Foro Común


Mensajes de La CRISIS, la peor enemiga para la SALUD enviados por Triana:

ABC PREMIUM.

Los médicos alertan de que enfermos psiquiátricos también tendrán acceso a la eutanasia.

Laura Daniele.
Baviera declara el «estado de catástrofe» por el Covid.

Esta figura jurídica es necesaria para endurecer las restricciones y aumentar las ayudas económicas pues el confinamiento parcial «no ha sido suficiente»

Rosalía Sánchez.

Actualizado: 07/12/2020 17:21h.

El estado de Baviera, en el sur de Alemania, declaró ayer el estado de catástrofe para poder endurecer las restricciones y aumentar las ayudas económicas. «Hemos logrado un éxito parcial con el cierre parcial», explicó el presidente regional, Markus Söder, «pero, definitivamente, no es suficiente».

El Ministerio del Interior de Baviera puede ahora hacerse cargo de esto de manera centralizada de la gestión de la pandemia y coordinar a más de 450.000 personas, entre funcionarios y voluntarios, además de dar instrucciones a otras autoridades y municipios y restringir derechos fundamentales como la libertad de reunión, la libertad de movimiento y la libertad de la persona.

Söder ha anunciado, de hecho, un plan de diez puntos que contiene la prohibición de salir de casa excepto por «razones de peso», como acudir al trabajo o al colegio, y a partir del miércoles un toque de queda entre las 21.00  y las 05.00, restricciones semejantes a lsa de primavera.

«Las cifras tienen que bajar para no sobrecargar el sistema de salud, porque ya es una amenaza», enfatizó Söder. La incidencia de siete días por cada 100.000 habitantes es en Baviera de 175 y en solo una semana 474 personas han fallecido por coronavirus. Por eso es «éticamente injustificable», dijo el presidente regional, no endurecer las medidas. «Para estar preparados para esta Navidad y también para reducir el número de muertes, la necesidad es actuar ahora».

No más de dos núcleos de convivientes.

Como en el resto de país, están prohibidos los encuentros de personas de más de dos núcleos de convivientes, regla que será suspendida entre el 23 y el 26 de diciembre pero no para fin de año, noche en la que estará prohibida la venta de alcohol en la calle.

Otro de los puntos de su plan es el cierre parcial de la frontera. Queda suspendido el «tráfico fronterizo pequeño», lo que según ha explicado más tarde el jefe de la Cancillería bávara, Florian Herrmann, significa que los trabajadores y los miembros de la familia pueden seguir pasando, pero cualquier turista o consumidor debe presentar un test negativo para superar el control. Y en los hogares de ancianos, los empleados o cuidadores s

Söder exige además una nueva reunión de los presidentes de los Bundesländer con Merkel antes de la Navidad, para endurecer las medidas durante las fiestas, una petición en la que es apoyado por otros presidentes, como el Turingia. En Baviera la tasa de infecciones sigue siendo alta y han muerto 4.325 pacientes hasta la fecha, según el Instituto Robert Koch. Söder insistió en que «no podemos seguir mirando y esperando a que llegue una mejoría, tenemos que encargarnos nosotros de propiciar esa mejoría». El parlamento regional deberá ratificar hoy todas estas decisiones.
Spiriman en su primera entrevista con cáncer: "Los médicos que atienden por teléfono son cobardes"

PEPE BARAHONA - FERNANDO RUSO.
Fallece de cáncer sin lograr una sola cita presencial con su médico.

Sonia Sainz-Maza, de 48 años, vecina de Espinosa de los Monteros en Burgos, comenzó a sentirse mal el pasado abril / La familia denuncia una deficiente atención en Primaria, siempre por teléfono.

N. ESCRIBANO | BURGOS4 DE OCTUBRE DE 2020, 8:45.

«Mi hermana se moría al otro lado del teléfono y Sanidad nunca le tendió la ayuda que necesitaba». Estas duras y tristes palabras las pronuncia Lydia Sainz-Maza Zorrilla, para contar las vivencias de su hermana mayor, de 48 años de edad, que falleció el pasado agosto por un grave tumor. El médico de cabecera delCentro de Salud de Espinosa de los Monteros no le dio nunca una cita presencial y tras un periplo de tres meses consiguió un diagnóstico cuando ya era muy tarde para ella.

La familia denuncia que la Consejería de Sanidad se ha olvidado de que existen otras enfermedades graves, más allá del coronavirus, y por tanto añade que no todos los pacientes ni todas las dolencias pueden atenderse telefónicamente. «Hemos perdido nuestros derechos sanitarios», sostiene la hermana, que recuerda que Sonia pasó tres meses siendo atendida por teléfono.

Un drama familiar que ha encontrado eco en el líder del PSOE de Castilla y León, Luis Tudanca, quien en su cuenta de Twitter aseguró que conocer este caso «conmueve y remueve» y la situación le lleva a afirmar que «esta no es la sanidad pública que merecemos y necesitamos».

Sonia fallece este pasado agosto por un cáncer de colon que sólo dio síntomas en abril a través de un dolor fuerte en la pierna a la altura de la ingle. Su familia se pregunta si Sonia, que trabajaba en una residencia de ancianos, es otra víctima del coronavirus. Dado que achacan a la pandemia la deficiente atención sanitaria recibida, según ellos mismos cuentan. «Por teléfono no se puede apreciar el deterioro de las personas ni su sufrimiento y por teléfono no se puede hacer un diagnóstico certero. La atención telefónica es inaceptable e inmoral», afirma con rotundidad Sainz-Maza, que indica que en pleno septiembre, más de seis meses después de declararse la pandemia, se mantiene este tipo de atención médica.

El 17 de abril Sonia llama por primera vez a su médico, en el Centro de Salud de Espinosa de los Monteros, y le refiere sus dolores y que había perdido 5 kilos en unas semanas. Desde ese momento se suceden numerosas llamadas porque las dolencias van a más, la medicación no le sienta bien, sigue perdiendo peso, se nota fatigada casi todo el día y le cuesta andar.

Algunos de estos síntomas si quiera se reflejan en la historia médica de Sonia, como ha podido comprobar su familia a posteriori al solicitar esta documentación. «A pesar de las persistentes llamadas su médico de familia nunca consideró verla en consulta, ni explorarla, ni siquiera le mandó una analítica en todas estas semanas», relata Lydia.

Consiguió cita con el traumatólogo del Hospital Universitario de Burgos (HUBU) el 18 de junio y el especialista la despachó asegurando que los traumatólogos no ven «lumbociatalgias», que es lo que había puesto en el volante su médico de Atención Primaria, y la aseguró que debía esperar a que la viera el rehabilitador. «Dio por cierto un diagnóstico que el médico de cabecera le había hecho por teléfono y ni la revisó», precisa. La cita con el rehabilitador la tiene para marzo del próximo año 2021.

Al salir de la consulta, desesperada por sus dolores, entró en urgencias del HUBU, dónde prácticamente le riñeron por acudir al servicio en mitad de una pandemia y allí tras explorarla la mandan a casa con una «tendiditis músculo isquiotibial». Dos días más tarde (20 de junio) se presentó en Urgencias del Hospital de Cruces (Bilbao), dado que al residir en Espinosa, tiene la posibilidad por convenio de ser atendida en este centro. En Vizcaya la atención fue peor, de nuevo la insisten en que no es conveniente ir a un hospital en plena pandemia. El diagnóstico, de nuevo, «lumbalgia» y pusieron en duda que llevara perdidos siete kilos.

La insistencia de Sonia ante su médico de cabecera hace que el 9 de julio le pida una analítica y, a la vez, le citaron en traumatología en el centro médico de Doctor Areilza en la capital bilbaína, donde sí atienden lumbalgias.

El lunes, 13 de julio, la paciente llama a su doctor para pedirle los resultados porque no la llamaba para dárselos. Al ver esa analítica, donde muchos de los marcadores daban alterados, le indica su médico que debe ir al hospital porque igual necesitaba una transfusión al ver una anemia grave. Ese mismo día acude de nuevo a Cruces donde se queda ingresada y, por fin, le dan un informe en el que se reflejan todos sus síntomas. En los siguientes días le indican que padece un cáncer de colon con metástasis y Sonia ya no vuelve a salir del hospital. Fallece un 13 de agosto por complicaciones diversas fruto de su grave afección. «Hay otras enfermedades y nos vamos a morir de ellas si no nos atienden», manifiesta Lydia Sainz-Maza.

La familia ha puesto quejas en atención al paciente y está hablando con un abogado para conocer las posibilidades de denunciar lo que consideran una deficiente atención en Primaria que luego se agravó con su paso por el especialista del Hospital Universitario de Burgos. Según indica su hermana, «han sido tres meses en los que al dolor que Sonia padecía se añade el dolor del trato recibido entre abril y julio».

La cita en el traumatólogo de Bilbao ya no fue necesaria porque ya estaba ingresada en Cruces. Pocas semanas antes de su hospitalización Sonia pidió la baja médica y tuvo la oportunidad de que la viera el médico de la mutua de su empresa en la capital burgalesa. El 2 de julio le hicieron una radiografía y el resultado que le dan es que padecía una «artrosis lumbar y pélvica» y de ahí los fuertes dolores que sentía.

Como dice Lydia, puede que la dolencia de su hermana fuera tan grave que igual no habría podido sobrevivir mucho más allá de agosto, sin embargo quizá hoy, si la hubieran hecho una analítica o una exploración antes, podría seguir estando con su familia recibiendo un tratamiento adecuado. «Sonia tenía ganas de luchar, cuando empezó con el tratamiento decía que se encontraba mejor, pero su cuerpo decía otra cosa», lamenta.
Miguel del Pino.

Vacuna de la gripe: ¿qué 'passa' contigo?

¿Dónde están las vacunas antigripales? ¿Se han comprado las vacunas? ¿Dónde están? ¿Quién será el encargado de distribuirlas?

2020-10-04.

Estos políticos van a hacer que terminemos todos hablando en cheli. ¿Qué ha sido de aquellas intenciones de adelantar la campaña de la gripe estacional para evitar la coincidencia de esta enfermedad con la covid?

Aquellos propósitos no podían ser más sensatos: la llegada del final del otoño y el comienzo del invierno nos traerán un año más los diversos coronavirus estacionales causantes de catarros, y también las variantes que correspondan a esta temporada del inevitable virus de la gripe.

No hay que sembrar confusión exagerando peligros, pero la coincidencia de altos niveles de toda esta indeseable familia vírica supondrá una complicación que podemos considerar en dos niveles diferentes, uno genético y otro epidemiológico.

Los problemas genéticos.

Se ha llegado a imaginar la aparición de virus-Frankenstein, o lo que es igual, de monstruos especialmente agresivos para la salud capaces de aumentar la virulencia y la capacidad de matar seres humanos. Hay que poner freno a estas especulaciones y evitar salir de los límites de la Ciencia cuando tenemos que enfrentarnos a un problema epidemiológico con la gravedad del que estamos sufriendo.

No se puede descartar la posibilidad de que se intercambien fragmentos de material genético entre los distintos genomas de los virus que coinciden en el ambiente al llegar los fríos invernales, pero pasar a la ciencia-ficción sólo acarrea consecuencias sociológicamente nefastas.

Es cierto que los virus están en constante mutación y recombinación, pero que una epidemia se modifique de manera fulminante a causa de este fenómeno, no es ni previsible ni probable.

Los problemas epidemiológicos.

Lo que es incuestionable es que si llegan a coincidir de forma masiva covid y gripe estacional, la alarma que se extenderá entre la población que vaya siendo afectada por los clásicos síntomas gripales como tos, fiebre o congestión respiratoria, conducirá a multitud de ciudadanos a los servicios de urgencias de atención primaria, con el consiguiente riesgo de colapsarlos.

Si tenemos en cuenta que un elevadísimo porcentaje de los muertos de la primera ola, especialmente entre los ancianos, se produjeron por la imposibilidad de atenderlos más que por la virulencia en sí misma del agente infeccioso, el colapso del sistema sanitario debe evitarse por todos los medios a nuestro alcance.

Será difícil no perder la serenidad si empezamos a sentir las molestias gripales que tan bien conocemos y que antes de la aparición de la covid nos hubieran remitido directamente a la cama, al vaso de leche caliente y, en su caso, a la media copita de brandy y a la vacación obligada. Ahora, el servicio de urgencias del Centro de Salud más próximo, que sin duda estará abarrotado, será nuestro objetivo inmediato.

¿Dónde están las vacunas antigripales?

Se está generando un misterio que no parece tener muy claro su origen. ¿Se han comprado las vacunas? ¿Dónde están? ¿Quién será el encargado de distribuirlas? ¿Lo harán los farmacéuticos como ocurría en años anteriores?

De todas formas, la gran pregunta que está en el ánimo de todos los implicados es la siguiente: ¿va el Gobierno a requisar el contingente de vacunas antigripales para distribuirlo a su manera?

Nadie piense que imaginamos de manera gratuita: algo muy similar sucedió con los materiales que resultaban imprescindibles para la protección contra el Sars Cov-2 al comienzo de la primera ola. Enfermos y sanitarios heroicos pagaron las consecuencias de la deficiente distribución de equipos protectores por parte de unas autoridades sanitarias a las que tal empresa se les fue de las manos.

La primera consecuencia de la ineficacia fue la mentira: nunca se podrá olvidar la afirmación de Fernando Simón diciendo que “no eran necesarias las mascarillas”. Lo que no era necesario era el engaño, fiel acompañante de la ineptitud de quienes manejaron aquellas trágicas jornadas. ¿Recuerdan la comisión de expertos que al final el Filósofo-Ministro de Sanidad acabó reconociendo que era sólo una invención?

Si quieren comprobar el desconcierto reinante en torno a la vacuna antigripal, pregunten en cualquier oficina de farmacia o traten de comunicar telefónicamente con su centro de salud. Cada día que pasa el problema se va agigantando.

Digan la verdad.

Si hay problema de abastecimiento de vacunas, las autoridades sanitarias con su profesor de filosofía a la cabeza están obligadas a comunicarlo cuanto antes a la población; si se trata de un intento de monopolizar la distribución porque papá estado cree que puede hacerlo por sí solo mejor que nadie, rectifiquen, pero inmediatamente, porque se está creando un problema que puede hacerse muy grave y complejo.

A estas alturas el anunciado comienzo de la campaña de vacunación antigripal se ha frustrado, pero es que, dados los precedentes, tememos que tal inicio se haga de la peor manera posible.

¿Recuerdan el chiste de aquel gorrón que nunca pagaba en la barra del bar y cuando algún compañero lo hacía, recurría a decir: “no se me adelanten”? Claro que los conmilitones se conjuraron para no tomar la iniciativa, a lo que el caradura se enfrentó diciendo “no se me adelanten, pero tampoco se me atrasen”.

Pues eso: a nuestras supuestamente proteccionistas autoridades sanitarias habrá que remitirles a la cuchufleta anterior con referencia a la campaña de vacunación contra la gripe estacional: No se me adelanten, pero tampoco se me atrasen.

PD: PUES ESTE AÑO NO HAY VACUNAS EN LAS FARMACIAS.
Las farmacias se quedan sin vacunas de la gripe por el acopio de las autonomías.

El Ministerio de Sanidad y las comunidades han adquirido 13 millones de dosis y han dejado al canal farmacéutico sin los medicamentos.

Nuria Ramírez de Castro.

MADRID. Actualizado: 05/10/2020 10:15h.

Por primera vez, el Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas han materializado una compra centralizada de vacunas de la gripe que ha expulsado a las oficinas de farmacia del mercado. En un otoño pandémico, las administraciones han realizado una compra extraordinaria de 13 millones de dosis: 8,5 millones se distribuirán entre las autonomías para sus planes de vacunación y el Ministerio se quedará con cinco millones como reserva estratégica por si alguna comunidad necesitara más dosis.

Esta adquisición extraordinaria ha dejado sin opción a compra a las 22.000 oficinas de farmacia del país. El Consejo General de Farmacéuticos negocia con los cuatro laboratorios que suministran la vacuna de la gripe en España, pero a punto de comenzar la campaña de vacunación será «muy difícil» conseguir el medicamento, aseguran.

Un 20 por ciento más.

Las farmacéuticas que fabrican esta vacuna han aumentado su producción en un 20 por ciento este año en todo el mundo, en previsión de la pandemia. La vacuna de la gripe no protege frente al Covid-19, pero sí puede evitar que las complicaciones de esta infección añadan más ingresos en los hospitales de los que, previsiblemente, generará el nuevo coronavirus este invierno. Y, al mismo tiempo, la vacuna puede evitar coinfecciones. Es decir, sufrir al mismo tiempo gripe y Covid-19, un riesgo que no es despreciable.

Probablemente, no habrá vacunas en el canal farmacéutico este año. De manera que la única forma de protegerse de la gripe será acudir al centro de salud donde solo se administrará a los grupos de riesgo: mayores de 65 años, enfermos crónicos de cualquier edad, personal sanitario, embarazadas y trabajadores de servicios públicos esenciales, con o sin patologías previas. También podrán inmunizarse quienes justifiquen que son cuidadores de personas en riesgo. El Gobierno y las comunidades se han comprometido a alcanzar una tasa de vacunación del 75 % en mayores, preferentemente a partir de los 65 años, y en el personal sanitario y sociosanitario, así como superar el 60 % en embarazadas y en personas con condiciones de riesgo.

Francia, Italia, Reino Unido, Portugal e Irlanda vacunarán de la gripe en las farmacias.

Canales alternativos.

Las personas con seguro médico privado o funcionarios con modelo Muface no tendrán que adquirir la vacuna en la farmacia y serán inmunizadas directamente en sus centros médicos privados. Ayuntamientos y Diputaciones también han habilitado canales alternativos para llegar a mayor número posible de personas. Incluso algunas comunidades como Andalucía están preparando carpas de vacunación en la calle.

Los farmacéuticos, sin embargo, no entienden que se les expulse de la venta ni de la campaña. «Hay mucha gente mayor a la que este año le da miedo ir al centro de salud por temor a contagiarse. Para muchos sería más fácil ir a la farmacia e incluso vacunarse allí, como se va a hacer este año en otros países europeos», explica Natividad Calvente, directora de Innovación y Formación del Consejo General de Farmacéuticos. Este año la vecina Portugal, Francia, Italia, Reino Unido e Irlanda contarán con las farmacias para mejorar sus tasas de vacunación de la gripe.

Con hospitales y centros de salud saturados y sin apenas personal sanitario en España, «es difícil de entender que no se cuente con una infraestructura sanitaria de primer nivel que es además la más accesiblepara todos los ciudadanos», se queja Ana López Casero, tesorera del Consejo de Farmacéuticos.
«Nadie quiere ir a las galeras de primaria, sin horarios y mal pagados»

Anna Vall-llosera, facultativa del Centro de Atención Primaria (CAP), cuenta a ABC que la culpable de esta situación de colapso es la Administración catalana, que «no ha reforzado el núcleo asistencial de la primaria» y «ha organizado tarde el dispositivo»

Esther Armora.

BARCELONA. Actualizado: 22/09/2020 09:20h.

Aún con la resaca emocional y física del primer golpe del Covid en la sanidad pública, los médicos de primaria se preparan desde la primera línea del frente asistencial para un nuevo ataque del virus. Lo hacen sin apenas fuerzas, con unas plantillas bajo mínimos y después de un verano de sobresaltos que apenas les ha dado un respiro. La asistencia primaria resiste pero es consciente de que ha cruzado la línea roja y que sus flaquezas estructurales, fruto de los pretéritos recortes, ya amenazan la calidad de la respuesta asistencial.

Anna Vall-llosera, facultativa del Centro de Atención Primaria (CAP) Bon Pastor de Barcelona, ubicado en el barrio de Sant Andreu, atiende solo por teléfono una media de 50 consultas y, pese a trabajar sin horarios, acaba la frenética jornada con la sensación de «no haber llegado a todo». «Los médicos de primaria no hemos parado desde la primera oleada del virus. La situación empezó a complicarse a finales de junio, en julio empeoró, y ahora estamos saturados y no damos abasto porque, además de gestionar las nuevas infecciones que puedan aparecer en los ambulatorios debemos gestionar toda la actividad no Covid que se aplazó en marzo y sigue en el limbo», denuncia la facultativa, que forma parte del Foro Catalán de la Asistencia Primaria de Cataluña (Focap).

La culpable de esta situación de colapso es, a juicio de los facultativos, la Administración catalana, que, según denuncian, «no ha reforzado el núcleo asistencial de la primaria» y «ha organizado tarde el dispositivo». Fuentes sanitarias señalan a ABC que la situación en Cataluña es equiparable al resto de España.

«Hasta finales del mes de julio no nos llegaron las instrucciones sobre cómo debíamos coordinarnos con el gestor Covid y con los rastreadores externos contratados a Ferrovial. Hasta entonces, nosotros lo hacíamos todo», afirma Vall-llosera. Pese a ello, distingue entre la actual situación en Cataluña y la que atraviesa Madrid. «En Cataluña hemos llegado tarde, aunque no estamos en la situación de Madrid, porque allí se está intentando controlar la situación con rastreadores en un momento de elevada transmisión comunitaria y eso es complicadísimo», añade en declaraciones a ABC.

La facultativa afronta con pesimismo el panorama que les depara en los próximos meses. «Empezamos a sufrir de nuevo en junio porque no había un rastreo organizado. No podemos funcionar así. Las pilas se nos acaban», indica. Los médicos de primaria consideran «insuficiente» el plan de refuerzo de la primaria presentado hace unas semanas por la Generalitat, que contempla una inversión de 127 millones anuales hasta 2022 y la contratación de 3.811 profesionales (este año 46 millones y 1.979 profesionales).

Este «extra» de recursos no resuelve, según los facultativos de primaria, el déficit estructural que arrastra el sector desde el tijeretazo sanitario de 2011, que supuso la pérdida de cerca de un millar de facultativos en los CAPs. Para subsanarlo reclaman contrataciones que contrarresten, como mínimo, esa pérdida. Sin embargo, por ahora el Govern solo ha materializado unas 120 contrataciones, como consecuencia del pacto al que se llegó a raíz de la huelga de hace dos años.

Plan de rescate.

Exigen, asimismo, un plan de rescate para los profesionales de primaria desencantados que no han querido quedarse en los ambulatorios por las precarias condiciones de sueldo y horarios y se han ido a centros sociosanitarios, a servicios de urgencias en hospitales o a unidades de cuidados paliativos.

«Faltan médicos pero algunos de los que tenemos no quieren trabajar en las actuales condiciones. Nadie quiere ir a las galeras de primaria, sin horarios y mal pagados», indica la facultativa. Confiesa estar exhausta. Ha iniciado horas antes su jornada laboral para encajar la avalancha de consultas telefónicas. «No podremos aguantar mucho más. Con nuestro esfuerzo, por muy grande que sea, no podemos salvar el sistema sanitario», concluye.
Qué es ¿srbor?
¿Y te has cansado de participar?, si es así me lo dices y verás que pronto te damos la solución.

Un abrazo.
Yo lo único que tengo es trabuco de esos antiguos, como los de los bandoleros esos que había por las tierras extremeñas.
Aranja era de lo mejor que tenía este foro, precisamente ahí siguen sus mensajes para ejemplo de los demás participantes, ¡tomemos nota de ella!
Con esta noticia y la charla que me ha dado una amiga diciendo que cuando me jubile no voy a poder cobrar la pensión porqué no habrá dinero... Apaga y vamonos.

Buenas noches, acabó cuentame?
Aranja, han pasado nueve años y aún siguen tus mensajes, ¿que tal estás amiga?, ¡como pasa el tiempo!
Más de la mitad de los españoles ingresados por coronavirus han desarrollado problemas neurológicos.

MIGUEL ÁNGEL CRIADO.
El coronavirus podría paralizar casi 550.000 cirugías en España.

Cerca de 550.000 cirugías electivas podrían cancelarse en España por la pandemia del Covid-19, enfermedad causada por el nuevo coronavirus, lo que lleva a los pacientes a una larga espera para que se resuelvan sus problemas de salud. Esa situación se extendería a más de 28 millones de operaciones quirúrgicas en todo el mundo. Así se recoge en un estudio publicado este viernes en la revista «British Journal of Surgery», que indica que cada semana adicional de interrupción en los servicios hospitalarios se asociará con otros 2,4 millones de cancelaciones de cirugías electivas (es decir, no urgentes) en todo el planeta.

ABC/