José María Aznar


>>>>>>José María Aznar Botella, hijo del expresidente y la exalcaldesa de Madrid, es el director en España de Cerberus, un “fondo buitre” norteamericano que, durante la crisis, intentó hacerse con las viviendas que cuyos habitantes habían sido deshauciados, para entrar así en el mercado inmobiliario español.

Además, cuando Ana Botella era alcaldesa el fondo de su hijo renunció a adquirir vivienda pública, y hace un año creó Siroco, una firma de servicios inmobiliarios para controlar la gestión ... (ver texto completo)
Muy largo (para mí) de leer. Lo siento.
>>>>>>José María Aznar Botella, hijo del expresidente y la exalcaldesa de Madrid, es el director en España de Cerberus, un “fondo buitre” norteamericano que, durante la crisis, intentó hacerse con las viviendas que cuyos habitantes habían sido deshauciados, para entrar así en el mercado inmobiliario español.

Además, cuando Ana Botella era alcaldesa el fondo de su hijo renunció a adquirir vivienda pública, y hace un año creó Siroco, una firma de servicios inmobiliarios para controlar la gestión de fincas. Ahora, el fondo buitre de Aznar hijo posee viviendas de BBVA, Banco Santander, Banco Sabadell y Bankia, gestionando así activos inmobiliarios valorados en un total de 40.000 millones de euros.

El banco BBVA traspasó la semana pasada el 80% de su negocio inmobiliario en España (incluyendo los activos inmobiliarios y los empleados necesarios para gestionarlo) a Cerberus Capital Management, por unos 13.000 millones de euros. A la vez, el Presidente de BBVA Francisco González anunciaba su salida de la presidencia.

En septiembre, el Banco Santander acordó vender a Cerberus 35.700 inmuebles por 1.535 millones de euros, aproximadamente. El acuerdo fue gestionado por Haya Real Estate, empresa de gestión del crédito y activos inmobiliarios de Cerberus.

También este año, este fondo buitre compró la “práctica totalidad” de la cartera de viviendas del Banco Sabadell, con un valor bruto conjunto de unos 9.100 millones de euros y un valor neto de 3.900 millones de euros. Para ello se creó una nueva sociedad de la que Cerberus, directa o indirectamente, poseía el 80%, y Banco Sabadell el 20% restante. La gestión de estos activos la seguirá haciendo Solvia.

Por otro lado, ya desde 2013, Cerberus gestiona los activos inmobiliarios de Bankia, en una operación que rondó los 5.400 millones de euros.

Por tanto, Cerberus, el fondo buitre dirigido en España por José María Aznar Botella, gestiona activos inmobiliarios de cuatro de los grandes bancos españoles. El valor total de sus activos suma más de 40.000 millones de euros.>>>>>>>>

O SEA, QUE PARA COLOCAR SUS "DINEROS" es rentable hacerlo en un fondo buitre, nombre muy bien definido de acuerdo a su nombre, quizás sea legal, quizás.... ¿pero es moral? ¿Merece la pena el montón de desahucios que ha habido para el enriquecimiento de los que ya eran ricos?
*Surtir efecto* como sinónimo de dar resultados
------------------------------ -------------------------
En primer lugar vamos a detenernos en la expresión ‘surtir efecto’. Es muy común encontrarse con un uso inadecuado de la misma: ‘surgir efecto’. Y no estamos hablando del habla coloquial, del uso informal de la lengua, sino de lo firmado por los medios de comunicación; allí podemos encontrarnos con esta expresión cada vez con mayor asiduidad.
Según podemos encontrarlo en la Página del Español Urgente, este uso es inadecuado y se encuentra desestimado por la Real Academia. No obstante, comentan que es posible que este error devenga de uno de las acepciones que comparten ambos verbos ‘brotar el agua hacia arriba‘.
Aunque no es exactamente esta la idea que se persigue cuando se utiliza esta locución sino más bien, aquella que figura en la definición de ‘surtir’ ‘dar (una medida, un remedio, un consejo, etc.) el resultado que se deseaba‘. Por lo tanto debemos estar atentos para utilizar correctamente esta expresión.

O sea. Liberal.
Aznar ve "indispensable" una "intervención total" de Cataluña: "Es una comunidad fallida"

MARISA CRUZ. Madrid.

13 DIC. 2018 21:56.

José María Aznar, ex presidente del Gobierno y ahora de la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales, uno de los más relevantes think tank del país, defendió anoche como «indispensable», en una entrevista en exclusiva en la web de EL MUNDO, «una intervención a fondo de la autonomía catalana, sin límite de tiempo y de todas sus instituciones». En su opinión, en Cataluña se vive una «situación insurreccional». «Es, por responsabilidad de los secesionistas, una comunidad fallida, y cuanto más tiempo pase más alto será el precio que pagaremos por ello», recalcó.

Aznar mantuvo que el mayor problema que tiene España es, en buena medida, «el PSOE de hoy, el de Pedro Sánchez», que depende de las fuerzas independentistas que «invitan incluso a la kaleborrokización progresiva de Cataluña». «Sería muy deseable», dijo, «salir cuanto antes de esa situación». A él, tal y como confesó, le gustaría decir que hay en la izquierda «una fuerza constitucional» y lamentó no poder hacerlo. para él, «el PSOE de Pedro Sánchez ha dejado de ser un partido constitucionalista».

Para el ex presidente la «intervención de Cataluña a través del artículo 155 debe ser «total» e indefinida porque de lo que se trata es de «preservar el orden constitucional y la continuidad histórica de España». Por eso se mostró crítico con la forma como se activó por parte del Gobierno de Mariano Rajoy el artículo 155 porque «tuvo como objetivo convocar elecciones pero no desmontar un golpe de Estado». «La aplicación se hizo tarde y mal», afirmó. Respecto al resultado de las elecciones andaluzas insistió en que «la clave nacional ha sido fundamental». Los problemas que arrastran en los últimos tiempos tanto del PP como el PSOE, desde su punto de vista, son «indisociables» de lo que ha sucedido en Andalucía. Al hilo de esta reflexión, el ex presidente explicó que no ve a Vox como «un partido fuera del sistema» sino como una fuerza que está dentro del sistema pero «quiere cambiarlo». «Cosa distinta es», añadió, «que guste más o menos lo que dicen». Y a él hay puntos en el ideario del partido de derecha radical que no le gustan: «No estoy en absoluto de acuerdo», afirmó, «con la propuesta de acabar con el Estado de las autonomías». «Soy partidario», puntualizó, «de ordenar, de fortalecer el Estado, la nación española, de hacer una fuerte política nacional y eso», insistió, «es compatible con la descentralización del poder».

Aznar rechazó ser el padre intelectual de las tres formaciones de derecha y centro derecha: PP, Ciudadanos y Vox. «No soy tan presuntuoso para creerme eso. El mundo puede vivir sin mí», dijo. Sí reconoció hablar con Pablo Casado «cuando él quiere» y aseguró que el nuevo líder del PP «es la persona que puede devolver la fortaleza» al partido. «No es un líder político superficial, tiene ideas, convicciones, valores y principios y sigue la regla de un pensador norteamericano muy relevante que dice: huye algo de internet y lee». No dudó en recordar el que, en su opinión, fue su gran éxito al frente del PP: «unir el centro derecha» que hoy, recalcó, «está fragmentado y necesita de entendimiento». Después, habrá, dijo, «una fuerza preeminente que quizá pueda impulsar un proceso de integración, de unidad, en el que los electores deben ser decisivos. Para refundar un partido», sentenció, «hay que tener proyecto, estrategia y liderazgo». Con estas reflexiones, consideró que la renovación en la cúpula del PP es «un buen comienzo» y, en ese sentido, vaticinó que la próxima convención del partido será «determinante, histórica». «La refundación del centro derecha es indispensable y deseable», dijo antes de añadir que Casado tiene todas las cualidades para conseguir que en ese proceso el PP sea finalmente «la fuerza prevalente». En el terreno económico insistió en que las medidas que se toman ahora en España «van en la mala dirección» y se declaró «atónito» ante el anuncio de Pedro Sánchez de querer gobernar por decreto si no consigue aprobar su proyecto de Presupuestos del Estado. Finalmente, el ex presidente se refirió a la posibilidad de reforma de la Constitución asegurando que la Carta Magna «no es el problema de España, sino la solución» y se mostró contrario a hacer una reforma para complacer a los secesionistas. «Es lo peor que se podría hacer, darles, después de todo, un premio».

PD: ¡VUELVE SEÑOR AZNAR, VUELVE, ESPAÑA TE NECESITA!
Que bien nos vendria Aznar como presidente, en esta España actual
Saludos
OK. Pero ya cumplió los 8 años que prometió
ahora como asesor válido.
Aznar advierte de la deriva de Sánchez: “Los golpistas condicionan el Gobierno de España”

Luz Sela: 23/10/2018-20:12.

El expresidente, José María Aznar, ha avisado este martes a Pedro Sánchez de que “los golpistas no solo están instituciones sino que además condicionan al Gobierno de España”

“El problema es cuando se produce una situación de golpe de Estado. La primera obligación que tienen sus gobernantes es restablecer con todas sus consecuencias el respeto a la ley. Si eso no se produce, ... (ver texto completo)
Que bien nos vendria Aznar como presidente, en esta España actual
Saludos
Aznar advierte de la deriva de Sánchez: “Los golpistas condicionan el Gobierno de España

Luz Sela: 23/10/2018-20:12.

El expresidente, José María Aznar, ha avisado este martes a Pedro Sánchez de que “los golpistas no solo están instituciones sino que además condicionan al Gobierno de España”

“El problema es cuando se produce una situación de golpe de Estado. La primera obligación que tienen sus gobernantes es restablecer con todas sus consecuencias el respeto a la ley. Si eso no se produce, es muy difícil que el país afronte otros muchos problemas”, ha opinado, en la presentación de su libro ‘El futuro es hoy. España en el cambio de época’ (Península).

Arropado por el nuevo líder del PP, Pablo Casado, y buena parte de la plana mayor del partido – sus ministros, como Ángel Acebes, Jaime Mayor Oreja o José María Michavila, además de la expresidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, el exministro José Manuel Soria, la expresidenta del PP vasco, María San Gil y la expresidenta del Congreso y del PP de Aragón, Luisa Fernanda Rudi- Aznar ha alertado de la pérdida del “caudal político” que se formó hace un año, cuando el constitucionalismo se movilizó de forma masiva contra el referéndum ilegal.

Un punto en el que ha contado con la complicidad de Casado. El dirigente ‘popular’ ha advertido al PSOE de que “no hay una demanda para cambiar la Constitución” y ha lamentado que este partido “esté dando por buena la posición de Podemos sobre los independentistas”. Un hecho, opina, “que va contra el PSOE”. Casado ha llamado a recuperar “la grandeza del consenso” de la Constitución del 78.
Aznar defiende la revisión de la sentencia del Supremo y alerta sobre “el populismo judicial”

OKDIARIO-22/10/2018-12:04.

El expresidente del Gobierno José María Aznar ha defendido este lunes la decisión del Tribunal Supremo de revisar la sentencia sobre a quién corresponde pagar el impuesto de las hipotecas y ha avisado del “populismo judicial” que ha generado, dice, este caso. El Supremo revisará el fallo del pasado jueves en el que determinaba que eran los bancos los encargados de abonar el importe de dicho tributo.

Así lo ha expresado en una entrevista en Telecinco, después de que el Tribunal Supremo anunciara el pasado viernes que convocaría un pleno para confirmar o anular la sentencia que había hecho pública el día anterior en la que determinaba que son las entidades bancarias las que deben abonar este impuesto sobre las hipotecas.

Para Aznar, esta sentencia se podría haber evitado porque considera que era una decisión “más popular que jurídica”. “El populismo judicial es muy perturbador, hay que tener mucho cuidado con determinadas situaciones que afectan a la Justicia”, ha advertido.

Por esto, ha aplaudido la decisión del Tribunal Supremo de revisar esta sentencia porque, ha dicho, se habían puesto en peligro, desde el punto de vista jurídico, “muchos principios que tienen que ser salvaguardados”.

Llamada de Iglesias a Puigdemont.

Por otra parte, Aznar considera “insólito” que el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, tuviera conversaciones este fin de semana con el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont y el líder de ERC, Oriol Junqueras, para negociar los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2019.

El pasado viernes Iglesias se reunió con Junqueras en la cárcel de Lledoners y durante la tarde de ayer, Iglesias informó en un mensaje en Twitter que había mantenido una conversación telefónica con Puigdemont, que se encuentra fugado en Bélgica.

A su juicio, Iglesias quiere “acabar con la Constitución, con la unidad de España y la Corona”, por lo que no es aceptable esta negociación en sus manos. “Puede negociar en nombre del Gobierno con golpistas, pero no puede ser el futuro de España, políticamente no es aceptable ni razonable”, ha subrayado.

Asimismo, ha rechazado hacer un paralelismo entre el diálogo del Gobierno y los dirigentes independentistas y el Pacto del Majestic firmado por el expresidente de la Generalitat Jordi Pujol y en el que apoyaba la investidura de Aznar en 1996 como presidente del Gobierno.

“No tiene nada que ver. Los pactos que se hicieron en la transición fueron de integración y tuvieron el reconocimiento de la pluralidad constitutiva de España a cambio de la lealtad nacionalista a España, y actualmente eso se ha roto porque los nacionalistas se han convertido en secesionistas”, ha agregado.

Espera que los votantes de VOX vuelvan al PP

Preguntado por la subida de VOX en las encuestas, Aznar ha señalado que el electorado del partido de ultraderecha liderado por Santiago Abascal son antiguos votantes del PP y por tanto reivindica que vuelvan al partido. “Espero que sea un proceso que con el tiempo se pueda arreglar”, ha indicado.

Al tiempo, ha defendido a Abascal, del que ha dicho que es “un chico lleno de cualidades”, y le ha pedido que “oriente políticamente sus aptitudes donde las tuvo en otros momentos”, haciendo referencia a su inicios políticos en el PP vasco.
DECLARACIONES DE PERIDIS EN LA SEXTA ANOCHE.

Aznar si debía de pedir perdón por el tema de Irak y por el tema de la Gurtel, cuanndo tiene a alguno de sus ministros en la cárcel o próximos a entrar.

Por el primer tema todos los implicados, Bush, Blair, lo hicieron en su momento, Aznar debería haberlo hecho ya.

El tema de Cataluña hay que tratarlo con la máxima prudencia y sore todo evitando en la medida de lo que se pueda la confrontación y avivar el fuego donde todos podemos quemarnos.
CARTA DEL DIRECTOR
Aznar sale del desierto:
(Extracto)

Pedro J. Ramírez
7 octubre, 2018
La conversación que publicamos en EL ESPAÑOL es la primera entrevista a un medio escrito de José María Aznar, en su recién adquirida condición de 'elder statesman'. Quién lo iba a decir, cuando nos conocimos hace treinta años. La traducción literal no le cuadra porque alguien que está en plena forma no puede ser catalogado, y menos a los 65, como un “estadista anciano”; pero el concepto, sí.

En el caso de Aznar, el cumplimiento de la primera condición es un hecho objetivo. Ni siquiera sus adversarios más enconados niegan que sus ocho años en el poder supusieron la primera experiencia plenamente democrática del gobierno de la derecha en España. Esta misma semana, un ex dirigente socialista me comentaba que hay quien piensa que Aznar ha sido a la vez “el mejor y el peor presidente de la democracia”. Yo le contesté con mi vieja teoría de que, en su primera legislatura, su inteligencia sujetó sus pasiones e hizo lo que le convenía, mientras que, en la segunda, se invirtieron las tornas e hizo lo que le apetecía.

Caricaturizado por la izquierda, repudiado como extremista por el marianismo, Aznar ha vivido una situación similar a la de Churchill durante sus llamados años "in the wilderness". Para unos era una vox clamantis in deserto, a la que el tiempo iba dando la razón respecto a la futilidad del apaciguamiento ante los enemigos del Estado; para otros, una Casandra alarmista y aguafiestas que hacía suya la retórica del "cuanto peor, mejor". Tal vez por ese paralelismo con Churchill, siempre se especulaba con su retorno a la política, para ofrecerse como cirujano de hierro ante una situación límite para la España constitucional.

Tal vez por ese paralelismo con Churchill, siempre se especulaba con su retorno a la política
Ahora esa travesía del desierto ha terminado, tras ganar, por persona interpuesta, la cuarta votación más importante de su vida política. La primera le otorgó, por la mínima, la presidencia de Castilla y León en 1987; la segunda fue la "amarga victoria" del 96; la tercera, la mayoría absoluta del 2000; y esta cuarta, el triunfo de Pablo Casado en el Congreso del PP que tiró el cadáver de Rajoy al río y enterró hasta a su propia sombra con abanico. Si hubiera ganado Soraya, Aznar habría tenido que afrontar otro episodio churchilliano: el de cambiar, pública o veladamente, de partido -apoyando a Ciudadanos- para seguir defendiendo las mismas ideas.

La mayoría silenciosa del PP, a la que él mismo había mantenido en estado de mutismo adolescente, invistió, sin embargo, como líder a Casado, con plena conciencia de que eso suponía reponerle a él, no tanto en la presidencia de honor, sino en la condición de referencia moral del partido. Lo que se eligió fue una especie de ticket: Casado como paladín, Aznar como 'elder statesman'.

No es casualidad que ahora se cumplan, a la par, el segundo y tercer requisito para adquirir ese rango. Mientras Casado le arropó en su comparecencia ante la comisión sobre financiación ilegal del PP, se ha declarado su émulo, ha pedido sus consejos y presentará El futuro es hoy, fue en esta conversación que mantuvimos el martes en la que Aznar zanjó de forma definitiva y "para siempre" toda fantasía sobre su retorno. Y todos sabemos que si Aznar dice "para siempre", es "para siempre".

Aznar zanjó de forma definitiva y "para siempre" toda fantasía sobre su retorno. Y todos sabemos que si Aznar dice "para siempre", es "para siempre"
Seguro que muchos aznarófobos verán disiparse así la peor de sus pesadillas; pero yo les aconsejaría que no se relajaran porque tendrán que convivir con el auge de su influencia sobre la España constitucional. Basta leer con atención esta larga conversación con EL ESPAÑOL, o desde luego el libro que acaba de aparecer, para darse cuenta de que, en medio de tanto zopenco con barniz, de tanto pícaro disfrazado, de tanto rábula de la política, la visión preocupada de Aznar sobre España y Europa emerge con conocimiento de causa, sentido de la perspectiva y profundidad poco habituales.

En esa visión hay tres estratos, conectados entre sí: una concepción filosófica de la democracia liberal, un relato con significativas elipsis de su propia experiencia política entre dos siglos y una batería de advertencias y propuestas para garantizar la continuidad histórica de España, dentro de una UE aferrada al vínculo atlántico. También surge un camaleónico nuevo enemigo, "contagioso como la peste": el populismo. Un vocablo, paradójicamente parecido al apellido del partido que él mismo refundó para romper sus lazos con el franquismo. Por cierto, ¿no fue acaso el tardofranquismo un heraldo del populismo?.

Aunque nunca aparece citado, la sombra protectora de Isaiah Berlin planea sobre la primera parte de un libro que reivindica la ausencia de coerción -la famosa "libertad negativa"- como base del orden liberal. Aznar la confronta con las amenazas de esta "cuarta revolución industrial", en la que "la Ilustración ha muerto a manos de la razón humana", toda vez que su última creación, el algoritmo, "no perfeccionará al ser humano sino a otro algoritmo".

En este contexto, plantea que, precisamente porque no se ha producido ni se producirá nunca el Fin de la Historia, es por lo que resulta tan inquietante la visión del "hombre posthistórico" de Fukuyama: "Un hombre nihilista, consumidor narcisista, sin mayores aspiraciones más allá del próximo viaje al centro comercial". O sea, la perfecta carne de cañón para que Facebook, Amazon o Google consumen la profecía autocumplida de ir determinando su comportamiento, hasta que no quede el menor atisbo real de voluntad.

El fantasma de que así funcione también una democracia plebiscitaria asoma entre algunas páginas especialmente lúgubres, en las que Aznar ve como se resquebraja el orden atlantista. Describe, por un lado, a una UE debilitada por el brexit, la eurofobia y las maniobras desestabilizadoras de Putin. Por el otro, a unos Estados Unidos en manos de un Trump, al que en el libro tilda de "impredecible" y en la entrevista presenta como el caballo de Troya que el populismo ha colado en el fortín del conservadurismo norteamericano.

Describe a unos Estados Unidos en manos de un Trump, al que en el libro tilda de "impredecible"
Casualidad o no, Aznar sitúa en 2003 el momento en que todo empieza a irse al garete en el mundo occidental, cuando Chirac y Schroeder se alinean con Putin contra Bush, en la crisis de Irak; y en 2004, el momento en que se quiebra en España el espíritu de la Transición, cuando Zapatero pacta con ERC e IU, reabre el melón de la "memoria histórica" y organiza el "cordón sanitario" contra la derecha. Cualquiera diría que, en su subconsciente, queda la idea de que si él no se hubiera marchado entonces, cumpliendo escrupulosamente la limitación que se autoimpuso, o incluso de que si él no hubiera sido un "pato cojo" al final de su segundo mandato, todo habría podido ser distinto.

De ahí lo significativas que resultan las súbitas elipsis que dejan sin respuesta asuntos enunciados por el libro, como los errores cometidos en la invasión de Irak o los motivos por los que Rajoy no estuvo a la altura del mandato que recibió en 2011. Del 11-M, ni una línea en el libro y apenas la reflexión en la entrevista de qué ojala se pueda algún día "analizar" con frialdad. Son los "huecos", entre los "fragmentos" de la memoria, con los que, según suele decir Carmen Iglesias, citando a Havel, "hay que aprender a vivir". Aznar lo ha conseguido.

Resultan significativas las súbitas elipsis que dejan sin respuesta asuntos enunciados por el libro, como los errores cometidos en la invasión de Irak
Las últimas páginas del libro, justo por las que empieza nuestra conversación, son las que más pasiones van a despertar. En sentido positivo porque activan los resortes del éxito de la España constitucional y adversativamente porque proponen todo un vademecum para combatir la confluencia de los populismos izquierdistas y separatistas que nos amenaza. No reproduciré los titulares de la entrevista ni sobre las pensiones y el IPC, ni sobre los golpistas y el 155; pero que en la España actual haya quien argumente -y vaya que sí lo hace- que necesitamos "más capitalismo" y "menos diálogo con los nacionalistas", no deja de tener la fuerza provocadora de la incorrección.

Aznar siempre ha tenido una estrecha relación con el periodismo y la literatura y por eso -en contra de lo que parece ser el espíritu de los tiempos- todo lo que firma, lo escribe. Recuerdo que un día en la Moncloa, hablando de la generación de su abuelo, director de El Sol y La Vanguardia, pero tirándonos con bala a los contemporáneos, ironizó: "El único polvo que no tiene consecuencias es el polvo editorial. Escribes lo que piensas, lo publicas y ya está".
D. José María Aznar ha sido el mejor presidente de gobierno desde la democracia, te estaremos siempre agradecidos.
¡Pues cambia de espejo!
Si me veo bien, porque cambiar?
MARI. No tengo nada que volver a leer. Lo siento. He hecho un chiste y no me has entendido... SI SE VE IGUAL, PUES QUE CAMBIE DE ESPEJO.
Siiiiiiiiiii, si lo he entendido, pero es que no cuadra, ya que lo normal es que se vea IGUAL, con un día SOLAMENTE de diferencia, (puede, incluso, ser una diferencia de minutos) por eso NO TIENE QUE CAMBIAR DE ESPEJO.
ÁNGELLLLLLL, lee el mensaje de OLIMPIO otra vez.
MARI. No tengo nada que volver a leer. Lo siento. He hecho un chiste y no me has entendido... SI SE VE IGUAL, PUES QUE CAMBIE DE ESPEJO.
Porque a lo mejor si se ve igual LA CULPA LA TIENE EL ESPEJO.

Me has preguntado, muy bien escrito ¿Por qué?

Y yo te contesto: PORQUE...
ÁNGELLLLLLL, lee el mensaje de OLIMPIO otra vez.