Carles Puigdemont


Ofensiva de la oposición por el escándalo de la escolta de Puigdemont en Waterloo.

Àlex Gubern.

ERC desconfía del PSOE y Puigdemont negocia en secreto su regreso.
La policía secreta de Puigdemont en Waterloo.

Un miembro del grupo de escoltas de los Mossos revela a ABC el funcionamiento de la «policía patriótica» para proteger al fugado.

Manuel Trallero.

PD: ARTÍCULO MUY INTERESANTE (Lean la web)
El Sr. "Soros" dará suficiente dinero para sus abogados, podrán litigar hasta que consigan su propósito.
Niego lo dicho del Sr. Soros.
Llarena pedirá al Parlamento Europeo el suplicatorio para seguir procediendo contra Puigdemont y Comín.

Junqueras no acudirá en ningún caso a Estrasburgo el lunes.

ABC/
El Sr. "Soros" dará suficiente dinero para sus abogados, podrán litigar hasta que consigan su propósito.
Llarena pedirá al Parlamento Europeo el suplicatorio para seguir procediendo contra Puigdemont y Comín.

Junqueras no acudirá en ningún caso a Estrasburgo el lunes.

ABC/
TRIANA. A mi el dinero que cobran de todos nosotros, me repatea. No lo soporto.
Ángel, así es, una pena de lo que sucede con esta gente, DOS años con la misma cantinela.

Un saludo.
Puigdemont solicitará la restitución de sus derechos como diputado en el Parlament.

ABC/.

PD: ¡CUANTO GOLFO ANDA SUELTO! Y ENCIMA COBRANDO UNA PASTA DE TODOS LOS ESPAÑOLES.
TRIANA. A mi el dinero que cobran de todos nosotros, me repatea. No lo soporto.
Puigdemont solicitará la restitución de sus derechos como diputado en el Parlament.

ABC/.

PD: ¡CUANTO GOLFO ANDA SUELTO! Y ENCIMA COBRANDO UNA PASTA DE TODOS LOS ESPAÑOLES.
EL PRÓFUGO PUIGDEMONT DICE ESTAR "A DISPOSICIÓN DEL PARLAMENT" PARA SER INVESTIDO.

OKDIARIO.

PD: PUES AQUÍ LO ESPERAMOS. No tendrá agallas para venir, él ya sabe lo que le espera.
Puigdemont gana aliados.

Álvaro Martínez.

Actualizado:

04/09/2019 00:08h.

ACarles Puigdemont se le va a hacer larga la estancia en Waterloo. En junio se veía codeándose con los eurodiputados en Bruselas y Estrasburgo y después del veraneo, frustrado ese sueño, se tiene que conformar con hacerse fotos con personajes estrafalarios -alguno de ellos exconvicto y con un copioso pasado terrorista- en la puerta de su mansión belga de alquiler, a un paso de la extensa llanura donde Napoleón empezó su inevitable crepúsculo. Para eso ha quedado uno de los principales cabecillas del golpe, continuador del disparate separatista que comenzara Artur Mas -que ahora al parecer quiere volver a asomar la cabeza- y que más remotamente sembrara Jordi Pujol, verdadero padre fundador del movimiento «indepe» que ahora se encuentra a punto de banquillo por graves delitos de corrupción. Según se avanza en esta esperpéntica historia uno se va encontrando con delincuentes (algunos aún presuntos) allá por donde mire.

Uno de los que ayer formaban parte de la elegante delegación que fue a respaldar a Puigdemont es Fredi Bentanachs. Su historia es conocida. Fundador de Terra Lliure y responsable de atracos y atentados, Bentanachs fue una mezcla de chorizo y pistolero que en su día fue instruido por etarras en San Juan de Luz, donde Txomin, célebre asesino, le enseñó a matar y confeccionar explosivos. No debió poner mucho empeño el instructor pues la mayoría de las fechorías de este patriota catalán terminaron con Fredi huyendo, abandonando incluso a compinches heridos. Cuando en el 82 fue apresado, tardó un pestañeo en delatar a todos los que daban cobertura a su grupo criminal. Eso alivió bastante su paso por la cárcel, donde Fredi volvió a recuperar la lucha y el coraje independentistas al dejar escritos estos refinados versos: «H... de p... de España / el corazón nos queréis robar / H... de p... de España / qué caro que os ha de costar». Todo un poeta...

Anduvo Fredi a sus cosas hasta que con el 1-O reapareció convertido en «groupie del procés», acudiendo a retratarse con protagonistas activos u orbitantes del separatismo. En las fotos que va colgando en internet ha aparecido junto a Arnaldo Otegui, Pep Guardiola, Anna Gabriel, Quim Torra... Ayer tocaba Puigdemont, que con visitantes como Fredi parece que más que en la Casa de la República va a convertir Waterloo en la Cueva de Alí Babá, una pesadilla de mil y una noches.

Álvaro Martínez.

Redactor jefe.
ESTO VA UN POCO MEJOR.

Puigdemont se apaga en Bélgica entre llamadas a la confrontación

Los varapalos judiciales, la pérdida de aliados, y las disputas internas dejan al expresidente más aislado que nunca desde su marcha a Waterloo

Bruselas 10 AGO 2019 -

La caja de resonancia fabricada por Carles Puigdemont en Waterloo ya no es la que era. Los recientes varapalos judiciales, del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo primero, y de la Corte de Luxemburgo después, han acabado con el aura de imbatibilidad labrada en los procesos en Bélgica y Alemania, y mermado la fe del secesionismo en que los jueces europeos acaben dándoles la razón en su litigio con España. La prensa internacional, antaño presente en todas las convocatorias del expresidente catalán, ha reducido ostensiblemente su interés por sus movimientos. En el Parlamento Europeo, donde hasta hace unas semanas el independentismo contaba con cuatro eurodiputados, se han quedado en cuadro, con Diana Ribó (ERC) como único altavoz tras la exclusión del propio Puigdemont, Toni Comín (JxCAT) y Oriol Junqueras (ERC) por sus cuentas pendientes con la justicia.

Estrasburgo da un varapalo al ‘procés’: suspender el pleno de la DUI era una “necesidad social imperiosa”El Parlamento Europeo suspende los pases temporales a los diputados españoles por el ‘caso Puigdemont’

La lista de contratiempos es más larga. Los aliados flamencos de la derecha antiinmigración de la N-VA han salido del Gobierno belga, con lo que el respaldo sobre el terreno ha perdido fuelle. Uno de sus miembros más activos en la defensa de las tesis independentistas, Jan Peumans, que protagonizó un sonoro enfrentamiento con el Gobierno español, ya no está al mando del Parlamento flamenco. Ni es ministro de Defensa belga Sander Loones, que llegó a realizar colectas para el procés. El desmoronamiento incluye una fuerte ralentización de las adhesiones al Consell per la República, la estructura desde la que Puigdemont dirige el entramado independentista en el exterior y una de sus grandes fuentes de financiación gracias a los alrededor de 700.000 euros recaudados en cuotas.

En el ámbito comunitario, el reparto de cargos europeo podía ser visto por el independentismo como una oportunidad para romper con el férreo respaldo de las instituciones al Gobierno español. Fuera se han quedado personalidades incómodas para sus intereses como el italiano Antonio Tajani, hoy ya expresidente del Parlamento Europeo, pero el alivio puede no ser completo. Fuentes comunitarias apuntan a que su sucesor, el socialista David Sassoli, mantiene una postura similar sobre el asunto. Y la elección de Josep Borrell como vicepresidente de la Comisión y jefe de la diplomacia europea complica la difusión del relato de la España represora tantas veces repetido desde Waterloo.

"Es muy difícil explicar que viven en un Estado autoritario cuando al frente del Gobierno con más mujeres de la OCDE está el mayor partido socialdemócrata de la UE", apunta un europarlamentario socialista. La teoría del cuanto peor mejor cuenta todavía con la investidura fallida y la sentencia del juicio del procés como potenciales focos de desestabilización. Aunque también de disensión interna. "14 abstenciones a cambio de nada", decía un tuit compartido por Puigdemont crítico con ERC por no rechazar de plano la candidatura de Pedro Sánchez a la presidencia del Gobierno.

Entre los exconsejeros huidos a Bélgica hay quien da por hecho que España reactivará la euroorden una vez haya resultado para el juicio. Y si se da el escenario, hay escepticismo sobre la posibilidad de que puedan volver a esquivar la extradición.

Entretanto, Puigdemont acaba de publicar un libro breve bajo el título de Re-unim-nosen el que lanza la enésima llamada a la unidad del independentismo. En sus escasas 50 páginas, culpa a España de buscar su muerte civil, se muestra consciente de la imagen de lejanía que puede transmitir su liderazgo desde Bélgica, y rechaza ese aislamiento que se le atribuye. "Quiero decir que todas estas reflexiones que he ido teniendo, algunas de las cuales sintetizo en este escrito, no son las de un náufrago abandonado en una isla desierta, que es la imagen que algunos han querido proyectar de mi en esta estrategia mediática que lo destroza todo, sino de alguien que no ha dejado de trabajar, pensar, compartir, explicar, viajar, leer, escribir, corregir… desde que ha llegado a Bélgica", señala.

Además de mostrarse crítico con la desunión de los partidos independentistas, a los que acusa de generar "preocupación, confusión y desmovilización", no retrocede ni un milímetro en sus postulados. Identifica las políticas de Sánchez respecto a Cataluña con las del PP y mantiene la apuesta por la vía unilateral hacia la independencia. "El único camino que nos puede garantizar el objetivo pasa, lamentablemente, por una inevitable confrontación con el Estado", lanza.

Un año y nueve meses después de su aterrizaje en Bruselas, Puigdemont no ha cambiado de ropaje ideológico, pero se ha vuelto más cauto. Cuando desoyó los consejos de su abogado Paul Bekaert y viajó a Finlandia acabó siendo detenido en Alemania. El mes pasado, agazapado en la frontera entre Alemania y Francia, optó por no pisar Estrasburgo, donde le esperaban, con fervor cuasi religioso, 10.000 manifestantes llegados de Cataluña para apoyar su ingreso en el Parlamento Europeo.

En otoño le aguardan en Canadá, donde los independentistas de Quebec buscan revulsivos para recuperarse de la sangría electoral de los últimos comicios. Mientras tanto, en medio de la opacidad sobre la financiación de sus actividades, Puigdemont basa su legitimidad en su buen resultado electoral en las europeas, se agarra al clavo ardiendo de un futuro fallo favorable de los jueces europeos que le permita ser eurodiputado, y se emplea a fondo en Twitter para mantener el contacto con los suyos y trasladar la ilusión de normalidad identificándose con las causas más diversas, de los yazidíes al Metoo o las restricciones a las armas en EE UU.
ESPAÑA, CAMISA BLANCA.

Fuster Fabra: «A Puigdemont solo le queda que Corea del Norte le considere un perseguido político»

Especialista en la lucha antiterrorista, consiguió en los años de plomo condenas históricas contra ETA.

Salvador Sostres.

Actualizado:

17/07/2019 01:07h.

No me creo que le gusten las vacaciones.

Me gustan siempre y cuando no sean demasiado largas.

No me creo que le guste el verano.

También me gusta, porque nací el 15 de agosto, el mismo día y hora que Napoleón: a las 18.15. Una hora estupenda para levantarse de la siesta.

Este verano es raro, entre el juicio y la sentencia.

Pienso desconectar. Iré a navegar por la costa turca y no creo que allí me hablen del rollo del «procés».

Según los independentistas, España es Turquía.

Pues vale. Dicen muchas tonterías.

Usted sacó a Rosell de la cárcel.

El juicio lo ganamos todo el equipo.

Sí, pero la otra parte del equipo le tuvo dos años en la cárcel y a usted le bastó un mes para liberarlo.

Fue una coincidencia procesal.

Los que saben de estas cosas dicen que usted en la Audiencia Nacional. ¿Otra casualidad procesal?

Conozco bien la casa y le guardo mucho aprecio por los años de lucha contra ETA. Es la envidia de muchos países europeos. Un único órgano para combatir el terrorismo y las grandes redes criminales.

El entorno de Rosell sostiene que si no hubiera sido presidente del Barça no habría estado dos años en la cárcel por nada.

No lo creo. Su prisión provisional fue un grave error pero sin connotaciones políticas o futbolísticas. De hecho, le advertí a Rosell que si convertía aquello en una manifestación política, yo no entraba en su equipo de abogados.

Y entonces, ¿qué pasó?

El asunto se inicia en los Estados Unidos, la fiscalía asume y amplía la investigación y la jueza Lamela se la cree a pies juntillas. Luego, en las cuestiones previas, el tribunal percibe que hay dudas sobre la versión que le ha llegado y decreta la libertad de Rosell, y lo absuelve en sentencia.

Dos años dos y por nada.

Pero también demuestra la independencia de la Audiencia Nacional y que nuestro sistema judicial funciona.

Tomás Guasch escribió: «Fuster Fabra 1, Barça 0. El Español gana el primer derby de la temporada».

Dejé muy clara en la Audiencia mi condición de perico. No ayudó a la sentencia, pero ayudó a distender.

Usted derrotó a ETA en heroicas condiciones.

La victoria que más recuerdo fue la del atentado en la caserna de Vic. Ejercí la acusación particular contra Juan José Zubieta, el único terrorista que sobrevivió. Le condenaron en el 93 a 1311 años de cárcel, pero quedó libre en 2013.

No es razonable.

Se benefició de la derogación de la doctrina Parot. No es razonable: yo soy partidario de la cadena perpetua revisable porque ni Zubieta ni otros etarras liberados se han arrepentido ni han colaborado con la justicia.

España se ha visto reflejada en su mejor versión en el juez Marchena.

Hace muchos años que le conozco, y habiendo tenido resoluciones suyas a favor y en contra, he de decir que es un lujo jurídico.

Tiene en sus manos la sentencia más delicada de nuestra democracia.

Tomará su decisión en conciencia y sin ningún tipo de influencia exterior.

¿Es un caso difícil de juzgar?

Los hechos están muy claros pero la valoración es nueva, porque no tiene precedentes.

Si usted defendiera a Puigdemont y ante sus planes de esconderse si la euroorden de su extradición se reactiva, ¿qué consejo le daría?

Le diría que el mundo es demasiado pequeño para esconderse. Realmente no tiene donde esconderse. Su única alternativa es que Corea del Norte le considere un perseguido político.

¿De ser su letrado podría salvarle?

Que yo fuera su abogado es ciencia ficción, pero te diré dos cosas. La primera es que cuando defendí al general Rodríguez Galindo, la única limitación que me puso es que si para defenderle yo hacía o decía algo que perjudicara a alguno de sus hombres, renunciaría a mis servicios.

Puigdemont ha hecho todo lo contrario. ¿Y la segunda?

Yo soy reservista del ejército y el ejército me ha hecho mejor abogado. Me enseñó a distinguir entre estrategia y táctica. La estrategia es la planificación y la táctica es su aplicación. Sin estrategia, la táctica acaba siendo inútil, y también en esto Puigdemont ha hecho todo lo contrario.

¿Y qué espera del Español esta temporada?

Espero no perder la tercera final europea por penaltis. Creo que estamos perfilando un muy buen equipo.
Puigdemont estudia perpetuar su fuga en un país que no ceda a su extradición.

De momento descarta la entrega y baraja los destinos: Tailandia es atractivo para su pareja.

Salvador Sostres.

PD: ¡CUANTO MIEDO TIENE ESTE COBARDE A ENTRAR EN LA CÁRCEL!
Puigdemont da orden de apoyarse en los socialistas catalanes para no perder la hegemonía ante ERC.

El pacto entre PSC y JxCAT deja a los republicanos sin la presidencia de la Diputación de Barcelona.

CRISTIAN CAMPOS.
Apuros económicos para Puigdemont en Waterloo tras su fracaso europeo.

Más que un desafío al Gobierno y a Junqueras, su candidatura perseguía financiación: 40.000 € al mes.

Salvador Sostres.