Teatros varios (representaciones)

LA CASA DE LOS LINAJES
*Epítome*

Personajes.-

DON LESMES.
Y
DON TRISTÁN.
.
(Calle con entrada a la Casa de los Linajes).
(Salen don Lesmes y don Tristán)

D. LESMES
Don Tristán, é dónde vais tan enojado?
D. TRISTÁN
A matar o morir desesperado,
don Lesmes, voy: y pues que sois mi amigo,
y no acaso os busqué, venid conmigo;
porque tengo de entrar en cierta casa
no muy segura.
D. LESMES
Sepa lo que os pasa,
y a lo que voy también.
D. TRISTÁN
Ya habéis sabido
que a un mal gusto rendido
(que amor tal vez a lo peor inclina),
a Juanilla pasé de mantellina
a manto; a tafetán de bocacíes;
de tú a don, de ramplón a ponlevíes,
de pico te a sedilla,
y de la lámpara, al fin, a lamparilla.
Esta pues, picarona,
en habiendo dejado mi persona
tan pobre como veis, y de mal talle,
me ha puesto de patitas en la calle.
D. LESMES
¿Y deso os ofendéis? Pues, ¿qué fregona,
en viéndose alhajada, no desea
no ver a quien la vio, porque la vea
quien no la vio?
D. TRISTÁN
En efecto, yo he sabido
el galán; y no sólo me ha ofendido
ella, pero él también, porque sabía
el ser ya doña Juana cosa mía.
y así, voy a buscarlo
con ánimo siquiera de matarlo,
si a mi justa querella
donación entre vivos no hace della.
Sé que vive en la casa
que desta calle a esotra calle pasa,
cuyo corral es todo aposentillos,
llenos de vecinillos
por cuyas varias gentes,
de oficios y de estados diferentes,
tratos, usos, naciones y lenguajes,
la Casa se llamó de los Linajes.
Y por si acaso en mi semblante nota
algo la vecindad, y se alborota,
no es bien hallar me solo: y pues mi amigo
sois y esta la casa, entrad conmigo.
D. LESMES
A todo trance tengo
de estar con vos; que con quien vengo, vengo.

(Llégase a la puerta de la Casa de los Linajes)

D. TRISTÁN
Pues quedaos a esta puerta.
D. LESMES
¿Con qué orden?
D. TRISTÁN
De no más que estar alerta.
Aquel es que en el patio se pasea.
D. LESMES
Alerta quedo, y lo que fuere sea.
y yo Retama lo acepto
y con mucha ylusion
Os invito a las cuatro,
Pero hoy ya no tengo Arroz
Tengo botillo del bierzo
y que no lo hay mejor
yo creo que os convenzo
alas cuatro con amor
la comida es a las dos
os espero puntuales ... (ver texto completo)
Tiene rostro la Retama
la invitada era yo,
ni corta ni perezosa
ya está camino a León.

Cuida muy bien las viandas
Eloina de mi amor
no vaya a ser que nosotras
no probemos el arroz
o lo que tú tengas hoy
que también un buen codillo
es una buena elección.
¡Que bueno, pero que bueno
a mi me encanta el arroz!
si Sarah me lo permite
la invitada soy yo.

Seguro que Eloina
me recibe a amablemente
porque tiene educación
o sea que me preparo
y corriendo hacia León.
y yo Retama lo acepto
y con mucha ylusion
Os invito a las cuatro,
Pero hoy ya no tengo Arroz
Tengo botillo del bierzo
y que no lo hay mejor
yo creo que os convenzo
alas cuatro con amor
la comida es a las dos
os espero puntuales
alas cuatro ¡vive Dios!
Epítome
del mismo sujeto extremeño:

MOLINERO.-
¿Reísos de verme ansina?
Ya dirá algún adevin
«De hurtar vien del molino.»
¡Oh, quánta gente malina!:
quien mal haz, mal adevina.
Yo trabajo y me consuelo
mas, ¡qué andar sin polvo y pelo
y mi casa sin harina...!
Diego SÁnchez de Badajoz
^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^

Dame el camisón, Juanilla,
mas dame hora, Juan, la camisa.
Dame el camisón labrado,
mas la camisa que me has tomado,
dame hotra, Juana, la camisa.
Dame el camisón, Juanilla,
mas dame hora, Juana, la camisa.
¡Que bueno, pero que bueno
a mi me encanta el arroz!
si Sarah me lo permite
la invitada soy yo.

Seguro que Eloina
me recibe a amablemente
porque tiene educación
o sea que me preparo
y corriendo hacia León.
¿Dónde andas ELOINA?
¿escondida en tu León
saboreando cecina?
sabes que es tu obligación
escribir aquí unos versos
esa, y no otra cuestión,
será lo mas importante
que se levante el telón
otra vez en el Levante.
Por mi apreciasda Sarah
no parara la función
yo haré el tiempo querida
con mucha disposición
ando un poco atareoda
pero no es por la cecina
que estoy poniendo congrio
con patatas y arroz.
os gusta? pues con gusto
os espero a la función.
¿Dónde andas ELOINA?
¿escondida en tu León
saboreando cecina?
sabes que es tu obligación
escribir aquí unos versos
esa, y no otra cuestión,
será lo mas importante
que se levante el telón
otra vez en el Levante.
VIAJÉ POR LAS TINIEBLAS

Viajé por las tinieblas para inventar la llama,
mediante el deshielo de las estalactitas.

Era alegre el oficio de descubrir el mundo
y las tortugas de oro nacían de la espuma. 1

Olvidé entre las rosas la sal y la ceniza,
y recorrí en el alba la ruta del rocío.

¡Ya sopló el viento oscuro que apaga las hogueras
viajero de las sombras con las manos vacías!
Los suspiros son aire y van al aire
las lagrimas son agua y van al mar
cuando la inspiración se acaba
¿sabe usted donde va?

Este taller que fue
del jardín la mejor flor
hoy se halla seco y mustio
sin olores ni color.

¿Donde están los personajes?
¿Dónde huyó la función?
¿Dónde el hombre que a diario
nos levantaba el telón?

Sean las causas que sean
la joya de la corona
firmó ya su defunción
ahora sin pena ni gloria,
de vez en cuando un renglón,
y aquí se acabó la historia.
Entregada a la flecha que le mandó Cupido, responde a Don Juan:
****************************** *************
¿Y qué he de hacer, ¡ay de mí!, sino caer en vuestros brazos, si el corazón en pedazos, me vais robando de aquí? No, Don Juan; en poder mío resistirte no está ya; yo voy a ti, como va sorbido al mar ese río. Tu presencia me enajena, tus palabras me alucinan, y tus ojos me fascinan, y tu aliento me envenena. ¡Don Juan! ¡Don Juan! Yo lo imploro de tu hidalga compasión: o arráncame el corazón o ámame, porque te adoro.

"Epítome"
Con @Carpetaniamadrid
¡Por #Todos/Los Santos, #Don Juan/Tenorio! #Zorrilla!
Sonata de otoño

(1902), está localizada en Galicia, en la primera aparición del personaje de Bradomín, se desarrolla en un pazo al que se dirige el marqués donde se está muriendo su amada Concha, una mujer con la que tuvo una relación amorosa anteriormente la cual sigue enamorada de él. Es un sentimiento de melancolía porque es un amor pasado. En la Sonata de otoño, Bradomín comienza citando una carta de Concha que ya hace mucho tiempo ha perdido. La acción comienza al recibir la carta, pero en su transcurso se evocan, en pasados consecutivos, las etapas de la relación amorosa, y también el futuro. Hay que decir que Bradomín suele distanciarse irónicamente de la realidad, idealizando el pasado, enjuiciando sus propios actos o modeándose de actitudes ideales, de prestigio histórico y literario.
“La dama duende” de Calderón de la Barca
Dirección: Helena Pimenta
Versión: Alvaro Tato.
******************************

"RETAZO:"

DON LUIS.-
Si ayudaros a servir
puedo en algo, ya sabéis
que soy en cualquier suceso
vuestro.

DON MANUEL.-
Las manos os beso
por la merced que me hacéis.

DON LUIS.-
Ved que no es lisonja esto.

DON MANUEL.-
Ya veo que es voluntad
de mi aumento.

DON LUIS.-
Así es verdad.
(Porque negocies más presto.)
“La dama duende” de Calderón de la Barca
Dirección: Helena Pimenta
Versión: Alvaro Tato.