una sencilla oración

No estaba en el ánimo de ofender, más bien de aclarar....

Pienso que eso lo sabe cualquiera que tenga uso de razón. y creo tener uso de razón.
Si a esto añadimos años de filosofia, teologia, universidad... entonces, si no se lo que es Predestinacion, debo dar la culpa a los profes. ¿No crees?

Un pintor hace un cuadro. Un hermoso cuadro. Lo mira y ve su ingenio en su obra.
Entonces piensa en donde colocar ese hermoso cuadro. No es digno cualquier rincón para esa obra. Busca un lugar donde esté a la vista y allí lo coloca.

Ese pintor a buscado un lugar precioso para su obra admirable.

eso es la predestinacion.
Dios nos ha creado para un lugar de felicidad. ese lugar vamos a llamarlo PARAISO, porque es un lugar donde se disfruta de todo bien sin sombra de mal alguno.
Pero supongamos que este cuadro tiene inteligencia. Se vuelve rebelde. No quiere ser colocado en ese lugar, se destroza... el pintor vuelve a restaurarlo, pero llega un momento en que no puede doblegar la voluntad del cuadro, porque lo mejor de esa obra es su libre voluntad.
Entonces el cuadro, predestinado a un lugar bueno se queda en la ruina de sí mismo.
¿Me explico?.
Gracias.

No estaba en el ánimo de ofender, más bien de aclarar.

Vamos a ver, si Dios nos tiene predestinados, hagamos lo que hagamos, unos irán al cielo y otros no. Me parece que con ese juego la iglesia "no comulga"

Yo no presumo de haber estudiado filosofía, sólamente la que se se daba en el bachiller, pero por lógica nadie está predestinado a ir al cielo o dejar de ir. Claro que si metemos por medio la fe... con la fe no se juega.

Entonces, como Dios ya me tiene en su libro de actas, haga lo que haga, me salvo o me condeno. No creo que sea así. En el último segundo de tu vida puedes salvarte o condenarte.
Respuestas ya existentes para el anterior mensaje:
Esta hipótesis que acabas de poner es totalmente falsa.
Si fuera así como dices entonces sería lo mismo hacer el bien como el mal, porque iríamos a parar allí donde Dios nos tenia predestinados.
Y eso no es así.- Esta doctrina no es de la Iglesia católica, sino de una secta que ahora no viene al caso nombrarla.

Yo te explico:
Dios ha creado al hombre con la única predestinación de salvarse. En el pensamiento de Dios solo existía la idea de que el hombre se salvara.
Pero ¿sabes para que Dios quiere que el hombre se salve? Solo y únicamente para que lo amen.

Dios no tiene necesidad de riquezas, ni de felicidad ni de honores... Eso lo tiene de por sí mismo.
Dios lo único que busca es AMOR Busca amor porque Dios es amor. Y cuando tú amas a tu novio es porque deseas que tu novio o novia te ame.

Pues con Dios pasa igual. Nos creó por amor, y en nosotros solo busca amor.
¿Pero qué dirías tú de dos personas que se aman a la fuerza? Dirías que eso no es amor.
Pues para que el hombre le diese a Dios verdadero amor, por eso ENTREGÓ AL HOMBRE EL LIBRE ALBEDRIO es decir, la plena libertad de amarle o no amarle.
No obliga Dios a que lo amemos. Desea infinitamente nuestro amor, pero no nos fuerza a amarlo.
Un amor forzado es un embuste.

Entonces el hombre en su libre albedrio puede salvarse o no salvarse
Puede darle a Dios la alegría de salvarse o la tristeza inmensa de no salvarse.
Dios nos da todos los medios para que lo amemos. Pero quien tiene la respuesta a la última predestinación de cada uno somos nosotros mismos. No es Dios quien tiene la última respuesta a nuestra salvación. Somos nosotros mismos.

Por eso el hombre se salvará o no se salvará, según el hombre lo quiera.

Por parte de Dios ya estamos salvados. Por nuestra parte podemos salvarnos o condenarnos para siempre.
Si ahora mismo se presentase Dios y le preguntásemos: Señor ¿me salvaré? la respuesta de Dios sería: Eso mismo te quisiera preguntar, hijo mio. Por mi parte tienes todos los medios.
Haz lo que debes hacer y te salvarás.

Dios no condena a nadie. Somos nosotros quienes nos condenamos, o nos salvamos, uniendo nuestras obras a los méritos de Cristo
Y el modo de saber Dios nuestro último fin es un misterio superior a todo entendimiento humano.
Así que yo te digo: Te salvarás si tú lo quieres, o te condenaras si tú lo has escogido.
Esto pertenece a nuestro libre albedrio. Dios ya puso lo necesario. ¿Algo más? Gracias por preguntar.