Amigos de la fotografía

Por fin anteayer cacé a la mariposa en una mata de pipirigallo, que nació sin que nadie lo

Por fin anteayer cacé a la mariposa en una mata de pipirigallo, que nació sin que nadie lo sembrase. Unos campos muy hermosos éstos, y al lado del canal antiguo que está en desuso pero que mis ojos verán de nuevo el agua en él. Y si no al tiempo. ¡Y era agua limpia!