Hablemos del gobierno


El Gobierno congela la ley «anti pandemia» pese a su «urgencia»

El Ejecutivo se comprometió a introducir enmiendas cuanto antes en el decreto aprobado en junio con el voto del PP para evitar brotes de Covid.

Mariano Calleja.

Actualizado: 20/10/2020 08:26h.

La ley de nueva normalidad, o ley «antipandemia», duerme tranquilamente en algún cajón del Congreso de los Diputados. Esta iniciativa debía ser uno de los principales instrumentos para hacer frente a los «nuevos brotes» de Covid. Ahora, esos «nuevos brotes» se han transformado ya en una segunda ola con toda su virulencia, pero los partidos que apoyan al Gobierno no parecen tener prisa por su tramitación, a pesar de que inició su andadura parlamentaria con la etiqueta de «urgente».
VIDAS EJEMPLARES.

Como pollos sin cabeza.

El único plan frente al Covid es que no hay plan.

Luis Ventoso.

Actualizado: 16/10/2020 23:31h.
... (ver texto completo)
Si tiene un plan, balkanizacion de España y hundirla más y más.
Para patriotas de pacotilla los progresistas. Están doblegados por los nacionalistas.
EDITORIAL ABC.

La agenda de un Gobierno sectario.

La pandemia es el motor de una «nueva normalidad» impregnada de la ingeniería social a la que nunca renuncia la izquierda española.

ABC.

Actualizado: 19/10/2020 07:25h.

El Gobierno de Pedro Sánchez ha definido con absoluta transparencia una agenda de prioridades políticas que no son las que se corresponden con un país en crisis -sin precedentes- económica y sanitaria. Son las prioridades de un Ejecutivo de coalición que se forjó con el propósito de ejecutar un proceso de desmantelamiento constitucional, sin necesidad de modificar una sola letra de la Carta Magna. Todo sistema constitucional se asienta en un texto escrito, salvo el británico, y en un código de conducta basados en los valores y el espíritu de ese texto. Esto es lo que se llama lealtad constitucional. Por eso, el Gobierno de Sánchez es el más desleal con la Constitución desde 1978, porque, consciente de que carece de mayoría parlamentaria y social para un cambio constitucional explícito y formal, se está dedicando al vaciamiento de los valores constitucionales con el apoyo de quienes, por definición, quieren dañar a España. En vez de buscar las transacciones con la oposición que reclaman los ciudadanos en un estado de angustia colectiva por el Covid-19, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias no han cedido un milímetro ni un segundo de su acción conjunta para abrir lo que el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, el más sincero y el menos indicado para decirlo, calificó como «crisis constituyente».

El borrador de la ley de Memoria Democrática, la reforma a la baja del delito de sedición, el golpe de mano contra el Consejo General del Poder Judicial, el asalto fiscal a las clases medias y hasta la descalificación del sistema educativo público, condenado a ser una fábrica de jóvenes sin futuro, conforman el guion de un plan sectario y autoritario contra la libertad individual, el Estado de Derecho y la concordia social. La pandemia es una cortina de humo para colar en la «nueva normalidad» la ingeniería social a la que nunca renuncia la izquierda española, porque, en mayor o menor grado, sigue pensando que el pacto del 78 fue una concesión vergonzante al franquismo. Su constante regreso a los años treinta del siglo pasado no es un ejercicio de nostalgia, sino la declaración formal de que aún tienen cuentas que ajustar con media España. Su agenda política es, por tanto, la expresión de una estrategia que busca desterrar del código de valores sociales la independencia de los jueces, el reencuentro histórico entre españoles, la protección penal de la Constitución y hasta la fortaleza de las clases medias. Este empobrecimiento económico, pero también político, que está viviendo la sociedad española es, para la izquierda extrema que lidera Pedro Sánchez a través de Pablo Iglesias, la oportunidad de crear un país subsidiado y sumiso. Avisados estamos.

R. 2º
La reforma chavista de PSOE y Podemos abre la puerta a controlar a los jueces que vigilan las elecciones:
Lejos de la extremaderecha se está bien en cualquier parte.
Lo mismo que dentro de la extrema izquierda.
Bereijo (TC): "La reforma del CGPJ degrada la Constitución con un ardid del Gobierno"

DANIEL RAMÍREZ.
Que cambió el de las derechas. Habéis cambiado de bandera? Lleváis tiempo hondeado la mentira. Casado es lo menos español del PP
No tienes solución, incongruente y testarudo.
La derecha, siempre es positiva para España. Imitarlo.
Imitarla y prosperaremos todos los españoles.
Lejos de la extremaderecha se está bien en cualquier parte.
La derecha, siempre es positiva para España. Imitarlo.
Sigue... por los prados.
Lejos de la extremaderecha se está bien en cualquier parte.
VIDAS EJEMPLARES.

Como pollos sin cabeza.

El único plan frente al Covid es que no hay plan.

Luis Ventoso.

Actualizado: 16/10/2020 23:31h.

Los aficionados al fútbol, y los que no lo son tanto, recordarán con una sonrisa al pinturero entrenador galés John Benjamin Toshack, que hoy peina 71 años. Vividor, más amigo del esparcimiento en el césped del campo de golf que de currar en el de los estadios, era un tipo ocurrente. En las ruedas de prensa analizaba el rendimiento de sus jugadores con frases descacharrantes. En 1999 entrenó al Real Madrid. Tras encajar nueve goles en solo dos jornadas, se despachó así contra sus pupilos: «En 90 minutos juegan cinco partidos diferentes. Han terminado como pollos sin cabeza. Es difícil hacerlo peor».

Como pollos sin cabeza. Así ha sido la estrategia gubernamental -y buena parte de la autonómica- ante la epidemia. Un ejemplo iluminativo. Madrid y Barcelona son las dos mayores urbes de España. Un madrileño puede ir de bares y acudir a comer a los restaurantes, pero tiene terminantemente prohibido salir de su término municipal. Un barcelonés puede subirse al coche y largarse a Almería, a Lugo, a donde le plazca..., pero tiene terminantemente prohibido ir a los bares y restaurantes de debajo de su casa, cerrados por orden del Gobierno local. ¿Qué está pasando? ¿Acaso tendrán los de Móstoles una fisiología distinta de los de Tarrasa?
Más ejemplos de pollos sin cabeza. A finales de esta semana, el Ministerio de Sanidad ha anunciado que establecerá unos «indicadores básicos» comunes para toda España a fin de detectar los niveles de riesgo para la población. Los medios afines aplauden la diligencia del gran Illa. Pero surge una pregunta: ¿A qué se ha dedicado entonces el Gobierno de España en los últimos siete meses? ¿Cómo es que nadie había caído en el detallito de que ante una epidemia todos los países necesitan parámetros estatales uniformes?

Pollos sin cabeza: Cuando se toman medias de cierre de negocios y limitación de la movilidad, ¿las autoridades hacen previamente alguna estimación del coste económico que tendrán esas decisiones? ¿O simplemente tiran con lo que se les ocurre para salir del paso y allá se las apañen los empresarios con sus ruinas?

La crisis del Covid repercute en otras enfermedades. ¿El Ministerio de Sanidad maneja datos de los daños colaterales que está provocando esta crisis en pacientes de cáncer y enfermedades cardíacas? Improbable, cuando ni siquiera son capaces de contar bien los muertos. ¿Alguien se ha molestado en estudiar las secuelas de los confinamientos en la salud mental? ¿En qué se basa el Ejecutivo para tomar sus decisiones? ¿Quién lo aconseja? ¿Quiénes forman los fantasmagóricos comités asesores del Gobierno, si es que existen? ¿Qué cifras manejan antes de tomar sus iniciativas? O acaso estamos al capricho de lo que decida Illa -un filósofo que nada sabe de salud- para complacer las necesidades políticas de Sánchez. ¿Alguien estudia en La Moncloa cómo buscar un equilibrio entre las demandas de la protección de la salud y las de la salvaguarda de la economía? ¿O es que estamos muy ocupados acogotando a los jueces a lo Chávez?

El único plan del Gobierno es que no hay plan. Más allá se salvar la cara como se pueda a golpe de propaganda y con chivos expiatorios.

Luis Ventoso.

Director Adjunto.
Pedro Sánchez está dispuesto a retirar su reforma y negociar desde "mañana mismo" la renovación del CGPJ.
Ya era hora de que se siente a negociar, ha tenido Europa que tirarle de las orejas para obligarle a negociar:
Sánchez decidió recular tras conocer un "posible motín de los jueces" contra el golpe judicial.
El baño de realidad llegó al Gobierno tras recibir el aviso de que varios magistrados amenazaban con elevar un informe de protesta ante Europa.
Pedro Sánchez está dispuesto a retirar su reforma y negociar desde "mañana mismo" la renovación del CGPJ.
Ya era hora de que se siente a negociar, ha tenido Europa que tirarle de las orejas para obligarle a negociar:
Que cambió el de las derechas. Habéis cambiado de bandera? Lleváis tiempo hondeado la mentira. Casado es lo menos español del PP
Afirmación gratuita sin pies ni cabeza. El gasto que producen las enfermedades que crean o ayuda el consumo escribo de alimentos y bebidas azucaradas es importante como para prestarle atención e intentar corregir la ingestas
Mentira, es una subida de impuestos y las ingestas, no le preocupan nada al Gobierno Central.