Política

¡Cuánta envidia! Què pena de partido!

POLÍTICA / ORGULLO.

El cierre de filas del PSOE con Marlaska dinamita definitivamente que Cs facilite la investidura.

Desde Ciudadanos se acusa al PSOE de azuzar a los manifestantes contra sus integrantes, lo que rompe todos los puentes con Pedro Sánchez.

8 julio, 2019 02:57.

Mientras el ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, disfrutaba en la manifestación del Orgullo, los dirigentes de Ciudadanos eran víctimas del lanzamiento de orines. Los liberales abandonaron la concentración escoltados por la Policía. Muchos de ellos, según ha testado este diario, esperaban que el responsable socialista condenara lo sucedido. Ocurrió justo lo contrario. "Hoy no es el día para lavarse la imagen y limpiarse la cara", espetó sobre los de Rivera. Para más inri, les brindó un par de adjetivos: "Hipócritas y cínicos".

Inés Arrimadas, portavoz nacional, corrió a pedir su dimisión. Acusó a Marlaska de una conducta "incendiaria" e "irresponsable", de “poner en la diana” a los políticos y simpatizantes de Ciudadanos. Un mensaje que tejió la discrepancia y unió a los críticos con el oficialismo. “Con este PSOE no hay nada que hacer”, reseñan unos y otros.

Si existía un resquicio para que Rivera evaluara la abstención, acaba de ser dinamitado. "Ponen todo de su parte para que los incluyamos en el paquete de los extremos sectarios", coinciden un par de dirigentes hasta ahora dispuestos a entablar un diálogo con Ferraz.

¡Cuánta envidia! Què pena de partido!
Respuestas ya existentes para el anterior mensaje:
Marlaska debe dimitir por irresponsable, ¡DIMISIÓN YA!, ¡vaya ministro!
CLARA. ¿Quién tiene envidia? ¿Y de qué?