La Poesía

ACEPTEMOS EL DESTINO

ACEPTEMOS EL DESTINO

Caminante peregrino
modera tú caminar,
que escrito está tú destino
y no lo puedes cambiar.

La vida te va meciendo
como las olas del mar,
unas veces con vaivenes
y muchas con tempestad.

Es como una noche oscura
que con la luz de un farol,
te muestra un poco de ayuda
pero no te da calor.

El destino es tan incierto
que no se puede estudiar,
unas veces enemigo
y otras te da su amistad.

Como la luz y la sombra.
La tragedia y la comedia.
Es un libro que está escrito
pero no es enciclopedia.

Es un misterio infinito
que no tiene traducción,
estudiosos lo intentaron
sin lograr la solución.

Por eso amigo te pido
que vayas poquito a poco,
aceptando tú destino
para no volverte loco.
Pa. Sa. Ma