Socialismo


ESPAÑA.

ESPECTÁCULO DANTESCO DE UN ALTO CARGO SOCIALISTA EN UN RESTAURANTE: " ¿PERO TÚ SABES QUIÉN SOY, MACHUPICHU?"

BORJA JIMÉNEZ. 07/01/2021. 18:10.

Un alto cargo del Ayuntamiento socialista de Sevilla, Juan Carlos Cabrera (PSOE), fue este miércoles, día de Reyes, la viva imagen del despotismo progresista andaluz, que cree que sigue viviendo en su chiringuito. Tras la negativa de un restaurante de la capital hispalense a ponerle una mesa para diez personas, dado que está prohibido, el político socialista montó un espectáculo (« ¿Usted sabe quién soy yo?»), insultó a los propietarios y trabajadores (incluso con connotaciones racistas) y mandó a la Policía Local para que les buscaran las cosquillas… sin éxito.

El restaurante PrinciPico, ubicado en el sevillano barrio de Los Remedios, fue este miércoles el centro de una polémica que deja bien claro cómo han venido comportándose los socialistas andaluces. El protagonista: Juan Carlos Cabrera, teniente alcalde delegado de gobernación (Seguridad y Movilidad), fiestas mayores y distrito centro y concejal socialista en el Ayuntamiento de Sevilla que dirige Juan Espadas (PSOE). El político exigió a los responsables del restaurante una mesa para diez comensales, a lo que los dueños del negocio se negaron rotundamente dado que está prohibido, en toda Andalucía.

Ante la negativa del local, Cabrera montó en cólera, insultó y profirió descalificaciones racistas hacia uno de los responsables del restaurante -a quien llamó ‘machupichu’ por ser argentino- y terminó enviando a varios agentes de la Policía Local para que buscaran cualquier falta posible para denunciarles. Un hecho, que evitó que decenas de familias pudieran disfrutar de su día de Reyes, toda vez que tuvieron que abandonar el restaurante.

Desde PrinciPico no quieren hacer declaraciones, precisamente, por miedo a represalias, pero fuentes próximas al mismo han confirmado a OKDIARIO este episodio, con pelos y señales.

El político socialista acudió al conocido restaurante junto a su familia (había personas mayores e incluso niños), exigiendo su mesa de diez personas. Cuando la gerente del local se negó, el espectáculo por parte del socialista fue dantesco, a la vista de las quejas de los presentes. Unas quejas, que ya se están comenzando a dar también a través de redes sociales.

Tras el acoso a los propietarios, a los que, insistimos, no dejó de insultar, abandonó el local, no sin antes hacer personarse a hasta seis agentes de la Policía Local que estuvieron casi cuatro horas en el restaurante buscando faltas… que no encontraron, toda vez que PrinciPico cumple escrupulosamente con todas las medidas contra el Covid, que desde el Ayuntamiento de Juan Espadas exigen saltarse.

Fuentes conocedoras, además, aseguran que no es la primera vez que Cabrera monta un espectáculo de este tipo por no salirse con la suya. De hecho, aseguran estas fuentes que el socialista ya ha sido expulsado anteriormente de algún restaurante de Sevilla precisamente por su despotismo.
La degradación moral del socialismo provoca náuseas:
Cuando en España se instaba a rodear el Congreso.
La izquierda radical ha impulsado en nuestro país protestas que han asediado la Cámara Baja y varios parlamentos autonómicos en los últimos años:
Bueno, si tu lo dices.
Cargos y ministros socialistas rechazan en silencio a Bildu y la influencia de Iglesias.

Víctor Ruiz de Almirón.
Sí, rechazan mucho, pero el que calla otorga.

Además, y esto los retrata, no les apesta el dinero que cobran en el bolsillo.

Saludos
Investigan por corrupción a la alcaldesa socialista de Hospitalet de Llobregat.

Jesús Hierro.
Los que venían a solucionar todo, y no se aprovecharían del cargo, y no hay mas que trepas
¿Quien ha dicho que no vinieran a solucionar cosas?
digaselo a ellos si han solucionado sus vidas en que empresas
cobrarian el sueldazo que tienen, sobretodo con sus curriculum.
manuel
ESPAÑA.

PUENTE INSULTA A OKDIARIO PERO NO NIEGA QUE EL EMPRESARIO AL QUE ADJUDICÓ 200.000 € LE PAGÓ EL YATE DE IBIZA.

El alcalde de Valladolid y portavoz nacional del PSOE, Óscar Puente, no ha negado que el empresario Sergio Zaitegui pagara el yate donde él su hija pasaron sus vacaciones en septiembre. Zaitegui fue adjudicatario en el mes de mayo de un contrato de casi 200.000 euros por la compra de material anti Covid al ayuntamiento.

VICENTE GIL.
La degradación moral del socialismo provoca náuseas:
A esto le llaman socialismo, qué poca vergüenza.
Mondragón, 2008. Entierro del edil socialista Isaías Carrasco, asesinado por ETA.

¿De verdad ninguno de los socialistas que portaban el féretro a hombros o acompañantes siente ahora vergüenza de pactar con sus asesinos?!
Cargos y ministros socialistas rechazan en silencio a Bildu y la influencia de Iglesias.

Víctor Ruiz de Almirón.
Pedro Sánchez está en manos de Pablo Iglesias, y el que no lo vea así es marear la perdiz.
Cargos y ministros socialistas rechazan en silencio a Bildu y la influencia de Iglesias.

Víctor Ruiz de Almirón.
Los que venían a solucionar todo, y no se aprovecharían del cargo, y no hay mas que trepas
mari Carmen. Trepas y tramposos.
Todo queda en familia.
Los que venían a solucionar todo, y no se aprovecharían del cargo, y no hay mas que trepas
Todo queda en familia.
EDITORIAL ABC.

Otra pésima noticia para España.

Sánchez maquilla su acuerdo con Bildu con un improvisado anuncio para bajar el IVA de las mascarillas e Iglesias celebra que Otegui se sume a la «dirección del Estado». Eso sí es digno de alarma.

ABC.

Actualizado: 12/11/2020 08:26h.

Apriori, la aprobación de los primeros Presupuestos Generales del Estado de Pedro Sánchez lleva camino de convertirse en un mero trámite parlamentario, y no le ocurrirá lo mismo que en febrero de 2019, cuando sus socios de ERC tumbaron el proyecto de ley y forzaron la convocatoria de elecciones. Con su probable aprobación, Sánchez contará con unas nuevas cuentas públicas, dará por superada la vigencia de las aprobadas por Mariano Rajoy, y se garantizará un mínimo de dos años más de legislatura. Sin embargo, estos presupuestos son una mala noticia en un doble sentido: políticamente, porque Sánchez ha optado por sus socios independentistas de siempre, y porque ha sumado a Bildu a su entente con un arrobo impropio de un Gobierno democrático. Y económicamente, porque la previsión de crecer un 9 por ciento con un déficit del 7 parte de una premisa falsa que no solo ha sido puesta en duda, sino abiertamente desmentida, por la UE, el Banco de España, la Airef, el empresariado... No serán unas cuentas «progresistas» nutridas de fondos europeos gratuitos, como pretende hacer creer el Gobierno, sino una losa para la clase media en forma de impuestos masivos, endeudamiento para las futuras generaciones y nula creación de empleo.

A la hora de defender su proyecto, la ministra de Hacienda anunció la inmediata bajada del IVA de las mascarillas protectoras contra el Covid del 21 por ciento actual al 4 por ciento. Es cierto que era una creciente exigencia ciudadana, y que el Gobierno no quería dejar de ingresar unos 1.500 millones por ello. Pero también lo es que hasta unos minutos antes del anuncio, varios ministros y la portavoz socialista Adriana Lastra sostenían sin rubor que era ilegal y que Europa lo prohibía. Lo que era ilegal a las ocho de la mañana, ya era legal a las doce porque Sánchez ya no hace política, sino magia. O sencillamente, porque miente sin aplicarse a sí mismo su propia doctrina contra las noticias falsas. El afán propagandístico de Sánchez añade cada día más impunidad a esta «nueva normalidad», hasta el punto de que a partir de ahora será «normal» ver a Arnaldo Otegui «liderando la dirección del Estado», en ofensiva expresión utilizada ayer por Pablo Iglesias. El Ejecutivo necesitaba un titular demagógico con el que maquillar la humillación de pactar con Bildu, y ayer lo consiguió aun a costa de haber engañado a los españoles durante meses con el IVA de lujo aplicado a las mascarillas, y después de demostrar tal descoordinación interna, que solo unos minutos antes del anuncio de María Jesús Montero, PSOE y Podemos habían votado en contra de reducir ese IVA.

Con Bildu y ERC, Sánchez no ha dejado margen de maniobra a Ciudadanos, que ahora ni siquiera sabe cómo rectificar su acercamiento —y sumisión— al PSOE. Inés Arrimadas busca la coartada que le permita impedir una rebelión interna porque en el fondo es su liderazgo, y no solo su estrategia, lo que está en cuestión. Ahora alega que su defensa del castellano en las aulas es irrenunciable, o que es un partido antitético de ERC o Bildu. Es natural. Lo sorprendente es que llevara meses subordinada al PSOE con tal de desmarcarse del PP, porque en ese tiempo Sánchez e Iglesias nunca cejaron de cortejar a Bildu o ERC mientras Arrimadas asentía. Quien cambió fue Ciudadanos con su improvisada reconversión al «nuevo progresismo» hasta ser un juguete roto en manos de Sánchez, y ahora desconoce cómo revertir tanto desgaste e incoherencia. Además, Sánchez nunca necesitó a Ciudadanos para su operación de desmontaje institucional del Estado, lo que añade un plus de torpeza a la gestión de Arrimadas. Lo más grave de estos presupuestos es que a partir de primavera seremos todos los ciudadanos quienes financiemos ese desmontaje con nuestro bolsillo y con el aval parlamentario de los odiadores de España.