Opinión, repasando columnas


LIBERALIDADES.

¡No, juro!

Los parlamentarios de la calderilla debutante niegan con triquiñuelas de párvulo lo mismo que a continuación juran o prometen.

Juan Carlos Girauta.

Actualizado: 05/12/2019 08:46h.

En el Congreso acabarán jurando el cargo por el Osasuna y por la Pachamama. Antaño solo amorcillaban la jura vascos hoscos, dedos de la mano del brazo político de ETA. Hogaño la calderilla toda aprovecha el momento para lucir su aversión a la Constitución, certificando una vez más que vileza y cursilería son hermanas. La ambición cejijunta de la peña provinciana es a veces una carretera para su pueblo, o que los dejen a solas con los niños en el aula. Pero salvo en el caso de los peneuvistas, únicos virtuosos del privilegio una vez asilvestrada Convergencia (no te escondas), las más de las veces les basta con quejarse.

El malestar de los terruños flota sobre el hemiciclo como una bruma deprimente y tenaz que nunca se disuelve. Es el contagio vasco-catalán, el parcelar España para venderle a España sus pedazos. Los principales afectados son los supuestos «países catalanes» remanentes. Convenientemente teñidos de ofensa y humillación histórica, los retales cantonalizantes no encajan en federación alguna (el federalismo pide lealtad), apuntando más bien al contradiós de la Primera República y al buen rollo de la Segunda.

El agravio, saltarín, pasa de Canarias a Teruel, que curiosamente existe. Y de cada puesta de largo toman nota cuantos pueden alegar una leyenda. O sea, todos, que aquí nadie ha nacido ayer salvo Madrid, líder del PIB y de la culpa. Y de ahí la calderilla o el centón, el collage de listos que burlan la solemnidad de la toma de posesión. Sus discursos y sus cerebros van embutidos en camisetas reivindicativas con los campanarios de sus aldeas estampados.

Hizo mal la presidenta del Congreso de los Diputados en permitir, de nuevo, las originalidades. Los parlamentarios de la calderilla debutante niegan con triquiñuelas de párvulo lo mismo que a continuación juran o prometen. Pero en la democracia y en el arte la forma es el fondo. Nadie serio discute que estamos entre las primeras democracias del mundo en cualquier ranking aseado. Lástima que nos embarremos por culpa de la dejadez parlamentaria con que Batet afloja la laxitud del Constitucional. Una flexibilidad flexible es una nueva rigidez, y por eso ha nacido un género chico: un a modo de relato corto que sustituye a la nuda jura.

Otrosí: absténgase doña Meritxell de guarecerse bajo el nombre de Fernando de los Ríos. Los socialistas del siglo XXI conocen poco o nada a sus ancestros. «En España, lo verdaderamente revolucionario es el respeto», citó. En la época de don Fernando, desde luego. Hoy la frasecita es una china que se tira a los únicos que respetan la Constitución, entre los que no se cuenta, por cierto, el PSC de Batet, diseñador del no-modelo territorial del PSOE. Por analogía de tendencias izquierdistas, debería prescindir la presidenta del profesor De los Ríos y evocar a Araquistáin y a Álvarez del Vayo. Dos que serían más del gusto de sus socios neocomunistas si supieran algo de elllos.

Juan Carlos Girauta.

Articulista de Opinión.
HORIZONTE.

La reinvención de la izquierda.

Se ha entrado en una rueda que es un pierde-pierde seguro. Siempre habrá uno más radical que tú.

Ramón Pérez-Maura.

Actualizado: 04/12/2019 00:03h.

Durante mi última visita a Londres, hace diez días, me sorprendió ver en Sloane Square a una activista conservadora repartiendo panfletos que anunciaban que «El distrito de Kensington y Chelsea ha declarado la emergencia climática». Reivindicaba un triunfo, porque es un distrito gobernado por su partido. La izquierda en todo Occidente demuestra una enorme adaptabilidad para ocultar el fracaso atronador de sus políticas y sustituirlas por otras que parece imposible denunciar. Algunos recordamos cómo en las décadas de 1970 y 1980 la gran motivación de la izquierda internacional era el desarme nuclear. Nos explicaban que aquel armamento nos llevaba al apocalipsis desencadenado por un holocausto. ¿Quién podía estar a favor de eso? Nadie. Pero los hechos, más bien, acabaron demostrando lo contrario. Gracias a la existencia de ese armamento y a la denostada Iniciativa de Defensa Estratégica (vulgo Guerra de las Galaxias) del presidente Ronald Reagan, llegó un momento en que el Imperio Soviético quebró y se derrumbó sin que se disparara, no ya un misil nuclear, ni siquiera una pistola de salón.

Ahora se trata de contarnos el apocalipsis al que nos lleva el Cambio Climático. Que efectivamente existe, como ha existido desde hace miles de años. Hay múltiples referencias de glaciares que existían donde hoy no queda ni resto de ellos, mares que hoy son desiertos, ciudades que hoy son submarinas o de cómo la inmensa Groenlandia cubierta de nieve era una región boscosa -por algo su nombre se traduce como «tierra verde».

El problema es que partidos de centro-derecha de todo Occidente han comprado esta mercancía defectuosa, como hace cuarenta años compraban la del desarme nuclear. Ahora nos encontramos con que los partidos liberal-conservadores en toda Europa hablan de conseguir «cero emisiones» para 2050 y rápidamente quedan como blandos y destructores del medio ambiente, porque frente a ellos surgen los fanáticos iluminados que dicen que hay que conquistar ese objetivo en 2030. Se ha entrado en una rueda que es un pierde-pierde seguro. Siempre habrá uno más radical que tú que prometa la conquista de la Luna y la propaganda oficial le convenza de que es posible. Me ha estremecido en estos días ver informativos de televisión presentando los datos del cambio climático evitable como una verdad incontestable. Las cortinillas de los informativos eran idóneas para la propaganda de la Alemania nazi. Ni una opinión discrepante de entre las muchas que hay en el mundo académico. Ni una sola referencia a cuántos calentamientos y enfriamientos ha tenido el planeta en los últimos mil años, cuando no había ni la más mínima afectación industrial sobre el clima.

Sería muy conveniente que alguien explicara cómo este discurso lo ha impuesto «Extinction Rebellion», grupo de presión conocido como XR. Su objetivo es fomentar los desórdenes públicos, la denuncia de Occidente y del capitalismo. Una de sus fundadores, Gail Bradbrook, sostiene que «realmente te sientes diferente cuando violas la ley, especialmente si no te cogen», y el otro, Roger Hallam, cree que «las emociones son la única forma de conseguir que las gentes hagan algo», lo que dijo antes de justificar el Holocausto judío como algo menor frente al cambio climático. Se disculpó después, pero insistió en que «está pasando otra vez, a una escala mucho mayor y a la vista de todos. El norte global bombea CO2 letal a la atmósfera y erige muros a la inmigración, haciendo de grandes regiones campos de la muerte». Con un par.

Ramón Pérez-Maura.

Articulista de Opinión.
VIVIMOS COMO SUIZOS.

El tostón de las siete palabras.

Anna Paquin tiene frase de milagro en «El Irlandés». Scorsese no lo consideraba necesario.

Rosa Belmonte.

Actualizado: 03/12/2019 00:12h.

Creo que al feminismo no le gusta la última película de Scorsese. Un disgusto para Scorsese. Y otro para el feminismo. O para Irantzu Valera, que es a quien se lo he leído: «La última de Scorsese molaría si todavía soportáramos historias de señoros y sus movidas, en las que las mujeres solo cocinan, crían, ponen cara de resignación y aguantan a mangarranes que no las tratan como a personas, siempre calladas. Pero ya no». Y perdonen por haber escrito ese palabro tan mentecato de «señoro». Lo curioso es que el planteamiento de Varela es seguido por muchos. Por muchas. Pero, vaya, no te guste una película es la cosa más habitual del mundo. Una mala o una buena. Por las razones que sea. Puede uno hacer el borrico como quiera. La borrica. A mí no me gusta «Casablanca». Ni me suele gustar la gente a quien le gusta «Desayuno con diamantes». Una melonada como cualquier melonada. Lo increíble es querer cambiar el pasado. Aunque «El Irlandés» sea reciente, retrata una época, a un círculo concreto de criminales. Anna Paquin (que hace de hija de Robert de Niro) tiene frase de milagro. Scorsese no lo consideraba necesario. ¿Saben que la actriz que hace el papel de niña se llama Lucy Gallina? Esta en España no habría llevado muy bien el colegio. Sí, eso es lo que más me ha llamado la atención de la película. Como que en las películas de los 80 y 90 el piloto del helicóptero se llamara Al Cerullo.

El asunto de la falta de personajes femeninos ha generado lío por cómo queda la representación de la mujer en el cine. Hombre, a mí también me preocupa la representación de la mujer en la política cuando veo a Adriana Lastra o a Irene Montero. Pero más me preocupan los hombres. Gallina/Paquin solo tiene una frase, el resto son silencios y miradas. La mirada moral. A ver quién queda mejor en «El Irlandés», ¿los hombres o las mujeres? Las mujeres, las mujeres. Además, el mujerío rabioso con esta película de tíos tendría que dar las gracias a Scorsese por mostrar una sociedad patriarcal muy real. Mafiosa, pero tan real como la sociedad cotidiana, donde la gente no se mata entre sí pero también es muy bruta. Gracias por darles la razón, que tampoco hacía falta. Ya sabemos cómo son las cosas y, sobre todo, cómo han sido. Hace 80 años que se estrenó «Mujeres», de George Cukor. Basada en la obra de Clare Booth Luce y adaptada por Anita Loos, estaba interpretada solo por mujeres. Norma Shearer, Joan Crawford, Rosalind Russell, Paulette Godard, Joan Fontaine… Hasta Hedda Hopper. Y los animales eran todos hembras. Pero lo único que hacían era hablar de hombres (las mujeres). Claro que eso pasa también en «Sexo en Nueva York». Los años 30 fueron muy de mujeres en el cine, desde la screwball comedy a «El Mago de Oz» (la promoción de Judy Garland por todo el país me recuerda mucho a las llegadas de Greta Thunberg a los sitios).

Hay un ejemplo de representación de la mujer en los medios de comunicación, en la cultura popular, que siempre me ha fascinado: el de las hermanas Izquierdo. Los asesinos de Puerto Hurraco son los hermanos Izquierdo, pero la foto de las mujeres en un tren llorando y con las manos en la cara es mucho más poderosa. Son como Anna Paquin en «El Irlándés». Los importantes son ellos, pero a ellas las recordamos más. Lo cierto es que Anna Paquin hace una de las mejores interpretaciones en «El Irlandés», por mucho que los otros sean vacas sagradas y anden parloteando más de tres horas. Paquin mira, calla y dice «Why? Why?» y «Why haven’t you called Joe?». Siete palabras. Y el follón que están dando.

Rosa Belmonte.

Articulista de Opinión.
EL CONTRAPUNTO.

¿Salvará Sánchez al Chicle?

Lo peor que podría pasarle al PSOE sería que el Constitucional le diera la razón y derogara la prisión permanente revisable.

Isabel San Sebastián.

Actualizado: 01/12/2019 23:46h.

Hace tiempo que el PSOE no se refiere a la prisión permanente revisable. Concretamente, desde que Sánchez llegó al Gobierno merced a una moción de censura. En su día, en cambio, cuando el PP utilizó su mayoría absoluta en el Congreso para aprobar esta abrumadora demanda social, la cosa fue muy distinta. En ese lejano marzo de 2015 la bancada socialista puso el grito en el cielo, acusó a los populares de estar conculcando el sacrosanto derecho de los criminales a la reinserción y se apresuró a recurrir la ley ante el Tribunal Constitucional, cuyo dictamen todavía estamos esperando. Sus señorías son muy dadas a perder en algún cajón oscuro las «patatas calientes» que afectan a alguno de los dos grandes partidos políticos, cuando estos cambian de parecer y no quieren que se les dé la razón en un asunto de principios susceptible de perjudicarles electoralmente. Solo así se explica que el recurso presentado por el PP contra la ley del Aborto de Zapatero esté durmiendo el sueño de los cobardes nada menos que desde 2010 y éste, planteado por los del puño y la rosa para rescatar de la cadena perpetua a individuos como el Chicle, vaya camino de los cinco años sin que el tribunal se pronuncie. ¿Existe mejor modo de eludir posicionarse en un asunto espinoso que esconderse bajo las togas de los magistrados, al mismo tiempo que se les instruye discretamente para que se abstengan de tomar una decisión u otra mientras no esté claro cuál es la que más conviene al recurrente? Rajoy pasó por La Moncloa y por Génova sin tener que mancharse las manos con un asunto que le causaba una infinita pereza y Sánchez está atrincherado tras una resolución llamada a seguir mucho tiempo pendiente porque lo peor que podría sucederle ahora sería que el TC acogiera favorablemente su petición y lo convirtiera en el salvador del asesino de Diana Quer.

José Enrique Abuín, un depredador peligroso con un historial delictivo aterrador, será recluido en una cárcel de por vida (a menos que demuestre fehacientemente haberse rehabilitado, cosa harto complicada dada su trayectoria vital) gracias a que el PP tuvo el valor de oponerse al pensamiento políticamente correcto y adoptar una medida que la ciudadanía reclamaba a voces. Al igual que él, otros delincuentes de su calaña, violadores homicidas multireincidentes, terroristas, asesinos de niños y demás ralea criminal, cumplen idéntica pena o se enfrentan a ella ante el juez, para alivio de las personas de bien, por más que la actual mayoría Frankenstein llamada a respaldar al Gobierno haya dejado muy clara su posición contraria a encerrarlos permanentemente. Estos autoproclamados «progesistas», encabezados por un PNV impaciente por liberar a los pocos etarras condenados a penas largas que aún están presos, estiman que la prisión permanente, aunque revisable, es demasiado severa. Su empatía está con los agresores antes que con las víctimas, muy en línea con lo que ha sido desde hace décadas la doctrina oficial de la jurisprudencia española. A esas mentes biempensantes les ofende que el Chicle no vuelva a ver la luz del sol, pero no nos brindan soluciones alternativas para librar de sus garras a futuras presas, sencillamente porque no existen. Se vé que Pedro Sánchez se ha caído del caballo y asumido al fin esta cruda realidad, o simplemente quiere evitar seguir cayendo en las encuestas con propuestas tan impopulares como la derogación de esta ley. Sea como fuere, la prisión permanente ha dejado de importarle... gracias a Dios.

Isabel San Sebastián.

Articulista de Opinión.
EL RECUADRO.

¿Pero hubo ERE alguna vez?

Lo más preocupante es que el futuro inmediato de España está en manos de Rufián.

Antonio Burgos.

Actualizado: 30/11/2019 23:54h.

Esto va a tal velocidad (hacia el caos) que noticias de hace una semana parece que nunca existieron. Verbigracia, los ERE. ¿Hubo alguna vez sentencia en el caso de los ERE de Andalucía y sus casi 900 millones de euros hurtados a las arcas públicas no para los bolsillos particulares de nadie, qué va, sino para obras de caridad con dinero ajeno? Al parecer, por lo que Pedro Sánchez ha comentado la sentencia (que ha sido nada, absolutamente nada, los 0 grados de Lepe, ni frío ni calor), nunca hubo escándalo de los ERE, ni nadie malversó fondos públicos, y mucho menos favoreció a los amigos y apuntó a conmilitones, parientes y vecinos para trincar.

Y nadie ha ido a la cárcel. Aunque las condenas han sido de cárcel, nadie ha ido a ella. Ni los 4 condenados, 4, para los que pedía trena la fiscal, como Viera y Fernández, ex consejeros de la Junta, y los muy conseguidores directores generales Guerrero y Márquez. Lo que más gracia me hace es la razón del tribunal para «hacer un Pujol» con ellos, esto es, para dejarlos sin pisar ni Sevilla 2 ni Puerto 1: que no tienen posición económica desahogada y no hay el menor riesgo de fuga. Para «hacer un Puigdemont», esto es, para huir de la Justicia y de España cogiendo las de Villadiego, hay que tener por lo visto una posición económica sólida, estar rico potrico. Y como estos señores, a pesar de haber desaparecido 864 millones de euros no se embolsaron un duro, pues como dijo Guerrero el del largo abrigo-capote en sus idas y venidas a los tribunales: « ¿Adónde voy a ir yo?». Pues a la cárcel, hijo. Si es que los ERE hubieran existido. Que a juzgar por lo absolutamente nada que ha dicho Sánchez sobre la cuestión, no debieron de existir nunca. Eso debe de ser de una serie de Nexflit, que se han creído que es verdad. Y de devolver lo mangado, nada. Olvídense del Catecismo Ripalda: «No se perdona el pecado sin devolver lo robado». Como no se ha robado, que nadie duda de la honorabilidad de unos señores como Griñán y Chaves que fueron presidentes del PSOE y no se han llevado un euro a su bolsillo, no hay que devolver nada. Lo de «devolvemos su dinero» es sólo del Cortinglés. Para eso se encargó Susana Díaz de retirar la petición de responsabilidad civil, para que en estos ERE que nunca existieron nadie tuviera que devolver un duro, ni le embargaran el piso. Lo que sí vamos (¡encima!) a apoquinar es la millonaria minuta de los abogados de la defensa de estos señores con tanta honorabilidad como poca vergüenza. La Junta desvalijada es la que tiene que pagar a los defensores de los apandadores. ¿No te digo lo que hay?

Sí, parece que nos hemos vuelto locos, entre el Black Friday y la prescindible Cumbre del Clima de la niñata del catamarán. O que el mundo está al revés. En vez de exigir que devuelvan el dinero de los ERE, pagamos la defensa de los condenados. Y en vez de pronunciarse el presidente del Gobierno en funciones, toque de silencio. Aquí solamente las viejas glorias, la vieja guardia, los camisas viejas del PSOE, como Leguina, Paco Vázquez, Borbolla, Valle, Guerra, o González (que ya no mandan nada) han mantenido la cabeza fría, la voluntad firme y la vergüenza en su sitio al preguntarse lo que todos: ¿dónde quiere llevar a España este Sánchez que se pone en manos de los que quieren destruirla? Lo más triste y preocupante es que el futuro inmediato de España está en manos de ERC y del repugnante Rufián. Aquel Sánchez que no dormiría tranquilo con Podemos en el Gobierno está a pierna suelta en su colchón de La Moncloa, cediendo lo que haya que ceder. Y a España y su unidad, que le vayan dando. Y perdiendo de entrada la batalla del lenguaje y admitiendo que el separatismo independentista es «el conflicto político catalán». No sólo es para llorar. Es para alquilar plañideras como los romanos.

Antonio Burgos.

Articulista de Opinión.
EL BURLADERO.

Pablo llama a Pedro.

De ser Pedro un tipo con la cabeza sobre los hombros consideraría seriamente esta oferta.

Carlos Herrera.

Actualizado: 29/11/2019 00:03h.

Hola Pedro, soy Pablo; ¿tienes cinco minutos? Esta conversación podría comenzar así, siempre y cuando Pedro descolgase el teléfono, cosa que no ha hecho hasta ahora y que, a buen seguro, no tiene muchas ganas de hacer. Pero Pablo tendrá que intentarlo, de forma discreta, sin anuncios previos. «Voy a verte y te cuento qué se me ha ocurrido». Sin necesidad de ocultarse pero sin alharacas, Pablo se planta en Moncloa, se sienta en el sofá blanco y se dispone a beber el espantoso café de la casa.

-El Parlamento cuenta con unos cien diputados dispuestos a reventar las costuras del país que te ha votado a ti para dormir en este colchón. Son, más o menos, los que quieres que te apoyen para gobernar. No lo entiendo, pero es lo que hay. Lo que te propongo es cambiar el plano, la fotografía y la orientación. Ahora mismo las estructuras productivas de media España están temblando solo de pensar que puedas organizar un gobierno con estos gañanes, que por lo visto es lo que te apetece. Pero si lo que tú quieres es gobernar solo yo te ofrezco una solución. Creo que puedo contar con Ciudadanos para esto. Entre vosotros y nosotros sumamos unos doscientos y pico diputados, suficientes para investirte con desahogo. Sé que la investidura no es suficiente para garantizar una legislatura tranquila, pero piensa que meter a Podemos en el Consejo de Ministros y apoyarte en gente como los de Esquerra, el PNV, Bildu y todo lo demás puede torturarte el resto de tu mandato. Ese Gobierno te dura lo justo. Nosotros te apoyamos, quiero decir que te votamos directamente, y te dejamos gobernar. Sólo te pedimos cuatro cosas que no te habrán de condicionar más que lo meramente razonable. Tú te comprometes a no subir impuestos, a no agobiar a las empresas en un momento delicado de recesión como el que puede llegar. Dejas la Reforma Laboral más o menos como está, o, si acaso, retocas algún aspecto que no la deshaga pero que justifique tu programa. Te comprometes a seguir las normas de estabilidad fiscal y financiera de la Unión Europea, especialmente el compromiso del déficit. Olvidas la tentación de indultar a delincuentes que han promovido un Golpe de Estado contra el orden constitucional. Le explicas a tus colegas del PSC que ahora no es el momento de jugar a las naciones ni de abrir debates de plurinacionalidades que no aportan nada positivo para la estabilidad de España, incluido el intento «aprovechategui» del PNV de estudiar un nuevo estatuto vasco que quiera desmontar la presencia del Estado en aquella Comunidad. Entre los tres respaldamos al Rey sin someterle a tensiones innecesarias. Y a partir de ahí decides tú la política del día a día. Yo te ayudo a sacar adelante unos presupuestos en los que no creo que vaya a ser muy difícil ponernos de acuerdo, haces la política social que creas que corresponde y determinas si prefieres invertir en trenes o en autopistas, yo que sé. De esta forma garantizamos estabilidad y nos protegemos ante las sacudidas que van a venir y que se anuncian delicadas. Evitamos que seas un nuevo Zapatero. Yo me voy igual de discretamente que he venido y te dejo a ti la iniciativa. Tú lideras la operación, haces como que me llamas y yo vuelvo con las cámaras y los plumillas. Tú quedas como el hombre de Estado que promueve un pacto que habrá de gustar mucho en Europa y Ciudadanos y yo como españoles responsables que te decimos que sí. España no tiene nada que perder con este acuerdo, antes al contrario, ¿Qué te parece?.

De ser Pedro un tipo con la cabeza sobre los hombros consideraría seriamente esta oferta. Ocurre, desgraciadamente, que lo más probable es que diga que no. Es el atractivo del abismo.

Carlos Herrera.

Articulista de Opinión.
Vamos a ver. Poco a poco y menos pico.

Mi objetividad es la misma que la de ella en sentido contrario, a veces, pocas, coincidimos y por ello la leo.

No me des poderes que ni tengo ni quiero. Jamás he tenido a ningún político relevante cerca de mi; menos aún a pro o filo etarras, salvo en un coche en dos ocasiones ellos armados y yo con la manos en los bolsillos. Así que este tema apartalo cuando te dirijas a mi

No creo que nadie quiera hacer con España desde el gobierno, lo que dices
... (ver texto completo)
Mejor que no siga tan suelto el Sr. Sánchez y deje de LIARLA más con ERC y el PNV.
A dónde va a conducir?

A dónde quiere el PP aunque se hunda ESPAÑA, entre los brazos de la extrema derechas.
Mejor a tu pueblo, debe estar muy hundido y será conveniente levantarle.
Vamos a ver. Poco a poco y menos pico.

Mi objetividad es la misma que la de ella en sentido contrario, a veces, pocas, coincidimos y por ello la leo.

No me des poderes que ni tengo ni quiero. Jamás he tenido a ningún político relevante cerca de mi; menos aún a pro o filo etarras, salvo en un coche en dos ocasiones ellos armados y yo con la manos en los bolsillos. Así que este tema apartalo cuando te dirijas a mi

No creo que nadie quiera hacer con España desde el gobierno, lo que dices
... (ver texto completo)
Y DICES:>> menos aún a pro o filo etarras, salvo en un coche en dos ocasiones ellos armados y yo con la manos en los bolsillos. Así que este tema apartalo cuando te dirijas a mi>>

Te recuerdo que dejaste de cumplir el punto 5º del DECÁLOGO- ****. ¿Lo recuerdas? ¡Mira que ir con las manos en los bolsillos!, ¡a quién se le ocurre!
Bueno, nada nuevo bajo la capa del cielo.
Lo mismo que tú en sentido contrario y atizando a esta señora.
A mí me gusta lo que dice.
Bueno, nada nuevo bajo la capa del cielo.
A mi también me encanta como escribe Isabel, pero no me gusta nada lo que dice.
A mí me gusta lo que dice.
Se te ve la objetividad que tienes con esta periodista, sois tremendos los izquierdistas, ¡de pena! unos cuantos como tu, Pedro, Pablo y otros de la mismas ideología seréis los culpables del futuro gobierno de extremistas, comunistas, lifoterrorístas, y proetarras que piensan desgobernar España, y todo por el afán que tiene de seguir en el sillón de la Moncloa, es lo peor de lo peor que ha tenido España, capaz de todo, ese es el señor de las tesis.
Vamos a ver. Poco a poco y menos pico.

Mi objetividad es la misma que la de ella en sentido contrario, a veces, pocas, coincidimos y por ello la leo.

No me des poderes que ni tengo ni quiero. Jamás he tenido a ningún político relevante cerca de mi; menos aún a pro o filo etarras, salvo en un coche en dos ocasiones ellos armados y yo con la manos en los bolsillos. Así que este tema apartalo cuando te dirijas a mi

No creo que nadie quiera hacer con España desde el gobierno, lo que dices
Si tan seguros estáis pómez pruebas sobre la mesa, no futuribles deseables por vosotros. Habéis tenido la sartén con dos mangos, ciudadanos y vosotros, y solo se ha creado más enfrentamiento y engordado la extrema derecha y los separatistas.
Porque dejáis pasar el tiempo? Que esperáis? Que Sánchez esté bien atado para hacer lo que Ciudadanos el día antes?

Dejáis de cuentos buscando culpables, no se escapa nadie.

Es mi opinión
Normal, lo contrario sería para preocuparse.
No puedo estar mas de acuerdo con esta opinión. Me encanta como escribe Isabel.
A mi también me encanta como escribe Isabel, pero no me gusta nada lo que dice.