Escritos "literarios" originales y propios de cada forero


MORELLA
He visitado recientemente una de las ciudades mas bonitas de España, se llama Morella y está situada al norte de la provincia de Castellón en la comarca del Maestrazgo.
Es Morella una de esas ciudades que te cautivan, desde el primer momento, y que te hacen pensar que estás dentro de unos muros y unas piedras que son historia, que son cultura y que son un trocito muy importante de ese país maravilloso, que es el nuestro y que nos hace sentirnos inmensamente orgullosos de pertenecer a èl.
Morella tiene un castillo del siglo XIII, restos de un acueducto de estilo gótico valenciano, una iglesia colegiata que es la mejor representante del estilo gótico en España y una calle porticada maravillosa junto a un entorno medieval en el que uno se siente transportado a la Edad Media. En ella tienen cabida todavía los gremios artesanales y se conservan sus tradiciones y sus fiestas con una pureza tal que asombran por su perfección y por estar realizadas por todo el pueblo que participa gozoso en sus celebraciones y eventos,.
Lo más relevante dentro de la historia de Morella está en sus sus fiestas patronales que se celebran cada seis años en honor de la virgen de Vonavilla, Una imagen de 25 cms de altura que un valor incalculable como consecuencia de los diamantes y brillantes que tiene incrustados en su corona. Esa celebración es un novenario en el que todo el pueblo participa, dedicado cada día a un gremio que es el responsable de los actos que se celebren,
La virgen se encuentra en una ermita situada al menos en 10 kms del pueblo y al llegar la fecha de esos actos los ciudadanos en romería van por ella y la suben al templo iniciándose las celebraciones.
La decisión de estas fiesta sesenal y novenaria se tomó en el siglo XVI cuando el pueblo padeció una epidemia de peste y entonces subieron de la ermita hacia la iglesia ala en procesión para pedirle que les librara de la enfermedad. Como se curaron todos los enfermos, las autoridades civiles y religiosas se comprometieron a mantener por siempre y cada 6 años estas celebraciones,
Lo más importante de estas fiestas es la participación colectiva del municipio de tan solo 2.500 habitantes en el adorno de todo el pueblo confeccionando unas alfombres y cientos de figuras de papel rizado que asombran por su perfección y por su calidad artística digna de encomio.
Hacía mucho viento y mucho frio hoy en Morella, que está a más de 1000 metros de altitud, pero las visita no ha podido ser más fructífera y más positiva pues se trata de un pueblo de los más bellos de España y de un ambiente que te retrotrae a unos 500 años en la historia. Cuando termines y bajes hacia el autobús compra unas tejas de piñones en una de sus varias confiterías y termina la visita de una dulcísima manera.
LAS FALLAS

Un año más nos hemos acercado a casa de mi César en Valencia, aprovechando que habíamos ido a Vinaroz (Castellón) con el Imserso, para ver, in situ, esa maravillosa fiesta de las fallas que los valencianos, con su entrega, su pasión y su arte, ha conseguido que hallan sido nombradas Patrimonio de la Humanidad.. Además para ver bailar a mi nieta María que participaba en la representación de su falla, por cierto que lo hizo estupendamente y no porque yo sea su abuelo.

Mi hijo está apuntado a una de las fallas que hacen en su barrio y están integrados plenamente en ese mundo del casal, (o local donde se reunen los falleros), a organizar todos los actos y actividades que lleva consigo ser miembro de una falla. También a comer y a beber los fines de semana, sobre todo en esta época próxima a la plantá (o montaje de la falla en la calle), para que sea visitada por todos los ciudadanos y someterse a un jurado que pueda premiar su calidad y el simbolismo que la representa. Este año han obtenido un premio infantil por lo que una representación de la falla, con sus trajes típicos, sobre todo niños, fueron al ayuntamiento a recoger el mencionado premio que luego lo ponen delante de su monumento para que sea conocido por todos y para orgullo y satisfacción de todos los falleros que la integran.
Son muy preciosos los trajes que utilizan las valencianas, mayores y niñas, van cubiertas de adornos y de telas de muy diversos colores que ensalzan la belleza y gracia del género femenino, que está presente en muchos actos relativos a la fiesta, siendo el más importante el ofrecer en desfile por las calles de la ciudad los ramos de flores a la Virgen de los Desamparados, patrona de Valencia, a la que hacen un monumental manto con las flores que reciben de todos los miembros de las más de 300 fallas que se exponen en Valencia.
Los varones y los niños también tiene su traje típico, menos ampuloso que el de las mujeres y representa la indumentaria de los huertanos valencianos, con su pantalón, chaquetilla su pañuelo en la cabeza o en el cuello y una especie de alpargatas que eran el calzado de campesino valenciano.

Luego está como primer plato de estas tradicionales y originales fiestas que es la mascletá, que durante unos 20 días se celebra en la plaza del ayuntamiento y que consiste un espectáculo que tienen una duración de 5 a 10 minutos en el que miles de petardos, algunos ensordecedores, van explotando sucesivamente y creando una especie sonido musical que a los valencianos les vuelve locos. Es impresionante desde luego el acontecimiento que te produce retemblidos en el cuerpo y en los oídos y una sensación extrema de explosión y de ruido.

Luego muy importante la visita a los distintos monumentos falleros que todos tienen un tono satírico y burlesco, de cuanto ha sucedido en Valencia y en nuestro país a lo largo del año. Son verdaderas obras de arte llenas de color y de expresiones caricaturescas de sus personajes. Merece la pena verlas y disfrutar del ambiente de la calle en estas fechas donde la música hace siempre acto de presencia y donde igual te puedes comer una paella a cualquier hora, unos buñuelos o un bocata de chorizo. Por cierto allí encontramos a unos torrecampeños que tenían una churraría de nombre Santa Ana, que fue la que nos hizo pensar en su patrona y al preguntarles nos confirmaron que era de Torre del Campo.

Y el plato fuerte, la quemá o sea la destrucción por el fuego de todo aquel trabajo, de todo aquel arte, de todo aquel mundo de fantasía, de ilusión y de tradición que ellos hacen gustosos, durante todo un año, para hacerlo desaparecer en las llamas y dejcombinación de fuego y de calor que se origina en estas destrucciones, los bomberos tienen que regar y proteger los cristales de las viviendas colindantes y hay algo de riesgo en la presencia de estos actos por la cantidad de personas que hay contemplándolos y porque cualquier fallo puede producir algún accidente. La verdad es que todo esto es llamativo, atractivo, envolvente y raro, para nosotros, pero sin duda alguna merece la pena verlo allí y disfrutarlo como algo que es único en el mundo y alucinante. ar el camino preparado y abierto para iniciar la falla del próximo año. Es muy intensa esa
Manuel, más o menos igual que en toda España.

Un saludo
te devuelvo el saludo angel
LA MATANZA
Era la matanza, en aquella época, verdaderamente una necesidad para el buen abastecimIento de la despensa familiar en cuanto a unos alimentos muy necesarios, que entonces no se podían adquirir en las tiendas e alimentación con la facilidad de ahora y porque el poder adquisitivo de muchas familias no lo permitía. Así que lo que se hacía era adquirir en el mes de Agosto, concretamente en la feria de Martos, un lechón o cerdeo pequeño, para irlo engordando y preparando con los restos de ... (ver texto completo)
Manuel, más o menos igual que en toda España.

Un saludo
Hola Manuel, has descrito muy bien en qué consiste la matanza, yo como "Niña" de pueblo he disfrutado con ella, ya que nos invitabamos las amigas como si de una fiesta se tratara.
en fin, cosas que ya pasaron y que merecen ser recordadas.
Saludos.
Gracias Rosalí por leerme y manifestar que te gusta lo que escribo. SON SIMPLES VIVENCIAS DE AQUELLOS AÑOS que todos llevamos gozosamente dentro de nosotros. Un saludo.
LA MATANZA
Era la matanza, en aquella época, verdaderamente una necesidad para el buen abastecimIento de la despensa familiar en cuanto a unos alimentos muy necesarios, que entonces no se podían adquirir en las tiendas e alimentación con la facilidad de ahora y porque el poder adquisitivo de muchas familias no lo permitía. Así que lo que se hacía era adquirir en el mes de Agosto, concretamente en la feria de Martos, un lechón o cerdeo pequeño, para irlo engordando y preparando con los restos de ... (ver texto completo)
Hola Manuel, has descrito muy bien en qué consiste la matanza, yo como "Niña" de pueblo he disfrutado con ella, ya que nos invitabamos las amigas como si de una fiesta se tratara.
en fin, cosas que ya pasaron y que merecen ser recordadas.
Saludos.
LA MATANZA
Era la matanza, en aquella época, verdaderamente una necesidad para el buen abastecimIento de la despensa familiar en cuanto a unos alimentos muy necesarios, que entonces no se podían adquirir en las tiendas e alimentación con la facilidad de ahora y porque el poder adquisitivo de muchas familias no lo permitía. Así que lo que se hacía era adquirir en el mes de Agosto, concretamente en la feria de Martos, un lechón o cerdeo pequeño, para irlo engordando y preparando con los restos de la propia alimentación de la familia y sacrificarlo por San Andrés que es la época del año idónea para tal evento.
Era esto también una forma de reunión de las familias para ayudarse unas a otras en los labores de una matanza que son muchas y muy artesanales transmitidas de madres a hijas que permitían sacar del cerdo todos los embutidos y chacinas posibles que después se iban consumiendo, a lo largo del año, según se fueran necesitando. No solo era esto motivo de reunión familias sino también de amigos y vecinos que en esos días colaboraban y ayudaban en las tareas.
Todo empezaba con el sacrificio del animal acción que realizaba un matarife v que llegaba a la casa con una serie de herramientas. Lo mataban le extraían la sangre que guardaban para hacer las morcillas, lo pelaban con agua caliente en una artesa y después lo colgaban y le iban sacando todas sus vísceras que luego serían aprovechadas. Se sacaban los jamones, las paletíllas, los lomos, la carna, el tocino, las orejas, las costillas y la cabeza, las tripas todo vale de este animal que es muy guarro, como su nombre indica, pero que después es tan sabroso y tan aprovechable.
Se hacían primero las morcillas con sangre y cebolla cocdida, después los chorizos, el salchichón, la butifarra, (en Fuensanta gutifarra), la cabeza de cerdo, los chicharrones las mollejas con los sesos, la careta, las orejas y las patas y se daba por terminada la ardua faena. Esto logicamente llevaba dos o tres días y era un trabajo muy duro sobretodo para las mujeres de ahí que para realizarlo se necesitase toda clase de ayudas..
Pero era fundamental para disponer dentro de casa de un mercado propio que servía para ahorrar dinero en la tienda y para que durante la temporada de la aceituna, los días malos de invierno, o en cualquier momento tuviéramos una comida preparada.
Los hombres cuando más trabajaban era el primer día pero aprovechaban también para tomar unas todo el proceso de la matanza para ir tomando copas, con las tapas que ofrecía el cerdo, los trozos de carne, o churracos a la brasa, la morcilla recién salida de la caldera, la masa de los chorizos antes de llenar las tripas, o la butifarra
. Cuando pasaban 15 o 20 días venía el último capítulo de la matanza que era freir los chorizos, las morcillas y los lomos adobados y preparados, para después meterlos en orzas cubiertas con aceite de oliva, del que nosotros somos los mayores productores de toda España. Ya tenían en casa comida y calorías para todo el año.
Esto que en nuestros días se ha ido perdiendo, aunque aún haya una minoría de familias que lo hacen, que en parte está bien porque la grasa que conlleva una matanza no es aconsejable para el controlar el colesterol, para las personal mayores y para todas aquellas que tengan un trabajo sedentario y de poco esfuerzo pero entonces ya era un problema poder comer con lo cual el colesterol pasaba a un segundo término. Pero también era necesario porque entonces no existían los supermercados, las fábricas de embutidos, los frigoríficos y esa matanza era la solución de todas esas deficiencias.
Había que llenar las fiambreras a diario para los trabajadores del campo que comían caliente a la hora de la cena porque durante el día la matanza era su mejor alacena.
LA SUERTE
La suerte es algo sobrenatural, yo creo, que existe pero que no vemos, que misteriosamente favorece o perjudica quien ella quiere y que todos quisiéramos encontrar para comprar sus favores y si no para obligarla a favorecernos.

La suerte puede ser buena o mala y curiosamente puede ser, malévolamente, generosa en el bien o en el mal, con una misma persona o con una misma familia, sin que eso nadie lo pueda controlar ni evitar.

Eso nos lleva a pensar que hay un se superior que es el que administra ese reparto indiscriminado de la suerte pero la verdad es que yo creo que es simplemente el azar, la casualidad, y si quieres el destino, el que da lugar a ese tipo de situaciones y hechos felices o desgraciados a los que nosotros les ponemos el calificativo de suerte.

Lo cierto es que siempre se ha dicho que hay personas que nacen con estrella y otras que nacen estrelladas pero no es menos cierto que en ello influyen también una serie de circunstancias de tipo familiar, social o personal, que pueden condicionar en ese estatus, pero no es menos cierto que eso no tiene por qué ser admitido como la única e irremediable aceptación de esa buena o mala suerte, porque es el ser humano, la persona, la que puede cambiar su futuro y conseguir que esa estrella brille o se apague para él y su familia. Y ahí son el esfuerzo, el trabajo, honestidad, y la educación los que pueden tratar de sustituir a la suerte.
Hay personas y familias que siendo adineradas se arruinan y hay otras pobres que llegan a conseguir la riqueza y el éxito.

Es muy fácil echarle la culpa a la mala suerte cando algo nos sale mal y no admitir que tal vez la culpa fue nuestra porque no hicimos lo que debiéramos en aquel momento. Así cuando tenemos accidente de coche no decimos las copas que habíamos tomado aquel día. Cuando tenemos una enfermedad no reconocemos que fue culpa de aquél vicio que nos hacía fumar dos paquetes de tabaco diarios o comer en exceso y sin control cada día.

Por tanto la suerte está ahí y muchas veces somos nosotros los que no hacemos nada para conseguirla y esa la que nosotros podemos conseguir con nuestro esfuerzo y nuestro tesón, esa es la suerte que debemos buscar, porque la otra esa vendrá, para bien o para mal, sin que nosotros la busquemos.
Ayer mientras dos paracaidostas descendían lentamente bajo el cielo de Madrid, recordaba que las Navidades de 1957, no fueron para mi de alegres villancicos. Leo por aquí a Manuel Lara pienso en lo ded ayer y en que la juventud y las circunstacias
conducen a hechos y a lugaresa a no olvidar. Ayer mientras los paracaidiastas descendían yo recordabaque (entre otras cosas) fui joven y dado a la ventura.
De la Guerra que Franco perdió no se ha hablado mucho pese aque hubo 722 muertos en unos pocos díaa... En aquella aspera tierra, me dio tiempo a pensar, en que tengo memorias niñas y esatas a llevarme a la tumba, no sin rtepetirme una vez mas que los que habitamos este mundo, estamos locos de remate. ¿Como no voy a pen sar y decirme que se dan casos de que se muerde la mano que da de comer? Es el caso de Ifni... Y al final cobardermente, nos echaron, para cobardemente también, Maruecos, edificar un muro de kilometros y kilómetros, expulsando a los dueños de tierras saharianas.
Todo esto pensaba ater mientrasunos aplaudían otros isultaban y algunos las dos cosas.
Y pensé también si en slguna parte no tenía algo escrito, de los días pasados en las posiciones del Bullarife (ifni) o de mi estancia en el Aiún.
Tengo en mano una en la que relato mi (voy a llamarlo) bautismo de fuego, que seguramente ya la puse por aquí en alguna parte.

Un barco Frances, portando barcazas de desembarco, nos llevo hasta Ifni. La odisea del viaje merecería una historia aparte.
Hileras de tienda de campaña, y las noches y su silencio para meditar de lo que apenas se hablaba, que en la segunda Bandera de Paracaidista hubo muertos.
Se puede calificar de emotivo una carta de mujer... Atras había quedado Manuel Becerra en Madrid, el día la conocí... Y también día de mi despedida. Habíamos hablado en broma de algo tan serio como que silben balas o estallen granadas de moertero
a unos metros de donde te encuentras y con la suerte de que los fusileros granaderos unos segin dos hates habían pasado por el lugar dode estallaron.
Respondía a la carta, en la que solo decía: "Ruido infernal" fren te a alguien que ni ves ni conoce, pero que te saluda de aquella manera.

"Mi estumada amiga. Gran alegría por tu carta, llegó antes que yo te escribo a la luz de una vela. En estos momentos me sien to torpe, quisiera decirte cosas bonitas, pero me las roba este silencio pesado... Otro día te contaré cosas."
Y se las conté meses despues a horillas de Río Henares. Y poensé y sigo pensando que los seres humanos poseemos una buena dosis de locura... desde que el mundo es mundo.
Lo he pensado muchs veces, lo sigo pensando porque lo pensé tambien ayer viendo desfilar como yo lo hice hace mucho tiempo, con artilugios para matar.

"Trepábamos la ladera en silencio cubiertos de sudor. Una granada de mortero, otra y otra y voces ordenado fuego sobre las laderas del otro lado del valle. Era Domingo, El cura (se dijo) subía a decir misa en las posiciones, en lo alto de la montaña. Las granadas cayeron a solo unos metros tras de nosotros. Yo sentía dolor en la pierna y humedad, pegajosa de la sangre! No no era nada de LOS OTROS! me había herido en el cuerpo a tierra, con las piedras cortante que abundaban en la ladera.
Ladraban las ametralladoras. La mía se encasquilló hasta dos veces. Se dijo despues que ocurría a menudo porque la munición era "vieja". Ruido: uno de esos ruidos que había visto en las peliculas. Ruido tras de nosotros (se dijo despues que desde barcos) cuyos proyectiles por enmcima de nuestras cabezas, estallaban a lo lejo Quiero creer, que ruido sin cesar mucbho ruido y poco tiempo de pensar en nada que no fuera disparar"
Disparar sobre alguien que ni ves, que no le has visto nunca pero que..."Si piensas, que él ha sido tal vez el que a matado a compañeros"
No era gran cosa la herida en la rodilla dije a mi madrina de guerra en la carta en la cual también señalabaa, que el pantalón ncesitaba de aguja he hilo.
Regresamos cansados muy cansados. Ni ese día ni den días sucesivos huvo comentarios sobre este hecho. Alguno se aventuron a comentar: No entiendo porque se nos prohibe hablar... ni tan siquiera entre nosostros.
Y tarminaba la carta dirigiada a aquella chavala de Daganzo, diciendo: Quisiera decierte muchas cosas. Hoy solo que la noches esta llena de estrellas. Que agradezco tu carta. QWue te prometo ldevarte a la Csa de Campo y que seguro seguro nos diremos muchas cosas.

Eso pen saba hyo ayer y mucho mas, y hasta me pregunté que será de A U (por A empezaba su nombre) a la que quise como se quiere a una hermanao tal vez un poco de otra man era.
EL RECREO
Curro estaba muy feliz
oyó el timbre del recreo
y estaba loco por salir
para encontarse con Leo.

Era su amiga mejor
la que siempre le buscaba
le demostraba su amor
y ella nunca le fallaba.

Pero hoy no había llegado
hasta dentro de su clase
y estaba muy preocupado
porque algo le pasase.

Ya escuchaba los ruidos
de los niños en el recreo
y estarían todos reunidos
todos menos él y Leo.

Curro estaba muy triste
y escuchó que le decían
Leo no pudo advertirte
que ya no te sacaría.

Era la Seño llorando
quien le daba la noticia
y otra alumna esperando
para sacarle en la silla.

Leo no podrá venir más
su familia muy urgente
ha tenido que machar
a otro país de epente..

Me dijo que te abrazara
y te dijera que siempre
donde quiera que estuviera
no dejaría de quererte.

Y aquí tienes a Maria
que ocupará su lugar
sacándote cada día
al recreo para jugar.

Curro estaba inválido
en una silla postrado
y nada hubiera podido
sin un amigo a su lado.

Con lágrimas en los ojos
salieron los tres al recreo
y volvieron muy gozosos
habían recuperado a”Leo.”

M. Lara 26/10/2015
En el mío perillos
cada pueblo tiene su marca desde hace muchos años. Lo cierto es que son pequeños si lo comparamos con las peras. Hay alguna pera que llega a pesar medio kilo, pero están muy ricos. Hace tiempo que no veo uno.
En mi pueblo reciben el nombre de: PERUCOS.
En el mío perillos
Ochocientos cuarenta.
¡Ah, bueno! Hay muchos. En mi pueblo cada día quedan menos.
¡Vale! Que sea tratado como un trabalenguas. ¿Cuántos vecinos hay en tu Pueblo?
Ochocientos cuarenta.
¡Vale! Que sea tratado como un trabalenguas. ¿Cuántos vecinos hay en tu Pueblo?