Dictadura, dictaduras


LA VENEZUELA ACTUAL

Leonardo Padrón

Estamos en todas partes. Diseminados por el mundo. Como una mancha de aceite que se expande sin remedio. Cada escupitajo del régimen a la Constitución y cada fracaso del liderazgo opositor traen una consecuencia inmediata: depresión y estampida. Más gente huyendo del país. Y huir es el verbo adecuado. Porque la dictadura ha ido acerando sus colmillos y con ello el trágico deterioro de la vida en Venezuela. Son tantas la nubes de emigrantes que nos hemos vuelto un tema incómodo en otros países. En ciertos aeropuertos nos maltratan, nos devuelven, nos deportan. Pero aún así, se está yendo gente que ni siquiera tiene las condiciones mínimas para hacerlo. A contravía. Sin ahorros, sin empleo seguro, sin hogar preciso. Huyen a ciegas.

En la Avenida Fuerzas Armadas, en pleno centro de Caracas, se encuentra el terminal de autobuses “Rutas de América”. De allí salen unidades repletas de venezolanos que eligen destinos, muchas veces, al azar. Gente que decide irse a Cúcuta, Bogotá, Lima, Guayaquil, Quito, La Paz o Santiago de Chile. Ya ahí, en las Fuerzas Armadas, se ven más escenas de despedidas que en el propio aeropuerto internacional de Maiquetía. Ese terminal de autobuses no posee la famosa Cromointerferencia de Cruz Diez que ha servido de fondo a tantas fotos del adiós definitivo. Recuerdo el día que un empleado del aeropuerto, acostumbrado a ver tantas familias despidiéndose en la entrada a inmigración, me aseguró que ese era el sitio del país donde se derramaban más lágrimas por metro cuadrado. Me impresionó la imagen. Ahora esa imagen se replica en los distintos terminales de autobuses del país. Ya todas las clases sociales del país piensan en cómo huir del hambre, la hiperinflación, la inseguridad y el autoritarismo.

​​Paul, un amigo, joven y talentoso actor de teatro, me acaba de contar su periplo para llegar a Chile. Su primer obstáculo fue entender que no tenía el dinero para costear el pasaje en avión. De paso, ya no hay aerolíneas que viajen directo hacia la patria de Neruda. Las aerolíneas también han huido, lo sabemos. Paul necesitaba al menos $600 para pagar un boleto con escala en otro país. El dilema era obvio: ¿cuánto tiempo se requiere para ahorrar esa cifra si te pagan en bolívares pulverizados y el dólar es un cohete sin freno? Paul, entonces, supo que su única opción era irse por tierra. En su autobús iban 120 personas. 120 personas que no soportan otro día más bajo la pesadilla del régimen de Nicolás Maduro. 120 personas que le temen más al ominoso presente que al futuro incierto. 120 personas que decidieron abandonar su país para ir en busca de un poco de dignidad para sus vidas. Algunos tuvieron que vender sus carros o gastar sus liquidaciones y ahorros para poder comprar el pasaje. Padres que dejaron atrás a los hijos con sus abuelos mientras intentan conseguir un trabajo que les permita llevárselos luego con un asidero seguro. Uno de ellos había dejado atrás a su esposa y sus dos hijas. Todo muy atizado de dolor. Muy cuesta arriba. Era un autobús con 120 personas arrasadas por la tristeza y la incertidumbre, huyendo -quién sabe si para siempre- de su propia casa.

(Omito el penoso viaje de Paul para no cansar)

Así como Paul, con sus 24 años, cientos de personas abandonan Venezuela diariamente. Van hacia la incertidumbre. Se sienten expulsados por una revolución que, en nombre de los humildes, arruinó el proyecto de vida de toda una generación de jóvenes, destrozó la carrera, obra y legado de generaciones precedentes, ha hecho más miserable la vida de los oprimidos y arrojó a la basura el esplendor de una tierra de gracia llamada Venezuela.

Detener la tragedia en proceso es imperativo. Quiero seguir pensando que estamos a tiempo. Que es una responsabilidad histórica. Que nuestra última opción no puede ser convertirnos en fugitivos errantes de nuestro sueño original.
No Angel te equivocas, eso lo hizo Irak, esa fue la disculpa para invadir esa bella ciudad, y a consecuencia, tenemos encima el terror Yihadista.
Creo que fue la URSS. De todas formas si estoy equivocado que alguien me lo aclare.
OLIMPIO. Es verdad. Fíjate que fue caudillo de España que hasta en las monedas de aquel tiempo decían: Francisco Franco por la gracia de Dios. No creo que Dios le diera dádivas y menos la gracia santoral.

Un saludo.
También dudo lo que dices de Dios. Los dictadores como él no necesitaban que nadie le diera, lo cogía. También lo llevaban bajo Palio, lugar reservado a El Santísimo, rayes, Papas y obispos. Buenos católicos aquellos
CIUDADANA. No creo que tengan suficiente armas para una guerra. Más vale que no lo comprobemos. A veces pienso que los misiles que nos enseñan por la tele son falsos (cartón piedra) así lo hizo la URSS.

Un saludo.
No Angel te equivocas, eso lo hizo Irak, esa fue la disculpa para invadir esa bella ciudad, y a consecuencia, tenemos encima el terror Yihadista.
¿Eso es debatir o sencillamente ofender? " muy coherente"
FRANMA. En tiempos de la dictadura no podías decir que eras ateo, pero muchísima gente no creía en Dios. Ahora bien, había que guardar silencio y asistir a los actos religiosos domingos y fiestas de guardar. Creer, creer en Dios unos pocos, pero había que pisar la iglesia, de lo contrario estabas en el ojo del huracán: informes de la iglesia. Cierto que todo ha cambiado a mejor y cierto que muchos padres quieren la asignatura de Religión hasta que sus hijos hacen la primera comunión, después no quieren ... (ver texto completo)
Pues lo cuentas muy bien, como si lo hubieses vivido.
Te falta alguno más Angel. Un dictador se decía "caudillo de por la gracia de Dios"
OLIMPIO. Es verdad. Fíjate que fue caudillo de España que hasta en las monedas de aquel tiempo decían: Francisco Franco por la gracia de Dios. No creo que Dios le diera dádivas y menos la gracia santoral.

Un saludo.
CIUDADANA. ´+`´+ ¡.ñ´`++´+`´``ñ.,´+` ¡'0.´`l NO ENTIENDO NADA. ¿Estás usted de guasa? Si así fuera vale más tirarse aun pozo... de medio metro de profundidad.
... José, José y María. A mí me tiene sin cuidado su guasa. Me divierte, no me ofende. Pero claro, si su mente no da más de sí, llegamos rápido al final de la calle. ¡Oigaaaa! Lo de la mente NO privilegiada es santo de su devoción. Usted misma lo ha dicho, hay una receta para ilustrar la mente.
¡AHHH! Así que usted no tiene una mente privilegiada... menos mal. Como usted no da puntada sin hilo, creo ver en su mensaje una alta gama de GUASA. Ya ve, mi mente privilegiada llega a comprender su corta frase, pero encierra cierta sabiduría. debería de llamar a su amiga, la maestra, para que vea EL ALTO NIVEL DE SU DEBATE.
CIUDADANA. No creo que tengan suficiente armas para una guerra. Más vale que no lo comprobemos. A veces pienso que los misiles que nos enseñan por la tele son falsos (cartón piedra) así lo hizo la URSS.

Un saludo.
Hola Agustin, buenas tardes. No sé si has leído todos los mensajes de la Srta. Cassandra, te los voy a poner aquí, por si acaso te falta alguno. Vaya por delante que para mi, los mensajes de odio, vengan de parte de quien vengan, me dan mucha pena. Me da igual la ideología política que sea. Los mensajes de odio, no se deberían permitir, porque crean más odio aún.
FRASES DE LA SRTA. CASSANDRA

Que mal hizo ETA dejando tanto hijo de puta suelto.
Kissinger le regalo a Carrero Blanco un trozo ... (ver texto completo)
Uis yo hace solo unos días me pare detenidamente y puse un par de comentarios, automáticamente me bloqueo, me encendí y más viendo que la están donando dinero porque la quitaron una beca.

La Srta. Cassandra se define como: Radical Feminista, y y como Chica Transgénero. Ja y una cara de importarle 3 pepinos todo. Hasta con los niños se mete. Una desgraciada de las malas.
¿Pero no es la misma con distinto collar?

O sea (Angelito como yo le llamo a mi hijito)
LIBERAL. No tengo ni idea. ¿Clara es Ciudadana?
Entre las mismas del mismo patrón, ¿qué van a decirse? Nunca se llevarán la contraria, pese a que fallan mucho.
¿Pero no es la misma con distinto collar?

O sea (Angelito como yo le llamo a mi hijito)
Entre las mismas del mismo patrón, ¿qué van a decirse? Nunca se llevarán la contraria, pese a que fallan mucho.