Banda terrorista ETA


Ni a ti tampoco. Esa obra no está escrita para que guste o no. Asimilar lo que dice y convivir todos sería uno de los objetivos.
Asimilar, es una orden o una parida de las tuyas?.
Definete de una vez, sobre los etarras y sus palmeros.
La banda como tal no existe. Los zulos no son de hoy
Nunca se desarticuló y siguen teniendo zulos. Políticamente han alcanzado su meta....
por desgracia.
¿Suena raro?
Esta semana a Idoia Mendía Cueva (Bilbao, 1965) le sonó «raro, después de tanto tiempo» que la Guardia Civil detuviese a tres etarras en relación con un zulo de la banda. «Pero los tribunales tienen su propia vida», matizó oportunamente cuando un medio proetarra le apretaba por el hecho de que esos apresamientos se produjeran «con este Gobierno». Efectivamente, los tribunales tienen su vida y los etarras también, porque Ekhine Eizagirre, Kepa Arkauz e Imanol Jaio fueron arrestados por «tenencia de explosivos con fines terroristas» no por preparar una traca de petardos en las fiestas de su pueblo. Pero Mendía parece haber asumido perfectamente el mensaje del nacionalismo vasco y ese equilibrismo que siempre le hace como dar un respingo cuando alguien altera el statu quo del «nuevo tiempo» que supone olvidar lo ocurrido antes de ayer. A los socialistas de hornadas de antaño lo que les suena «raro» es la entrega sin apenas matices del PSOE de Pedro Sánchez al nacionalismo, cuando no al bildutarrismo (como en Navarra), si es preciso para poder seguir en La Moncloa. Uña y carne del PNV, el «nuevo tiempo» del socialismo vasco -que no hace tanto pudo gobernar allí gracias al apoyo del PP- le mantiene estancado en las elecciones, resignado a ser la muleta el Urkullu durante las dos últimas legislaturas. Cuando Mendía llegó al Parlamento vasco, allá por 2001, los socialistas obtuvieron 253.000 votos. Diecinueve años después, con ella al frente del cartel del puño y la rosa, el PSE se tuvo que conformar el pasado julio con 122.000 apoyos. Después de aquel brindis de hace dos Navidades con Arnaldo, ese «hombre de paz», no suena raro semejante despeñadero de votos.

Álvaro Martínez.

Redactor jefe.
EL BATALLÓN DE LOS PERPLEJOS.

Menos mal que habíamos vencido a ETA.

El Gobierno pactando con los proetarras, se trivializan de los atentados y policías y guardias civiles pintados como torturadores. Bienvenidos («ongi etorri») a la operación blanqueo.

Álvaro Martínez.

Actualizado: 18/10/2020 01:17h.

Escena I (Interior, noche): «Nos tenemos que marchar no sin antes contar, como hacemos siempre, el último chiste sobre Carrero Blanco». Así despedía su conductora un programa que completa la parrilla de una emisora de radio, dedicada fundamentalmente al deporte, en el que cuatro o cinco zarramplines comentan la actualidad «política, social y cultural» del país «desde la sátira». Lo cierto es que parece que hay barra libre para ese presunto «festival del humor» a costa de los muertos de ese atentado etarra después de que el Tribunal Supremo no apreciase desprecio, deshonra y burla a las víctimas del terrorismo y a sus familias en los trece (no uno ni dos, trece) presuntos chistecitos alumbrados por la tuitera Cassandra Vera. Alegaba el Alto Tribunal que había pasado mucho tiempo, que no se denigraba a las víctimas y que aquello se había convertido en un hecho histórico. Y por eso quizá los trincapiñones de ese programa de radio parece que han decidido cronificar el reírse del atentado que costó la vida al almirante Luis Carrero Blanco, presidente del Gobierno; a su conductor, José Luis Pérez, y al policía Juan Antonio Bueno.
Escena II (Exterior, atardeciendo): Una semana cualquiera. Centenares de proetarras forman un pasillo de ikurriñas en el casco antiguo de Vitoria, capital del País Vasco, para recibir al etarra Aitor Zelaya recién salido de prisión. Zurito va zurito viene, se jalea en el espacio público al terrorista con vivas a ETA y roznidos en contra «del Estado español opresor», entre otros tradicionales blablablás del submundo proetarra. Dos días antes, la misma escena en Hernani para recibir al etarra José Javier Zabaleta, «Baldo», que en su día fuera «número dos» de la banda (casi 900 muertos en medio siglo del terror) y que fue condenado a un siglo de cárcel por el asesinato de cinco personas en Zarauz. Otra vez ikurriñas al viento, aurresku al pistolero y aleluyas a los terroristas presos. Lo mismo ocurría un día antes en Oñate, donde el «pasillo de honor» se le dispensó a Xabier Ugarte, condenado por secuestrar a Ortega Lara (el cautiverio más largo de la historia de España) e Iglesias Zamora. Solo entre 2016 y 2019 la AVT contabilizó un centenar de «ongi etorri», en 95 de los cuales se ensalzaba a un asesino. Un centenar de infamias.

Escena III (Interior día): En la Fundación Leizaola de Bilbao se inaugura una muestra, naturalmente subvencionada por el Gobierno vasco, en la que se denuncia la práctica sistemática de torturas por parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (antes y después del franquismo) en el País Vasco y se pasa de puntillas sobre ETA (repetimos, casi 900 muertos en medio siglo de terror).

Corolario: Más de 300 crímenes sin resolver; manga ancha para hacer chistes sobre atentados con las víctimas como meollo de la presunta gracia [recuerden a Zapata, el edil carmenita: «Han tenido que cerrar el cementerio de Alcácer para que vaya Irene Villa a por repuestos»]; asesinos recibidos como héroes sin que nadie lo impida; policías y guardias civiles pintados como los malos de esta historia y el Gobierno pactando con los herederos políticos de una cuadrilla de pistoleros. Cada vez cuesta más creerse que hemos ganado la batalla.
El PSOE se une a Bildu en el rechazo a una moción de Vox para impedir los homenajes a los etarras:
Tantos unos como otros son GENTUZA INDESEABLE.
El PSOE se une a Bildu en el rechazo a una moción de Vox para impedir los homenajes a los etarras:
Muñoa, que puso a tiro a Miguel Ángel Blanco, ya pasea por las calles de Éibar.

Ha sido recibido como pancartas como un héroe. Tenía controlado al edil de Ermua y alojó en su piso a los asesinos del concejal.

MIGUEL ÁNGEL MELLADO.
Víctimas de ETA ofrecen recompensas de 1.000 € a quien dé pistas de etarras huidos.

MARCOS ONDARRA.

Interior acerca a otros seis etarras, entre ellos Troitiño.
Bildu 'celebra' el día la Hispanidad en Pamplona decapitando estatuas del Rey y Colón.

Los socios del PSOE en el Congreso y en Navarra han celebrado el Día de la Hispanidad con un ofensivo acto contra España.

Libertad Digital-2020-10-12.

El partido sucesor de Batasuna-ETA, Sortu, ha celebrado este lunes un acto contra el Día de la Hispanidad en pleno centro de Pamplona, durante el cual dos estatuas que representaban a Felipe VI y a Cristóbal Colón han sido derribadas y decapitadas.

Sortu, liderado por Arnaldo Otegi, forma parte de EH Bildu, la coalición con la que el Gobierno de Pedro Sánchez se está sentando a negociar los presupuestos del Estado. También la presidenta de Navarra, la socialista María Chivite, está negociando con ellos los presupuestos de la región.

Las figuras estaban colocadas en sendos pedestales ante el Palacio de Navarra, sede del Gobierno foral, y una vez sobre ellos les han puesto sendas sogas al cuello de las que varias personas han tirado hasta tirarlas al suelo decapitadas.

Esta forma insultante y ofensiva ha sido la que el partido que todavía jalea a los asesinos de ETA ha encontrado para celebrar lo que han denominado "el Día del colonialismo supremacista del Reino de España".

En el acto han colaborado tres colectivos de inmigrantes: Mujeres del Maíz (nicaragüense), Africa United, Compartiendo Raíces (ecuatoriana) y la Asociación Cultural Munata (boliviana) y durante el mismo se han interpretado bailes de Ecuador y Bolivia.
EL TERROR DE ETA EN LOS AÑOS DE PLOMO.

1980, el año que «el terrorismo puso la democracia literalmente al borde del abismo»

Un libro analiza los meses más críticos de la Transición, que estallaron en el golpe de Estado.

Laura L. Caro.

MADRID. Actualizado: 13/10/2020 09:01h.

La voladura calculada de la memoria, esa que hoy permite que el Gobierno de Pedro Sánchez se entienda de tú a tú con lo que queda de ETA ante la indiferencia generalizada -cuando no abiertas complicidades-, hace doblemente imprescindible «1980. El terrorismo contra la Transición» (Editorial Tecnos), un título que documenta hasta qué punto la industria de la violencia política estuvo cerca de hacer naufragar la España constitucional.

«Fue el peor año para la democracia, estuvo al borde del abismo literalmente. Toda la tensión estalló en febrero del 81», resume en referencia al golpe de Estado Gaizka Fernández, coordinador junto a María Jiménez de este libro que ha tenido el apoyo del Centro Memorial de las Víctimas del Terrorismo. En él, una quincena de firmas, la mitad mujeres, abordan desde ópticas inéditas ese periodo despiadado en el que la realidad se saldaba con un muerto cada 2,7 días.
Batasunos destrozan en plena calle estatuas del Rey y Colón para protestar contra el 12-O.

Adrián Mateos.
REPORTAJES TERRORISMO.

En Zumaya, el pueblo de la actriz Elena Irureta, ‘Patria’ no es bienvenida: así lo vive Bittori.

Este municipio aún no ha cerrado su herida con el terrorismo de ETA, que se cobró cinco vidas aquí. La última, en 2000.

11 octubre, 2020 01:33.

Unos ojos brillantes, muy oscuros y agazapados entre pliegues de piel y una mascarilla que repta peligrosamente nariz arriba, rápidamente se encienden en cuanto alguien se acerca al único puesto abierto del pequeñísimo mercado de Zumaya (Guipúzcoa). La pescadera sonríe. A nadie le extraña: en este pueblo naviero, que se extiende a ambos lados de una ría a escasa media hora de San Sebastián, a poco que uno pone el oído, tan sólo se escuchan dos cosas: risas, muchas risas, y euskera.

En Zumaya, la tranquilidad y el sosiego suelen ser la constante. Al menos, desde hace ya años. Pero hay una palabra, una única palabra, que consigue, a poco de ser pronunciada, que esa ilusión se rompa en mil pedazos. Patria. Seis letras que hielan el gesto a todo un pueblo.
Ni a ti tampoco. Esa obra no está escrita para que guste o no. Asimilar lo que dice y convivir todos sería uno de los objetivos.
¿Y tú que sabes si a mi me gusta?, no seas indecente y no pongas en mi boca lo que yo no he dicho, ¡maleducado!
La banda como tal no existe. Los zulos no son de hoy
Por eso siguen deteniendo etarras.
Estos asesinos no les gusta la serie <<Patria>>
Ni a ti tampoco. Esa obra no está escrita para que guste o no. Asimilar lo que dice y convivir todos sería uno de los objetivos.