Escritos "literarios" originales y propios de cada forero

Esta mañana volví a ver a María. Estaba como de costumbre mendigando a la puerta del supermercado

Esta mañana volví a ver a María. Estaba como de costumbre mendigando a la puerta del supermercado Consum, AUSENTE, AJADA, MELANCÓLICA. Me sentí reconfortada porque me reconoció y por un momento primó mi ego ante su situación. Soy de esas personas con buena memoria visual que se enfada consigo misma si no es capaz de acordarse del nombre y de la imagen de alguien a la que hace tiempo que no ve,
pero que disfruta si es reconocida en las mismas circunstancias.

María no va sola, sigue siendo móvildependiente y algo más; con los cincuenta céntimos o el euro de los carritos va saliendo adelante y me dejó muy claro que eso no era mendigar, era un servicio que hacía a las personas mayores que necesitaban ayuda a la hora de vaciar los carritos y llenar los maleteros.

Creo que me he "picado" un poco cuando ha dicho lo de "personas mayores" y le he dado un encarguito, cuidar de mi Ruffo mientras entraba al súper, con la disculpa de no haber podido aparcar a la sombra. Se ha puesto contenta, le ha gustado, pienso que con mi perro ha salido de la rutina; le ha dado gusanitos como a los niños pequeños y Ruffo se ha dejado acariciar por élla.

Le he preguntado que si seguía viviendo en el mismo bulevar y me ha dicho que sí y que los sueños cada vez están más rotos.