Foro Común


Mensajes de José María Aznar enviados por Gemesa:

CARTA DEL DIRECTOR
Aznar sale del desierto:
(Extracto)

Pedro J. Ramírez
7 octubre, 2018
La conversación que publicamos en EL ESPAÑOL es la primera entrevista a un medio escrito de José María Aznar, en su recién adquirida condición de 'elder statesman'. Quién lo iba a decir, cuando nos conocimos hace treinta años. La traducción literal no le cuadra porque alguien que está en plena forma no puede ser catalogado, y menos a los 65, como un “estadista anciano”; pero el concepto, sí.

En el caso de Aznar, el cumplimiento de la primera condición es un hecho objetivo. Ni siquiera sus adversarios más enconados niegan que sus ocho años en el poder supusieron la primera experiencia plenamente democrática del gobierno de la derecha en España. Esta misma semana, un ex dirigente socialista me comentaba que hay quien piensa que Aznar ha sido a la vez “el mejor y el peor presidente de la democracia”. Yo le contesté con mi vieja teoría de que, en su primera legislatura, su inteligencia sujetó sus pasiones e hizo lo que le convenía, mientras que, en la segunda, se invirtieron las tornas e hizo lo que le apetecía.

Caricaturizado por la izquierda, repudiado como extremista por el marianismo, Aznar ha vivido una situación similar a la de Churchill durante sus llamados años "in the wilderness". Para unos era una vox clamantis in deserto, a la que el tiempo iba dando la razón respecto a la futilidad del apaciguamiento ante los enemigos del Estado; para otros, una Casandra alarmista y aguafiestas que hacía suya la retórica del "cuanto peor, mejor". Tal vez por ese paralelismo con Churchill, siempre se especulaba con su retorno a la política, para ofrecerse como cirujano de hierro ante una situación límite para la España constitucional.

Tal vez por ese paralelismo con Churchill, siempre se especulaba con su retorno a la política
Ahora esa travesía del desierto ha terminado, tras ganar, por persona interpuesta, la cuarta votación más importante de su vida política. La primera le otorgó, por la mínima, la presidencia de Castilla y León en 1987; la segunda fue la "amarga victoria" del 96; la tercera, la mayoría absoluta del 2000; y esta cuarta, el triunfo de Pablo Casado en el Congreso del PP que tiró el cadáver de Rajoy al río y enterró hasta a su propia sombra con abanico. Si hubiera ganado Soraya, Aznar habría tenido que afrontar otro episodio churchilliano: el de cambiar, pública o veladamente, de partido -apoyando a Ciudadanos- para seguir defendiendo las mismas ideas.

La mayoría silenciosa del PP, a la que él mismo había mantenido en estado de mutismo adolescente, invistió, sin embargo, como líder a Casado, con plena conciencia de que eso suponía reponerle a él, no tanto en la presidencia de honor, sino en la condición de referencia moral del partido. Lo que se eligió fue una especie de ticket: Casado como paladín, Aznar como 'elder statesman'.

No es casualidad que ahora se cumplan, a la par, el segundo y tercer requisito para adquirir ese rango. Mientras Casado le arropó en su comparecencia ante la comisión sobre financiación ilegal del PP, se ha declarado su émulo, ha pedido sus consejos y presentará El futuro es hoy, fue en esta conversación que mantuvimos el martes en la que Aznar zanjó de forma definitiva y "para siempre" toda fantasía sobre su retorno. Y todos sabemos que si Aznar dice "para siempre", es "para siempre".

Aznar zanjó de forma definitiva y "para siempre" toda fantasía sobre su retorno. Y todos sabemos que si Aznar dice "para siempre", es "para siempre"
Seguro que muchos aznarófobos verán disiparse así la peor de sus pesadillas; pero yo les aconsejaría que no se relajaran porque tendrán que convivir con el auge de su influencia sobre la España constitucional. Basta leer con atención esta larga conversación con EL ESPAÑOL, o desde luego el libro que acaba de aparecer, para darse cuenta de que, en medio de tanto zopenco con barniz, de tanto pícaro disfrazado, de tanto rábula de la política, la visión preocupada de Aznar sobre España y Europa emerge con conocimiento de causa, sentido de la perspectiva y profundidad poco habituales.

En esa visión hay tres estratos, conectados entre sí: una concepción filosófica de la democracia liberal, un relato con significativas elipsis de su propia experiencia política entre dos siglos y una batería de advertencias y propuestas para garantizar la continuidad histórica de España, dentro de una UE aferrada al vínculo atlántico. También surge un camaleónico nuevo enemigo, "contagioso como la peste": el populismo. Un vocablo, paradójicamente parecido al apellido del partido que él mismo refundó para romper sus lazos con el franquismo. Por cierto, ¿no fue acaso el tardofranquismo un heraldo del populismo?.

Aunque nunca aparece citado, la sombra protectora de Isaiah Berlin planea sobre la primera parte de un libro que reivindica la ausencia de coerción -la famosa "libertad negativa"- como base del orden liberal. Aznar la confronta con las amenazas de esta "cuarta revolución industrial", en la que "la Ilustración ha muerto a manos de la razón humana", toda vez que su última creación, el algoritmo, "no perfeccionará al ser humano sino a otro algoritmo".

En este contexto, plantea que, precisamente porque no se ha producido ni se producirá nunca el Fin de la Historia, es por lo que resulta tan inquietante la visión del "hombre posthistórico" de Fukuyama: "Un hombre nihilista, consumidor narcisista, sin mayores aspiraciones más allá del próximo viaje al centro comercial". O sea, la perfecta carne de cañón para que Facebook, Amazon o Google consumen la profecía autocumplida de ir determinando su comportamiento, hasta que no quede el menor atisbo real de voluntad.

El fantasma de que así funcione también una democracia plebiscitaria asoma entre algunas páginas especialmente lúgubres, en las que Aznar ve como se resquebraja el orden atlantista. Describe, por un lado, a una UE debilitada por el brexit, la eurofobia y las maniobras desestabilizadoras de Putin. Por el otro, a unos Estados Unidos en manos de un Trump, al que en el libro tilda de "impredecible" y en la entrevista presenta como el caballo de Troya que el populismo ha colado en el fortín del conservadurismo norteamericano.

Describe a unos Estados Unidos en manos de un Trump, al que en el libro tilda de "impredecible"
Casualidad o no, Aznar sitúa en 2003 el momento en que todo empieza a irse al garete en el mundo occidental, cuando Chirac y Schroeder se alinean con Putin contra Bush, en la crisis de Irak; y en 2004, el momento en que se quiebra en España el espíritu de la Transición, cuando Zapatero pacta con ERC e IU, reabre el melón de la "memoria histórica" y organiza el "cordón sanitario" contra la derecha. Cualquiera diría que, en su subconsciente, queda la idea de que si él no se hubiera marchado entonces, cumpliendo escrupulosamente la limitación que se autoimpuso, o incluso de que si él no hubiera sido un "pato cojo" al final de su segundo mandato, todo habría podido ser distinto.

De ahí lo significativas que resultan las súbitas elipsis que dejan sin respuesta asuntos enunciados por el libro, como los errores cometidos en la invasión de Irak o los motivos por los que Rajoy no estuvo a la altura del mandato que recibió en 2011. Del 11-M, ni una línea en el libro y apenas la reflexión en la entrevista de qué ojala se pueda algún día "analizar" con frialdad. Son los "huecos", entre los "fragmentos" de la memoria, con los que, según suele decir Carmen Iglesias, citando a Havel, "hay que aprender a vivir". Aznar lo ha conseguido.

Resultan significativas las súbitas elipsis que dejan sin respuesta asuntos enunciados por el libro, como los errores cometidos en la invasión de Irak
Las últimas páginas del libro, justo por las que empieza nuestra conversación, son las que más pasiones van a despertar. En sentido positivo porque activan los resortes del éxito de la España constitucional y adversativamente porque proponen todo un vademecum para combatir la confluencia de los populismos izquierdistas y separatistas que nos amenaza. No reproduciré los titulares de la entrevista ni sobre las pensiones y el IPC, ni sobre los golpistas y el 155; pero que en la España actual haya quien argumente -y vaya que sí lo hace- que necesitamos "más capitalismo" y "menos diálogo con los nacionalistas", no deja de tener la fuerza provocadora de la incorrección.

Aznar siempre ha tenido una estrecha relación con el periodismo y la literatura y por eso -en contra de lo que parece ser el espíritu de los tiempos- todo lo que firma, lo escribe. Recuerdo que un día en la Moncloa, hablando de la generación de su abuelo, director de El Sol y La Vanguardia, pero tirándonos con bala a los contemporáneos, ironizó: "El único polvo que no tiene consecuencias es el polvo editorial. Escribes lo que piensas, lo publicas y ya está".
Y para que la tunda no fuera más grande la cadena de televisión, la 6", sale en defensa de Pablo Iglesias.
! Pero lo que él (Aznar) habló mantenido está por él.!
Sin dudarlo pasen los años que pasen a día de hoy JOSE MARIA AZNAR LÓPEZ ha sido el mejor presidente que ha tenido España desde los años 30 (y podria seguir a juzgar por la actuación demostrada ayer 18/9/18

0 sea como diria un liberal
MARI. Buenos días. En política la izquierda lo tiene crudo. Ahora van saliendo más páginas plagiadas... por HONORABILIDAD.
La copia y/o “plagio” con alguna modificación o transformación del invento original. Es un buen avance, si se tiene en cuenta que tan solo estamos en una etapa intermedia de nuevo, que es la que se denomina adaptación:
“Cambiar una cosa, modificarla o ajustarla para que sea válida, sirva, funcione, etc., en una situación nueva y con características distintas”.

> LA INNOVACIÓN VIENE POR EL PLAGIO SI NO “siempre tendriamos lo mismo” Y ES DEL TODO NECESARIO <
Pablo Iglesias.-

Mañana le haré algunas preguntas a José Maria Aznar. Sólo espero que las responda
Sí, el empresario es importante pero que exponga su dinero, no el de todos nosotros.
Saludos.
^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^
Eso mismo es lo que están haciendo las sociedades a día de hoy, como las ventas tienen que ser DUMPIN para abonar las tres pagas que se le juntan para pagar, el mes, la extra y las vacaciones (sin producir) tienen que echar "mano como dicen en mi pueblo" del depósito o reserva que aportaron los socios en la apertura de la empresa.

A este paso tendrán que cerrar el negocio por falta de reservas económicas. (terminando como el cuento de la lechera)
No si yo te entiendo. Entiendo a los ricos y a los empresarios que les parece fenomenal que aun sin haber problemas en el Estado, las empresas rentables no sirvan para enriquecer al Estado sino a particulares, pero yo pienso que nunca esas empresas enteras deberían pasar a manos privadas porque eso es pan para hoy y hambre para mañana para todos nosotros.
¿Aznar bien? Pues no. Aznar pésimo para el Estado y bueno para los empresarios, como siempre hace el PP, es su idiosincrasia, por eso digo que ... (ver texto completo)
Sin guía y sin dinero/ no se puede recorrer sendero/ (o dicho de otra forma,/ sin empresario no puede "producir" el obrero./

Atentamente.
DividendosEl dividendo es la cuota de dinero de una empresa que se reparte entre los accionistas de una sociedad. El dividendo constituye la principal vía de remuneración de los accionistas como propietarios de una sociedad.

Ay ay ay Gemesa la diferencia está en para quién sean los dividendos.
Además hay que aprender a gestionar bien lo público. Eso todavía está pendiente.
Saludod.
! Cada cual cuenta la feria según le va en ella!
Pero en las legislatura de referencia fue cuando más tráfico de empresa hubo.

Cordialmente.
CLARA. No me negarás que los 4 primeros años del mandato de Aznar fueron buenos. ¿A qué sí?
Y los 4 restantes mejores. ¿Quien da más dividendos la empresa Publica o la privada?
No me negarás que los 4 primeros años de su mandato fueron buenos. ¡A qué sí!
y los otros cuatro restantes mejor.
De acuerdo, hay una gran diferencia.
Te refieres a futuribles, dentro del contexto de la Bolsa?
* El Gobierno mantiene la previsión de crecimiento en el 2,7% para 2018 y el 2,4% en 2019 *

o sea.
! La IGNORANCIA es muy atrevida!

Buenassssssss