Escritos "literarios" originales y propios de cada forero


EL TEATRO
Es el teatro un espectáculo cultural que su origen se remonta a la historia de los tiempos, los griegos y los romanos ya nos dejaron sus circos y teatros que corroboran que ya en aquella época el teatro era una representación importantísima en aquella cultura.
En los años 1950, mi adolescencia en Fuensanta, ya disfrutábamos con la presencia de compañías de teatro que aparecían por el pueblo, en la época de la recolección de la aceituna, y nos deleitaban con aquellos sainetes graciosísimos y con aquellas obras de teatro tradicionales que nos elevaban unos cuantos grados por encima en nuestra casi inexistente cultura pueblerina tan necesaria de nuevos conocimientos, de nuevas experiencias que te ponían en contacto con el mundo intelectual que solo podíamos beber entonces en los libros y en las novelas por entregas, que capítulo a capítulo, te iban dejando en casa previo pago de su importe.
Entonces cuando la televisión no existía los cómicos tenían que hacer sus giras por los pueblos y ciudades para dar a conocer su arte y para poder asegurar su sustento. En Fuensanta existía un teatro del que aún quedan restos que era el que hay en la casa de Marcial que luego sus hijos convirtieron y explotaron como Pub.
Allí venían compañías de teatro y de cante flamenco que hacían las delicias de aquellos espectadores tan deseosos de diversión y de cultura que empleaban parte de sus jornales de la cosecha para enriquecer sus escasas vivencias de diversión y de ocio.
Han pasado muchos años, hemos avanzado en muchas cosas, y en esta campo de los teatros ya hay instalaciones de mucha categoría en todas las ciudades importantes de nuestro país, yo diría que de sobra porque no solo estas ciudades tienen un gran teatro, tienen también palacios de exposiciones y congresos, polideportivos y otras instalaciones que pueden servir para estos fines como casetas municipales y centros de usos múltiples, como pasa en pueblos pequeños como el nuestro. pero ya no hay cómicos que van de pueblo en pueblo, la televisión ha absorbido esta realidad y si se utiliza el teatro es, normalmente, en representaciones de aficionados noveles del pueblo de algún colegio, instituto u organización local. Esto a veces no justifica la inversión de grandes sumas de dinero público para tener unas instalaciones que luego no cumplen la misión fundamenta para la que fueron creadas.
Los ayuntamientos deberían hacer una apuesta por este tipo de cultura y dedicar alguna partida para facilitar el teatro profesional, en vivo y en directo, en sus instalaciones buscando a esas compañías, que todavía existen, y acercando el pueblo al escenario porque así es como se mastica la cultura y
la cultura es la mejor inversión para un municipio, y un país...
EL CHURRASCO
En mi infancia mi madre cuando tenía que hacer algo especial al horno acudía a un horno de pan, normalmente al horno del panadero que te suministraba el pan, cada día y allí tenías un horno de leña, gratis a tu disposición. Esto sucedía porque las casas de familias humildes, en aquella época, solo tenían como cocina y como calefacción, al mismo tiempo, una lumbre de palos de olivo que en Jaén había en todas las casas porque de la poda del olivar, obligada cada dos o tres años, se obtenía la materia prima necesaria para poder cocinar y para poder calentarse.
O sea que cuando había que hacer una pierna de cordero al horno, ya estaba allí la ama de casa para que el panadero se la horneara. También se asaban las calabazas, los pimientos, almendras o las cabezas de choto u otro animal.
Pero los dulces eran lo más específico que se elaboraba y cocía en los hornos, los dulces que servían para aderezar los desayunos o las meriendas en casa durante todo el año.
Yo recuerdo que mi madre acudía con frecuencia al horno de Manolo la Rata o al de Manuel el Pollo para hacer los dulces, tortas, hornazos, magdalenas y sobre todo los dulces de navidad.
Cuando llegaban las épocas de la Noche Buena mi madre se iba al horno por la mañana y allí hacía la masa correspondiente para los dulces que había que meter en el horno. Mi madre hacía unos dulces deliciosos porque entonces no existían las fábricas de mantecados o de roscos como ahora hay por todos lados y además eran de una calidad y de un sabor incomparables.
Una vez preparada la masa el panadero te entregaba unos receptáculos rectangulares con los bordes vueltos, llamados latas, donde se iban poniendo los mantecados, roscos, hojaldres, tortitas y una vez terminada la elaboración eran metidos en el horno y en unos minutos los tenías horneados, calentitos, le ponían azúcar por encima y listos para llevar a casa.
Lógicamente el dueño del horno cobraba un dinero por utilizar sus instalaciones, por la harina el azúcar o los ingredientes que utilizaras y, como no, por cocerlos en el horno pero está claro que resultaba muy económico para la familia el tener dulces exquisitos y caseros para toda la navidad.
Era muy habitual en estos casos que los niños que acompañaban a sus madres para hacer los dulces, como tenían que estar mucho rato con ellas en el local y como una forma de entretenerlos para que no diesen mucha guerra, y de tenerlos más contentos les regalaban un Churrasco. En mi pueblo se le llama churrasco a una especie de torta circular, de varios tamaños de diámetro, de dos o tres cms de grosor y elaborada con masa de la que se utiliza para hacer el pan a la que le ponían unos granos de sal gorda repartidos por toda su superficie. Esto lo introducían en el horno y en poco rato lo sacaban, todo tostadito y crujiente, convertido e un auténtico manjar que encantaba tanto a niños como adultos.
Yo no entiendo como las fábricas de aperitivos no se han preocupado de comercializar este sano rico y económico alimento que seguro tendría en el mercado un éxito sin precedentes.
Adelante los fabricantes del ramo este sería sin duda un gran negocio.
BIOGRAFÍA M. LARA
Hacia la media noche del día 24 de Marzo de 1.940 llegué yo ha Fuensanta, en el seno de un hogar humilde de la Sierra Sur de Jaén, con todo el gran recibimiento familiar que es de suponer para un matrimonio que tenia ya una hija, y la pareja le venia como un maravilloso regalo que mis padres pudieron encargar, y recibir, gracias al final de una guerra absurda e injustificada que, yo no viví, pero que había llenado de sangre y de luto a cientos de miles de hogares españoles.
Mis primeras imagines son, indiscutiblemente, para mi madre, una mujer que yo recuerdo. siempre mayor, siempre trabajando, siempre luchando por sus hijos y por su casa, la mas limpia del pueblo, una madre todo bondad y todo entrega, yo pienso que tuve la mejor de las madres del mundo.
Junto con este primer recuerdo inevitable, las siguientes imágenes corresponden a lugares de aquel hogar, que seguramente yo recuerdo tan primarias porque fueron las primeras que gravó mi retina, al ir de un lado para otro, dentro de la casa, y detrás de aquella gran madre, durante los primeros años de mi vida.
Había una chimenea con lumbre encendida casi todo el día, en el invierno, porque allí se hacia el desayuno, se calentaba el agua para lavarse, se hacia la comida. Servia de calefacción y, un recuerdo relevante de esta habitación, mi madre con una escoba y cal, intentando lo imposible, que aquella chimenea, donde ardían los palos de olivo, constantemente, estuviese blanca y limpia, como los chorros del oro, cada día al encender la lumbre.
Había un zaguán, de entrada a la casa, y dos habitaciones dormitorios en la planta baja uno para mis padres y mi hermana, y otro para mi abuelo, que yo compartí con el desde la edad de siete u ocho años, y para mí. Todos los suelos eran de yeso y los techos de vigas de madera. Esta era la planta que daba a la calle pero además había unas cámaras, en el piso primero, llamadas así por estos parajes, que eran dos habitaciones con techos inclinados hechos de cañas y vigas de madera. Y que venían muy bien para colgar en ellas los jamones de la matanza, los frutos de la huerta, los cereales, el aceite, y todos los utensilios y enseres de una casa de labradores. En el sótano había una cuadra para los mulos del abuelo. Además había otra habitación para los animales cabra, conejos, gallinas, pollos y según que época cerdo. Era la mitad techada y la otra mitad libre para que los animales saliesen al sol durante el día y el buen tiempo y para que se resguardasen durante la noche, también servía para guardar los palos para la lumbre y los apero de labranza.
Esta era mi casa, bueno mía no de mi abuelo, lo que pasa es que como el abuelo se quedó viudo, muy joven, y mi madre era la menor de las dos hijas y un varón, que el abuelo tenía, pues a mi madre que se había quedado huérfana a los doce años, le había tocado ser niña y ama de casa al mismo tiempo, y cuando pasaron unos años mas aquella diminuta pero maravillosa mujer, pronto tuvo que ser también, esposa y madre. Pero ella lo desempeño todo siempre como nadie, con amor, con dulzura, con entrega, con una sonrisa en los labios, y hasta con mucho humor, pues ser graciosa en sus conversaciones y sus diálogos era otro de los encantos de mi madre.
Comentarios
A DON JOSÉ
Una vez que aprendí a leer y escribir, cuando tenía ocho años, pasé a la clase de otro Maestro, se llamaba Don José Olmo Luque, era de Martos y quiero dedicar unas líneas,, al que fue mi Maestro durante la etapa más importante de mi vida en la escuela, porque no solo fue la etapa en la que yo más aprendí como alumno, fue cuando yo empecé a enamorarme de la enseñanza y de la docencia, y fue a él y a sus insistentes consejos a mi familia para que me permitiesen seguir estudiando, a quien ... (ver texto completo)
Entiendo Sr. Lara que este recuerdo a su profesor es suyo, por la forma de escribir a mi no me cabe duda, pero hoy no ha firmado este precioso recuerdo a D. José, que para los que no le conocen podría llegar a confundir al autor de tan preciada dedicatoria llena de recuerdos, todos ellos dignos de plasmarlos en un libro.
Me ha gustado muchísimo, he disfrutado de su lectura como si la estuviera viviendo, aflorando a mi pensamiento mis propias vivencias cuando D. Antonio, mi maestro, nos impartía sus clases allá por los años 50 en mi pueblo, Alhama de Granada. Le felicito Sr. Lara, y como siempre gracias por deleitarnos con sus escritos y sus poesías.

Saludos.
A DON JOSÉ
Una vez que aprendí a leer y escribir, cuando tenía ocho años, pasé a la clase de otro Maestro, se llamaba Don José Olmo Luque, era de Martos y quiero dedicar unas líneas,, al que fue mi Maestro durante la etapa más importante de mi vida en la escuela, porque no solo fue la etapa en la que yo más aprendí como alumno, fue cuando yo empecé a enamorarme de la enseñanza y de la docencia, y fue a él y a sus insistentes consejos a mi familia para que me permitiesen seguir estudiando, a quien ... (ver texto completo)
Me ha gustado mucho tu historia. Un saludo.
A DON JOSÉ
Una vez que aprendí a leer y escribir, cuando tenía ocho años, pasé a la clase de otro Maestro, se llamaba Don José Olmo Luque, era de Martos y quiero dedicar unas líneas,, al que fue mi Maestro durante la etapa más importante de mi vida en la escuela, porque no solo fue la etapa en la que yo más aprendí como alumno, fue cuando yo empecé a enamorarme de la enseñanza y de la docencia, y fue a él y a sus insistentes consejos a mi familia para que me permitiesen seguir estudiando, a quien debo el haber llegado a ser Maestro y la vocación que para esta carrera es necesario sentir, llegó a mi, sin duda, como consecuencia de su ejemplo profesional, como profesor singular y como un revolucionario de la enseñanza.
Fue mi segundo y último maestro en la enseñanza primaria. Fue un magnifico profesor, un innovador, polifacético, le gustaba la pintura y la música, componía sus propias canciones, hacía poesías, fue un incomprendido en Fuensanta, en aquella época, pero fue un gran hombre. Un instigador de aquella rutina y de aquella incultura, que la guerra había hecho todavía mas patente y mas profunda. Formó una rondalla en Fuensanta enseñó a tocar laúdes y guitarras a medio pueblo, a él se debe el himno de Fuensanta, suyos son también unos villancicos maravillosos que él preparó para que se cantasen en la iglesia por Navidad, allá por los años, cincuenta, y que se han venido cantando muchos años con orgullo por esas fechas, como algo nuestro.
Uno de los logros de este profesor, (hablo de los años 50). era explicarnos todos los temas a modo de esquemas, muy simples, que nosotros copiábamos en media cuartilla, y que incluíamos en unas carpetas, también fabricada por nosotros, y ordenadas según materias. Era nuestra particular enciclopedia. Cada sábado, pues entonces íbamos a clase los sábados por la mañana, hacíamos un examen oral de todos los conocimientos que habíamos ido recogiendo en nuestras carpetas, a lo largo del curso. El nos ponía de pie,. colocados según el orden académico de la semana anterior, del primero al último puesto. Entonces iniciaba una serie de preguntas, sacadas todas ellas de nuestras particulares carpetas de esquemas, y empezando por el primero, lanzaba la pregunta, y muy rápidamente, exigía la respuesta, respuesta que si no era resuelta por el número 1, iba retrocediendo hacia atrás, hasta que se obtenía la respuesta correcta, automáticamente el que la respondía pasaba a ocupar el primer puesto de la clase. Seguía a continuación por el que ocupaba el segundo puesto y hacía lo mismo, y así con una rapidez que lo que pretendía era agilizar la mente iba repitiendo pregunta y pregunta, de Historia, Geografía, Matemáticas, Religión, Lenguaje y Ciencias e incluso arte. Para esta última tenía repartidas, por todas las paredes de la clase, cientos de postales de obras de grandes pintores en las que se nos pedía el nombre del cuadro y el autor del mismo. No me negarán que en aquellos años eso era una forma nueva de concebir la enseñanza. Tal vez alguien pueda pensarque tuviera sus defectos esta forma de enseñar por cuanto a los alumnos más torpes o más retrasados estarían siempre en la cola. Pero, él lo tenía todo resuelto, porque como las preguntas eran muy cortas y las respuestas muy simples, y además se repetían semana tras semana, no era difícil ver de vez en cuando al más torpe colocado de número 1, momento que a lo mejor utilizaba D. José para dar por terminado el examen, siempre oral, y dar una gran satisfacción, por lo menos semanal, a ese alumno que con solo un momento de atención y de lucidez mental consiguió ser, aquel día, el primero en responder aunque solo fuese una pregunta. Y lo que nadie me puede dudar es que era una manera de obligarnos a todos a estudiar, cada semana, para tratar de permanecer en un buen puesto en clase, o para conseguir uno bueno aunque solo fuese de vez en cuando.
Este profesor llegó a tocar con gran perfección un instrumento musical totalmente raro que el denominaba el serrucho, y era efectivamente una espacie de sierra como la que se utilizaba antiguamente para cortar troncos grandes, que el iba doblando a su antojo para obtener el sonido deseado, ayudado de una especie de arco de los que se emplean para tocar el violín
Este fue mi profesor, este fue un profesor con visión de futuro en un presente donde el futuro se veía totalmente incierto. No me extrañaría que en el Cielo siga dando su clase magistral. Gracias D. José.
EL FUENSANTEÑO (Mi lengua)
La Constitución Española Artículo 3 1. El castellano es la lengua española oficial del Estado. Todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla.
La lengua vehicular es la que tienen en algunas autonomías de nuestro territorio para usarla como vehículo de comunicación entre los ciudadanos de una misma región o comunitaria. Hasta ahora nuestra Constitución establecía qiue en los territorios, dentro del Estado Español, donde exintiera además del castellano una lengua vehicular la lengua española era la ofiicial de todo el estado y las otras eran vehiculares.
Pero ahora este gobierno va a aprobar una ley que permitirá que en donde exista una lengua vehicular, si su gobierno autonómico lo desea, puede quitar la lengua española como oficial y poner la suya (catalán, vasco, gallego..) como oficial o principal en si territorio autónomo. O sea que el Castellano se convertoría, en estos sitios, en una lengua vehicular.
Esto que se está cociendo en Educación es otro más de los muchos ataques y desgarros que este gobierno, azuzado por Podemos y amparado por los votos de los independentistas intenta conseguir, y lo conseguirá, tal y como está el percal, es hacer que las lenguas vehiculares, catalán, vasco y gallego, tengan la misma importancia y valor que el castellano, que era la lengua oficial del Estado.
Esto quiere decir, por ejemplo que los libros de texto no se escribirán en ESPAÑOL, sino en vasco, catalán o gallego. ¿Qué te parece? Y esto significa también que ahora los padres no podrñan exigir, en esos casos, que a sus hijos se les enseñe en castellano como hasta ahora sucedía cuando los padres así lo pedían, en Cataluña, Galicia o País Vasco. Pero es más eso ataca también a la enseñanza concertada porque los gobiernos regionales cerrarán cuando quieran las unidades concertadas con los colegios privados porque argumentarán que todo eso es en defensa de la educación pública. Y eso traerá como consecuencia que la religion desaparecerá de las aulas y se sustituira por una asignatura de ámbito político parecida a lo que Franco hacía antes pon la Formación del Espíritu Nacional. O sea que nuestra democracia cada vez más se está pareciendo y convirtiendo en una Dictadura de Izquierdas, algo que es tan malo, o peor. que la otra que tan mala era.
Por eso yo he pensado que a mí me gustaría para Fuensanta, cuando llegue la indepencia a los ayuntamiento, que de seguir como vamos seguro que llegará, que la lengua oficial fuera el Fuensanteño, que es muy rico y original en vocablos típicos nuestros, y así nosotros haríamos en nuestro pueblo y en nuestros actos, lo que nos diera la gana, de educación, de religión, de fiestas, de impuestos y como ni los de Martos se iban a enterar de lo que estábamos haciendo, porque no entenderían nuestro lenguaje, nosotros nos íbamos a convertir, en una verdadera y auténtica democracia. La democracia fuensanteña. ¿Qué te Parece?
Lo malo es que cada pueblo iba a ser una democracia y si ya una no somos capaces de llevarla como Dios manda esto se sería el acabose.
NO LLORES ESPAÑA

Qué pena, Señor, que pena,
mi corazón está llorando
soy una madre ofendida
que un hijo la está matando.

¿Por qué me niegas hijo mío
si yo te cobijo y te quiero
lo mismo que a tus hermanos ... (ver texto completo)
Mi querida y respetada España
no sufras de desconsuelos
ni dudes de estos hijos
que a ti tanto te queremos.

Es verdad querida madre
que alguno de mis hermanos
quiere olvidarse de ti
pero nosotros no les dejamos.

Desde fuera de nuestra casa
se hablan incongruencias
cuando salgas a la calle
veras que ninguna es cierta

Yo que te conozco tanto
España de mis amores
que me paristes en Andalucía
con tantísimos dolores
no permitiré que te engañen
ni que te den sinsabores.

Seremos mas españoles
seremos mas catalanes
seremos lo que siempre fuimos
a pesar de los pesares.

No tengas dudas madre mía
y llénate de paciencia
que tu seras la de siempre,
reina de la Península Ibérica.
NO LLORES ESPAÑA

Qué pena, Señor, que pena,
mi corazón está llorando
soy una madre ofendida
que un hijo la está matando.

¿Por qué me niegas hijo mío
si yo te cobijo y te quiero
lo mismo que a tus hermanos
y sin ti de pena muero?

¿Cómo me puedes explicar
que tú quieras ignorarme
la familia desmembrar
para luego abandonarme?

Mi Cataluña del alma,
querida y siempre mimada
deja esos vuelos ilícitos
y obedece mi llamada.

Porque renegar de los suyos
es lo que nadie debe hacer,
tú eres un pueblo español
y así siempre lo has de ser.

Es lo que hoy a ti te pide
esta tu madre ESPAÑA.

M. LARA 30/09/2017

Mi frase: RECEMOS PARA QUE TODO SALGA BIEN
A MIS DIFUBTOS
Los amigos, esos amigos de la infancia, esos amigos del alma, esos amigos con los que fuiste aprendiendo a jugar, a practicar algún deporte, a despertar en el amor, a tomar unas copas de más e incluso a pelear, esos son más amigos, sin duda, que los otros los que has ido encontrando a lo largo de tu vida, que no por eso dejan de ser muy importantes y muy necesarios para cada uno de nosotros.
Yo que ya pasé de los 80, hecho mucho de menos a aquellos amigos de la infancia, que ya no están entre nosotros, y les recuerdo constantemente porque cada uno de ellos, los que no están y los que gracias a Dios todavía me acompañan, forman parte como actores de la película de mi vida que todos hemos interpretado y protagonizado.
Por desgracia son muchos los amigo míos de la infancia desaparecidos y los voy a nombrar porque al hacerlo siempre los noto como más cerca de mi, como más presentes y eso me resulta muy reconfortable: M. Arenas, Jesús, Manolito, Eduardo, Antobio, Pepe, Paco, Manolo, Cecilio, Malagón ellos suponen el 80% de aquella panda que buscaba su futuro y su bienestar de muy distinta forma, que tuvo que seguir caminos distintos para lograrlo y que siempre, siempre, estuvieron ahí para ayudarte, para alentarte, para comprenderte, para sufrir o disfrutar con tus fracasos y con tus éxitos. Gracias amigos por todo lo que me dísteis y supísteis compartir conmigo.
Ayer día de los difuntos, además de mis familiares desaparecidos, os tuve a vosotros muy presentes en mis oraciones y en mi corazón. Un día, no tardará mucho, nos volveremos a juntar a lo mejor allí podemos seguir disfrutando de nuestra amistad. D: E: P:
Los Santos y Halloween
La verdad es que los más viejos, en nuestra infancia y juventud, no teníamos ni puñetera idea de Halloween. Nosotros teníamos bastante con nuestros Santos, nuestros Difuntos y con eso nos conformábamos. Esa noche nos dedicábamos a tocar las campanas en la iglesia, a comer batatas y castañas y al día siguiente ir al cementerio, sin máscaras, bien vestidos, y muy recatados, para visitar la tumba de nuestros seres queridos ya fallecidos, las de nuestros amigos y conocidos, rezando unas oraciones por su recuerdo y por su alma. Por desgracia este año vamos a tener que ir todos con mascarilla que nos la ha impuesto, no Halloween, sino el maldito coronavirus.
Es cierto que los tiempos cambian pero no es menos cierto que en esos cambios, que nos vienen de fuera, y que nosotros tenemos la mala costumbre de aceptar con sumo gusto y sin rechistar, algo nuestro se va quedando siempre en el camino y esas tradiciones y costumbres que nuestros antepasados nos transmitieron, de generación en generación, tienen que ir compartiendo sitio con las nuevas modas que se nos cuelan por la puerta, que vienen de otros países y culturas, que lo único que pretenden es que copiemos sus hábitos, sus creencias, sus gustos, sus costumbres y sus modas porque todo eso a ellos les suponen un beneficio económico, social, cultural o turístico. O sea que ellos se hacen cada vez más importantes e imprescindibles y nosotros vamos perdiendo nuestra autenticidad y nuestra idiosincrasia.
No quiero transmitir yo con esto que hay que cerrar la puerta a todo lo que nos viene de fuera, tenemos que evolucionar, estar en ese mundo sin barrera, en el desarrollo y en el progreso, pero que no solo imitemos sino que seamos capaces nosotros también de conseguir que nuestras modas, nuestras tradiciones, nuestras costumbres, sean imitadas y compartidas en el mundo porque eso significaría que nosotros también saldríamos ganando, que nosotros también éramos importantes.
Yo el día de los Santos y el día de los Difuntos encendo en mi casa unos luces para todos los que ya no están entre nosotros y ahí están incluidos, faltaría más, todos los de Halloween, y todos los cientos de miles de seres que en el mundo entero han perdido su vida por el Covid 19 dichoso, que nos ha quitado a todos la la paz, la alegría, la salud, el sosiego, y la seguridad en un futuro feliz que ya disfrutábamos. Que Dios nos ampare y nos ayude a acabar cuanto antes con él, es lo que todos esperamos y deseamos.
LAS ACEITUNAS
Es ahora la época de ir a recoger la aceituna verde de los olivos para prepararlas y endulzarlas convirtiéndolas en ricas aceitunas de mesa. Esto a nosotros los de Jaén nos parece muy normal, y muy fácil, pero no le ocurre lo mismo a los habitantes de otras zonas en las que no tienen como principal medio de vida el olivar.
Yo recuerdo que en mi infancia la aceituna de mesa que consumíamos era casi exclusivamente la elaborada en nuestras casas. En los meses de Septiembre-Octubre todo el mundo por aquí suele ir a recoger aceituna los olivos para este fin, unos las cogen de sus olivos, otros de los de un familiar o amigo que previamente ha dado el permiso oportuno, pero a nadie se le niega coger unos kilos de aceituna consumirlas después en su domicilio como aperitivo.
Una vez recogida había que machacarlas con un mazo de madera o rajarlas con un cuchillo por dos o tres sitios según fuesen a preparar aceituna partida o aceituna entera y a eso nos dedicaban, a veces, a los niños o adolescentes para hacerlo. En ambos casos yo recuerdo que los dedos se ponían muy negros y había que lavarse posteriormente las manos con mucho cuidado para dejarlas limpias.
Una vez hecho esto había que echar en agua las aceitunas durante varios días para que fueran perdiendo el amargor, a la vez que se le iba cambiando el agua muy a menudo. Cuando nuestra madre lo estimara conveniente se introducían las aceitunas en una orza y se les añadía el aliño, que varía mucho según sea el pueblo o la provincia donde se realiza esta preparación, en nuestro pueblo Fuensanta esto se hacía con sal, ajos sin pelar, cáscaras de naranja, tomillo y romero. No se si algo habrá cambiado con el tiempo pero en nuestra casa era así. Una vez hecho esto dejar todo el tiempo necesario en la orza, cerrada con una tapadera de madera, y esperar que tomen el aliño y estén listas para llevar a la mesa.
Las primeras eran siempre las aceitunas de cornezuelo que se empezaban a consumir por la feria que son de las más sabrosas y con un gusto especial pero estas tienen el inconveniente que se ablandan con mucha facilidad y no se pueden comer.
A mi me encanta la aceituna de mesa y como ahora es tan fácil siempre tengo en casa, no una orza pero si una garrafa pequeña, por aquí en Málaga las aliñan con mucho vinagre y la verdad es que también están muy buenas. ¡Ala! Pues a disfrutarlas en casa con la familia.
LOS PICATOSTES

Yo recuerdo con cierta nostalgia aquellos desayunos que nos preparaba mi madre, aprovechando el pan duro de la alacena, utilizando ese aceite puro de oliva virgen, que siempre hemos disfrutado y tenido en nuestras casas los habitantes de Fuensanta, haciéndonos unos riquísimos picatostes, con azúcar o sin ella, que eran una delicia y al mismo tiempo el desayuno más económico que tan bien venía para no dañar nuestra ya esquilmada y escasa economía.
Algunos niños de ahora a lo mejor ni los conocen, sobre todo si no son de nuestra tierra Jaén, porque en sus casas el aceite es un alimento de lujo y no lo pueden utilizar con abundancia y con frecuencia con que nosotros lo hacemos. Pues es tan sencillo como utilizar los recortes del pan sobrante para freírlos, con aceite hirviendo, y convertirlos en unos crujientes y tostados bocaditos que nos alimentaban sobremanera y que nos permitían disfrutar de un desayuno extraordinario.
Todo esto sucede en la actualidad porque las madres suelen trabajar fuera de casa, no tienen tiempo suficiente para dedicarse a cocinar, despacito y sin prisas, que es lo más importante para que una cocina sea de calidad y de los mejores resultados. Lo que yo no comprendo es como no hay establecimientos que se dedicaran ha introducir dentro de sus menús los picatostes para desayunar, o sea que en una churrería podrían también ampliar el número de platos con una buena ración de picatostes, porque a lo mejor sería rentable y hasta competirían con los churros o con el pitufo de jamón. Materia prima no les faltaría porque pan duro siempre hay y últimamente hasta se tira, cosa que nunca se hacía en una casa antiguamente, porque desde luego habría personas, yo por ejemplo sería una de ellas, que preferiría un buen picatoste a todo lo demás. Que le voy a hacer yo soy de Jaén y chapado a la antigua, no lo puedo ni lo quiero olvidar.
Manuel Lara Lemus. Buen relato. Añadiré algo más. La bicicleta como el reloj. Yo tuve mi primer reloj (Duwar) cuando aprobé 6º y Reválida. También el precio eran unas mil pesetas. Tenía 16 años.

Un saludo.
LA BICICLETA
Cuando yo tenia 10 años (1950), soñaba con tener un día una bicicleta, era como un deseo que dudaba llegara a conseguir porque había muy pocas bicicletas en mi pueblo, el precio nuevas era de 1000 pesetas, (seis, euros), y aquello era una cantidad que mis padres no podían dedicar para gastos superfluos.
Yo hacía aquel año el ingreso al bachiller y al aprobarlo mi padre me dijo: Ya tienes bicicleta. Le he comprado a mi amigo D. José el practicante, (Pepe el señorito), la suya que está casi nueva. Cuando yo fui a recogerla por la mañana, tuve uno de los momentos más felices de mi infancia. Estaba allí brillante, con un color rojo intenso, un manillar y unas llantas cromadas y relucientes, su faro, su, timbre, todo perfecto y como nuevo porque D. José era un hombre muy cuidadoso, la marca era Orbea, nunca se me olvidó. La cogí me monté en ella y en aquel momento yo era el niño más feliz del mundo.
Esto se lo cuento yo a mis nietos y no se lo creen porque su mundo, gracias a Dios, por lo menos en esto de los juguetes, de la atención de sus padres hacia su entretenimiento y su distracción ha cambiado una barbaridad en comparación a nuestros tiempos donde una muñeca de trapo o un caballo de cartón, el día de los Reyes era todo nuestro regalo al año,
Es cierto que cuanto más tenemos más queremos, o lo que es lo mismo cuanta más atención nos prestas y cuanto más nos consienten más inconformismo sentimos y menos aprecio e importancia le damos a todo aquello que recibimos.
Entonces es que no se podía y por tanto lo poco que se nos daba nos hacía inmensamente felices porque era nuestra manera de ir alcanzando, muy poco a poco, esos sueños que todo ser humano siente por mejorar lo que ya posee y ampliar, aunque lentamente, nuestros deseos, nuestros caprichos o nuestras necesidades. Tal vez aquello era mejor para nosotros porque nos hacía valorar y disfrutar plenamente lo poco que conseguíamos tener en nuestras manos.
Ahora en esto generalmente se ha pasado al otro extremo, los niños reciben regalos todo el año, por el santo, por el cumpleaños, por el verano, por los Reyes, y eso que además reciben sin dar nada a cambio, hace que ellos no puedan disfrutar plenamente de tanto elogio y tanta adulación. No es bueno esto, primero porque el derroche nunca es aconsejable, después porque se está acostumbrando al niño a no esforzarse en conseguir lo que recibe. Aunque se tenga una buena
situación económica los padres deberían criar a sus hijos, en el ahorro, en pedir lo que es más útil y necesario, evitando esas cosas superfluas que para nada necesita, y sobre todo el ganarse él con su esfuerzo, su mérito o su ahorro eso que sus padres le den.
Así cuando reciban un regalo pensarán primero que se lo han merecido, segundo que no ha sido un gasto excesivo para su familia y tercero que lo tienen que disfrutar a tope porque ha sido sobretodo el fruto de su esfuerzo y la recompensa de su familia.
Se sentirán como yo con mi Orbea, los amos del mundo, aunque fuera de segunda mano, pero lo más importante era que yo ya tenía mi bicicleta, para pasear, para hacer ejercicio y como no para chulearme un poco con las niñas que ya empezaba uno en conseguir su amistad y su afecto.
Eran otros tiempos pero también éramos felices con nuestras carencias y, sobretodo, soñábamos en un futuro más digno y más venturoso para todos.