La Poesía

A una mona ...

A una mona
muy taimada
dijo un día
cierta urraca:
«Si vinieras, (5)
a mi casa
¡cuántas cosas
te enseñara!
Tú bien sabes
con qué maña (10)
robo y guardo
mil alhajas.
Ven; si quieres,
y veraslas
escondidas (15)
tras de un arca.»
La otra dijo:
«Vaya en gracia.»
Y al paraje
le acompaña. (20)
Fue sacando
doña Urraca
una liga
colorada,
un tontillo (25)
de casaca,
una hebilla,
dos medallas,
la contera
de una espada, (30)
medio

A una mona
muy taimada
dijo un día
cierta urraca:
«Si vinieras
a mi estancia,
¡cuántas cosas
te enseñara!
Tú bien sabes
con qué maña
robo y guardo
mil alhajas.
Ven, si quieres,
y veráslas
escondidas
tras de un arca».
La otra dijo:
«Vaya en gracia»;
y al paraje
la acompaña.
Fue sacando
doña Urraca
una liga
colorada,
un tontillo
de casaca,
una hebilla,
dos medallas,
la contera
de una espada,
medio peine
y una vaina
de tijeras,
una gasa,
un mal cabo
de navaja,
tres clavijas
de guitarra
y otras muchas
zarandajas.
« ¿Qué tal? -dijo-.
Vaya, hermana,
¿no me envidia?
¿No se pasma?
A fe que otra
de mi casta
en riqueza
no me iguala».
Nuestra mona
la miraba
con un gesto
de bellaca,
y al fin dijo:
« ¡Patarata!
Has juntado
lindas maulas.
Aquí tienes
quien te gana,
porque es útil
lo que guarda.
Si no, mira
mis quijadas.
Bajo de ellas,
camarada,
hay dos buches
o papadas
que se encogen
y se ensanchan.
Como aquello
que me basta,
y el sobrante
guardo en ambas
para cuando
me haga falta.
Tú amontonas,
mentecata,
trapos viejos
y morralla;
mas yo, nueces,
avellanas,
dulces, carne
y otras cuantas
provisiones
necesarias».

Y esta mona
redomada
¿habló sólo
con la urraca?
Me parece
que más habla
con algunos
que hacen gala
de confusas
misceláneas
y farrago
sin sustancia.

He tenido visita y ahora voy con la comida. Hasta luego.
Respuestas ya existentes para el anterior mensaje:
Mari, cómo haces para poner toda la poesía.
¿De quien es esta poesía? Pregunto.