Madrid


Paco dices que la aguja parecía la pica del picador si no recuerdo mal y creo que no los practicantes
que ivan por las casas pinchando solo hervían las agujas y era la misma para todo cuando tenían mucho uso
la punta se estropeaba y cuando te pinchaban era una banderilla y que no tuvieras la mala suerte de que se infectara
entonces venian las madres mias.
Lo del pan nosotros le deciamos que nos hiciera un barco que es lo que dices de sacar la moya para despues taparlo
una vez relleno.
Que ... (ver texto completo)
Hola Manuel, buenas tardes. Es totalmente cierto lo que dices de la aguja, siempre era la misma, la hervía un poco y ya entraba a matar. El practicante de mi pueblo, en aquellos años, era un poco bruto. Según comentarios en el pueblo, también era sacamuelas. Y siguindo con los comentarios, creo que no te ponía mucha anestesía, y que cuando se le complicaba un poco, te ponía la rodilla en el pecho, para hacer palanca y poder hacer más fuerza. No sé se eso era verdad, o era alguna leyenda urbana. Fama desde luego tenía de no ser muy delicado. Te hablo que cerca de los años 50, este Sr. tendía ya cerca de los 60 años.
También es cierto, lo del barco con el pan. Parece que somos de la misma tierra, y por lo que deduzco, estamos bastante alejados. Pero esa distancia, solamente es física, mentalmente estamos bastante más cerca.
Un abrazo, y yo te deseo a Ti lo mismo, que disfrutes de esa buena temperatura y siempre con la ayuda y gracia de Dios.
Paco.
Claro que es mejor no tocarlas porque son las autenticas verdades y duelen mas que las falsas no son tan bonitas
Porque no hay que compararlo acaso no son las mismas vivencias acaso no eramos criaturas como los de ahora
No lo creo han cambiado los cortijos y los dueños, pero en fin si usted tiene esa visión o experiencia yo no lo comentare
manuel
No le he dicho que no sea verdad.

Cuáles sol las falsas?

No entiendo dónde quiere ir o quedarse.
Paco te contaré otra cosa que seguro que sabes sobre la penicilina era un medicamento tan nuevo
que no se conocía las contra indicaciones despues se dieron cuenta de que eran alergicos al medicamento
muchas personas al contacto resultaban muy mal eridas.
manuel
Hola Manuel, buenas noches. Te sigo diciendo lo mismo, que es un verdadero placer hablar contigo. Porque sólo hablas de verdades, que viviste Tú, yo, y muchas personas más. Es verdad lo de las algarrobas, como nos buscabamos los trucos, para darle en el morro al burro, para que dejase de comer, y quitarle un par de puñados.
Claro que me acuerdo perfectamente de los frascos de cristal con el tapón de goma. A mi también me pusieron algunos de pequeño. Los míos eran de Penicilina.
Te voy a contar ... (ver texto completo)
Paco dices que la aguja parecía la pica del picador si no recuerdo mal y creo que no los practicantes
que ivan por las casas pinchando solo hervían las agujas y era la misma para todo cuando tenían mucho uso
la punta se estropeaba y cuando te pinchaban era una banderilla y que no tuvieras la mala suerte de que se infectara
entonces venian las madres mias.
Lo del pan nosotros le deciamos que nos hiciera un barco que es lo que dices de sacar la moya para despues taparlo
una vez relleno.
Que pases un buen domingo en gracia de Dios.
manuel
Manuel. Hay cosas que si no se han vivido o visto in situ a veces es mejor no tocarlas.

En su comentario anterior usted hace un relato de lo que vivió que fue así.

Compararlo con 70 años después dirigiendolo hacia quienes emigran de sus países buscando otra vida a la que tienen, jugándose la vida, como que no.
De España salieron barcos con niños y mayores, claro que no cabían todos.

También le comentaba que aquellos dueños de cortijos que usted conoció, son los mismos que hoy quieren volver ... (ver texto completo)
Claro que es mejor no tocarlas porque son las autenticas verdades y duelen mas que las falsas no son tan bonitas
Porque no hay que compararlo acaso no son las mismas vivencias acaso no eramos criaturas como los de ahora
No lo creo han cambiado los cortijos y los dueños, pero en fin si usted tiene esa visión o experiencia yo no lo comentare
manuel
Olimpio indudablemente como iba a ser yo solo yo no estaba solo en el mundo eramos la gran mayoría
o todo el mundo lo pasamos mal hasta que se fue reconstruyendo la situación seria un necio pensar
nada mas que en mi, pero lo digo en mi articulo para no poner a nadie de ejemplo cuento lo mio haciendolo
extensible para el resto de los demas.
Mi analisis es para aclarar tanto lastimeo con los demas de Africa como si no conocieramos las mismas cosas
ese es mi articulo porque parece que solo estan ... (ver texto completo)
Manuel. Hay cosas que si no se han vivido o visto in situ a veces es mejor no tocarlas.

En su comentario anterior usted hace un relato de lo que vivió que fue así.

Compararlo con 70 años después dirigiendolo hacia quienes emigran de sus países buscando otra vida a la que tienen, jugándose la vida, como que no.
De España salieron barcos con niños y mayores, claro que no cabían todos.

También le comentaba que aquellos dueños de cortijos que usted conoció, son los mismos que hoy quieren volver a otros cortijos para seguir
Paco leido tu contestación te doy las gracias muy afectuosas, tu le quitabas las algarrobas al burro
de tu tio, aqui en mi pueblo estaban las paradas de coches de caballos muchos niños les quitaban las
algarrobas del morral que tenia el caballo comiendo y muchos recibian algun latigazo del cochero cuando lo veia
Totalmente de acuerdo en los años 50 cuando aparecio la penicilina se mitigo mucho las enfermedades recuerdo
que los primeros botes se compraban en el estraperlo, hasta que entro en ... (ver texto completo)
Hola Manuel, buenas noches. Te sigo diciendo lo mismo, que es un verdadero placer hablar contigo. Porque sólo hablas de verdades, que viviste Tú, yo, y muchas personas más. Es verdad lo de las algarrobas, como nos buscabamos los trucos, para darle en el morro al burro, para que dejase de comer, y quitarle un par de puñados.
Claro que me acuerdo perfectamente de los frascos de cristal con el tapón de goma. A mi también me pusieron algunos de pequeño. Los míos eran de Penicilina.
Te voy a contar una anecdota. Recuero que una vez, nos estaban inyectando penicilina a mi hermano y a mi. Y el practicante era un poco bruto, parecía que te ponía una pica como los picadores a los toros.
Un día, llegó el practicante a casa a pincharnos, y de pronto, mi hermano, tres años m´s jóven que yo, salió corriendo para queno le pincharán. Yosalí detrás de Él para pillarle, pero en vez de pillarle, le decía ocrre más, que hoy nos libramos del pinchazo. Y así fue, el practicante cansado, se fue y ese día nos libramos. Al siguiente, ya nos cerró mi madre la puerta, y fuimos banderilleados.
El mi pueblo, Manuel hacían unos panes con mucha miga, y lo que hacíamos, le recortabamos toda la miga con la navaja, haciamos un buen agujero y lo llenabamos de aceite y azucar. ¡Que manjar!
El pan con chocolate, era para los sábados y los domingos. Es verdad, estaba más duro que una piedra. Porque entonces teníamos buenos dientes, ahora, no nos quedaría ni uno.
Yo también pienso como Tú, que es bonito recordar otros tiempos vividos. No tienen nada de malo. Que pasamos ciertas necesidades, pues claro. Y hoy en el sigloXXI, en España, hay ciudadanos que para comer tienen que buscar en los contenedores de las puertas de los supermercados. O de esto no sabemos nada.
Pues mira Manuel, a la persona que no le guste hablar de su pasado, pues que no lo haga. Y punto pelota.
Ahora hay personas que viven muy bien, y hay personas que están viviendo con pensiones vergonzosas de 600 euros.
Mi hermano, del que te hablaba antes, ha trabajado de mecánico desde los 14 años, hasta que se jubilo. 50 años cotizando, y le han quedado 802.- euros. Mientras hay personas que han cotizado poco y na, y están cobrando de jubilación hasta 1.400.- euros.
¿Qué nos van a contar a nosotros Manuel, que no hayamos vivido y no sepamos?
Manuel, un abrazo, y que tengas un feliz descanso.
Paco.
Perdone Manuel.
Lo que relata es lo que vivos en casi toda España los habitantes. Que no fue usted solo, o en la zona de los cortijos.

En la ciudades también ocurría. Los barrios periféricos antiguos fueron ensanchando a base de "casas" poco dignas y las personas vivieron mal muchos años sin ayudas, salvo el compañerismo, los curas rojos de los barrios..

Porque cree que el que podía se iba a traer unos duros?

Es entendible su forma de seguir viendo aquello. Ustedes lo pasaron mal y les ... (ver texto completo)
Olimpio indudablemente como iba a ser yo solo yo no estaba solo en el mundo eramos la gran mayoría
o todo el mundo lo pasamos mal hasta que se fue reconstruyendo la situación seria un necio pensar
nada mas que en mi, pero lo digo en mi articulo para no poner a nadie de ejemplo cuento lo mio haciendolo
extensible para el resto de los demas.
Mi analisis es para aclarar tanto lastimeo con los demas de Africa como si no conocieramos las mismas cosas
ese es mi articulo porque parece que solo estan sufriendo estas criaturas lo nuestro no es de varios siglos
fue de antesdealler como el que dice, yo y muchos hemos visto comerse las cascaras o mondas de las patatas o papas
y cosas peores, ese es mi dicho, que ahora con nuestro esfuerzo estamos hartos de pan sin duda, pero a mi los ejemplos
del agua al rio a un kilometro no me espantan por lo que ya hemos dicho tanto Paco como yo.
manuel
CoroGospelUCM:
Twitter.-

El próximo día 20 a las 19h os esperamos en el Auditorio Paco de Lucía con mucha música navideña a ritmo gospelero.

Gratuito. Apertura de puertas media hora antes.
Hola Manuel, buenas tardes. Para nada eres duro. Eres muy claro y te lo agradezco
No sé si no me he expresado bien. Cuando me dirijo a Rosario, es para decirle que yo también viví esas experiencias de falta de agua y de tener que ir a las fuentes o a pozos próximos al pueblo.
O sea que estoy contigo al 100%, porque mi familia y yo, hemos pasado por todo eso que Tú muy bien detallas. Por supuesto, que nadie nos regaló nada. Nos costaba mucho esfuerzo, trabajo y sacrificio lo que conseguiamos que ... (ver texto completo)
Paco leido tu contestación te doy las gracias muy afectuosas, tu le quitabas las algarrobas al burro
de tu tio, aqui en mi pueblo estaban las paradas de coches de caballos muchos niños les quitaban las
algarrobas del morral que tenia el caballo comiendo y muchos recibian algun latigazo del cochero cuando lo veia
Totalmente de acuerdo en los años 50 cuando aparecio la penicilina se mitigo mucho las enfermedades recuerdo
que los primeros botes se compraban en el estraperlo, hasta que entro en nuestra SS.
Lo recordaras como yo los botes de cristal con el tapón de goma a mi de crio me pusieron algunos botes.
Muchos no pasamos hambre de hambruna pero si necesidades y carencias de ciertas cosas, pero cuando tu madre te daba
la orilla de pan con aceite y azucar te sabia a gloria bendita o pan con una onza de chocolate que parecia ladrillo
te ponias morado, en fin me encanta recordar cosas del pasado yo cuando me junto con personas conocidas me gusta hablar
de todo esto no siento ningun pudor, hay personas que no quieren recordar nada les da repeluz.
Paco buenas noches
manuel
Perdone Manuel.
Lo que relata es lo que vivos en casi toda España los habitantes. Que no fue usted solo, o en la zona de los cortijos.

En la ciudades también ocurría. Los barrios periféricos antiguos fueron ensanchando a base de "casas" poco dignas y las personas vivieron mal muchos años sin ayudas, salvo el compañerismo, los curas rojos de los barrios..

Porque cree que el que podía se iba a traer unos duros?

Es entendible su forma de seguir viendo aquello. Ustedes lo pasaron mal y les dijeron "quien tenía la culpa" los señores no.

Bueno ya no cambiamos, o si. Pregúntese como volverán a vivir los que estén al servicio de los que quieren volver a los cortijos, como ayer.

Saludos buenas tardes
Hola Manuel, buenas tardes. Para nada eres duro. Eres muy claro y te lo agradezco
No sé si no me he expresado bien. Cuando me dirijo a Rosario, es para decirle que yo también viví esas experiencias de falta de agua y de tener que ir a las fuentes o a pozos próximos al pueblo.
O sea que estoy contigo al 100%, porque mi familia y yo, hemos pasado por todo eso que Tú muy bien detallas. Por supuesto, que nadie nos regaló nada. Nos costaba mucho esfuerzo, trabajo y sacrificio lo que conseguiamos que no era mucho.
Lo de ir con el cantaro y los botijos a por agua, también tengo mucha experiencia. Yo creo que Rosario, lo que quería decir, que en esos países que se pasa hambre y sed, le recuerdan los tiempos nuestros pasados.
Unos tíos míos tenían un aljibe, pero nos quedaba muy lejos para ir allí a por agua.
También recuerdo muy bien las palanganas y los corrales.
Yo la verdad, es que hambre, hambre no pase mucha, mis abuelos tenían un par de tierras, y plantabamos de todo. Unas veces se cogía bastante verdura y otras se estropeaba y se pasaba un poco regular.
Yo también me he comido algunos puñados de higos, y que ricos nos parecían, y también he comido bastantes algarrobas, que se las quitaba al burro que tenía un tío de mi padre.
Y totalmente cierto, muchas personas murieron, aparte por falta de alimentos básicos, también por falta de medicinas. ^Por suerte, por los años 50, ya cambiaron algunas cosas y se comenzó un poco a respirar mejor.
Vuelvo a insistir Manuel, Tú no molestas nunca. Al contrario, es un placer leer tus comentarios y poder contestarte.
Un abrazo y feliz tarde.
Paco.
Paco a Rosario, tengo que intervenir de nuevo con el agua, les voy a decir lo que en algunas ocasiones
les he dicho a otras personas lastimeras de lo que pasan muchas criaturas.
Nosotros hemos pasado tanto como estas criaturas en otro tiempo no muy lejano, nadie se apiado de nosotros
para no hablar en plurar lo hare de mi, en mi pueblo no teniamos agua corriente mi madre la pobre con los cantaros
al costado tenia que ir a los caños que existian en diferentes partes del barrio y acarrear el agua, teniamos lavaderos
comunitarios tenian que ir con la ropa en cubos a lavar, en pueblos mas pequeños en los pilares, en las casas todo lo que
se tenia era un retrete, en los pueblos estaban las pencas o el corral.
Lo que creo que pasa es que estas personas que hablan como Rosario seran muy jovenes y nadie le conto nuestra historia
los que tenemos proximo a 80 podiamos escribir varios libros para estas personas mas jovenes que sepan que no nos callo
las cosas por la chimenea, nosotros pasamos tanto o mas que todos los que vienen o se quedan en sus tierras tanto con
el agua como con otras cosas, lo repito mas que nosotros nadie, siempre no hemos estado hartos de pan.
Hasta hace unos años yo vivia en un cortijo el agua venia por los cauces y teniamos aljibes teniamos que sacarla con cubos
para todo nadie se lastimo de nosotros y ahora cuanta lastima para los ajenos.
El agua teniamos que calentarla y bañarnos en palanganas o en la pila para aprovechar el agua para otra cosa, en fin Paco
yo que te cuento que tu no sepas, nos diran que poco humanos somos porque lo cuento tal y como fue, lo siento pero yo pase
por lo mismo y nadie me tubo lastima.
Dices cuantas criaturas mueren por ciertas faltas, tu como yo sabes los cientos que murieron aqui por la tuberculosis y desnutricion
jente que se comia un puñado de higos al dia todo lo mas.
En fin no quiero ser mas duro Paco espero no molestar, son mis razones porque lo vivi.
manuel
¿Habéis visto el abarrotamiento de Madrid Central? ¿ahora què dirá Almeida y los comerciantes enfervorecidos por Almeida?
Filas y filas para comer churros, bocatas de calamares etc etc. Yo desde luego no tendría tanta paciencia. Eso no es para mí, pero tiene guasa la cosa. Hasta los topes y ocupado todo el espacio que antes ocupaban los coches, ¡Que se quejen! En fin
Hola Clara. Ayer estuve por toda la zona. El pasado año estaba igual. Almeida no se quejará, aunque seguirás diciendo lo bueno que será ese cambio que proyecta. Los empresarios que se quejaban, hoy estando la zona igual viven felices y aún se les escapa que está así desde que llegó el nuevo.

Me pasa lo que a tí: soy enemigo de aglomeraciones. Me gusta estar para opinar, después me voy a otras zonas más relajadas.
Saludos
¿Habéis visto el abarrotamiento de Madrid Central? ¿ahora què dirá Almeida y los comerciantes enfervorecidos por Almeida?
Filas y filas para comer churros, bocatas de calamares etc etc. Yo desde luego no tendría tanta paciencia. Eso no es para mí, pero tiene guasa la cosa. Hasta los topes y ocupado todo el espacio que antes ocupaban los coches, ¡Que se quejen! En fin