Pablo y Pedro, Economía

 
¡Vaya par de gemelos!