Literatura

A mi, una vez, la Casa Real me envió una carta de agradecimiento por un cuento que le dediqué

A mi, una vez, la Casa Real me envió una carta de agradecimiento por un cuento que le dediqué a la Infanta Leonor, EL GUSANO TANO en honor a llevar el nombre que a mi me hubiera gustado para mi madre y que yo siempre se lo llamaba. Fue en el 2006 y desde entonces ha llovido mucho.
Si la gente escribe esta serie de cosas, es porque recibe una fuerte inspiración, y no buena, desde las altas alcurnias que son la que deberían dar ejemplo de nobleza y no defraudar tanto como hacen.
¿Me volverá la Casa Real a enviar otra carta en sentido contrario?. Lo dudo. Además nadie me puede privar de empleo y sueldo pues no lo tengo. Pero voy a transcribir el poema porque a los ciudadanos, hagan lo que hagan nos debe quedar la palabra para hacer justicia con ella.
Tenemos libertad de expresión y ya está bien que toda la fuerza de la justicia recaiga sobre los mismos.
Si sabemos escribir, es el único lujo que nos podremos permitir.

Saludos y sin ánimo de ofender, y si de defender a un alcarreño injustamente castigado. Mi abuela también llevaba su apellido y por partida doble, Abánades Abánades y a mucha honra.