Pensiones, jubilación


Más de cuatro de cada diez jubilados españoles apenas logra llegar a final de mes.

La cifra se dispara al 47% en las poblaciones con menos de 50.000 habitantes, mientras que en las grandes ciudades solo el 35,8% de los pensionistas se declaran en estas circunstancias, según el Instituto SantaLucía.

Carlos Manso Chicote.

MADRID. Actualizado: 13/12/2019 09:19h.

Las dificultades para llegar a final de mes son una circunstancia común a diferentes grupos de población. Tal es el caso del 41% ... (ver texto completo)
ESTO ES LA PESCADILLA QUE SE MUERDE LA COLA, si no ahorras y tienes algo para el dia de mañana estas perdido
pero por otro lado con mil euros despues de un mes gastando que puede quedar para ese ahorro, pensando en 1000 euros
pero un joven que tenga 600 o 800 que cartilla de ahorros se puede hacer de 2 euros al mes.
Todos estos pensamientos de los entendidos creo que los dicen pensando en ellos mismos con sueldazos de 3000 en adelante
pero el resto de los mortales de donde pueden ahorrar, porque nunca nos cuentan la solución dicen la enfermedad pero no
el remedio, a no ser que lo dejemos todo no tengamos gastos y guardemos todo para la vejez y por lo menos tendremos pa pipas.
Cuantos lumbreras tenemos de consejos estamos hasta........... el mismo.....
manuel
Más de cuatro de cada diez jubilados españoles apenas logra llegar a final de mes.

La cifra se dispara al 47% en las poblaciones con menos de 50.000 habitantes, mientras que en las grandes ciudades solo el 35,8% de los pensionistas se declaran en estas circunstancias, según el Instituto SantaLucía.

Carlos Manso Chicote.

MADRID. Actualizado: 13/12/2019 09:19h.

Las dificultades para llegar a final de mes son una circunstancia común a diferentes grupos de población. Tal es el caso del 41% de los jubilados, que han admitido pasarlo mal para sobrevivir hasta la próxima nómina. La cifra se dispara al 47% en las poblaciones con menos de 50.000 habitantes, mientras que en las grandes ciudades - con más de 200.000 habitantes- este mismo dato cae hasta el 35,8% de los pensionistas. Esta es una de las principales conclusiones de una encuesta elaborada por el Instituto SantaLucía.

En declaraciones a ABC, el director de esta centro de estudio sJosé Manuel Jiménez, estos datos reflejan que «la pensión de jubilación en los muncipios más pequeños es inferior a la de las grandes ciudades, donde los salarios han sido más altos de media». Lo que no es compensado por el mayor coste de la vida. Jiménez ha puesto como ejemplo, las abismales diferencias entre lo que percibe un jubilado en las provincias de Vizcaya y Ourense que roza casi el 45%.

Si embargo, a pesar de todo lo anterior, el 80% de los encuestados cree que disfruta de una buena calidad de vida y un 76% se considera más feliz que antes de jubilarse. Se repite igualmente los mismos matices entre grandes ciudades y poblaciones más modestas, de menos de 50.000 habitantes: En este último grupo, el 25% de los pensionistas consultados ha asegurado que no tiene calidad de vida por un 17% de quienes tienen su domicilio en una ciudad de más de 200.000 habitantes.

Sobre estas percepciones, Jiménez ha apuntado que podrían estar relacionadas con factores tan diferentes como el nivel de ingresos, el de servicios e infraestructuras o la disposición de una oferta de ocio y de prestaciones médicas próximas. Lo que, ha apuntado, «pueden ser determinantes para la población jubilada».

La planificación del ahorro, asignatura pendiente
En cualquier caso, la encuesta pone el acento sobre la mejorable planificación financiera de cuatro de cada diez jubilados quienes han reconocido que no han diseñado correctamente su retiro. Mientras un 28% han añadido que la edad de retiro les ha llegado sin ningún ahorro. Por contra, un 29% de los participantes en el estudio han afirmado que tienen unos ingresos estables y complementarios a su pensión. En cualquier caso, la mayoría de los encuestados (78%) estiman que sus ahorros pueden servir para el pago de un seguro de decesos por un 70% que lo extiende a tratamientos médicos. Sin embargo, la mitad (50,6%) ha añadido que no pueden permitirse los costes de una residencia o de los cuidades que por su edad requieran.

Jiménez lo ha ilustrado de la siguiente forma: se llega a la jubilación a los 64 años y cinco meses, con un colchón financiero de 53.356 euros de media y el hándicap de que nuestra esperanza de vida se enchancha pudiéndose disfrutar de un retiro de hasta 18 años. «Con esos 53.356 euros ahorrados, a lo largo de asi dos décadas como jubilado podríamos esperar solo unos 250 euros adicionales al mes», ha concluido.

Al respecto, el director del Instituto SantaLucía ha recordado que las pensiones se calculan en base a los años cotizados y una media de los ingresos laborales del trabajador. En este sentido, ha reconocido que «la buena planificación financiera ha sido una de las asignaturas pendientes de muchos jubilados» por su confianza en el sistema público.

Sin embargo, para este experto hay cada vez más conciencia de la necesidad de ahorrar en las nuevas generaciones de pensionistas. También ha admitido la existencia todavía de una brecha de género de hasta 15.712 euros de diferencia en el colchón financiero con el que los nuevos jubilados se retiran: ellos se retiran con un ahorro medio de 58.747 euros frente a los 43.035 euros de ellas.
Doce millones de jubilados y funcionarios aún no saben cómo será su nómina de enero.

La falta de Gobierno y la negociación política dejan en suspenso la subida de retribuciones planeada para pensionistas y empleados públicos.

Susana Alcelay.

Javier Tahiri.

MADRID. Actualizado: 05/12/2019 01:48h.

Queda menos de un mes para que acabe el año y los nueve millones de pensionistas y los tres millones de empleados públicos que hay en España todavía desconocen cómo serán sus nóminas en 2020. Enredado en el reparto de ministerios con su socio Podemos y en lograr apoyos para la investidura con los independentistas catalanes Pedro Sánchez tiene pendiente decisiones que tienen en vilo a ambos colectivos, teniendo en cuenta que aún no ha aclarado qué referencia utilizará para aumentar las rentas de los mayores y, sobre todo, cuándo lo hará. Lo mismo ocurre con los empleados públicos, que saben que sus rentas aumentarán un 2% en línea con lo pactado entre el exministro de Hacienda, Cristóbal Montoro y los sindicatos, pero desconocen cuándo irrumpirá esta subida.

La única mención a la revalorización de las nóminas de los jubilados está incluida en el escenario remitido hace unas semanas a Bruselas, en el que se explicaba que la subida que se aplicará a los jubilados el próximo ejercicio es del 0,9%, un alza con el que el Gobierno pretende garantizar el poder adquisitivo, lo también significa que estima una inflación inferior al 1% el próximo año. Este incremento de las pensiones complementará al alza del 1,6% aplicado este ejercicio en un entorno de clara desaceleración de los precios, y, de producirse, supondrá que el colectivo habría ganado en 2019 en torno a un 1% de poder adquisitivo, un beneficio que quedará consolidado este año cuando se aplique el alza del 0,9%, porcentaje que equivale a unos 9 euros para una pensión media y tendrá un coste de 1.404 millones. Esta subida, en principio, cubriría las exigencias de los de Pablo Iglesias, que apuestan por la actualización con el «IPC real», un mecanismo que se propone blindarlo por ley.

Pero ¿qué ocurrirá si el Gobierno sigue en funciones en diciembre? Esta situación no impediría que pueda acometer la subida por la vía del decreto ley, como ya ocurrió con las entregas a cuenta a las comunidades autónomas que se aprobaron con la misma fórmula y estando en funciones. Fuentes cercanas al Ejecutivo consultadas por este periódico insisten en que están en plenas facultades para aprobar un real decreto ley, porque entienden que la subida de las pensiones es una medida de «urgente necesidad».

El presidente no está dispuesto a enfrentarse a los pensionistas, en pie de guerra desde que en 2017 comenzaran a movilizarse en el País Vasco, curiosamente donde se cobran las pensiones más elevadas de toda España. Sabe el poder que tienen y no puede permitirse que le pase factura. Este movimiento de protesta terminó siendo determinante en las maniobras previas a la moción de censura a Gobierno de Mariano Rajoy el 1 de junio de 2018. De hecho, el expresidente le ofreció al PNV un acuerdo presupuestario con una oferta cuya trascendencia e impacto económico no tardará en impactar en el ya débil sistema de pensiones: aceptó prescindir del Índice de Revalorización de las pensiones en 2018 y 2019, y cedió a posponer hasta 2023 la entrada en vigor del Factor de Sostenibilidad que tendría que haberse aplicado este mismo año.

Junto a ello entra otra variable que también repercute en que Sánchez incluyera en el programa del PSOE y anunciara en un mitin que subiría las pensiones en diciembre. Ningún partido estaría dispuesto a recurrir ante el Tribunal Constitucional la subida de nueve millones de pensionistas o la de tres millones de empleados públicos, pese a los límites de un Gobierno en funciones de utilizar la vía del decreto-ley para aprobar medidas.

¿Qué plazos maneja Sánchez? Lo más probable es que utilice el último Consejo de Ministros, que tendrá lugar el viernes 27 de diciembre, para dar el visto bueno a los incrementos que le habiliten para saltarse la ley del PP que establece que las pensiones públicas subirán solo un 0,25% siempre que la Seguridad Social esté en números rojos, como ocurre en la actualidad. Un déficit de unos 18.000 millones y una deuda de 50.000 millones tienen contra las cuerdas a un sistema que cada año empeora sus cuentas.

Ese último Consejo también se aprovechará decidir las bases de cotización y la subida del salario mínimo, la misma rutina que en 2018. Entonces se aprobó un «macrodecreto» en el que se incluyó la subida del 1,6% de las pensiones (3% para las mínimas) y el alza del 7% de la base máxima de cotización, además de una penalización para los contratos de corta duración.

Subir las cotizaciones es la medida más efectista para lograr ingresos, dado que cuanto más amplia sea la base de cotización, mayor será la aportación que tendrán que hacer los empresarios por sus empleados y, en menor medida, los trabajadores. Fuentes consultadas aseguran que es más que probable que para el año próximo el Ejecutivo recuerra de nuevo a subir los impuestos al empleo, hoy 6,6 puntos porcentuales mayores que la media de la UE.

Concentraciones
En el caso de los empleados de la Administración, el ministro de Función Pública, Luis Planas, señala que hasta que no se conforme un nuevo gobierno no se aprobará la subida del 2%, de forma que si se hace después del 1 de enero, el incremento se articulará de forma retroactiva para que se aplique desde dicho día. Una estrategia que eleva la presión hacia los grupos políticos para conformar gobierno, si bien desde fuentes del Ejecutivo señalan que llegado el caso lo podrían aprobar en funciones como decreto-ley apelando a la «urgente necesidad».

Ante la negociación política, el escenario ahora parece que se orienta a que se forme un Ejecutivo antes. Tanto CSIF como CC. OO. han convocado movilizaciones para pedir al Ejecutivo que apruebe esta subida ya. Este año los sueldos públicos han aumentado un 2,5%, pero para el próximo año el incremento que pactaron sindicatos y el exministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, recogía que este año el porcentaje fijo fuera menor. La subida se podía complementar con una parte que depende del crecimiento del PIB -que el próximo año suponía un punto-. Si la economía crece en 2019 un 2,1% como augura el Gobierno, los empleados públicos recogerían un aumento salarial adicional del 0,2% -equivalente a algo más de 300 millones-. Sin embargo, si crece un 2% como cree el consenso de analistas que recopila Funcas, no habría subida adicional más allá de este 2%.

Como fuere ambas medidas fueron incluidas por el Gobierno en la hoja de ruta que remitió a Bruselas para el próximo año. El plan presupuestario de 2020 recoge que el Ejecutivo gastará en ambas medidas 4.668 millones de euros: 3.264 millones en la subida de los empleados públicos y 1.404 millones para la subida de un 0,9% de las pensiones.
El número de nuevos jubilados registra la mayor caída en 13 años.
MENOS MAL QUE YA SE NOTA LA SANGRÍA QUE PROVOCÓ RAJOY.
Claro, ahora los socialistas les cuesta mucho darles la jubilación, los quieres tener trabajando hasta los 70 años, ¡ay, ¡ay, la ignorancia que atrevida es.
El número de nuevos jubilados registra la mayor caída en 13 años.
MENOS MAL QUE YA SE NOTA LA SANGRÍA QUE PROVOCÓ RAJOY.
¿además de los 70.000 millones?
Así fuera, pero creo que no.
Twitter.

Cada pensión bajaría en 150 euros si no se emitiese deuda para pagarla
La deuda de la Seguridad Social roza ya los 50.000 millones de euros.

Diego Sánchez
¿además de los 70.000 millones?
Twitter.

Cada pensión bajaría en 150 euros si no se emitiese deuda para pagarla
La deuda de la Seguridad Social roza ya los 50.000 millones de euros.

Diego Sánchez
Ah qué eres tú el que insultas y permites el insulto. Pues vaya mangoneos
No, sigue buscando la verdad.
Y bajar salarios y poner copagos y semicongelsr pensiones y subir tasas académicas, quitar becas de comedores, hacer más pobres, quitas ayudas a dependencia, reducir personal en sanidad, crear independentistas.

Os empeñados en decir que nada hicieron, que vivimos mejor, que se ahorra...

Sin reconocer lo que tenemos e intentar dar soluciones, nada se arregla.
Deja de quejarte y da soluciones. Desde que está el Sr. Sánchez, la Economía cada vez peor. Aporta soluciones.
Ah qué eres tú el que insultas y permites el insulto. Pues vaya mangoneos
Solo sabes insultar?

Donde está el que quita insultos, y cuida la libertad de expresión?
Buscale.
Vamos a ver ANGELITO. Rajoy no vació la bolsa para pagar las pensiones, la vació para comprar deuda pública, en lugar de aumentar los impuestos, cosa que ya venía de Aznar y su gran economista Rato.
Sr. oro44. En mi casa mi familia y amigos me conocen con el nombre de Ángel. Tan solo donde permito que mis amigos me llamen: Gelo, Gelito. Angelito o algo parecido, no me da más. Usted ni es mi familia ni mi amigo, ruego me llame ÁNGEL. Me parece que usted y yo ya nos conocemos. No lo olvide, me llamo Ángel
Cada día más tonto.
Solo sabes insultar?

Donde está el que quita insultos, y cuida la libertad de expresión?
Tuvo que pagar las trampas de Zapatero y disminuir las cifras del paro.
Y bajar salarios y poner copagos y semicongelsr pensiones y subir tasas académicas, quitar becas de comedores, hacer más pobres, quitas ayudas a dependencia, reducir personal en sanidad, crear independentistas.

Os empeñados en decir que nada hicieron, que vivimos mejor, que se ahorra...

Sin reconocer lo que tenemos e intentar dar soluciones, nada se arregla.