Foro Común


Mensajes de Política enviados por Julio Reyes Rubio:

A la atención de Olimpio
Esta crispacion en el desarrollo de la vida politica deberia de cesar automaticamente porque sino conflictos civiles se van a suceder en el futuro de la historia de España.
La vida de la nación española desde las Cortes de Cádiz en 1810, hasta nuestros días, ha adolecido de una falta absoluta de estabilidad política y diálogo entre las diferentes creencias políticas de nuestra sociedad liberal.
Si analizamos a grosso modo este período, podremos apreciar lo convulso que desafortunadamente ha sido, por la sucesión de una serie de hechos, que prueban una falta de entendimiento entre españoles, como lo que describo así los cambios de régimen, los destronamientos de reyes, los atentados contra monarcas y presidentes del Gobierno, Los destierros de regentes, la brevedad de la I República y sus cuatro Presidentes, las breves Constituciones sin consenso, las dictaduras, las guerras civiles carlistas y por finalizar la guerra civil, tras el fracaso de la II República, un colofón de hechos, que demuestran una crispación total de la vida política nacional.
La desdichada guerra civil, dejó una huella imborrable en nuestra sociedad, durante los primeros años de la posguerra, por los excesos cometidos por ambos bandos en conflicto y cuya autoría se la imputan unos a los otros, cuando en realidad fue un hecho más del enfrentamiento secular, que se inicio por el cambio social de la sociedad liberal hasta nuestros días.
Recordemos tiempos pasados, donde reinaba la armonía en el pueblo y todo el estrato social, participaba en actos colectivos como se refleja, el gran genio pictórico, Francisco de Goya, en su obra “La Pradera de San Isidro” con escenas de fiestas, alegría común y jolgorio popular y en otros como “La carga de los mamelucos” donde todo un pueblo unido, participa en su lucha contra el invasor francés.
En mi libro: “La España critica….una Iberia posible” comento esta tragedia humana y manifiesto:
“Desgraciadamente, la anarquía existente en las dos Españas enfrentadas, trajo, sin por ello olvidar, otras sangres inocentes derramadas, con los métodos represivos de los dos bandos, que usaron la extrema dureza.
Vamos a recordar, dos víctimas de esta barbarie, la desaparición de dos personajes, que la sufrieron, en su persona, dos genios de la pluma, Federico García Lorca y Ramiro de Maeztu, inútilmente sacrificados, por el odio enfermo de los contendientes. Olvidemos para siempre esta tragedia, con su memoria histórica y sepultemos definitivamente, la triste realidad, que denunciaba Mariano José de Larra, del convulso periodo decimonónico: “Aquí yace media España, murió de la otra media”.
Asistimos actualmente a un fenómeno de crispación de la vida política, por la aspereza usada en tratar los temas que habitualmente necesitan un consenso, para dejarlos al margen de un proceso electoral. Está crispación está afectando a las relaciones entre el Gobierno y oposición política, a la vida de las Instituciones y a la convivencia ciudadana generando una división que a veces llega a niveles de odio de unos contra otros.
La existencia de este sentimiento de crispación, es un fenómeno anómalo en una democracia experimentada y es un desacuerdo permanente y sistemático entre diversos grupos que intervienen en la vida política, que trae consecuencias negativas, para el buen hacer en las decisiones políticas, en detrimento de alcanzar una buena gobernabilidad, para propio pueblo.
El elemento ideológico es en referencia al grado de legitimidad que la oposición reconoce al Gobierno y viceversa. El funcionamiento normal de un sistema democrático, se basa en la aceptación y respeto a los que intervienen en el proceso político, siendo el que pierde quien debe reconocer su derrota y el que gana, con humildad no perseguir al derrotado. No olvidemos que nuestro sistema político está basado en el pluralismo político y todas las minorías deben ser respetadas en sus resultados.
La democracia no implica un continuo disenso entre las diversas facciones que la forman, sino formas diferentes de enfocar la solución de los temas pero sobre todo, en temas muy generales, debe existir un consenso, teniendo en cuenta siempre, lo expresado en las disquisiciones filosóficas del Medioevo por Santo Tomás de Aquino, de “alcanzar el bien común”.
Temas testimoniados de “éste generalizado falta de consenso” durante el desarrollo de la vida política en este periodo actual han sido por ejemplo, el trasvase Tajo- Segura en la Comunidad de Castilla La Mancha, privando de un bien común, el agua a los regantes valencianos y murcianos; el fracasado trasvase del Ebro, organizando unos y otros masivas manifestaciones con acritud y rencor de unas Comunidades contra otras; la legalización de los matrimonios homosexuales; la adopción de menores por homosexuales; el futuro proyecto de aborto libre y gratuito para menores de 16 años, tan cacareado por la ministra de Igualdad; la violencia de genero contra la mujer y legalización de la futura eutanasia, así como en la guerra de idiomas en Vasconia, Cataluña, Galicia, haciendose extensiva a Valencia y Baleares.
Estos hechos demuestran un fracaso absoluto de la vida política nacional y en otros temas, como los viles asesinatos de Mariluz en Huelva y de Sandra Palo en Madrid, el de Marta del Castillo en Sevilla, demuestra el Gobierno una falta absoluta de sensibilidad social haciendo caso omiso a la voz del pueblo, que mayoritariamente plantea un referéndum sobre la cadena perpetua.
Julio Reyes Rubio
3-LA IGLESIA VASCA, SEMILLA DEL SEPARATISMO

Una, de las instituciones de la comunidad autónoma vasca, que más ha fomentado el separatismo y la falsa conciencia nacional, ha sido la Iglesia.
Desde la implantación y la consolidación de la sociedad liberal en España, a partir del siglo XIX, la Iglesia ha sido una de las principales promotoras, de la insurrección armada del carlismo, con la defensa a ultranza de la monarquía absoluta, “la alianza del trono y el altar”, y con el único fin, de no renunciar a su poder político, en esa sociedad tradicional.
Es la Iglesia, aquella que crea esa barrera infranqueable, entre la sociedad vasca y el resto de España, para evitar “la contaminación”, de su sociedad tradicional, con las ideas liberales, portadoras del racionalismo y del libre pensamiento, origen principal de la decadencia y pérdida de su poder político, en la sociedad decimonónica.
La Iglesia vasca, se vale del desarrollo de una cultura, cuyo principal fundamento, es el estudio y difusión del “euskera” lengua que utilizara como arma arrojadiza, para segregar su sociedad, del resto de España.
Será también la Iglesia, la única institución, que mas ha contribuido con su iniciativa y su dirección intelectual, en la Edad Contemporánea, en fomentar el proceso desintegrador de la región vascongada, respecto al resto del Estado, primeramente, apoyando al carlismo y después, dirigiendo posteriormente, este movimiento.
Ejemplos muy claros de la historia de España, que no debemos de olvidar, serán los episodios de las guerras carlistas, donde los curas vascos, desde el púlpito incitan a formarse las partidas de insumisos y sus capitanes, son incluso, en la mayoría de los casos, religiosos, que sustituyen su sotana, por el arcabuz y la espada, como el cura, Manuel Santa Cruz y Loydi, hombre solitario y sanguinario, que sembró la muerte en Tolosa y autor de los trágicos fusilamientos masivos, de prisioneros indefensos, en Endarlaza.
En el siglo XX, con la aparición de ETA, será la Iglesia, quien tiene una gran influencia en su fundación y en su organización, siendo su mas fiel aliada, y por su status privilegiado dentro del régimen político entonces vigente, utilizara sus monasterios e iglesias, para la protección de los comandos de la organización, e incluso como infraestructura, para albergar a veces los arsenales de armas y municiones para lucha armada.
Ya es demasiado tarde, para detener el proceso desintegrador y por la evolución del tiempo, el independentismo vasco, es una idea imparable y será una realidad en un futuro próximo.
No obstante, serán las generaciones venideras, las que, una vez obtenida la independencia de España, serán capaces, posiblemente de iniciar un movimiento de convergencia e integración con España o la futura Iberia, aboliendo las falsas creencias y los estereotipos, de la existencia de un pueblo diferente y una raza superior.
Al final, el destino futuro de España y la evolución de la humanidad, hará posible, el proceso de integración de las sociedades humanas, por la emigración masiva procedente de las diferentes partes del mundo, y cualquier ciudadano, abandonara las creencias absurdas de las diferencias étnicas o culturales, y como uno más, se incorporará, dentro del proceso integrador, como ciudadano del mundo.
Es aquí, el momento de recordar, las palabras de Cicerón, eminente orador y pensador, en uno de sus proverbios, que aunque fue expresado, hace más de 2000 años, es una reflexión valida, universal e incólume para cualquier tiempo, “Donde quiera que se esté bien, ahí está la patria.

Julio Reyes Rubio “Al-Mayriti”
Coincido plenamente contigo, nuestro mas grave problema es la falta de conocimientos y esto hace que no seamos un pueblo libre y si facíl de manipular por falsos profetas en relación con los políticos.
Eres una persona que posees una inteligencia muy intuitiva con principios muy solidós e incapaz de dejarte manipular.
Saludos cordiales.
Julio Reyes Rubio
A la atención de Sanfran
Nos encontramos en una sociedad como otras del mundo occidental, desprovista de valores morales donde la mayoria de sus ciudadanos carecen de conciencia nacional o quizas no entiendan este concepto y en estas circunstancias proliferan los falsos profetas y el tal Iglesia en uno mas de estos. En referencia al libro he ampliado el numero de personajes que desarrollare su biografia porque los descritos en la reseña que publico la prepare hace algunos años cuando anuncie mi proposito de trabajar este tema. No obstante cuando inicie su redacción publicare mis avances y te enteraras.
Saludos cordiales.
Julio Reyes Rubio