Escritos "literarios" originales y propios de cada forero


LAS ACEITUNAS
Es ahora la época de ir a recoger la aceituna verde de los olivos para prepararlas y endulzarlas convirtiéndolas en ricas aceitunas de mesa. Esto a nosotros los de Jaén nos parece muy normal, y muy fácil, pero no le ocurre lo mismo a los habitantes de otras zonas en las que no tienen como principal medio de vida el olivar.
Yo recuerdo que en mi infancia la aceituna de mesa que consumíamos era casi exclusivamente la elaborada en nuestras casas. En los meses de Septiembre-Octubre todo el mundo por aquí suele ir a recoger aceituna los olivos para este fin, unos las cogen de sus olivos, otros de los de un familiar o amigo que previamente ha dado el permiso oportuno, pero a nadie se le niega coger unos kilos de aceituna consumirlas después en su domicilio como aperitivo.
Una vez recogida había que machacarlas con un mazo de madera o rajarlas con un cuchillo por dos o tres sitios según fuesen a preparar aceituna partida o aceituna entera y a eso nos dedicaban, a veces, a los niños o adolescentes para hacerlo. En ambos casos yo recuerdo que los dedos se ponían muy negros y había que lavarse posteriormente las manos con mucho cuidado para dejarlas limpias.
Una vez hecho esto había que echar en agua las aceitunas durante varios días para que fueran perdiendo el amargor, a la vez que se le iba cambiando el agua muy a menudo. Cuando nuestra madre lo estimara conveniente se introducían las aceitunas en una orza y se les añadía el aliño, que varía mucho según sea el pueblo o la provincia donde se realiza esta preparación, en nuestro pueblo Fuensanta esto se hacía con sal, ajos sin pelar, cáscaras de naranja, tomillo y romero. No se si algo habrá cambiado con el tiempo pero en nuestra casa era así. Una vez hecho esto dejar todo el tiempo necesario en la orza, cerrada con una tapadera de madera, y esperar que tomen el aliño y estén listas para llevar a la mesa.
Las primeras eran siempre las aceitunas de cornezuelo que se empezaban a consumir por la feria que son de las más sabrosas y con un gusto especial pero estas tienen el inconveniente que se ablandan con mucha facilidad y no se pueden comer.
A mi me encanta la aceituna de mesa y como ahora es tan fácil siempre tengo en casa, no una orza pero si una garrafa pequeña, por aquí en Málaga las aliñan con mucho vinagre y la verdad es que también están muy buenas. ¡Ala! Pues a disfrutarlas en casa con la familia.
LOS PICATOSTES

Yo recuerdo con cierta nostalgia aquellos desayunos que nos preparaba mi madre, aprovechando el pan duro de la alacena, utilizando ese aceite puro de oliva virgen, que siempre hemos disfrutado y tenido en nuestras casas los habitantes de Fuensanta, haciéndonos unos riquísimos picatostes, con azúcar o sin ella, que eran una delicia y al mismo tiempo el desayuno más económico que tan bien venía para no dañar nuestra ya esquilmada y escasa economía.
Algunos niños de ahora a lo mejor ni los conocen, sobre todo si no son de nuestra tierra Jaén, porque en sus casas el aceite es un alimento de lujo y no lo pueden utilizar con abundancia y con frecuencia con que nosotros lo hacemos. Pues es tan sencillo como utilizar los recortes del pan sobrante para freírlos, con aceite hirviendo, y convertirlos en unos crujientes y tostados bocaditos que nos alimentaban sobremanera y que nos permitían disfrutar de un desayuno extraordinario.
Todo esto sucede en la actualidad porque las madres suelen trabajar fuera de casa, no tienen tiempo suficiente para dedicarse a cocinar, despacito y sin prisas, que es lo más importante para que una cocina sea de calidad y de los mejores resultados. Lo que yo no comprendo es como no hay establecimientos que se dedicaran ha introducir dentro de sus menús los picatostes para desayunar, o sea que en una churrería podrían también ampliar el número de platos con una buena ración de picatostes, porque a lo mejor sería rentable y hasta competirían con los churros o con el pitufo de jamón. Materia prima no les faltaría porque pan duro siempre hay y últimamente hasta se tira, cosa que nunca se hacía en una casa antiguamente, porque desde luego habría personas, yo por ejemplo sería una de ellas, que preferiría un buen picatoste a todo lo demás. Que le voy a hacer yo soy de Jaén y chapado a la antigua, no lo puedo ni lo quiero olvidar.
Manuel Lara Lemus. Buen relato. Añadiré algo más. La bicicleta como el reloj. Yo tuve mi primer reloj (Duwar) cuando aprobé 6º y Reválida. También el precio eran unas mil pesetas. Tenía 16 años.

Un saludo.
LA BICICLETA
Cuando yo tenia 10 años (1950), soñaba con tener un día una bicicleta, era como un deseo que dudaba llegara a conseguir porque había muy pocas bicicletas en mi pueblo, el precio nuevas era de 1000 pesetas, (seis, euros), y aquello era una cantidad que mis padres no podían dedicar para gastos superfluos.
Yo hacía aquel año el ingreso al bachiller y al aprobarlo mi padre me dijo: Ya tienes bicicleta. Le he comprado a mi amigo D. José el practicante, (Pepe el señorito), la suya que está casi nueva. Cuando yo fui a recogerla por la mañana, tuve uno de los momentos más felices de mi infancia. Estaba allí brillante, con un color rojo intenso, un manillar y unas llantas cromadas y relucientes, su faro, su, timbre, todo perfecto y como nuevo porque D. José era un hombre muy cuidadoso, la marca era Orbea, nunca se me olvidó. La cogí me monté en ella y en aquel momento yo era el niño más feliz del mundo.
Esto se lo cuento yo a mis nietos y no se lo creen porque su mundo, gracias a Dios, por lo menos en esto de los juguetes, de la atención de sus padres hacia su entretenimiento y su distracción ha cambiado una barbaridad en comparación a nuestros tiempos donde una muñeca de trapo o un caballo de cartón, el día de los Reyes era todo nuestro regalo al año,
Es cierto que cuanto más tenemos más queremos, o lo que es lo mismo cuanta más atención nos prestas y cuanto más nos consienten más inconformismo sentimos y menos aprecio e importancia le damos a todo aquello que recibimos.
Entonces es que no se podía y por tanto lo poco que se nos daba nos hacía inmensamente felices porque era nuestra manera de ir alcanzando, muy poco a poco, esos sueños que todo ser humano siente por mejorar lo que ya posee y ampliar, aunque lentamente, nuestros deseos, nuestros caprichos o nuestras necesidades. Tal vez aquello era mejor para nosotros porque nos hacía valorar y disfrutar plenamente lo poco que conseguíamos tener en nuestras manos.
Ahora en esto generalmente se ha pasado al otro extremo, los niños reciben regalos todo el año, por el santo, por el cumpleaños, por el verano, por los Reyes, y eso que además reciben sin dar nada a cambio, hace que ellos no puedan disfrutar plenamente de tanto elogio y tanta adulación. No es bueno esto, primero porque el derroche nunca es aconsejable, después porque se está acostumbrando al niño a no esforzarse en conseguir lo que recibe. Aunque se tenga una buena
situación económica los padres deberían criar a sus hijos, en el ahorro, en pedir lo que es más útil y necesario, evitando esas cosas superfluas que para nada necesita, y sobre todo el ganarse él con su esfuerzo, su mérito o su ahorro eso que sus padres le den.
Así cuando reciban un regalo pensarán primero que se lo han merecido, segundo que no ha sido un gasto excesivo para su familia y tercero que lo tienen que disfrutar a tope porque ha sido sobretodo el fruto de su esfuerzo y la recompensa de su familia.
Se sentirán como yo con mi Orbea, los amos del mundo, aunque fuera de segunda mano, pero lo más importante era que yo ya tenía mi bicicleta, para pasear, para hacer ejercicio y como no para chulearme un poco con las niñas que ya empezaba uno en conseguir su amistad y su afecto.
Eran otros tiempos pero también éramos felices con nuestras carencias y, sobretodo, soñábamos en un futuro más digno y más venturoso para todos.
LOS NIÑOS.
No hay nada en el mundo más grande, más limpio, más frágil y más puro que un niño.
Un niño es la alegría de una casa, el fruto bendito de un acto de amor, le continuidad de una estirpe, la ilusión del futuro y ese regalo maravilloso que Dios nos da.
Para todos los que seamos madres o padres el nacimiento de un hijo es el hecho más grande y sublime que un ser humano puede esperar en el mundo. Esa sensación se repite inexorablemente con la misma intensidad, con la misma felicidad y con la misma alegría, cada vez que se recibe un nuevo hijo, no importa las veces por muchas que sean.
Pero tener un hijo es algo muy serio, algo, para lo que muchos de los padres, cuando llega ese feliz momento, no estamos preparados y que exige de nosotros un dedicación especial, un tacto, una sensibilidad y una mesura muy difícil de alcanzar porque la educación de un ser humano es muy complicada y porque no hay una sola forma o método de educar, cada hijo necesita una educación distinta y particular.
Por eso es normal que haya enfrentamientos entre los padres y los Maestros porque la imposibilidad de muchos padres de conseguir una educación correcta y adecuada para sus hijos culpa del fracaso escolar a los educadores en vez de reconocer que la educación es obra de la familia y que un enfrentamiento entre el colegio y la familia es el mayor error que unos padres pueden cometer, la familia educa, la escuela instruye y colabora en esa educación familiar si no se va unidos y a la par, en esa difícil tarea, el fracaso es inminente. Los padres tienen que procurar que sus hijos vean en el educador a un segundo padre que se preocupa por él, por su formación integral, que quiere lo mejor para su futuro y al que debe respetar, obedecer y apreciar, como si fuese alguien más de su familia.
Si en el plano educativo y escolar hay que mantener ese entendimiento total entre padres, escuela y alumnos, en el plano familiar y social los padres tenemos una labor no menos importante que llevar a cabo con nuestro hijos.
Hemos de inculcar desde pequeños a nuestros hijos unos valores que les harán después relacionarse con los demás con unas garantías de integración y de educación que le faciliten su paso por la vida con un cierto respeto por los demás y con una aceptación de las normas y obligaciones que la sociedad exige. Por ello hay que enseñarlos a ser obedientes, generosos, humildes, ordenados, respetuosos y que aprendan a ser moderados en el gasto y resignados a disfrutar los regalos que sus padres les puedan comprar.
Muy importante que tengan a sus abuelos siempre a su lado, los abuelos enseñan muchísimo a sus nietos, son los auxiliares de los padres y los que además de cariño le ponen a la educación un mucho de dulzura y de complicidad con ellos con los que se identifican porque un anciano es un niño con muchos años.
Y lo más importante de todo en la educación, todos los que intervienen tienen que interpretar la misma partitura, que los niños vean que todos les dicen las mismas cosas, les piden los mismos comportamientos y les exigen los mismos esfuerzos, ellos no tienen más remedio que obedecer y reconocer cual es el camino correcto que deben seguir. Y lo esencial y lo más difícil cada hijo necesita su propia educación, no lo olvidemos nunca.
LAS CASTAÑAS.

La castaña es un fruto (Castanae sativa) perteneciente a la familia de las fagaceas que en el árbol se presenta protegida dentro de un cápsula espinosa llamada zurrón que suele contener de dos a tres castañas.
Es oriunda de Asia desde donde se ha ido introduciendo por el sur de Europa y también por toda Sudamérica. En España también de producen castañas en varias comunidades autónomas y es habitual que en todas ellas cuando llega la época de la recogida de este fruto, a finales ... (ver texto completo)
Es verdad que la castaña es un rico manjar que se produce en muchas comunidades de España, yo que nací en Granada recuerdo de niño a la castañera pregonando sus castañas que eran procedentes de Lanjarón, decia asi "CASTAÑAS DE LANJARON UNAS SE PELAN Y OTRAS NO", en mi pueblo, Alhama de Granada, no había castaños. Mas tarde y ya con mi residencia en Barcelona, tenia unos vecinos-amigos gallegos, que cada año iban a su pueblo por estas fechas, ya jubilados, a la recolección de la castaña de una finca que tenían en la provincia de Orense y a la vuelta nos obsequiaban con tan rico majar. Este año 2020 mi vecino y amigo José ha muerto, será el primer año que no saboree sus ricas castañas, doble tristeza, me he quedado sin amigo y sin castañas.
Cada vez que coma castañas su recuerdo volvera a mi. Desde el cielo, no puede estar en otro sitio, me ayudará escojer la mejor castaña.
Hola manuel: Que ricas las castañas asadas, y que bien huelen. En mi comunidad, Castilla León hay muchos castaños, en Salamanca en la zona de la Sierra de Francia y en León le sacan mucho partido a este fruto, hacen unos postres muy ricos, lo que ahí llamáis el zurrón, por mi tierra lo llamamos erizos, y le va muy bien el nombre, por lo que pican.
Saludos.
Disfrúta esos placeres de la humilde castaña. Un sañudo.
Pues es verdad. En León en la parte del Bierzo hay muchas castañas Ahora estoy comiendo una asada.

Me alegro de verte por el Foro.
Un saludo.
En Galicia y en Asturias hay muchos castaños. Las asturianas son muy sabrosas.
Pues es verdad. En León en la parte del Bierzo hay muchas castañas Ahora estoy comiendo una asada.

Me alegro de verte por el Foro.
Un saludo.
LAS CASTAÑAS.

La castaña es un fruto (Castanae sativa) perteneciente a la familia de las fagaceas que en el árbol se presenta protegida dentro de un cápsula espinosa llamada zurrón que suele contener de dos a tres castañas.
Es oriunda de Asia desde donde se ha ido introduciendo por el sur de Europa y también por toda Sudamérica. En España también de producen castañas en varias comunidades autónomas y es habitual que en todas ellas cuando llega la época de la recogida de este fruto, a finales ... (ver texto completo)
Hola manuel: Que ricas las castañas asadas, y que bien huelen. En mi comunidad, Castilla León hay muchos castaños, en Salamanca en la zona de la Sierra de Francia y en León le sacan mucho partido a este fruto, hacen unos postres muy ricos, lo que ahí llamáis el zurrón, por mi tierra lo llamamos erizos, y le va muy bien el nombre, por lo que pican.
Saludos.
LAS CASTAÑAS.

La castaña es un fruto (Castanae sativa) perteneciente a la familia de las fagaceas que en el árbol se presenta protegida dentro de un cápsula espinosa llamada zurrón que suele contener de dos a tres castañas.
Es oriunda de Asia desde donde se ha ido introduciendo por el sur de Europa y también por toda Sudamérica. En España también de producen castañas en varias comunidades autónomas y es habitual que en todas ellas cuando llega la época de la recogida de este fruto, a finales de Octubre primeros de noviembre, se celebra la fiesta de la castaña que recibe distintos nombres según el lugar donde se realiza la celebración
Es un fruto muy alimenticio contiene mucho hidrato de carbono, grasas y vitaminas y antiguamente en los sitios donde escaseaba el trigo se hacía harina de castañas en sustitución de la otra para hacer pan. También se emplea la castaña para hacer dulces, en repostería y en la cocina para elaboración de algunos platos.
La castaña se puede comer cruda, cocida, asada y seca pero la forma más corriente y más generalizado de consumir este fruto otoñal es, sin duda alguna, la castaña asada
En esta época es muy normal encontrar en las ciudades unos puestos en donde instalan una plancha o infiernillo con ascuas donde se van asando las castañas que el vendedor ambulante las solía envolver en un cucurucho de papel de estraza o de periódico al objeto de evitar el contacto directo cuando está muy caliente. Todos hemos comido castañas en la calle porque como además en esta época suele hacer un poco de fresco pues viene muy bien el tomarlas calentitas y disfrutar de ese sabor tan característico y tan agradable.
En las casas por estas fechas suele haber castañas que se consumen también crudas o asadas en el brasero o en la lumbre, donde la haya, y también había otra forma de conservarlas dejándolas secar y luego a lo largo del invierno se podían ir comiendo en dulces en, la cocina, o directamente como fruto seco, que se pone muy duro pero habiendo buenos dientes está bastante rica porque se pone muy dulce.
En fin que esta es la época de las castañas, que ya las tenemos en los supermercados, en las tiendas y hasta en las calles, y que las castañas pilongas son el fruto típico del otoño. Ala, a por una buena castañada.
Entiendo Sr. Lara que los mahometanos son cumplidores de su religión y por nada del mundo cambian sus obligaciones religiosas, pero un Dios de esa calaña no es demasiado bueno para sus feligreses, eso si les promete, si dan su vida, toda clase de abundancias en el más allá, sobre todo femeninas, pero aquí en la tierra les prohíbe comer jamón, un Dios que prohiba comer un manjar tan exquisito no es un Dios justo, lo de la manzana se entiende, pero lo del jamón es insoportable. No me apuntare nunca ... (ver texto completo)
OK. Graciosa respuesta, yo rstoy contigo, el pata negra nos loa vamos a seguir comiendo nosotros
MOHAMED
He de empezar diciendo que los árabes en general y los marroquíes en particular, no son santos de mi devoción porque los considero una raza rencorosa, traicionera, y excluyente, hasta el punto de que eliminan la vida de los demás pensando que esa acción, tan ignominiosa, en vez de merecerle un castigo les supone el premio de conseguir el cielo prometido por su dios.
Si ellos no respetan lo más sagrado que es la vida y integridad física de los demás no pueden contar con mi aplauso, ni mi ... (ver texto completo)
Entiendo Sr. Lara que los mahometanos son cumplidores de su religión y por nada del mundo cambian sus obligaciones religiosas, pero un Dios de esa calaña no es demasiado bueno para sus feligreses, eso si les promete, si dan su vida, toda clase de abundancias en el más allá, sobre todo femeninas, pero aquí en la tierra les prohíbe comer jamón, un Dios que prohiba comer un manjar tan exquisito no es un Dios justo, lo de la manzana se entiende, pero lo del jamón es insoportable. No me apuntare nunca a esta religión, desde aquí les pido que no cuenten conmigo, yo en cambio les invito a ellos a que prueben el jamón, lo he intentado en varias ocasiones y no lo he conseguido, no ha habido manera, no se dejan manipular. Peor para ellos, en su paraíso no habrá nunca un Jabugo ni un Trevélez.

Saludos para los pata negra.
SIN MIRARTE, TE VEO.
Te veo sin mirarte
en la noche.
Invadida por ti,
me encuentro.
Al llegar el amanecer,
dichosa me siento,
y... por querer ver tu rostro,
no quisiera perecer.
Te siento sin tocarte
en la bruma.
Y sin querer.., el corazón,
se me salta de alborozo
por desear acariciarte.
Con desesperación y locura,
te lo diré en la noche.
Entre la niebla risueña,
una vez más.
Vuelves en mi sueños a estar.
Mª José D. R.
MIS NIETOS.
Tengo yo siete inmensos tesoros
que me llenan de orgullo y de calma
que proceden de mi ser y de mi alma
que valen más que las joyas y los oros.
Son ramas de mi árbol genealógico
que embellecen el jardín de mi vida,
que dan vigor a mi juventud perdida
y que me aseguran un fututo biológico.
Son, mis nietos, los hijos de mis hijos,
unos adorables y futuros ciudadanos
que nosotrros, educamos y preparamos
para lograr un futuro de valores fijos.
Los tengo de todas las edades,
bebes, niños y hasta adolescentes
todos unos muchachos excelentes
que a mi familia le dan felicidades.
Los quiero mucho, son mi victoria
y me dan una grandiosa satisfación
asegurar que no habrá desaparición
de nuestra familia y de nuestra historia.
Estos son los personajes: Pablo. Irene. David, María, Cárlos, Mencía y Marco. Os quiero y os echo de menos mil besos.
Manuel Lara
Estepona 4/10/2020