A media voz

¡Cuanta razón!

¡Cuanta razón!