Madrid


R
@RosaliaGonzalo

Quiero dar las gracias a todos los que habéis hecho posible esta celebración del aniversario de
@metro madrid
y a quienes día a día veláis por ofrecer el mejor servicio. Hacéis que me sienta muy orgullosa de ser consejera y trabajar a vuestro lado. CentenarioMetro
EL METRO DE MADRID
Bajo el suelo madrileño
el metro va circulando,
Madrid le siente risueño
al verle siempre llegando.

Estaciones que son mitos
llenos de grandes leyendas,
gentes que sueltan sus gritos
queriendo llevar las riendas.

Han pasado muchos años
en su caminar altivo,
hoy se subieron peldaños
conociendo su motivo.

El metro sigue creciendo
con sus muchas estaciones,
Madrid lo sigue entendiendo
al comprobar soluciones.

Sin atascos ni cadenas
el metro marcha ligero,
parece que tiene venas
de ser metro aventurero.

Cruce de muchas culturas
son siempre sus estaciones,
a veces causa dulzuras
mientras despierta pasiones.

Circulando por sus vías
para transportar personas,
no existen mañanas frías
en sus más preciadas zonas.

El metro sigue avanzando
con sus nuevas estaciones,
habrá que seguir cuidando
tan perfectas sensaciones.

Un metro que va marcando
muchos pasos silenciosos,
al tiempo que va logrando
sus trayectos más gozosos.
G X Cantalapiedra.
Tal Día Como Hoy en 1919 se inauguró este transporte en Madrid revolucionando para siempre la ciudad.
Metro de Madrid, Gracias!
MADRID EL VALOR DE LOS PISOS EN LOS AÑOS DE 1964
En aquellos años, ahora hace cincuenta y cuatro años, Madrid ciudad, tenía falta de viviendas, y los muchos barrios de chabolas, se extendían por muchos lugares de sus alrededores, aunque hubo barrios de chabolas, como El Arroyo Abroñigal, donde las viviendas llegaron hasta el mismo Puente de Ventas. Que incluso con tablones de propaganda, impedían verlas desde la calle de Alcalá. Otros barrios un poco más alejados, siguieron durante muchos años, siendo cobijo de personas que no tenían más remedio que aceptar su situación de humildad. Hubo un lugar llamado, El Cerro del Tío Pio, que con una buena visibilidad de Madrid, fue reformado y acabaron con las viviendas que existían bajo tierra, Hoy solo son recuerdos de aquellos años, donde muchas personas trabajadoras, tuvieron que vivir en la casi indigencia, con chabolas que podían ser culpables de muchas enfermedades, ya que no tenían la salubridad necesaria mínima. El valor de cualquier piso por muy pequeño que fuera, dentro de Madrid ciudad, no bajaba de 200,000, pesetas, y en la zona Oeste, como Vicalvaro, era de unas 150,000, pesetas, Hubo barrios como Vallecas, Carabanchel y Orcasitas, donde hubo alguna posibilidad de lograr, alguna compra por quizá menos dinero, pero el Centro de la capital, y la zona Norte, era imposible lograr alguna rebaja de esos precios. Un piso en el Barrio de Salamanca, podía llegar al millón de pesetas, que en algunos casos pasaba de ese precio, y los chalet, de la Zona del Bosque, al lado de la Calle de Arturo Soria, entonces en construcción, era de un millón de pesetas. El sueldo medio de cualquier trabajador, sin destajos, andaba por las tres mil pesetas mes. Aunque en aquellos años, el sueldo base andaba por unas 2000, pesetas mes. Era muy difícil contar con dinero en efectivo, para poder liberarse de una posible renta, o de vivir dos o tres familias en un solo piso con derecho a cocina. Hubo muchos momentos, donde las personas responsables, trabajaban día y noche, para poder ahorrar y tener su propia vivienda, como fue mi caso. Madrid te daba entonces oportunidades, de poder elegir el trabajo, si estabas preparado para ello. Fueron años muy duros, las vacaciones eran cortas y casi siempre a los lugares donde se quedó la familia, que solía ser la que recibía a sus familiares con agrado. Hoy Madrid sigue siendo una ciudad cara, para la vivienda, la Zona Norte de la Ciudad, tiene quizá los precios más altos, y las poblaciones de alrededor, se han convertido en sucursales de Madrid, donde los precios se han disparado, aunque sigue siendo, la zona Oeste, Sur y Carabanchel, los lugares con los precios más económicos. El Centro de Madrid, el más visitado por todos los turistas e incluso habitantes de Madrid, no es el lugar adecuado para subir precios en vivienda, ya que sus servicios están antiguos, como luz, Gas, Electricidad. Y Alcantarillado, son verdaderas reliquias en algunos casos, Ahora mismo el Centro de Madrid, rebosa de obras para poder aguantar el tráfico de personas y automóviles, y sobre todo el de autobuses. Las zonas de viviendas de recreo o lujo, están en los barrios señoriales de, La Moraleja, Encinar de Los Reyes, Somosaguas, Conde de Orgaz. Mirasierra, Puerta de Hierro, Humera, y la zona de Aravaca y El Plantío. Fuera de la Ciudad de Madrid, existen barrios lujosos, donde los millones de euros, se pagan por dichas viviendas o chalet. Mientras en la Zona Sur, Madrid y su Ensanche remonta precios de antiguamente, donde hoy día solo son nostalgias de aquellos años donde las viviendas, eran una opción, para la mayoría de familias inmigrantes, que soñaban con ser propietarios.
G X Cantalapiedra.
Ayuntamiento Madrid

Instalamos la señalización vertical que limitará el acceso a Madrid/Central.
MADRID Y SUS ALEDAÑOS
Aledaños madrileños
que dieron nombres a calles,
hoy que pasaron los años
se conocen sus detalles.

Canillas con Hortaleza,
Canillejas y Barajas,
fueron dando fortaleza
a barrios que son alhajas.

Fuencarral con Aravaca
El Pardo con Villaverde,
Vallecas fue pura traca
y Carabanchel no pierde.

Vicalvaro de cuarteles
que son universidades,
Madrid tiene sus laureles
sin cometer falsedades.

Humera sigue su marcha
como barrio madrileño,
en Somosaguas se engancha
sin hablar de ningún dueño.

Madrid se siente dichoso
de ser la ciudad amada,
sin querer ser vanidoso
quiere ser villa encantada.

Pueblos que fueron creciendo
sin poner jamás barreras,
sus barrios siguen sintiendo
ser perfectas sus maneras.

Campos que fueron sembrados
de viviendas distinguidas,
sus recuerdos son guardados
entre miradas erguidas.

Este Madrid sin fronteras
vive pensando en mañana,
sin querer tener quimeras
buscando la vida sana.
G X Cantalapiedra.
MADRID Y SUS CARRETERAS
Ya vienen las carreteras
buscando los vientos sanos,
los coches sueñan carreras
en las cumbres y los llanos.

Madrid se llena de coches
que a veces ven el calvario,
algunos les ponen broches
al ver menguar su salario.

Las gasolinas subiendo,
los sueldos bien ajustados,
hay dudas que van creyendo
a los pobres jubilados.

El gasoil ve su castigo
sin entender ser juzgado,
hoy se le llama el amigo
del aire contaminado.

Gasóleo que va subiendo
como un loco despistado,
en su caminar sufriendo
le marcan rumbo cercado.

Carreteras circulando
con vientos hoy descarados,
a su paso van logrando
dejar los aires limpiados.

Madrid de colas inmensas
que viven formando atascos,
si son las horas más tensas
los coches suelen dar chascos.

Carreteras que perfilan
los atascos endiablados,
al ver los coches en filas
que parecen condenados.

Madrid busca soluciones
más son pasos silenciados,
hay tramos que dan razones
a dejar coches cerrados.
G X Cantalapiedra.
Secretos/de/Madrid.

¡Buenos días! Hoy empezamos con un recuerdo que parece más lejano de lo que realmente es, el 'scalextric' de Atocha que estuvo presente desde 1968 a 1985. ¿Lo usaste?

Lo use muchas veces para ir a Vallecas.
CASTOR. Sí, lo usé. Tenía un coche de segunda mano, un Daufhine.
El Rey preside el Día de las Fuerzas Armadas en Madrid Dia de la Hispanidad.
Imagen de las fuerzas armadas hoy dia de la HISPANIDAD en Madrid
Espacio Madrid

Plan Gratis:
Mañana viernes 12 de octubre entra gratis a los Museos de Madrid con motivo de la Fiesta Nacional.
EN LAS SOMBRAS DE LA NOCHE
Aquella noche del mes de octubre, de 1979, sobre las dos de la madrugada, aquel hombre se disponía a poder aparcar su automóvil, en una calle de Madrid, llamada la Avenida de Guadalajara. Por cierto un lugar donde mucha gente joven, caminó hacia la muerte, de la mano de la maldita droga. En aquel momento, un par de coches de la Policía Nacional, estaban tratando de amedrentar, a ciertos consumidores de la droga, que en aquellos momentos eran muchos los jóvenes enganchados, y que su final fue el cementerio. Aquella noche, aquel hombre que venía de trabajar, al intentar aparcar su coche, sin darle tiempo a nada, viendo la puerta delantera del coche abierta de par en par, y tres cuchillos que le apuntaban al cuello, tuvo que salir de su automóvil sin darle tiempo a pensar en nada. Aquellos tres jóvenes drogatas, salieron con el automóvil a toda velocidad, sin darle tiempo al dueño del coche, de poderse defender, cuando aquel hombre aviso a los coches de la Policía, los tres jóvenes, estaban en Canillejas, camino de la autopista de Barajas, con la mercancía de su posible poder eliminar su abstinencia o mono. El automóvil apareció a la semana siguiente, pero reventada la culata del motor, y con los asientos rasgados Además de haberle robado su radiocasete, Eran las malditas modas del hacer daño por hacer daño, cuando fue avisado aquel hombre por la Policía, para que recogiera su coche, solo pudo avisar al seguro de su total destrucción, sin poder recuperar el valor real de su vehículo, el hombre se lamentaba de aquel estado de cosas raras, que ni las leyes ni las autoridades trataron de impedir. Tan solo los vecinos de los puntos de venta de dicha droga, conocieron y sufrieron muchos actos de este tipo, Madrid era un circulo alrededor de la Puerta del Sol, con una distancia aproximada de diez kilómetros, donde la muerte caminaba en la droga adulterada, que cada día se cobraba su lista de jóvenes decididos, a probar de todo, para llegar a su paraíso artificial, que en su mayoría fueron víctimas, de la poca información de entonces, en todos los barrios de Madrid, cayeron los jóvenes más decididos, los llamados más valientes, y su final fue terrorífico. Algunos dejaron a los padres medio en la ruina, otras veces buscando caminos de delinquir, para poder pagarse dicha mercancía, siendo siempre esclavos del maldito vicio, que en muy pocos casos llegaron a salir de el sin tener que arrastrar enfermedades, como el SIDA, o Hepatitis, que aunque algunos fueron capaces de dejar ese mundo, terminaron falleciendo a causa de los males de atrás. Hoy que han pasado bastantes años, se vienen a la memoria nombres y películas, que quizá hicieron héroes de barro a muchos de aquellos sufridores de entonces, Esperemos que la juventud actual, conozca, la verdadera historia y sus dramas, para que no se deje engañar, por esas voces de los paraísos artificiales, que tan solo ofrecen lamentos, llantos, desesperación, y culpar a la sociedad de tales males. Presiento que las nuevas generaciones, mucho más documentadas, no se dejaran liar en tan penosos destinos. Fueron demasiados los jóvenes fallecidos, que arrastraron sus males durante años, para tener que marcharse de este mundo, sin saber lo que es gozar de la vida en plenitud, ni tener que sufrir vicios tenebrosos. Descansen en Paz aquella generación, que les falto información.
G X Cantalapiedra.
Secretos/de/Madrid.

¡Buenos días! Hoy empezamos con un recuerdo que parece más lejano de lo que realmente es, el 'scalextric' de Atocha que estuvo presente desde 1968 a 1985. ¿Lo usaste?

Lo use muchas veces para ir a Vallecas.
AQUEL JOVEN MATRIMONIO NUNCA PENSÓ EN SU DESTINO.
Aquel año de 1964, un joven matrimonio, al faltar el trabajo en su tierra castellana, decidió venirse a la ciudad de Madrid, donde sin tardar mucho, el marido comenzó a trabajar en una central lechera, existente en la calle, Vizconde de Matamala, cerca de la Plaza de Manuel Becerra. La esposa joven y bastante bien parecida, se inició a ser dependienta, en un comercio del barrio de Salamanca. Pronto se alquilaron un piso pequeño y oscuro, en el Barrio de La Guindalera, lugar cercano a sus dos trabajos. Y en esa casa empezaron a sentir cosas extrañas, algunos días cuando era la hora de comer, se encontraban todas las ventanas cerradas a cal y canto, habiéndolas dejado algunas un poco abiertas, sobre todo las que daban al patio interior. Algunas noches las sabanas se salían de la cama, sin haber ninguno de los dos jóvenes intentar tirarlas, poco a poco cada día notaban, que aquel piso tenía cosas raras, los vecinos de aquel portal, apenas los veían, y la soledad y el silencio, hacían de algunos ruidos pasos tenebrosos. Una madrugada al levantarse el marido, para irse a trabajar, noto como la luz de la cocina se encendía y apagaba, sin temblarle el pulso, se fue hasta la cocina con un bastón que existía en dicha casa alquilada, al llegar allí no pudo ver nada raro, pero si como la puerta de su dormitorio, se cerraba con fuerza, volviendo con prisa hasta donde dormía su esposa, a la que despertó sin apenas hablarla, ella noto algo raro, y le comento a su joven marido, esta casa esta endemoniada, y tenemos que preguntar a quién sea por su historia pasada. Aquella mañana el miedo se dejaba notar en aquel domicilio, donde los dos jóvenes empezaban a vivir su vida de casados. No pasaron muchos días sin tener alguna sorpresa, de pronto la luz del comedor, incluso saltaban los plomos del contador de la luz, cada noche antes de acostarse miraban en almarios y debajo de las dos camas existentes en dicha vivienda, nunca veían nada, pero se notaba como si alguien estuviera controlándoles, o por el contrario, sentían como si estuvieran acompañados de otros seres humanos. Pasados como unos quince días, la pareja salió de paseo a tomarse un café por el barrio, y en una cafetería de la Calle de Cartagena, pudieron oír comentar. “Tuve que dejar un piso hace un año aproximadamente, al estar viviendo conmigo otras personas a las que yo nunca vi personalmente, pero que me marcaban la vida, y una noche que llegue bastante borracho, me seguían por toda la casa, llamándome de todo menos bonito”. Aquel comentario de una persona a su lado, les dio por pensar, posiblemente fuera su casa, ellos querían adivinarlo, y aquella noche, llamaron al vecino de encima de ellos, y sin mucho preguntarle supieron de sus razones, se dieron cuenta que en aquel piso, pasaron cosas raras, quizá suicidios, o incluso cosas peores, los vecinos apenas les explicaron nada de lo que allí ocurría, aunque su decisión de abandonar dicha vivienda, parecía determinante, pasados unos días, de nuevo el miedo se a dueño de la pareja, viendo como la cisterna del wáter sin estar ellos en aquel lugar, estaba echando agua sin dejar de parar. Decididos a marcharse de aquel piso tétrico, un vecino les alerto, en ese piso ha pasado de todo, suicidio y asesinato, además denuncias de malos tratos, es un piso donde la gente que le ocupa, no pasa del medio año, todos se marchan con muchos problemas de convivencia, además algunos acaban de los nervios, intentando hacer cualquier cosa inhumana. Márchense de aquí cuanto antes, les comentaba otra vecina ya mayor, y con algún tiempo viviendo en ese portal. No fue tan fácil la marcha, el casero no les devolvió ningún dinero de la reserva, y las anomalías diarias no fallaban, pero el matrimonio ya decidido, no le importaba el perder el depósito de renta, y así comenzar una nueva vida, lejos de aquellas anormalidades, donde los espíritus, parecían estar rompiendo sus tiempos jóvenes de enamorados. Un domingo por la mañana temprano, salieron de aquel piso que solo les daba penumbra, camino del Barrio de la Estrella, donde pudieron vivir mucho más tranquilos. G X Cantalapiedra.