Foro Común


Mensajes de Reivindiquemos nuestro campo. enviados por oro44:

Camino cualquier tiempo pasado no fue mejor. Ni eramos mas guapos, ni mas altos, ni mas fuertes. La música de los sesenta y tantos, salvo rara excepción era horrorosa y las canciones folclóricas. No hay mas que ver y escuchar la banda sonora de las películas de la época. Chunda chunda. Por ahí he leído que en su pueblo bailaban en la plaza ya que no había otra cosa. Pues no está mal, aunque seguramente el cura vigilaba. En el mio solamente en la fiesta. Nos aburríamos tanto de mus, que estábamos deseando que llegara el lunes para seguir la faena del campo. Como creo que sabéis. Los Domingos salvo en verano no se podía trabajar porque multaban. En el verano después de leída la pastoral del sr obispo, se podía trabajar en la recogida de la cosecha del cereal, pero no en la huerta. Los hortelanos hacían fiesta. Curioso que multaran por trabajar. y que fuera el obispo el que diera permiso. Para que luego se hable mal del clero que nos daba un día de descanso a la semana.
Uno de Adujar me contó que en la fiestas de su pueblo, la orquesta tocaba en un recinto cerrado. Cobraban la entrada cara para que los pobres no pudieran entrar. Pero eso si se les permitía bailar fuera. Parece ser que esta practica era corriente en muchos pueblos de Extremedura y Andalucía. Así era la ESPAÑA de una poca obscura, que sin embargo muchos añoran. España por encima de todo, pero yo bailo dentro y tu bailas fuera.
Reivindiquemos el campo Angel. El problema es que San Isidro no manda agua. San Isidro solo quiere fiesta, y el agua la estropea. Apenas ha llovido y según mis informantes, la cosecha se presenta como la peor en muchos años. Es un existo del capitalismo que a pesar de la mala cosecha, la economía marche y no se vea la hambruna en el horizonte. Bueno es recordar a los nostálgicos, que en otros tiempos, cundo no había trigo no había pan. Esto no ocurre ahora y tal vez por ello, el ciudadano vive ajeno y de espaldas al campo.
En tiempos no muy lejanos, el mal año era un drama para el agricultor, pues en su mayoría vivía de subsistencia. Ahora son mucho mas potentes y tienen seguros, lo que les permite aguantar una inclemencia meteorológica.
San Isidro pocas veces se portó bien con quienes le agasajan. En estos tiempos parece mas despreocupado que nunca en el tema del agua, y apuesta mas por la fiesta. Gracias a Él tienen un gran éxito.