Foro Común


Mensajes de Pensiones, jubilación enviados por G X Cantalapiedra hkboc:

NO TE PARES JUBILADO
No te calles sin motivo
cuando la razón te anulen,
ni abraces el adjetivo
de los que a veces te aburren.

No te pares jubilado
en tus malas condiciones,
ni te sientas olvidado
al marcarte soluciones.

Las pensiones son caducas
entre normas tenebrosas,
dicen que solas se trucan
con sus restas horrorosas.

Jubilado de paciencia
con sus brisas de esperanza,
nadie te dará clemencia
ni te brindara alabanza.

Jubilados del pasado
con la cruz del penitente,
quisieran verte acabado
o sentirte cómo ausente.

No pares en tus protestas
sí la razón te acompaña,
nos dicen que existen cuestas
en cualquier parte de España.

Nunca vivas en silencio,
ni dejes marcarte el paso,
que nadie te llame necio,
ni te lleven al fracaso.

No te pares jubilado
cuando abusen de tu vida,
puedes verte despreciado
con la conciencia perdida.

No llores sí ves desprecio
ni te sientas marginado,
tu dignidad es el precio
de tu sentimiento honrado.
G X Cantalapiedra.
AQUEL MADRID DEL AÑO 2015, EN LAS NAVIDADES
En aquellas navidades, aquel hombre, se sentía triste y olvidado, su situación era desesperada, económicamente y sin el cariño de su familia, sus hijos entre ellos dos varones y otras dos mujeres, se habían hecho al ruido de dejar a su padre, en la soledad más terrible, el pobre anciano, sin muchos recursos de salud, y sin apenas dinero, no podía mantenerse en pie, algún vecino le traía víveres del mercado, y el dinero que cobraba de su jubilación, desde el banco de su barrio, para poder sufragar los gastos de mantención, además de los de luz y gas, y los recibos mensuales de la comunidad de su vivienda. Todo parecía normal, sí el hombre se hubiera podido valer por el mismo, pero se ve que la artrosis reumática que sufría, le dejaba muchos días en cama, sin apenas poder poner el pie en el suelo. Las navidades le parecían un tormento, ya que ningún hijo era capaz de llevarle a su casa a pasar dichas fiestas. Aquel hombre pensó en suicidarse, en algún momento, ya que ni los nietos se pasaban por su casa. Apenas podía dar crédito a su actual situación, de desamparo. Los cuatro hijos ni se molestaban en llamarle por teléfono, ya que tuvo que darse de baja por impago, al no alcanzarle la pensión de jubilado. En sus ojos brillaban las lagrimas de abandono, la soledad tan amarga, después de a ver sido un padre ejemplar, trabajador y amante de su familia, y ser un hombre sacrificado en no tener ni vacaciones, para que sus cuatro hijos pudieran tener estudios, que algunos aprovecharon para escalar posiciones en la sociedad. Sus pensamientos se quedaban marginados, las lagrimas le dañaban las corneas de sus ojos, y los cuatro hijos que apenas se comunicaban entre ellos, y sí alguna vez lo hacían era para llamarse de todo menos queridos hermanos, jamás pisaban en la casa que siempre fue de sus padres. La madre había fallecido el año de 2001, y ya entonces, algún hijo pensó, meterle al padre en la residencia más barata de Madrid, aunque fuera una cárcel, para que no estuviera solo, y no les diera problemas de conciencia, apartándole de sus amistades y vecinos, contra su voluntad, a lo que aquel hombre padre de cuatro hijos no acepto nunca. Sin embargo algún hijo, trato de pedir la herencia de su madre, a lo que ni los cuatro hermanos se pusieron de acuerdo, incluso un yerno protesto, llamándoles a los cuñados “tiranos y malos hijos”, cosa que ignoraron callando como sí no lo hubieran oído, y el padre ni se llego a enterar de tales intenciones. Hasta que al llegar el mes de diciembre, de 2015. Un vecino llamo al ayuntamiento por teléfono, y una asistenta social, paso por el domicilio mientras los vecinos llenos de rabia, lo comentaron, lo que aquel pobre anciano, estaba pasando, La asistenta social se puso en comunicación, con algún hijo, sin poder entender, como existen seres humanos, que ni la voz de la sangre les pone en guardia, pasando de la atención de las llamadas todos ellos. Aquel hombre pedía morirse sin más, todo le parecía una condena que no merecía, el hombre fue llevado a un hospital de la seguridad social, donde en aquellos días de Navidad fallecía, sin nadie alrededor, con la sola compañía de las enfermeras que dignamente le acompañaron en sus últimas horas, sin poder entender, como los cuatro hijos se habían vuelto inhumanos y egoístas, sin importarles el ejemplo que estaban sembrando en su propia familia. La vida no perdona a estos seres, que su forma de vivir, es el quitarse a los padres de en medio, y poder coger todo lo que tenga valor cuanto antes. Más dice un refrán castellano. Hijo eres, Padre serás, con la vara que mides te medirán… Sí mandas a tu Padre o Madre al asilo, no le des la manta entera
quédate la otra mitad que será lo que te espera. G X Cantalapiedra. 21- 12 – 2016.
JUBILADOS CAMINO DEL DESGUACE

Las palabras son testigos de los lamentos presentes,
jubilados como amigos que no quieren ser ausentes.

Sienten los años con brisa de ver pasar su aliciente,
de vez en cuando la risa les alegra su vertiente.

Jubilados al desguace para pasarnos el rato,
la juventud se renace con cariño y el buen trato.

Las opiniones castigan aunque a veces buscan blancos,
parece que se prodigan cuando se piensa en los bancos.

Jubilados solidarios que van contando los meses,
dicen que existen calvarios en sus bajos intereses.

Entre frases lapidarias se notan los malos vientos,
con rimas estrafalarias comentan sus sufrimientos.

El desguace les invita a sentirse más presentes,
hay política que irrita y piensan en los ausentes.

Los juegos siguen su curso como tiempo llevadero,
a veces son el recurso de no gastarse dinero.

Los celos brotan con fuerza en algunos jubilados,
donde su mente se esfuerza por ser los niños amados.

Todo camino es precioso cuando se vive esperanza,
el jubilado orgulloso tiene cariño y templanza.

Jubilados al desguace que hoy es tiempo de libranza,
que la esperanza renace con dinero y alabanza.
G X Cantalapiedra.
Ahora que llega la Navidad, se va dando cuenta uno, de la cantidad de mentiras y engaños que tiene nuestra sociedad de consumo. Madrid se viste de luces su zona céntrica, incluido el Barrio de Salamanca. Mientras tanto, los pisos se siguen despropiando a las clases más desfavorecidas. Las calles del centro se llenan de gente, unos para deleitar compras y comidas, y otros para ver como transcurre este final del año, 2013. Los atascos se multiplican, mientras los autobuses circulan a tope de personas. Madrid es hoy por hoy el reflejo de nuestra sociedad. Que siente bajo sus pies el drama del paro. La falta de interés de arreglar la educación, No digamos de la Sanidad Publica, que hasta hace dos días funcionaba bastante bien. Hoy todo lo que el gobierno privatiza, nos resulta mucho más caro y peor. Eso si arreglando la economía a sus amigos del entorno, a cuenta del sufrido ciudadano, como es actualmente la electricidad. Donde los políticos se enchufan en los altos cargos de las compañías.
Todo esto y mucho más lo sabemos la mayoría de la población, pero nos sentimos desbordados, por tantos chupópteros dentro del sistema. Hasta los jubilados se ven cada día peor, y eso se nota cuando se habla con ellos de la economía familiar. No se que solución tiene este mal momento, pero con los corruptos mejor no fiarse de ellos.
SOLEDAD EN EL COLESTEROL

En esas tardes tranquilas
donde se vive sin prisa,
en el ambiente perfilas
cierta soledad sin risa.

Y paseando entre la gente
con sus tertulias humanas,
vas revisando el ambiente
de las soledades vanas.

El colesterol inquieto
con sus muchos paseantes,
nadie nunca puso veto
a los gestos arrogantes.

El viento mueve las hojas
de los árboles linderos,
y personas que están flojas
buscan amigos sinceros.

Estas tristes soledades
que sueñan tener destinos,
son lamentos de verdades
y cruces de desatinos.

Soledades en sus bancos
sin hablar en su camino,
no importa negros o blancos
cada cual vive su sino.

Soledades que parecen
ser un amargo destino,
soledades que se crecen
y no son un don divino.

Madrid tiene soledades,
no hay que ser un adivino,
se temen las falsedades
de cualquier raro vecino.

Mirando las soledades
el viento corre más fino,
existen ciertas edades
donde se pierde hasta el tino.
G X Cantalapiedra.
Cada día siento mucho más cerca, lo que alguien me explico cuando todavía era joven, y que ahora lo voy recordando todos los días, me decía,” A viejo llegaras y de allí no pasaras”, pero estoy viendo, que no solo no pasaremos, si no que nos quieren recortar el camino, La vida cada día es mucho más difícil, para el jubilado, Nos quieren recortar las pensiones, y los medicamentos nos obligan a que usemos los genéricos, que casi siempre son levadura, para que sus efectos nos anulen la curación de nuestra posibles enfermedades.
Somos útiles solo cuando existe campaña electoral, entonces si recurren a nosotros, para lavarnos el cerebro con sus promesas que nunca cumplirán.
Notó el cabreo diario cuando visito centros de la llamada tercera edad, todos o casi todos pensamos lo mismo, tenemos la oportunidad de echar a los mentirosos que no cumplen sus promesas, y decirles que el camino de gobernar un país, no es el de robar y el dejar tirados y abandonados a sus mayores, que con sus impuestos hicieron crecer a España, y algunos corruptos hacerse ricos…
El apellido CANTALAPIEDRA, ¿Tiene qué ver con alguna agencia? Conocí en León una agencia que se llamaba así. Gracias.

Un saludo.
Nada que ver con ninguna agencia, es un apellido castellano de los antiguos, la gestoria de León, creo que el fundador se apellida así, un saludo.
PENSIONISTAS PREFERENTES

La preferencia se nota
sobre los tristes destinos,
algo en el ambiente flota
aunque quieren hilar fino.

Quieren tocar las pensiones
de los pobres jubilados,
y dan tan sucias razones
que nos dejan machacados.

Los dineros que cobramos
quieren restar sin complejos,
yo no se por donde vamos
pero sufrimos los viejos.

Palabras llenas de astucias
de los falsos limosneros,
que nos hablan de primicias
y nos quitan los dineros.

Palabras de hipocresía
entre políticos necios,
que sueñan con fantasía
y a todo le ponen precios.

Este futuro revuelto
con frases de connivencia,
perece tener más cuento
que los cuentos de indulgencia.

Mentiras sobre mentiras
se escuchan por los desguaces,
vemos pensiones en tiras
que al gobierno le complacen.

Preferentes sin razones
nos sentimos vasallaje,
recibiremos pensiones
de no se que porcentaje.

Preferentes sin cartera
sin derechos al futuro,
ya no existe carretera
cualquier camino es oscuro.
G X Cantalapiedra.
LAMENTOS DE JUBILADOS

Lamentos de jubilados
que se quedan sin consuelo,
reducidos y amarrados
sin poder levantar vuelo.

Castigando sus pensiones
con promesas y con duelos,
nefastas las soluciones
que te dejan bajo el suelo.

Palabras, solo palabras,
detrás comprendo su miedo,
son feroces las amarras
de quien duda de su credo.

Lamentos de jubilados,
hoy les escuche en el centro,
sus pensamientos truncados
se los comen hacia dentro.

Comentan sus desatinos
sus votos y sus reflejos,
no se sienten adivinos
ni quieren mirar de lejos.

La vida nos va marcando
y es previsible el complejo
algunos están notando
que es malo llegar a viejo.

Lamentos sin grandes sones
y sin futuro brillante,
se comentan las traiciones
del político mangante.

Poco valen los lamentos
ante las grandes reformas,
habrá que sufrir tormentos
sin poder marcar las comas.
G X CANTALAPIEDRA
FUTURO INCIERTO

Somos la voz de la calle
de un saldo nefasto y negro,
somos el puro detalle
que ocasiona mucho riesgo.

Somos pobres jubilados
que apenas nos llega el sueldo,
que nos sentimos cansados
de ser los tontos del pueblo.

Los recortes vienen juntos,
son los fármacos primeros,
hoy nos vendrán los asuntos
de futuros agoreros.

Nos quieren cortar las alas
y tenernos prisioneros,
pueden tirarnos con balas
sus verdugos pendencieros.

Que tenemos muchos lujos
que caminamos al cielo,
que pensamos como brujos
de los que venden consuelo.

Que vamos de vacaciones
y el mar no queda muy lejos,
que vivimos sensaciones
que nos quitan los complejos.

Que vivimos de pensiones
que te las paga el gobierno,
y que no existen razones
de las que nos dijo: Tierno.

Vivir no tiene sentido
cuando el sufrir no esta lejos,
más no te des por vencido
que somos muchos los viejos.
G X CANTALAPIEDRA.