La enseñanza

El cabecilla de la huelga prefiere la enseñanza privada

El cabecilla de la huelga prefiere la enseñanza privada
El líder de UGT en Madrid ha elegido para sus hijos un centro de pago y exclusivo en un barrio elitista
El líder de UGT en Madrid ha liderado la huelga «por una enseñanza pública de todos y para todos» Foto: Efe
MADRID-
El secretario general de UGT en Madrid y uno de los grandes instigadores de la huelga «en defensa» de la educación pública para los madrileños, prefiere, sin embargo, una educación privada para sus hijos.

José Ricardo Martínez, veterano sindicalista y mano derecha de Cándido Méndez, lejos de apostar por uno de los centros públicos de la Comunidad de Madrid, tiene escolarizados a sus hijos en el Colegio Arturo Soria de la capital; un centro que tal y como se presenta en su página web es un «colegio privado, de educación mixta y no confesional». Es más, el centro elegido por Martínez para sus hijos, está situado en el elitista barrio del mismo nombre y por él los padres pagan 398 euros mensuales, en el caso de los más pequeños, y 440 en Secundaria.

Martínez ha sido uno de los promotores de la huelga, que ha dejado sin clase durante dos días a más de 400.000 estudiantes; unos paros que sin embargo no han afectado a sus hijos, ya que los docentes del Colegio Arturo Soria no estaban llamados a secundarla por ser un centro de pago. En concreto, el colegio de los hijos del líder de UGT es una Sociedad Cooperativa sin ánimo de lucro, financiada gracias a las cuotas de los padres de los alumnos.
El Arturo Soria fue el primero de España en obtener en 1998 el Certificado de Calidad con la agencia AENOR; el 100% de sus alumnos aprobaron Selectividad el pasado curso y su oferta educativa incluye:
- un departamento de enseñanza artística especializada,
- inglés desde Infantil y francés o alemán desde los doce años.
Sus instalaciones cuentan con:
- tres laboratorios,
- gimnasio,
- tatami,
- tres comedores, a razón de 121 euros por alumno.
Tras dejar a sus hijos en su colegio de pago, Martínez ha agarrado una pancarta y ha participado en «cadenas humanas» –bajo el lema «Escuela pública de todos para todos», en contra de la política educacional de Esperanza Aguirre.