una gran madre

Ahora sí que esta más claro....

Parece mentira que un tema dedicado a la madre, en este foro, haya obtenido en 2 meses el comentario de 3 personas y un total de 8 comentarios.
Si nosotros somos incapaces de manifestar públicamnete nuestros sentimientos hacia ese ser maravilloso que es una madre, nuestra madre, la madre de cualquiera, es que yo creo que hemos perdido el rumbo y vamos totalmente a la deriva.
Eso sí nos dedicamos a ver Sálvame, en Telecinco, ese programa donde los valores que se ensalzan son: el insulto, la descalificación, el cotilleo, el enfrentamiento, la zancadilla, el airear los trapos sucios y los defectos de la gente. O la Noria donde el presentador, María Antonia, Sopena, y Pilar Raola se encargan de decirnos lo malos que son unos y lo buenos que son ellos, entonces es que lo que nos pasa es que merecemos ser hijos de nuestra madre. Creo que en este pais tenemos que empezar a recuperar los valores perdidos y sobre todo el amor a los demás, incluido ese tan maravilloso el amor a nuestra madre.

Qué tiene que ver el que, por la causa que sea, no se haya escrito en este hilo
con Sálvame, etc, etc...
Si somos de izquierda y nos gusta Rahola o Sopena ya hemos perdido valores?
Quiero muchísimo a mi madre, pero... posiblemente no me de la gana contarlo públicamente y sí decírselo a ella constantemente

Mire yo me alegro mucho que Vd. sea de izquierdas, opción política que me parece muy digna y muy aceptable, lo que yo criticaba del programa, y de esos contertulios, es que parece que los buenos son unos y los malos son los otros. Y aquí me refiero tanto a los de izquierdas como a los de derechas. Sobre todo lo que yo criticaba es que progaramas como estos nos aparten de cosas mucho más nobles, más dignas y más loables, como son el amor, la familia, el respeto, la tolerancia y la persona. Y si esa persona es la madre, nuestra madre, eso no tiene perdón de Dios. Hay una frase, ignoro de quien, que viene a solucionar esa pequeña discrepancia entre Vd. y yo:"Ni todos los de derechas son malos, ni todos los de izquierdas son buenos. Y después de esto pelillos a la mar amigo.

Ahora sí que esta más claro.
Saludos amistosos, Manuel Lara