Burgos

SOÑAR REALIDADES

SOÑAR REALIDADES

Tampoco se trata de soñar por soñar. En mi sueño hay muchas realidades comprobadas. Una tierra inmejorable donde germinan muchas semillas. Casi todo lo que he querido sembrar se ha dado.

Tardajos no necesitaría, si quisiera, comprar laurel para los ramos del dia de Ramos porque lo puede producir, ni ramos de setos... Pero no negaré que hay una mentalidad un tanto extraña. Y es que algunos dicen que no ponen laureles en los jardines porque muchas personas los pelarían. ¿y qué? A los laureles les nacen cantidad de esquejes, que se podrían llevar a sus propios jardines en el tiempo adecuado. Lo mismo que de otros árboles. Una vez que hay un árbol... de él nacen más. Y eso lo he podido comprobar con los pinos, los almendros, los guindos, los ciruelos... Con los nogales también.

Si es verdad que el laurel es delicado en este clima, pero se pueden poner muchos. Que se hiela algunas veces - pero siempre retoña.

¿Alguien tiene un árbol que no sembró? Quizás la gracia estuvo en confiar en él. Y un día llegó a ser un nectarino. La semilla germinó sola, en un sitio que no se regaba... ¡Esto me hace tener tanta confianza en la naturaleza!