Tribuna LIBRE

Han marchado de Cataluña más de 600 empresas. Por ahora.
Esto se ve que les preocupa poco a los separatitas, están convencidos que con la independencia les van a caer monedas del cielo, cuando tendrían que estar francamente preocupados por su situación.
Angel un saludo
Han marchado de Cataluña más de 600 empresas. Por ahora.
Pastas Gallo traslada también su sede fuera de Cataluña y se va a Córdoba.

EFE. Barcelona.
*.- La muralla o fortificación avanzada era la barbacana; más adentro el foso, casi siempre lleno de agua que se vaciaba o llenaba a voluntad.

*.- Una vez atravesado todo esto, se llegaba al muro del recinto, que era muy grueso.

*.- Los defensores, apostados en el camino de ronda, que se extendía por la parte interior de la muralla, lanzaban piedras y flechas por las almenas.

*.- Sobresalían delante de las almenas, unas galerías que dominaban las bases de las murallas.

*.- En dichas ... (ver texto completo)
*.- Para entrar en el castillo en tiempo de paz se atravesaba el foso por un puente levadizo que estaba colgado con cadenas.

*.- El puente se alzaba cuando se interrumpía el paso.

*.- Un portero vigilaba día y noche esta entrada en forma de túnel, por la que se llegaba al patio del castillo.

*.- Allí se distribuían las habitaciones para la servidumbre y alojamiento de las "mesnadas" en tiempo de guerra; al lado estaba la capilla.

... (Continuará).
INDEPENDENCIA CATALUÑA.

El Gobierno y el PSOE buscan ganar el relato: «El 155 restaura la legalidad, no suspende el autogobierno»

ERC dijo avalar la carta de Puigdemont. La CUP volvió a exigir la ruptura antes del 155, pero sin grandes aspavientos.

Barcelona.

Actualizado:

17/10/2017 08:39h.

Se esperaba una respuesta dilatoria por parte de la Generalitat, y el presidente Carles Puigdemont cumplió con las previsiones: más confusión, una tramposa invitación al diálogo y tres días más de tiempo sin responder a la aclaración precisa que le hizo el Gobierno sobre el alcance de la declaración de independencia, y automática suspensión, que hizo la pasada semana en el Parlamento catalán. Vía libre pues para la aplicación del artículo 155 de la Constitución, algo que solo se evitaría si antes de las diez de la mañana del jueves –cuando vence el segundo plazo dado por el Gobierno para rectificar–, se produce un giro del guión que ahora mismo se adivina improbable.

A las ocho de la mañana, dos horas antes de que venciese el plazo para dar respuesta al Gobierno, la Generalitat filtraba el contenido de una misiva que, como ya sucedió durante el pleno del pasado martes, fue una deliberada oda a la confusión: no solo no se respondió de manera clara a la pregunta del Ejecutivo, sino que Puigdemont repitió todo el argumentario independentista, desde el resultado del referéndum del 1-O como un «mandato» a la «violenta actuación policial» para evitarlo.

«Nuestra propuesta de diálogo es sincera y honesta. Por todo ello, durante los próximos dos meses, nuestro principal objetivo es emplazarle a dialogar», apuntó Puigdemont, que a diferencia de su intervención en el pleno, y en lo que se leyó entonces como una concesión a los sectores menos rupturistas, sí concreta un plazo para la negociación. Dos meses para hablar con el sobreentendido de que ese es el periodo durante el que piensa mantener suspendida la declaración de independencia. Dos meses que nadie ve como un plazo realista para decidir nada cuando el 155 está ya en camino, y la posibilidad de unas elecciones autonómicas, convocadas en este caso por el Gobierno, se está abriendo paso. En el capítulo de peticiones concretas, Puigdemont pidió que «se revierta la represión contra el pueblo y el gobierno de Cataluña», citando de manera expresa la comparecencia de ayer en la Audiencia Nacional del mayor de los Mossos, Josep Lluís Trapero, y de los presidente de la ANC y de Òmnium, acusados de un delito de sedición.

Por último, Puigdemont pidió concretar «lo antes posible una reunión que nos permita explorar los primeros acuerdos». «No dejemos que se deteriore más la situación. Con buena voluntad, reconociendo el problema y mirándolo de cara, estoy seguro que podemos encontrar el camino de la solución», concluye la misiva de dos folios. En Cataluña, la misiva no gustó a nadie. Ni a quienes piden a Puigdemont un retorno a la legalidad que evite quebrantos mayores, ni a los temerarios que le reclaman proclamar ya la república. Estos, sin embargo, conscientes de que todo sigue en el aire hasta el jueves, no hacen sangre aún. ERC dijo avalar la carta de Puigdemont, mientras que la CUP volvió a exigir la ruptura antes del 155, pero sin grandes aspavientos.

Medidas pactadas

Desde el Gobierno se insistía ayer en pedir a Puigdemont la respuesta que permitiría poner fin a la tensión de los últimos días y recuperar la convivencia así como el marco legal previo a cualquier diálogo político.

Rajoy advirtió a Puigdemont en una carta de respuesta de que, en referencia al artículo 155, él será «el único responsable de la aplicación de la Constitución». El jefe del Ejecutivo lamenta «profundamente» que el presidente catalán no haya contestado al requerimiento y explica que esa petición supone el paso previo al procedimiento establecido en ese artículo del texto constitucional. Por su parte, en una declaración pública, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, lamentó que el presidente catalán «haya decidido no contestar al requerimiento» que le envió el Ejecutivo, con lo que se activa el segundo plazo para que rectifique antes del jueves. «Nadie ha tenido tan fácil evitar que se aplique la Constitución», dijo en alusión al artículo 155.

El órdago de Puigdemont sirvió para visibilizar lo robusto del acuerdo que el Gobierno y el PSOE han sellado para afrontar este momento. Los socialistas consideraron «absolutamente inadmisible» la carta de Puigdemont. Tras la reunión de la Ejecutiva Federal, el portavoz Óscar Puente, constató que Puigdemont «no ha respondido al requerimiento» y que esto supone un hecho «grave» porque significa que un poder del Estado no responda a otro. Consideran que el jefe del Ejecutivo será «el único responsable» si finalmente hay que aplicar el artículo 155. Respecto a su aplicación, en el PSOE se mostraron resignados. Puente ya avanzó que tanto las medidas que incluya como los plazos serán «por acuerdo entre el Gobierno y el PSOE». En privado, los socialistas aseguran que todo está dispuesto y que ya se cierran los detalles con el Gobierno respecto a cómo aplicar el artículo. Y reconocen que tanto a ellos como al Gobierno es «una decisión que nos gustaría no tener que tomar». Los socialistas enfatizan mucho la idea de que se está trabajando de forma «consensuada» y que debe tratarse de «una intervención lo más ajustada posible» a las necesidades.

Ayer Puente reconocía que antes o después tendría que haber elecciones pero que antes hay que hacer «otras cosas». No quiso entrar a valorar más posibilidades, cuestionado por si el PSOE prefería un futuro gobierno de tecnócratas o uno de concentración entre varios partidos. Pero sí se esforzó por vender el 155 no como la intervención de la autonomía sino como la forma de «devolver a Cataluña su autogobierno perdido». Y argumentó que «la autonomía como tal difícilmente puede suspenderse» y que lo que «se suspenderían en todo caso son los órganos de Gobierno de la autonomía y sustituirlos por otros». Daba así Puente una pista importante de por dónde irían esas medidas, aunque raudo trató de matizar: «Eso es lo que se podría hacer, no digo que es lo que se vaya a hacer».
¡Impresionante lo de Galicia! A donde esta llegando la sociedad actualmente, para ser capaces de provocar estas atrocidades. Parece que vivimos en un mundo de locos
Saludos
ROSALÍ. También el fuego afecta a la provincia de León. Ha de haber un gran debate en la política española.

Un saludo.
Tendrían que hacer algo, está mañana oyendo en directo a personas, una de ellas, de Gijón se habia visto aislada en un túnel, que había sido cortado al tráfico, a causa del incendio, unos relatos que estremecian, en fin hay muchas teorías, alguien apuntaba, que el narcotráfico para distraer a los guardias y poder pasar los alijos sin problemas, el caso es que no creen que sea un pirómano o una quema incontrolada, que horror ver las imágenes.
Un saludo. Estoy en Trujillo para un par de días.
Arde Galicia. Estremecedor el incendio de Galicia, extendido a Portugal y Asturias. por el numeroso número de incendios se descarta que estos sean fortuitos. Este país nuestro se autodestruye, ya se habla de terrorismo medioambiental, con el agravante de víctimas mortales, por lo que cuentan; falta limpieza de los montes y cortafuegos, pero lo peor de todo, la actuación de los depredadores, que vaya a saberse que intereses les hacen cometer estas atrocidades.
ROSALÍ. También el fuego afecta a la provincia de León. Ha de haber un gran debate en la política española.

Un saludo.
Arde Galicia. Estremecedor el incendio de Galicia, extendido a Portugal y Asturias. por el numeroso número de incendios se descarta que estos sean fortuitos. Este país nuestro se autodestruye, ya se habla de terrorismo medioambiental, con el agravante de víctimas mortales, por lo que cuentan; falta limpieza de los montes y cortafuegos, pero lo peor de todo, la actuación de los depredadores, que vaya a saberse que intereses les hacen cometer estas atrocidades.
+.- Y para que el enemigo no pudiera quemar la torre, se la revestía con pieles de animales recién desollados.

+.- Hacia el siglo XII los recintos y gruesos muros de los castillos ya se construyeron de albañilería.

+.- Las esquinas y ángulos laterales remataban en torres por ofrecer mayores ventajas para la defensa.

+.- Se llamaron entonces castillos (de castra fortaleza romana).

+.- Los castillos feudales formaban un conjunto de fortificaciones.
... (ver texto completo)
*.- La muralla o fortificación avanzada era la barbacana; más adentro el foso, casi siempre lleno de agua que se vaciaba o llenaba a voluntad.

*.- Una vez atravesado todo esto, se llegaba al muro del recinto, que era muy grueso.

*.- Los defensores, apostados en el camino de ronda, que se extendía por la parte interior de la muralla, lanzaban piedras y flechas por las almenas.

*.- Sobresalían delante de las almenas, unas galerías que dominaban las bases de las murallas.

*.- En dichas galerías o balcones volados había rendijas por las cuales podían arrojarse piedras, pez derretida, aceite o agua hirviendo, a los asaltantes.

*** (Continuará).
España.

El fiscal se inclina por no pedir prisión a Trapero por el asedio a la Guardia Civil.

Al haberse consumado ya la sedición, no ve riesgo de que el mayor vuelva a delinquir.

La Fiscalía sí podría pedir pena de cárcel al final de la investigación.

N. VILLANUEVA / L. P. ARECHEDERRA. Madrid.

La Fiscalía se inclina por no pedir prisión preventiva para el mayor de los Mossos d’Esquadra, Josep Lluís Trapero, tras su segunda declaración como imputado por un delito de sedición, hoy en la Audiencia Nacional. Según ha podido saber ABC, el Ministerio Público tampoco prevé solicitar esta medida cautelar, la más grave de las posibles, para los otros tres investigados en esta causa: la intendente de la Policía autonómica, Teresa Laplana; y los líderes de las asociaciones ANC y Ómnium, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart.

Esta comparecencia coincide con el vencimiento del plazo que el Gobierno ha dado a Carles Puigdemont para que aclare si declaró o no la independencia durante su intervención en el Parlamento catalán el pasado 10 de octubre. El encarcelamiento preventivo podría tensar la cuerda política en un momento especialmente delicado por cuanto de la respuesta del «president» depende la articulación del artículo 155 de la Constitución por parte del Ejecutivo de Mariano Rajoy. A ello se suma que se trataría, en todo caso, de una medida preventiva que nada tiene que ver con lo que se acuerde en el futuro en una hipotética sentencia, siempre y cuando lleguen a sentarse en el banquillo de los acusados.

La Fiscalía de la Audiencia Nacional descarta que ahora mismo concurra alguno de los tres riesgos que justifican la prisión provisional para los investigados, según ha podido saber ABC. El Ministerio Público no aprecia ni riesgo de fuga, ni de que destruyan pruebas, ni de que vuelvan a delinquir.

Comparecencias
Ello se debe a que la sedición investigada en esta causa –el entorpecimiento por la fuerza de la labor de la justicia contra el referéndum ilegal– quedó consumada el 1 de octubre, cuando se celebró la votación. Otra cuestión sería la desobediencia al Tribunal Constitucional si los independentistas mantienen sus planes, pero la investigación de ese delito no es competencia de la Audiencia Nacional.

Aun así, si a lo largo de la instrucción de la causa nuevos informes aconsejaran el ingreso en prisión de los investigados, la Fiscalía siempre podría solicitar a la juez la adopción de esta medida cautelar. Al cierre de esta edición lo previsible era que el fiscal se limitara a pedir hoy comparecencias periódicas para Trapero, Laplana, Sánchez y Cuixart. Todo dependerá de cómo transcurran la declaraciones. La magistrada nunca podría acordar más de lo que pidan las acusaciones.

Fuentes próximas al Ministerio Público han explicado que si de verdad existiera alguno de los riesgos a evitar, las medidas ya se habrían adoptado inmediatamente después del 20 de septiembre o del 1 de octubre, día del referéndum ilegal.

Tres de los cuatro investigados vuelven a comparecer hoy a (Laplana lo hará por primera vez) ante la juez Carmen Lamela, que les atribuye un delito de sedición por el asedio a la Guardia Civil el pasado 20 de septiembre. Aquel día una masa de independentistas –unos 40.000– se concentró a las puertas de la sede de la Consejería de Economía de la Generalitat, que estaba siendo registrada. Su actuación –alentada por Sánchez y Cuixart, y permitida por los Mossos– impidió que los guardias civiles abandonaran el edificio hasta la medianoche y obligó a la secretaria judicial del juzgado de instrucción número 13 de Barcelona a salir por la azotea. Ella y dos guardias civiles testificarán hoy ante la juez. La operación culminó con catorce altos cargos de la Generalitat arrestados.

Un informe de la Guardia Civil extendió las acusaciones de la causa de la Audiencia Nacional hasta el 1-O. Los investigadores acumulan indicios de que los Mossos permitieron la votación, sin ningún esfuerzo por evitarla, a pesar de las órdenes de la juez del TSJC. Los imputados se enfrentan a penas que van desde los ocho a los quince años de cárcel. El delito de sedición castiga a aquellos que se alcen de forma tumultuaria para evitar que una autoridad cumpla sus funciones o aplique la ley. La competencia de la Audiencia Nacional se justifica, según la juez del caso, porque el fin último de los investigados era empujar hacia la independencia unilateral, lo que supone tratar de alterar la forma de Gobierno por vías ilegales.

Cuando llegue el momento procesal oportuno, a las puertas del juicio oral, la Fiscalía de la Audiencia Nacional tendrá la oportunidad de fijar sus tesis y pedir penas de prisión para los imputados. Eso será al cierre de la investigación.
Adoctrinamiento en las aulas alicantinas: el mapa de los países catalanes junto a la pizarra.

Cuatro grupos de la ESO reciben clases con carteles que propugnan «hablar en valenciano también a quien no conoces» en el IES Derramador.

J. L. FERNÁNDEZ - ABC Alicante.

Actualizado: 13/10/2017 00:04h.

Algunas familias han detectado «adoctrinamiento» por el independentismo a casi 400 kilómetros al sur del límite de Cataluña, en el municipio alicantino de Ibi, donde en una aula de Secundaria sus ... (ver texto completo)
Menos el último párrafo lo demás lo tienen claro.
Poco podemos hacer desde aquí, salvo implorar a quien tenga autoridad sobre el tiempo, envíe a Galicia esa tan preciada lluvia, tan preciada y tan necesaria.

Y hacer llegar a los gallegos nuestra solidaridad y preocupación por la tragedia que están viviendo.
La Constitución no trajo la democracia a España. Fue al revés, la democracia trajo la Constitución

Ni es Régimen ni es del

No hay nada peor en el debate de las ideas que ceder el uso de una de las tuyas al adversario dialéctico. Pongo como ejemplo la palabra austeridad que ahora es para todo el mundo sinónimo de política de rigor económico cuando antes fue una propuesta de saneamiento y regeneración progresista. Para el líder comunista italiano Enrico Berlinguer la austeridad no eran unas medidas coyunturales para salir de la crisis apretándose el cinturón -los más pobres- sino una ocasión para transformar el país mediante un desarrollo no fundado en el consumo privado que es fuente de parasitismo y privilegios.

Voy a referirme a otra técnica política similar como es la depreciación y adulteración de los logros ajenos mediante la manipulación sibilina de efemérides y acontecimientos, que mediante un amplio despliegue mediático y cultural termina asimilado como verdad absoluta.

Este año se han rememorado las primeras elecciones democráticas de junio de 1977, pero ni a esa fecha ni a otras igual de importantes de ese año se les ha atribuido en los homenajes el mérito de la restauración de la democracia pues eso se entiende que corresponde al año siguiente por ser el de la celebración del referéndum constitucional. Aquí empieza el tópico del título y adjetivo de “Régimen del 78” que ha ido calando por el machaqueo de sus detractores y la inocente aceptación de sus partidarios.

Es cierto que la Constitución de diciembre de 1978, con el puente de la ley de la reforma política de enero de 1977, puso fin jurídicamente al “Régimen del 18 de Julio” y fue amparada entonces por una amplia mayoría y denostada ruidosamente por una minoría de extrema derecha, que fue decayendo tras el intento de golpe del 23-F de 1981.

Pero la Constitución no trajo la democracia a España. Fue al revés, la democracia trajo la Constitución.

Entonces ¿cuando se produjo el cambio político?: indiscutiblemente a lo largo de 1977. El gobierno de Suárez accedió entonces a las exigencias claves de la oposición democrática: legalización de partidos y sindicatos (marzo-abril); elecciones libres (junio); amnistía general (octubre). Justamente ayer 15 de octubre hizo cuarenta años que una ley aceptó una de las principales demandas que obreros, estudiantes, abogados, curas –algunos- y familiares de presos exigieron a lo largo de la dictadura bajo el grito de ¡Aministía! Los derechos de libertad sindical; de huelga; de partidos políticos; la libertad de prensa o las elecciones libres se habían conseguido a lo largo del año 1977.

Otra de las reivindicaciones de los antifranquistas –en algunas zonas-, la de los estatutos de autonomía, necesariamente tuvo que esperar a plasmarse en la Constitución, pero de hecho ya se había introducido antes, con la restauración en septiembre de 1977 de la Generalitat de Cataluña y en enero de 1978 con la creación del Consejo General Vasco.

Es a partir de 1977 cuando España pasó a ser –con algunas limitaciones y renuncias impuestas por la relación de fuerzas- un país normal que era lo que pedíamos en el noventa por ciento de los panfletos, manifestaciones, huelgas y demás. Lo de la república, el socialismo, el comunismo lo sentían muchos de los militantes pero se exhibía poco para ganar fuerzas frente a los del bunker concentrándose en lo que más unía. Algunos de los que lucharon contra el franquismo y muchos que no movieron un dedo –teniendo edad para ello- sueñan ahora con que durante la dictadura todos los 14 de abril iban a manifestaciones por la Republica a la Puerta del Sol y que todos los Primero de Mayo exigían la nacionalización de la banca delante el edificio de la Bolsa. Esa posverdad emotiva es una mentira inducida para mejor crucificar a los protagonistas de la transición, traidores todos –Carrillo especialmente- al pueblo revolucionario. Por cada pancarta revolucionaria hubo miles pidiendo aumentos de salario y derecho de huelga.

La palabra régimen se puede referir según el diccionario a un sistema político o a una dieta alimenticia pero sobre la primera acepción algunos “opinadores” e incluso simples informadores de la prensa han introducido una variante despectiva: “el régimen sirio”; “el régimen norcoreano”, y otros regímenes también adelgazantes en algún sentido. Y por ahí van las insinuaciones sobre el “régimen del 78”: un sistema impuesto (por) y heredero del franquismo.

El latiguillo de “Régimen del 78” es una argucia de los que quieren resaltar lo que la Transición tuvo ciertamente de compromiso, para descalificarla -cambalache, trapicheo- y para ocultar que el resultado final –el paso de la dictadura a la libertad- fue una victoria neta de la oposición. La democracia vino tras un pacto con las fuerzas postfranquista pero estas no hubieran cedido sin la lucha durísima en las fábricas, en las universidades en la calles, que entre 1976 y 1977 costó más de un centenar de vidas humanas.

Cuando la ultraderecha organizó la espiral desestabilizadora para frenar el cambio (con la matanza de los laboralistas de Atocha como punto álgido) todas las fuerzas de oposición unidas y los movimientos obrero, estudiantil y ciudadano consiguieron que, en medio de tensiones y amenazas de los poderes residuales del franquismo, la ruptura democrática se materializara.

Después se alumbró una de las constituciones más avanzadas socialmente y más garantista de derechos y libertades del mundo. Y también muy coherente con la diversidad del país estableciendo un estado autonómico muy descentralizado. Quienes más se apropian de la memoria de la República nos proponen su vuelta pero nunca demandan que se restaure la constitución republicana de diciembre de 1931. Tal vez se deba a que el principio de soberanía nacional y de unidad del país –que hoy se le cede a la derecha, al contrario que en Francia, Italia o Portugal- estaba muy firmemente descrito. Veamos que decía en su artículo 1º: “La Republica constituye un Estado integral, compatible con la autonomía de los Municipios y las Regiones”.

Habría muchos motivos para alegrarse si la reforma constitucional a la que estamos abocados se produjera como consecuencia de un cambio en la correlación de fuerzas capital-trabajo y para modificar o matizar el sistema económico y social capitalista y liberal. No es el caso.

El estado federal puede ser una buena salida al atolladero actual pero que la izquierda y los sindicatos estén alertas por si, de paso, se quieren “retocar” -a la baja, puesto que los sindicatos y la izquierda pesamos menos- artículos constitucionales demasiado sociales para los tiempos que corren. Por si acaso habría que exigir a los partidos el blindaje del pilar de los derechos sociales constitucionales vigentes. Sin menoscabo de la importancia y urgencia de superar democráticamente la crisis catalana, que no nos la cuelen mientras agarramos banderas que no son las del trabajo.
+.- En el centro se alzaba un montículo, LA MOTA; en su cima estaba la casa del señor.

+.- Esta casa tenía un torreón de madera, cuya puerta se hallaba mucho más alta que el nivel del suelo.

*.- De tal manera que no se podía entrar en la guarida sino pasando por un tablón movible y pendiente, que bajaba desde la puerta hasta la parte exterior del foso.

... Continuará.
+.- Y para que el enemigo no pudiera quemar la torre, se la revestía con pieles de animales recién desollados.

+.- Hacia el siglo XII los recintos y gruesos muros de los castillos ya se construyeron de albañilería.

+.- Las esquinas y ángulos laterales remataban en torres por ofrecer mayores ventajas para la defensa.

+.- Se llamaron entonces castillos (de castra fortaleza romana).

+.- Los castillos feudales formaban un conjunto de fortificaciones.

+.- Se edificaban sobre una colina escarpada o sobre un promontorio de roca (castillo roquero) o sobre una altura artificial, de tal forma que siempre dominara los alrededores.

... Continuará.