.
Eres tú quien cuelga las opiniones de otros, que hablan de lo que tú quieres
Que manera de sembrar lo que solo la derecha de este país quiere.
VIDAS EJEMPLARES.

Un mundo feliz.

La alocución semanal se parece cada vez menos a la realidad.

Luis Ventoso.

Actualizado: 17/05/2020 00:29h.
... (ver texto completo)
La chapa la ve quien quiere, utilice el mando apague la tele y no le leería yo, claro usted no escribiría.
El 8 M está ahí
Y los dos millones de personas que movieron en Madrid también.
De momento van 50.000 muertos, aunque el gobierno reconoce algunos menos.
Para eso está la derecha española, su única función es corregir números, comparándolos con quienes los españoles desconocen China y Corea del Sur. Lo que no dicen es que ambas haciéndolo muy bien han tenido repuntes. Trabajando Unidos y sin contadores negacionistas creadores de bulo es y otras lindezas.
Si los españoles vieran lo que cita el articulista, otro gallo la cantaría a Ayuso.
Si España hubiera tenido las camas de UCI por 1000 habitantes, respiradores, médicos y enfermeras que tiene Alemania y Corea del Sur, en lugar de tantos hospitales diseminados y residencias cedidas y una oposición apoyando. Otro gallo nos cantaría.
Cínico tú, caradura.

El mensaje no era para tí. Claro que puedes responder, pero no... tú entras para insultar.

Lee lo que yo te digo y responde a ello... si quieres, pero no mientas.

De donde sacas la información? Has estado allí últimamente? Cómo aqui de boquilla y al dictado.

De que puedo estar contento?
Quería decir. Manía.
Yo siempre he dicho que es muy fácil ser comunista en un país capitalista. Un viaje de 3 meses a Cuba le vendría bien a él y a todos los comunistas capitalistas.
Tienes mucha manos a Cuba.
Ya sé que indirectamente conoces. Te aseguro que en Cuba tres meses con dinero, se pasan requetebién.
Usted es el vidente, aunque no hay que ser muy vidente para su pregunta.

Sabe cuántos olivos suelen tener los pequeños agricultores en una hectárea? Sabe cuántos están poniendo otros?
Sabe porque se cogen más kilos de aceitunas en unos que en otros?
Sabe que el aceite de unos en de mayor calidad y mucho más caro?

Ahora sabe porque no pueden algunos competir en precios?
Vaya pregunta s. Vidente.
No crecerá como el pasado año
Con un poco de suerte te ponen a ti de abrepistas
Y a Pedro le come entero Pablo Iglesias ¿No lo veis
los socialistas? ¿Estáis ciegos?
Cómo le come? No lo veo.
Veo trabajar a dos personas activas y Sanches siempre está en el lugar se realiza lo más importante.
Hoy uno con la Reina y otro donde debe estar el jefe de gobierno.

Si se hubiera ido con la Rina Sánchez, que diríais? Así se ha podido hacer ambas cosas, tampoco os gusta?

Casado no da una a derechas. No se entera que su jefe es el jefe de la extrema... O se espabila, o le espabila, parece que lo sabe y obedece órdenes.

Que poco se ha dicho aquí sobre las divergencias de González y Aznar sobre Cataluña.
Así que no sabes dónde está el PP.

Arrimandose a Arrimadas estará fuera de Euskadi y en Cataluña reducido a lo mínimo y veremos cómo le sale lo de Galicia.
Con esos apoyos se puede defender políticamente esa cacareada unidad?

Casado debe cambiar el paso, va hacia un tropezón de los gordos, su derecha se la come la extrema derecha.
Empujada por una derecha irresponsable que no ve que el mar está en calma.
Los deseos son eso, deseos, y ya va siendo hora que deseeis algo bueno para España.
No sabes lo que dices. No te enteras de lo que pones, solamente buscas que dar pazarriba y siempre te quedas con el trasero al aire.
El único, los únicos que buscáis volver al pasado, o sea remar hacia atrás sois vosotros, los negacionistas y lavadores de dictadura.

Si alguien es rxpertos en no progresar son las tres derechas.

Así que, da la tabarra que quieras, insulta que también sabes que yo n. p. c. ni puto caso.

Duerme bien lo necesitas
Algún gato nocturno?
En qué tele? No habrá algún programa hecho a medida?

No he visto ni oído maletas ni maletines.
Seguro que alguno habrá fotografiado las tarjetas. O no.
En la barca había remeros honestos. Vosotros queréis robar los remos y Ciar.
Que te den a ti...
Quien las haya visto que las busque. Así que ya sabes... a buscar
Tú que las citas será porque la has visto
Cómo te van a dejar subir si vais sin remos y queréis ciar?
Cuántas respuestas has dado al comentario.
Cuantos hac quitado haya cuadrar renglones?

Ponte un nombre, eso del número da yu yu
Agustín se quedó agusto.
Creo no haberte pedido nada para mí.

Vuelvo al hogar.
Si no sabemos lo que tenían unas maletas... Que porras hacéis repartiendo el contenido.

Que pobreza de oposición.
Vendiendo no se sabe que a sus votantes.
Sigue funcionando el tocomocho: te vendo lo que hay aquí... Lo malo es que aún existen los tontod-listillos que compran.
La fuerza en Europa lo lógico es remar todos en la dirección del gobierno. Yo creo que se hará así y que el partido popular europeo si se arrima en exceso a los países nórdicos, el PP de España se verá donde está si con los que prefieren dirás mediterráneas o los nórdicos.
Hombre te pasa con esto como con casi todo.

Dices que estoy mal informado? Expón en que, en donde iban a parar lo de unos y lo de otros y lo de el tres por ciento en Cataluña.
No seas negacionistas. La tierra es plana?
Cuáles son esos sitios?
De eso saben mucho los de la Gurtel, Púnica... Los de lo Eres se lo gastaban y repartían mal, pero repartian los del PP a p. Fiscales
No me interesan nada las maletas que citas, si piensas que pudieran tener algún presente para tí.... a seguir buscando.

Las soluciones para el campo depende de lo que las tres derechas crean que se debe hacer. Así que la solución a su crucigama está en su tejado.
Con la bajada que Europa quiere hacer en la PAC lo va ha tener crudo. Sabes quién tiene más fuerza en Europa... Si, ellos así que, ya veremos cuánto lo bajan
No me interesan nada las maletas que citas, si piensas que pudieran tener algún presente para tí.... a seguir buscando.

Las soluciones para el campo depende de lo que las tres derechas crean que se debe hacer. Así que la solución a su crucigama está en su tejado.
Lo que he dicho está muy claro.
Entérate: si te piden un céntimo y no le tienes... No busques décimas de céntimo. Ni de verguenza. Aniza los comentarios de las tres derechas.
Cómo diría manuel:"donde no hay no roban"
Nadie pierde lo que no tiene
Olimpio lo tenemos claro lo de las mamandurrias, no es un invento del PP todos los partidos que cojeen poder “para desgracia de los ciudadanos” colocan a todo su gente, y por lo que sabemos el partido del momento, aumentado en esto considerablemente el gasto.
Difícilmente un partido va ayudar a otro si no esta desacuerdo con lo que hace
Más oscuro aún. El PP si no quiere comerse a Vox con lo que conlleva debe ayudar en los temas de ESTADO. Y se se come a Vox dejará de ser el PP