Burgos

LA CRÓNICA. ES de Guadalajara

LA CRÓNICA. ES de Guadalajara

RUIDO, CONSIGNAS Y PANCARTAS A LAS PUERTAS DE SANTA MARÍA DEL CONDE

Se barruntaba que habría protestas y las hubo. Las declaraciones de Pablo Bellido, secretario general del PSOE, apuntaban a ello la víspera, como había recogido este diario. También la reacción inicial de La Otra Guadalajara, que LA CRÓNICA DE GUADALAJARA ya publicó la pasada semana, en primicia.

Más de un centenar de personas, molineses en su gran mayoría y procedentes algunos de ellos de diferentes pueblos de la comarca, expresaron sus críticas a la Administración regional y a su máxima responsable por espacio de más de dos horas, el tiempo comprendido entre los prolegómenos del acto en Santa María del Conde y su conclusión. No se sumaron físicamente a la concentración responsables del PSOE de la provincia, aunque sí desplazaron a un periodista y a un cámara para dejar constancia gráfica de la protesta que habían anticipado horas antes.

A encrespar los ánimos algo pudo contribuir también el inusual dispositivo de seguridad organizado para la ocasión, al que con toda certeza fue ajena Presidencia de la Junta de Comunidades y que había perimetrado la amplia plaza, a la que en teoría nadie podía acceder desde mucho antes del mediodía. La realidad era otra y terminó siendo muy distinta. Pese a lo pretendido por los agentes de la Guardia Civil, a los contados miembros de La Otra Guadalajara que protestaban "in situ", terminaron por sumarse el resto de los congregados, retenidos durante un buen rato en uno de los accesos. Primero avanzaron hasta unos cincuenta metros de su objetivo; luego, mucho más cerca.

Consignas, megafonía, pancartas y algunas palabras bastante más altas que otras se unieron sin mayores incidentes.