Consejos de salud

**Medicina alopática & Medicina holística**

**Medicina alopática & Medicina holística**

La medicina alopática (medicina convencional) es la ciencia que busca prevenir, tratar y curar las enfermedades mediante el uso de fármacos, ataca solo las consecuencias, nunca las causas. Se basa en el principio de oposición, generaliza los tratamientos en planes standard y busca con sus medios terapéuticos la curación de la enfermedad. Digamos que la alopatía la fragmenta en porciones a ser cada una estudiada y tratada por un especialista diferente. La medicina convencional disgrega al hombre como un ser total e integral, sin tener en cuenta que se trata de una unidad bio-psico-espiritual, quien puede sufrir tanto de uno como de otro plano.

La medicina holística, abarca un conjunto de técnicas de diagnóstico y de medidas orientadas a la prevención y tratamiento de las enfermedades empleando recursos que refuerzan la tendencia autocurativa de nuestra naturaleza. El secreto de su éxito reside en dos claves: tratar de forma integral al paciente (no sólo prestando atención al órgano enfermo) y activar las defensas del organismo para favorecer una curación natural.

La palabra tiene su origen en el concepto de holografía. Es decir, cuando trato a un paciente de manera holística tengo que tener en cuenta permanentemente que, aunque esté tratando una parte muy pequeña de su cuerpo, las consecuencias se verán en la totalidad del organismo. Aún en el más pequeño músculo, hueso o tejido, seguirá presente el ser completo. Con esto, lo primero que hay que olvidar es la disociación artificial entre la mente y el cuerpo. Luego de eso habrá que integrar las emociones y el alma. La medicina alopática o convencional no es capaz de hacer esta unión y ahí surge con fuerza el concepto de medicina “holística”.

Hay más de muchos tipos de la medicina holística reconocidos, por ejemplo: Ayurveda, acupuntura, la homeopatía, reflexología… Si se tiene en cuenta que el cuerpo es un todo y todos y cada órgano o parte es integral mezclado unos con otros, el concepto holístico es aplicable a métodos de sanación muy diferentes entre sí.

La sintergética, cuyo mentor es el Dr Jorge Carvajal, adopta una mirada holística de la salud y la enfermedad. Es una concepción de vida y a la vez un sistema médico, que trabaja con distintas disciplinas y filosofías de la salud, en forma colaborativa y armónica entre sí, con la finalidad de que el paciente, que está en esa instancia de aprendizaje que llamamos enfermedad, encuentre las claves que le permitan conectarse con su alma, y desde su alma, genere los procesos restitutivos y sanadores que su cuerpo requiere.

Claudio Méndez nos dice que la sintergética consiste en buscar lo mejor de muchos paradigmas de salud, ofrecérselo al paciente a través de cualquiera de esas técnicas, para que él logre elevar sus ojos a su alma, entendiendo que ahí reside la fuente más profunda de la sanación. La idea es lograr encontrar, a través del arte que sea, llámese acupuntura, terapia floral, mercaba, geometría sagrada, etc., los resonadores para que el ser que está en esa instancia de aprendizaje que se llama enfermedad encuentre claves que le permitan conectarse con su alma, y desde su alma generar los procesos restitutivos y sanadores.

En el marco de la curación holística nos encontramos la Nueva Medicina del Dr. Hammer, encontró que cada enfermedad se origina de una experiencia traumática inesperada. Él estableció que tal choque repentino afecta no solo a la psique, sino también al mismo tiempo a la parte del cerebro que corresponde biológicamente al trauma específico. Que el cuerpo responda al evento inesperado con un crecimiento tumoral (cáncer), con una degeneración tisular, o con una pérdida funcional, está determinado por el tipo exacto de conflicto traumático.

Alejandro Jodorowsky defiende que sanar es un arte y que para comprobar si un determinado método es válido o no, basta con ver los resultados. Si te has curado, ha sido válido para ti. Lo importante no es estar “tratado”, sino que la enfermedad sirva para llegar a una verdadera transformación y salgamos de ella como de una resurrección.