El capitalismo


Por favor, amigo Angel, siento verguenza ajena. Enfin, lameno que persistas en tu mirada hacia el dedo.
FERISA. Muchos escritores y melancólicos evocadores toman la luna como reflejo de su contemplación, casi contemplación mística. La mística en ti no entra, pero si lo absurdo de tus relatos copiados de ¡Vaya usted a saber! Así que sientes vergüenza ajena. ¿tú vergüenza ajena? ¡Amoa anda! Que nos conocemos todos. Tienes el arte de engañar, pero en este foro ya no te cree ni el apuntador.

No te preocupes por mi dedo. Hay una frase muy bonita NO TE LA DEDICO A TÍ, pero tú si puedes dedicársela alguien con el cual discutas; apréndela, dice así: " NUNCA DISCUTAS CON UN IDIOTA, LA GENTE PODRÍA NO NOTAR LA DIFERENCIA. ¿A qué es bonita? Más bonita que el dedo y la luna.

Un saludo.
FERISA. ¡En efecto! No me he enterado de nada. No he leído lo que metes en el foro... lo de siempre, entonces, ¿para qué leer? Si
leer es enterarse de las cosas, como no lo he leído no me entero. Sucede amigo Ferisa, que solo leí la palabra: el capitalismo, y con eso me es suficiente para volver a decir que gracias al capitalismo ¡VIVES! ¿O no? A lo mejor vives de los reflejos de la luna, ¡apéate de una vez! A mí que me parece que eres cubano con su régimen y todo.

Ya ves: UN SALUDO.
Por favor, amigo Angel, siento verguenza ajena. Enfin, lameno que persistas en tu mirada hacia el dedo.
Amigo, Angel, no te has enterado de nada. Sigues mirando al dedo
FERISA. ¡En efecto! No me he enterado de nada. No he leído lo que metes en el foro... lo de siempre, entonces, ¿para qué leer? Si
leer es enterarse de las cosas, como no lo he leído no me entero. Sucede amigo Ferisa, que solo leí la palabra: el capitalismo, y con eso me es suficiente para volver a decir que gracias al capitalismo ¡VIVES! ¿O no? A lo mejor vives de los reflejos de la luna, ¡apéate de una vez! A mí que me parece que eres cubano con su régimen y todo.

Ya ves: UN SALUDO.
El capitalismo es el sistema que te da de comer a ti.
Amigo, Angel, no te has enterado de nada. Sigues mirando al dedo
El capitalismo es el sistema que te da de comer a ti.
El Apocalipsis lo causará el capitalismo y avaricia humana

En semanas pasadas, el científico predijo que “la inequidad económica se dispararía a medida de que los puestos de trabajo se convirtieran en tareas automatizadas, ocupadas por las máquinas, y los ricos, dueños de esas máquinas, se rehusaran a compartir el rápido bienestar que este proceso les generaría”.

“Si las máquinas producen todo lo que necesitamos, el resultado dependerá de cómo las cosas son distribuidas. Todos pueden disfrutar de una vida de lujos si lo que producen las máquinas es compartido, o más personas pueden terminar miserablemente pobres si los dueños de las máquinas hacen lobby en contra de la redistribución. Hasta ahora, la tendencia parece inclinarse por la segunda opción, con la tecnología volviéndose cada vez más inequitativa”, aseguró.

“Esencialmente, los dueños de las máquinas se posicionarán como la burguesía de una nueva era, en la cual sus corporaciones no proveerán de puestos de trabajo a las personas”, afirmó el físico.

Por lo tanto, “el tan temido Armagedón no vendrá de la mano de los robots (como tantas películas de ciencia ficción nos han querido hacer creer) sino que será generado por el propio ser humano”, asevera Hawking
Masiva protesta en Berlín contra el TTIP y su expolio a los trabajadores

Más de 250.000 personas marchan contra el Tratado de libre comercio que se negocia entre Estados Unidos y la UE, en el que se regularán las condiciones laborales, los sistemas sanitarios y se debilitarán estándares medioambientales en favor de las multinacionales

LAURA CRUZ
BERLÍN.- Una masiva protesta contra el TTIP ha colapsado este mediodía Berlín. Decenas de miles de personas ─250.000 según los organizadores y 150.000 según la policía─, han marchado desde las 11.00 horas por la capital alemana contra un tratado comercial entre la Unión Europea y Estados Unidos que rebajará los derechos de los trabajadores europeos (VER FOTOGALERÍA). Los eurodiputados sólo pueden leer extractos de este tratado durante un tiempo limitado sin llevar consigo ni teléfono móvil, ni cámara de fotos o papel para apuntar cuestiones que consideren importantes y que pueden verse modificadas si se aprueba, como las condiciones sanitarias o laborales. Tampoco se les permite hacer copias del documento, lo que dota a estas negociaciones de un halo de opacidad que ha molestado especialmente a la sociedad alemana.

La marcha, preparada con varios meses de antelación, salió de la estación central de Berlín en dirección a la columna de la Victoria situada detrás de la Puerta de Brandenburgo, donde hubo mítines y conciertos. Decenas de autobuses y trenes viajaron por todo el país con destino Berlín y fueron protagonistas de esta cita para expresar el rechazo alemán al TTIP, pero también al acuerdo integral de economía y comercio (CETA).

La manifestación ha estado apoyada por partidos políticos, sindicatos, organizaciones ecologistas, asociaciones de economía crítica como ATTAC y el Consejo de la Cultura. En ella se pudo ver a líderes de partidos como Die Linke (la izquierda), Die Grüne (los verdes) e incluso al Partido Socialista de Berlín. La posición sobre el tratado de este partido, que forma parte de la Gran coalición con Angela Merkel, es favorable, pero su organización en Berlín se muestra en contra y llamó a la movilización a través de su página web. Para el Partido Socialista berlinés, “en otoño de 2015 la negociación del TTIP y CETA entra en una fase caliente, en la que se puede ver socavada la democracia y el Estado de derecho, así como también la salud, la seguridad, el sector cultural y las normas de protección del medio ambiente. Estamos a favor de los tratados internacionales, pero para mejorar todas estas cosas, no para lo contrario”, declaran.
Activistas de los derechos de consumidores participan en la marcha para protestar contra TTIP en Berlín.- REUTERS.
Sin embargo, en la manifestación sólo se pudo ver un tímido grupo con banderas del Partido Socialista (SPD) pero sin pancarta para formar cortejo, como sí llevaban otras organizaciones políticas.

Entre las organizaciones de emigrados se pudo ver al 15M-Marea Granate de Berlín, grupo organizado de españoles residentes en la capital alemana, que se unieron a las Euromarchas que llegarán a Bruselas en próximo día 15.

Al inicio de la marcha, un caballo de Troya con carteles en contra del TTIP capitaneaba una manifestación que paralizó durante varias horas el centro de la ciudad y en la que podían leerse lemas en contra de la OTAN, grupos de personas disfrazadas formando un cortejo fúnebre a la democracia, que culminaba con una especie de falla de Angela Merkel prendiendo la mecha de una bomba llamada Democracia.

También se dejaban ver carteles contra de los transgénicos o contenedores a los que arrojar el TTIP, colocados por miembros de Ver. di, uno de los sindicatos mayoritarios en el sector sanitario en Alemania que este año ha protagonizado una gran huelga en el Hospital Charité de Berlín para exigir más personal.

La jornada se ha caracterizado por un tiempo muy soleado que ha animado a muchas familias y grupos juveniles a salir a la calle. Tal ha sido la afluencia, que muchas personas no han podido acceder a la plaza de la estación central de Berlín y la policía ha tenido que desviar un camino alternativo. También ha sido modificado el tráfico ferroviario de la ciudad, suprimiendo la parada de la estación central durante unas horas. La imagen que se observaba al lado del Parlamento alemán era un río de miles de personas que caminaban a través de los puentes y de Friedrichstrasse, punto neurálgico y comercial de la ciudad, cuyos comercios permanecían abiertos a esas horas.

Esta ha sido la cita más importante de la sociedad alemana contra el TTIP desde que se empezó a negociar, pero se esperan más movilizaciones. Desde el escenario, la política Socialista Gesine Schwan mostraba su optimismo con las cifras de participación y animaba a “mantener la presión política para lograr paralizar este tratado”. Schwan fue la candidata del Partido Socialista y los verdes a la presidencia en 2004, siendo finalmente derrotada por el político conservador Horst Köhler, que presidió Alemania desde 2004 hasta 2010, durante las cancillerías de Schöder y Merkel.

También hubo comparecencias del Presidente de la federación de sindicatos alemanes, Reiner Hoffmann, el presidente de la asociación para la conservación del medio ambiente y la naturaleza de Alemania (BUND) y la Presidente del Consejo Cultural. También hizo su intervención una asociación de ciudadanos Estadounidenses que están en contra de estos tratados.

Se cree que con la implantación del TTIP no sólo se rebajarán los derechos laborales, sino que también se verán afectados los derechos de representación colectiva sindical, debilitamiento de las regulaciones medioambientales y desaparición progresiva de los servicios públicos, además de amenazar la cultura. Este tratado es un traje a medida para las multinacionales y daría un giro mucho más neoliberal a la Unión Europea.
No estas informada bien, sobre las andanzas de tu partido a nivel de Europa, que poco o nada tiene que ver con lo que dicen. El PPSOE estan votando juntos y participando juntos en este tratado, sigilosamente, clandestinamente, al margen de la ciudadania europea. Nos etan vendiendo, y no te enteras.

Inofmrate sobre la postura que tu partido esta teniendo en estas votaciones, y sobre todo esta ultima, que dio via libre al tratado
¿Quién te ha dicho que el PSOE está de acuerdo?
Tú sabes mucho. Yo diría que demasiado.
Saludos.
El TTIP es incluso peor de lo que aparenta

El pensamiento neoliberal hoy es el dominante a ambos lados del Atlántico Norte. Tanto las ramas ejecutivas como las legislativas del Estado federal de EEUU, así como la rama ejecutiva (el Consejo Europeo), administrativa (la Comisión Europea) y legislativa (el Parlamento Europeo) del establishment europeo y también del Estado federal alemán (que domina en general el gobierno de la Eurozona) están controladas por partidos políticos, llámense conservadores, liberales, o incluso socialdemócratas (en realidad, socioliberales), que están todos ellos imbuidos de la ideología liberal. Y un elemento clave de tal ideología es que para salir de la crisis en la que todavía estamos (tanto en EEUU como en Europa) los países tienen que ser más competitivos, siguiendo la huella del modelo alemán, basado en las exportaciones, siendo estas el eje del estímulo de la economía alemana. Esta visión ha alcanzado los niveles de dogma, y como tal se reproduce a base de fe en lugar de evidencia científica.

Esta fe ha llevado a que se hayan firmado gran número de contratos bilaterales entre la UE y otros países, así como entre EEUU y otros tantos países. En este mensaje, el estímulo del comercio es la solución a la crisis económica que tenemos. Y ahora el reto mayor –según el pensamiento neoliberal- es aprobar la joya de la corona, la Asociación Transatlántica de Comercio e Inversión (el TTIP en sus siglas en inglés). Tal tratado se promueve como elemento clave de la recuperación económica, pues facilitaría la recuperación de las tasas de crecimiento económico que Europa solía tener, con la consiguiente creación de empleo. Según la Comisión de Comercio del Parlamento Europeo, “el TTIP podría impulsar la contribución de la industria al PIB europeo, pasando de un 15% a un 20% del PIB en el año 2020, al facilitar la entrada en el mercado estadounidense de pequeñas y medianas empresas, pudiendo tener acceso a un mercado potencial (entre la UE y EEUU) de 850 millones de consumidores”. Es así como se presenta tal tratado por parte del pensamiento hegemónico neoliberal que domina los establishments político-mediáticos a ambos lados del Atlántico Norte.

El elemento central del TTIP (como lo ha sido en tratados anteriores, como NAFTA –entre Canadá, EEUU y México-) es no solo la reducción de aranceles (ya de por sí muy bajos) entre los dos continentes, sino también la homogeneización a ambos lados del Atlántico Norte de las regulaciones en las áreas de actividad económica, que incluyen agricultura, seguridad alimentaria, productos manufacturados y técnicos, servicios (incluyendo servicios financieros), protección de la propiedad intelectual e intervenciones públicas (entre otras), que afectan a la actividad económica privada de cada país.

El secreto como característica del proceso de elaboración de tal tratado

Una característica de la preparación de este tratado es el secretismo que envuelve el proceso, secretismo que, paradójicamente, es defendido por el equipo que prepara tal tratado por la necesidad de proteger a ese equipo de la influencia de los lobbies de las empresas afectadas por dicho tratado. Utilizo la expresión “paradójicamente” porque la evidencia muestra claramente que es precisamente al revés. El secreto favorece a los lobbies, que sí que saben lo que se está tramando, habiendo redactado gran parte de los tratados. Los que no saben su contenido son los ciudadanos y sus representantes de cada uno de los países.

Ello ha quedado claro a partir del último 1º de mayo, cuando Greenpeace de Holanda publicó 248 páginas de los documentos secretos que muestran que la realidad sobre tal tratado es incluso peor que lo que los grupos escépticos habían señalado. Greenpeace Netherlands hizo un gran servicio a las poblaciones a los dos lados del Atlántico Norte al recibir y publicar tales papeles, que contienen los elementos más importantes de los borradores de tal tratado. Lo que esas páginas muestran es el ataque frontal a las medidas de protección del ciudadano que los gobiernos y los movimientos sociales (desde las asociaciones ecologistas a los sindicatos) habían ido consiguiendo a lo largo de estos años en los países de la UE. En breves palabras, lo que estos papeles muestran es que:

Las reglas aprobadas para proteger el medioambiente han desaparecido en tal tratado. Reglas tan sencillas (y a la vez tan importantes) como el derecho de los países a proteger la vida humana, la vida animal y la vida vegetal, han desaparecido. El bien conocido Principio de Precaución vigente en la legislación europea permite a los Estados prohibir o limitar la distribución de productos o la introducción de sustancias que pudieran causar daño a la salud humana o a la vida animal y vegetal, incluso en el caso de que la comunidad científica no haya dictaminado de una manera definitiva su efecto nocivo. Este principio es distinto (en realidad, opuesto) al vigente en EEUU, donde el Estado no puede intervenir hasta que no se haya probado definitivamente la nocividad de la sustancia o de los productos. El TTIP adopta el principio vigente en EEUU, desprotegiendo al ciudadano consumidor, trabajador o residente en un territorio. Dejaría de ser práctica común en la UE, entre otras cosas, que se escribiera el etiquetado en los productos alimenticios, por ejemplo, notificando al consumidor que se trata de productos transgénicos. Y así, un largo etcétera.
Las reglas aprobadas para proteger a la población frente al cambio climático (como la necesidad de mantener un incremento de la temperatura por debajo de 1,5 grados, tal como se aprobó en la Conferencia de París sobre el clima) no aparecen por ninguna parte en el TTIP. Y sí, en cambio, aparecen normas para eliminar las reglas que obstaculizan y/o frenan la importación de fuentes de energía altamente productoras de CO2.
El debilitamiento del poder público en su potestad de proteger al ciudadano

El tratado debilita el papel de los Estados para regular nuevas sustancias que puedan tener consecuencias desconocidas pero preocupantes, como, por ejemplo, la introducción de productos químicos que puedan afectar la producción hormonal en seres vivos.
Da gran protagonismo al mundo empresarial privado para que participe en la elaboración de cualquier nueva norma o regla que se establezca, señalando (en los papeles que no estaban destinados a conocerse) el rol que muchas empresas ya han tenido en la elaboración de tales normas. La persona que dirige el área de comercio de la Comisión Europea ha respondido, cínica y antidemocráticamente, a las protestas de asociaciones cívicas diciendo que “la Comisión no recibe su mandato de la población europea” (ver el artículo de Thomas Fazi “TTIP: We Were Right All Along”, Social Europe Journal, 06.05.16).
Abre la puerta a un proceso constantemente litigioso, en el que cualquier empresa que considere que las regulaciones existentes en un país afectan negativamente sus intereses, puede llevar al Estado en el que existen tales regulaciones a los tribunales, controlados por agentes próximos al mundo empresarial, que paga a tales agentes. Frente a la enorme crítica sobre la composición y financiación de estos tribunales, estas han variado algo, pero no lo suficiente, porque el tribunal estará todavía sesgado a favor de que las empresas inicien el litigio, pues a mayores litigios, mayores los ingresos de tales tribunales. De ahí que el nuevo cambio en la composición de dichos tribunales, que estarán formados por jueces en lugar de árbitros legales, no resuelva el problema del sesgo de tales tribunales a favor de las empresas, estimulando que favorezcan la actitud litigiosa, en la cual el Estado puede perder muchos millones de euros.
La necesaria defensa de la democracia

En resumidas cuentas, este tratado es un intento descarado de las grandes transnacionales de controlar las economías y las sociedades. Ello explica la enorme oposición que está generando tal tratado. El porcentaje que se opone a él ha pasado de ser en Alemania del 25% en 2014 al 45% en 2015. Un tanto igual en otros países. En Francia, el 54% de la población vive en localidades que se han declarado “TTIP free”, es decir, que no quieren que el TTIP se aplique en su territorio. Y el gobierno francés ha señalado su oposición a tal tratado. Lo que es lamentable es que en el Parlamento Europeo, donde los conservadores y liberales tienen mayoría, la oposición al TTIP sea muy débil. Y lo que es todavía peor es que los socialdemócratas, como síntoma de su neoliberalización, apoyan también tal tratado.

En EEUU la oposición de las clases populares explica el gran éxito del candidato republicano Trump y del demócrata Sanders, y el cambio de actitud de la candidata demócrata Clinton que, de apoyarlo, ha pasado a oponerse al TTIP. En España, el PP, el PSOE, C’s y Convergència lo apoyan, mostrando una vez más que las fuerzas políticas que hacen gala de su nacionalismo y amor a la soberanía nacional son las primeras en apoyar tratados que eliminarían tal soberanía. Es necesario que se recuperen las soberanías populares que frenen una globalización que beneficia única y exclusivamente a las empresas transnacionales cuyos beneficios están basados en la pérdida de derechos laborales y sociales que la población había adquirido.

Vicenç Navarro | Catedrático de Ciencias Políticas y Políticas Públicas. Universidad Pompeu Fabra, y ex Catedrático de Economía. Universidad de Barcelona
OTAN es la mayor organización terrorista de la historia’
"Ahora hay más esclavos en el mundo que en cualquier otro momento de la historia"

Actualmente el mundo está sufriendo una recesión global, enorme desigualdad, hambre, deforestación, contaminación, cambio climático, amenaza de conflicto nuclear, terrorismo… Pero además de estos problemas del siglo XXI, todavía existen y prosperan atrocidades del pasado como la esclavitud.

Más de 60 años después de la redacción de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de la ONU que prohibió la esclavitud, en el mundo hay más esclavos que en cualquier MOMENTO de la historia de la humanidad: 27 millones de personas. Así lo revela el investigador Benjamin Skinner en su entrevista para el portal AlterNet.

Skinner, que se hizo pasar por un comprador de esclavos para profundizar y entender mejor el tema, considera que la esclavitud de hoy se centra en grandes ganancias y vidas baratas. No se trata de ser dueño de gente como antes, sino de utilizarla como herramienta fácil para hacer dinero. El precio de los esclavos, es decir, de las personas que están forzadas a trabajar en contra de su voluntad sin la posibilidad de escaparse, es miserable.

"En un burdel ilegal de Rumania me ofrecieron una chica joven con síndrome de Down a cambio de un automóvil de segunda mano. En una ciudad de Haití negociaron conmigo por una niña de 10 años por unos 100 dólares", comparte su experiencia el investigador. "Hasta en el año 1850 la vida se apreciaba más: 40.000 dólares actuales".

La mayoría de estos casos se dan en los países pobres de Asia y América Latina pero también en países desarrollados como EE. UU. Alrededor de 14.000 a 17.000 personas se trafican anualmente al país norteamericano para trabajar dentro de sus fronteras sin ninguna remuneración bajo la amenaza de violencia.
La esclavitud moderna en diez DATOS

La esclavitud es una práctica abolida en todo los países del mundo, al menos en la teoría, porque en la práctica ha adoptado nuevas formas, principalmente trabajos forzados, explotación sexual o tráfico de personas, de las que son víctimas en todo el mundo millones de personas, principalmente en los países en vías de desarrollo pero también en los desarrollados. La práctica ha estado presente desde tiempos inmemoriales, incluida la antigua Roma o Egipto, y más recientemente tuvo. La esclavitud moderna en diez datos en Estados Unidos uno de sus mejores exponentes.

Sin embargo, este país la abolió en 1865 mediante la 13 enmienda a la Constitución, mientras que la práctica quedó abolida de todos los países del mundo en 1981.

La Convención sobre Trabajo Forzoso de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) define esta práctica como el trabajo o servicio forzoso u obligatorio que se EXTRAE de cualquier persona bajo la amenaza de un castigo y para el cual la persona no se ha ofrecido de forma voluntaria.

1. En el mundo hay unos 21 millones de víctimas de trabajos forzosos, de las cuales 11,4 millones son mujeres y niñas y 9,5 millones son hombres y niños, según DATOS de la OIT.

Otros organismos ofrecen unas cifras aún más elevadas. Así, la ONG estadounidense End Slavery Now habla de entre 20,9 y 29,8 millones de personas afectadas por algún tipo de trabajo forzado y por la explotación sexual, mientras que el Índice Global de Esclavitud que elabora la Walk FREE Foundation habla de 35,8 millones de personas.

2. Del total recogido por la OIT, casi 19 millones son víctimas de explotación por parte de personas particulares o empresas. Dentro de este grupo se engloban la servidumbre doméstica que en algunos casos llega a convertirse en una forma de esclavitud ya que el trabajador no puede abandonar la casa en la que trabaja y es sometido en ocasiones incluso a abusos físicos, así como los trabajadores explotados en fábricas o en la extracción de minerales, por ejemplo.

3. Los dos millones restantes son explotados por los estados o por grupos rebeldes. Entre las formas empleadas en este apartado figuran los trabajos realizados por reclusos y aquellos impuestos tanto por las fuerzas armadas regulares como por los grupos rebeldes. En este apartado, según End Slavery Now, también habría que incluir a los niños soldado.

4. De los explotados por particulares o empresas, 4,5 millones son víctimas de explotación sexual forzosa, de los cuales unos dos mi llones serían menores de edaLa esclavitud moderna en diez datos

5. Los trabajos forzosos generan beneficios ilegales por valor de 150.000 millones de dólares al año. De este total, 99.000 millones provienen de la explotación sexual; 34.000 millones de la construcción, la industria, la minería y los servicios; 9.000 millones de la agricultura y la pesca; y 8.000 millones ahorrados por los hogares privados que o no pagan o pagan menos de lo debido a los trabajadores domésticos sometidos al trabajo forzoso.

6. Los 'esclavistas' actuales, es decir, los que someten a otras personas a trabajos forzosos, suelen ganar de media 4.000 dólares por cada persona explotada, según las estimaciones de la campaña Not for Sale.

7. La explotación sexual genera unos 21.800 dólares de media para los traficantes por cada víctima. Estas, por su parte, suelen ser víctimas de todo tipo de amenazas para obligarlas a seguir trabajando y en muchos casos también sufren abusos físicos. Algunas además, se ven encadenadas a esta situación por la deuda contraída para poder escapar de sus países con la promesa de un futuro mejor en otros.

8. En el caso de la explotación de menores, EL NEGOCIO es mucho más lucrativo para aquellos que lo practican, ya que generaría unos ingresos de unos 30.000 dólares por víctima. 9. Los diez países con un mayor número de personas víctimas de la esclavitud moderna, según el Índice Global de Esclavitud, son: India, China, Pakistán, Uzbekistán, Rusia, Nigeria, República Democrática del Congo (RDC), Indonesia, Bangladesh y Tailandia. En total, representan el 71 por ciento de los 35,8 milLa esclavitud moderna en diez datos

millones de víctimas estimadas a nivel mundial. 10. Los diez países con una mayor prevalencia de esclavitud moderna en función de su población, según el citado índice publicado en 2014, son: Mauritania, Uzbekistán, Haití, Qatar, India, Pakistán, República Democrática del Congo (RDC), Sudán, Siria y República Centroafricana.
gitano. En efecto, coincido contigo. ¿Podemos? Si gana las elecciones miles de votantes maldecirán el día en que les votaron.
muchos votantes se estrañaron mucho el dia que gano el pp por mayoría hoy estamos pagando con creces el daño que ha echo el pp a este pais
gitano. En efecto, coincido contigo. ¿Podemos? Si gana las elecciones miles de votantes maldecirán el día en que les votaron.