Literatura


Los tópicos iniciales conducen inmediatamente a un bello cuadro paisajístico caracterizado por la calma y paz «verdaderamente» bucólicas, con las correspondientes alusiones de extracción culta en los vientos, a Febo, en ese atardecer que ya se declara en el horizonte: duerme Favonio en rosa, Céfiro en azucena; de aquella fuentecilla bulliciosa nace agua, vive perla y muere arena: templa, Silvio, la lira, si Febo el verso inspira, y juntos cantaremos, pues ya de los extremos que corona de sol el horizonte, el empinado monte deja caer la sombra.

Abenga lo trascribe (Lope de Vega)
Bien pagados sería con relación a lo que se ganaba aquí.
pero las pasaron.... p... s.
Cuenta la protagonista, y supongo que cuando escriben se documentarán en condiciones, que iban con alimentación y estancia incluida, y de la alimentación bien pero de la estancia, las llamadas " residencias" una nave junto a la fábrica, sin acondicionar y sin nada que templara el ambiente, con 16 gds. bajo 0.
En fin, que lo pasaban mal, habrá de todo.
yo también te iba ha mandar el resultado de la edad del ... (ver texto completo)
Con relación al otro libro que cito, ESPEJISMO
la autora que es una de las viajeras, es mi nuera.
Rosalí. Se me olvidó decirte que he leído el resumen de las novelas que citas. Sería bueno y muy estimable lo que has hecho. Sin querer me he enterado de lo que se trata en cada libro. Sigue así, mete el resumen de la obra que lees.

De la joven que marcha para Alemania CON CONTRATO DE TRABAJO era muy frecuente. Por lo menos no ibas a buscar trabajo sin un contrato que te garantizaban un trabajo más o menos bien pagado.

Un saludo.
Bien pagados sería con relación a lo que se ganaba aquí.
pero las pasaron.... p... s.
Cuenta la protagonista, y supongo que cuando escriben se documentarán en condiciones, que iban con alimentación y estancia incluida, y de la alimentación bien pero de la estancia, las llamadas " residencias" una nave junto a la fábrica, sin acondicionar y sin nada que templara el ambiente, con 16 gds. bajo 0.
En fin, que lo pasaban mal, habrá de todo.
yo también te iba ha mandar el resultado de la edad del padre, pero me pareció tan fácil que pensé que había truco.
Mis últimos libros leidos: Espejismo, De Emma Lira, libro de viajes, en 2010 dos parejas emprenden un viaje con dos viejos coches hasta Siria, antes de la guerra que asoló y sigue destruyendo estas tierras incluida la mitica Palmira.

y

La maleta de Ana de Celia Santos, narra las vicisitudes de una joven que parte para Alemania, en los años 60, con su contrato de trabajo bajo el brazo.
Rosalí. Se me olvidó decirte que he leído el resumen de las novelas que citas. Sería bueno y muy estimable lo que has hecho. Sin querer me he enterado de lo que se trata en cada libro. Sigue así, mete el resumen de la obra que lees.

De la joven que marcha para Alemania CON CONTRATO DE TRABAJO era muy frecuente. Por lo menos no ibas a buscar trabajo sin un contrato que te garantizaban un trabajo más o menos bien pagado.

Un saludo.
Escribir sin morir en el intento.
------------------------------ --
B. M - lunes, 10 de diciembre de 2018

El escritor Manel Loureiro fue el protagonista de una nueva cita de 'Literarios 2018-2019' con una charla que abordó el proceso del que salen las historias para un libro o la televisión
Los asistentes a una nueva cita del ciclo ‘Literarios 2018-2019’, en esta ocasión con el periodista, escritor y abogado Manel Loureiro, se encontraron proyectadas al entrar en la sala del auditorio Fundación Ávila con las frases que iban a marcar el sentido de su charla: «Cómo escribir una novela (o una serie de televisión) y no morir en el intento. Distintos caminos para construir una historia y que esta no acabe en el cajón».
Porque eso era precisamente lo que pretendía el escritor, hablar «de dónde salen las historias». «Yo no vengo a hablar de mi libro, vengo a hablar de libros», explicaba minutos antes de comenzar su intervención, porque su trabajo es «contar historias» y así lo hace en cine, televisión o novelas. Por eso iba a contar, «la historia de dónde nacen las historias y cómo de repente esa pequeña burbujita que puede estar en el fondo de tu cabeza y que tú crees que puede ser una gran idea se acaba transformando realmente en una gran idea que acabas viendo en una estantería de una librería o en la pantalla de televisión».
Considera que sin dejar atrás el talento y la inspiración, a la hora de escribir un 80 por ciento es el trabajo duro, «meter horas y dedicación».
A través de ese duro trabajo se va navegando en el mar de la escritura, lo que se hace con sufrimiento «desde el principio hasta el final», pero «quizá el momento más inquietante, el momento más angustioso, es el del síndrome de la página en blanco, cuando de repente de enfrentas a esa muralla» y «no te puede ayudar nadie».
Desde luego, en ese camino hay momentos que se pueden destacar. En el caso de Manel Loureiro elige dos, «el momento del fogonazo, cuando surge la idea y después está el momento del final, cuando por fin un día llega un mensajero a tu casa, abres un sobre y te mandan ese primer ejemplar de esa siguiente novela, que huele a tinta y lo abres y da igual los años que lleves haciéndolo, lo van a seguir mirando y viendo como si fuese la primera vez».
Cree el escritor que no se puede saber qué convierte una idea en un ‘best seller’ (aunque sí hay pistas) pero sí que es cierto que ahora las nuevas tecnologías han cambiado «las reglas del juego» en aspectos como la publicación y la documentación, un juego al que él se enfrenta a través de sus relatos de misterio y terror. Y lo hace porque ejerciendo de abogado, no se le ocurría «nada más alejado del ordenado mundo del derecho que un mundo donde las reglas de repente pudiesen saltar por los aires porque sí».
Luis Sánchez, vicepresidente Fundación Ávila (organizadora), fue el encargado de presentar al protagonista de la cuarta cita del ciclo, a quien definió como «novelista, contemporáneo, actual y joven». De él destacó, que además de ser escritor, periodista y abogado, también es guionista en televisión y es colaborador en medios de comunicación. «Sus libros son de actualidad, de gran éxito», recordó, refiriéndose especialmente al éxito internacional, con libros traducidos a más de diez idiomas y publicados en más de 20 países, logrando por ejemplo vender 2.000 ejemplares en Estados unidos en castellano, algo difícil de conseguir. Lo hace practicando una literatura de «misterio, fantasía, terror», dijo.

Compartido en Facebook
Compartido en Google Plus
Compartido en Twitter
Mis últimos libros leidos: Espejismo, De Emma Lira, libro de viajes, en 2010 dos parejas emprenden un viaje con dos viejos coches hasta Siria, antes de la guerra que asoló y sigue destruyendo estas tierras incluida la mitica Palmira.

y

La maleta de Ana de Celia Santos, narra las vicisitudes de una joven que parte para Alemania, en los años 60, con su contrato de trabajo bajo el brazo.
Esta es la historia y vivencias de un ciudadano del mundo nacido en Andalucía, que experimentó en propia piel las crueldades y como no también la felicidad que envuelve la vida de muchas personas. Está contada por el protagonista de la misma en primera persona y atraerá al lector hasta el final de la misma. Espero que sea del agrado de los posibles lectores, que en definitiva es mi único objetivo.
Se puede acceder a la descarga y compra del libro en la Página web indicada.
Esta es la historia y vivencias de un ciudadano del mundo nacido en Andalucía, que experimentó en propia piel las crueldades y como no también la felicidad que envuelve la vida de muchas personas. Está contada por el protagonista de la misma en primera persona y atraerá al lector hasta el final de la misma. Espero que sea del agrado de los posibles lectores, que en definitiva es mi único objetivo.
¿Quién era “Euclides” el espía y científico llamado también Mr. Josues por los ingleses?
¿Porque se ha divulgado la imagen de los piratas, con un parche en un ojo, una pata de palo y un garfio en lugar de una mano?
¿Quién fue el marino, gracias al cual se dice que en buena parte de américa, se habla español?
¿Quién fue uno de los primero en enfrentarse a los Indios Apaches?
¿Qué españoles, con su ayuda y apoyo consiguieron la Independencia de EEUU, creando la primera Democracia Mundial?
Más que Literatura entraría en HISTORIA. ¿Piratas con un parche en el ojo, pata de palo y un garfio? Pues muy sencillo, porque normalmente el pirata ha perdido un ojo, una pierna o una mano en un combate naval.
¿Quién era “Euclides” el espía y científico llamado también Mr. Josues por los ingleses?
¿Porque se ha divulgado la imagen de los piratas, con un parche en un ojo, una pata de palo y un garfio en lugar de una mano?
¿Quién fue el marino, gracias al cual se dice que en buena parte de américa, se habla español?
¿Quién fue uno de los primero en enfrentarse a los Indios Apaches?
¿Qué españoles, con su ayuda y apoyo consiguieron la Independencia de EEUU, creando la primera Democracia Mundial?
Un día como hoy, de 1862, Lewis Carroll escribía las primeras líneas de la que sería una de las novelas "nonsense" más populares de la historia de la literatura: "Alicia en el País de las Maravillas
¿Quiere usted pasar unas horas felices leyendo?

RECOMIENDO: DON CAMILO... (Giovanni Guareschi)
Olvidarla! Usted forma parte de mi existencia, de mi propio ser. Ha figurado en cada una de las líneas que he leído, desde que vine aquí por primera vez, cuando era un chico vulgar, cuyo pobre corazón ya laceró en aquel entonces. Usted siempre ha formado parte de todas las esperanzas que he tenido desde que la vi… en el río, en las velas de los barcos, en los pantanos, en las nubes, en la luz, en la oscuridad, en el viento, en los bosques, en el mar, en las calles. Ha sido usted la encarnación de toda la graciosa fantasía que mi espíritu llegó a forjar… () Hasta la última hora de mi vida, Estella, no podrá usted evitar que siga formando parte de mí mismo, parte del poco mal o bien que exista en mí. Pero en esta separación que usted me anuncia, solo la asocio con el bien, y la recordaré fielmente confundida con él, porque a pesar del profundo dolor que ahora siento, usted debe haberme hecho más bien que mal. ¡Oh Estella, Dios la bendiga y la perdone!”

Charles Dickens. Grandes esperanzas.
Si no tiene nada que leer le invito a que lea temas leoneses: LA PÍCARA JUSTINA. FRAY GERUNDIO DE CAMPAZAS. EL SEÑOR DE BEMBIBRE. LA ESFINGE MARAGATA. Lea y luego me lo cuenta.
EJEMPLO DE UN TIPO DE LITERATURA LACÓNICA

Pedro Páramo Juan Rulfo

Vine a Comala porque me dijeron que acá vivía mi padre, un tal Pedro Páramo. Mi madre me lo dijo. Y yo le prometí que vendría a verlo en cuanto ella muriera. Le apreté sus manos en señal de que lo haría; pues ella estaba por morirse y yo en plan de prometerlo todo. «No dejes de ir a visitarlo -me recomendó-. Se llama de otro modo y de este otro. Estoy segura de que le dará gusto conocerte.» Entonces no pude hacer otra cosa sino decirle que así lo haría, y de tanto decírselo se lo seguí diciendo aun después que a mis manos les costó trabajo zafarse de sus manos muertas.
Todavía antes me había dicho:
-No vayas a pedirle nada. Exígele lo nuestro. Lo que estuvo obligado a darme y nunca me dio... El olvido en que nos tuvo, mi hijo, cóbraselo caro.
-Así lo haré, madre.
Pero no pensé cumplir mi promesa. Hasta que ahora pronto comencé a llenarme de sueños, a darle vuelo a las ilusiones. Y de este modo se me fue formando un mundo alrededor de la esperanza que era aquel señor llamado Pedro Páramo, el marido de mi madre. Por eso vine a Comala.
Era ese tiempo de la canícula, cuando el aire de agosto sopla caliente, envenenado por el olor podrido de las saponarias.
El camino subía y bajaba: «Sube o baja según se va o se viene. Para el que va, sube; para el que viene, baja».
- ¿Cómo dice usted que se llama el pueblo que se ve allá abajo? -Comala, señor.
- ¿Está seguro de que ya es Comala?
-Seguro, señor.
- ¿Y por qué se ve esto tan triste?
-Son los tiempos, señor.
Yo imaginaba ver aquello a través de los recuerdos de mi madre; de su nostalgia, entre retazos de suspiros. Siempre vivió ella suspirando por Comala, por el retorno; pero jamás volvió. Ahora yo vengo en su lugar. Traigo los ojos con que ella miró estas cosas, porque me dio sus ojos para ver: «Hay allí, pasando el puerto de Los Colimotes, la vista muy hermosa de una llanura verde, algo amarilla por el maíz maduro. Desde ese lugar se ve Comala, blanqueando la tierra, iluminándola durante la noche». Y su voz era secreta, casi apagada, como si hablara consigo misma... Mi madre.
- ¿Y a qué va usted a Comala, si se puede saber? -oí que me preguntaban. -Voy a ver a mi padre -contesté.
- ¡Ah! -dijo él.
Y volvimos al silencio.
Caminábamos cuesta abajo, oyendo el trote rebotado de los burros. Los ojos reventados por el sopor del sueño, en la canícula de agosto.
-Bonita fiesta le va a armar -volví a oír la voz del que iba allí a mi lado-. Se pondrá contento de ver a alguien después de tantos años que nadie viene por aquí.

Luego añadió:
-Sea usted quien sea, se alegrará de verlo.
En la reverberación del sol, la llanura parecía una laguna transparente, deshecha en vapores por donde se traslucía un horizonte gris. Y más allá, una línea de montañas. Y todavía más allá, la más remota lejanía.
- ¿Y qué trazas tiene su padre, si se puede saber?
-No lo conozco -le dije-. Sólo sé que se llama Pedro Páramo. - ¡Ah!, vaya.
-Sí, así me dijeron que se llamaba.
Oí otra vez el « ¡ah!» del arriero.
Me había topado con él en Los Encuentros, donde se cruzaban varios caminos. Me estuve allí esperando, hasta que al fin apareció este hombre.
- ¿Adónde va usted? -le pregunté. -Voy para abajo, señor.
- ¿Conoce un lugar llamado Comala? -Para allá mismo voy.
Y lo seguí. Fui tras él tratando de emparejarme a su paso, hasta que pareció darse cuenta de que lo seguía y disminuyó la prisa de su carrera. Después los dos íbamos tan pegados que casi nos tocábamos los hombros.
-Yo también soy hijo de Pedro Páramo-me dijo.
Una bandada de cuervos pasó cruzando el cielo vacío, haciendo cuar, cuar, cuar.
Después de trastumbar los cerros, bajamos cada vez más. Habíamos dejado el aire caliente allá arriba y nos íbamos hundiendo en el puro calor sin aire. Todo parecía estar como en espera de algo.
-Hace calor aquí -dije.
-Sí, y esto no es nada -me contestó el otro-. Cálmese. Ya lo sentirá más fuerte cuando lleguemos a Comala. Aquello está sobre las brasas de la tierra, en la mera boca del infierno. Con decirle que muchos de los que allí se mueren, al llegar al infierno regresan por su cobija.
- ¿Conoce usted a Pedro Páramo? -le pregunté.
Me atreví a hacerlo porque vi en sus ojos una gota de confianza. - ¿Quién es? -volví a preguntar.
-Un rencor vivo -me contestó él.
Y dio un pajuelazo contra los burros, sin necesidad, ya que los burros iban mucho más adelante de nosotros, encarrerados por la bajada.
Sentí el retrato de mi madre guardado en la bolsa de la camisa, calentándome el corazón, como si ella también sudara. Era un retrato viejo, carcomido en los bordes; pero fue el único que conocí de ella. Me lo había encontrado en el armario de la cocina, dentro de una cazuela llena de yerbas; hojas de toronjil, flores de Castilla, ramas de ruda. Desde entonces lo guardé. Era el único. Mi madre siempre fue enemiga de retratarse. Decía que los retratos eran cosa de brujería. Y así parecía ser; porque el suyo estaba lleno de agujeros como de aguja, y en dirección del corazón tenía uno muy grande donde bien podía caber el dedo del corazón.
Es el mismo que traigo aquí, pensando que podría dar buen resultado para que mi padre me reconociera.
-Mire usted -me dice el arriero, deteniéndose-: ¿Ve aquella loma que parece vejiga de puercos? Pues detrasito de ella está la Media Luna. Ahora voltié para allá.

Juan Rulfo
El mexicano Juan Rulfo (1918-1986) figura, a pesar de la brevedad de su obra, entre los grandes renovadores de la narrativa hispanoamericana del siglo XX. De formación autodidacta, trabajó como guionista para el cine y la televisión. Con sólo dos obras de ficción publicadas -el libro de relatos El llano en llamas y la novela Pedro Páramo-, ha ejercido una decisiva influencia en la literatura en castellano del último medio siglo. En 1983 recibió el premio Príncipe de Asturias de las Letras.
Pedro Páramo se publicó en 1955, dos años después de los relatos de El llano en llamas. En el arranque de la novela, Juan Preciado promete a su madre en el lecho de muerte ir en busca de su padre, Pedro Páramo, un pequeño cacique pueblerino a quien no conoce. «El olvido en que nos tuvo cóbraselo caro» le dice ella, y Juan parte hacia Comala, un pueblo mítico que es el verdadero protagonista de estas páginas. Allí, envuelto en una tierra vieja que está sobre las brasas de la tierra, «en la mera boca del infierno», se encontrará con las voces de la memoria de personajes de ensueño, que irán tejiendo una historia de deseos y pasado, de muertos y visiones irreales, que abarca desde mediados del XIX a las revueltas cristeras de comienzos del XX. Anclada en terreno firme, la novela se dispara en múltiples direcciones
rompiendo el tiempo, confundiendo realidad y alucinación, fundiendo violencia y lirismo con sus conversaciones entrecortadas. Entre espectros, la desolación de Comala hace realidad ese «valle de lágrimas» que compone la geografía universal del dolor, llena de ecos, violencia y aire envenenado.
En su laconismo, Pedro Páramo supone un impresionante ejemplo de condensación narrativa. Rulfo vio la necesidad de que el autor desapareciera y dejara hablar a sus personajes libremente, mediante una estructura «construida de silencios, de hilos colgantes, de escenas cortadas», cediendo el turno al lector para que llene esos vacíos. Afín al realismo mágico, el ambiente de esta historia se tiñe de soledad, fatalismo y mitología.