La Poesía

SONES DE GUITARRA

SONES DE GUITARRA

Por la noche en la plazuela
se oyen sones de guitarra,
metiéndose en mis sentíos
aunque no quiera escucharla.

Quizás porque yo una noche
junto a esa fuente serena,
con seis cuerdas y dos tablas,
también cantaba mis penas.

Y en medio de aquellos sones
ocultaba mis suspiros,
por un amor imposible
que no fue correspondido,

Penas de un amor ingrato
que causo mi desconsuelo,
y mis torres de ilusiones
se me vinieron al suelo

Mi pena estaba dormida,
y la vino a despertar
el toque de esa guitarra
sonando en la madrugá.

El viento en los naranjales
trae ráfagas escondidas,
Y se empeña en recordarme
cosas que nunca se olvidan.

Palabras y juramentos
que el viento trajo y llevó,
Lo mismo que una veleta
cambiando de dirección.
Pa. Sa. Ma.