Quim Torra

En la cárcel, hay personas por menos motivos que este...

Notebook.

JOSÉ ANTONIO ZARZALEJOS.

Un 'borroka' peligroso.

Torra no es insoportable ideológica o políticamente. Es insoportable moral y cívicamente. Y por lo tanto, es una persona tan censurable como aquellos a los que representa y de los que es un guiñol.

11/12/2018 05:00 - ACTUALIZADO: 11/12/2018 10:10.

La historia enseña que las prácticas subversivas desde el ejercicio del poder son las más típicamente totalitarias. Joaquim Torra, vicario presidente de la Generalitat de Cataluña, es el ejemplo más conspicuo de la traición a las propias instituciones de las que es titular. Torra no representa otra cosa que una infiltración subversiva en el Gobierno de Cataluña para destruirlo. Sigue así las prácticas más ominosas de las ideologías corrosivas que practicaron los fascistas catalanes del siglo XX a los que Torra admira en la misma medida en que —escrito está— desprecia a los españoles y, por derivación, a los catalanes 'traidores' a la causa de la independencia de Cataluña.

En términos muy entendibles en la política española contemporánea, el presidente de la Generalitat es un 'borroka' peligroso, es decir, un tipo alzaprimado, burdo, que desprecia la ley y trata de destruir la institucionalización democrática animando a los vándalos callejeros a que “aprieten”. Y cuando los CDR —ya incursos en la auténtica 'kale borroka'— desempeñan el papel que el presidente de la Generalitat les anima a protagonizar y la policía autónoma pretende cumplir con su obligación (en este caso, los Mossos d'Esquadra), interviene él con sus facultades para reprender a los funcionarios y salvaguardar la impunidad de los encapuchados.

En la cárcel, hay personas por menos motivos que este impresentable.