Opinión, repasando columnas


Inda: « ¿Has caído, Pablo, en que la ley que planteas permitirá llamarte golfo, terrorista o cabrón?»

OKDIARIO. 11/02/2021 06:50.

Eduardo Inda ha criticado la proposición de ley presentada por Podemos para despenalizar el enaltecimiento del terrorismo y las injurias a la Corona. Inda le recuerda a Iglesias que esta jugada se le puede volver en contra. « ¿Has caído, Pablo, en que la ley que planteas permitirá llamarte golfo, terrorista o cabrón?», pregunta Inda al vicepresidente segundo del Gobierno.

Este pequeño detalle es en el que ahonda Inda en su comentario. «He visto que has presentado una proposición de ley para despenalizar el enaltecimiento del terrorismo, lo cual es normal porque tú entre un proetarra y una víctima, siempre te vas a quedar con el proetarra. Y, además, eres íntimo amigo del ex jefe de la banda terrorista ETA Arnaldo Otegi. Por lo tanto, muy en tu línea», asegura Inda sobre uno de los supuestos que pretende despenalizar Podemos con la ayuda del PSOE.

Pero hay más. «También propones despenalizar las injurias a la Corona y los actos contra los sentimientos religiosos», detalla el director de OKDIARIO, que resalta que «esto último es porque os mola insultar, calumniar e injuriar a los católicos, aunque, eso sí, hacerlo con los musulmanes… no tenéis lo que hay que tener. A eso no os atrevéis nunca. Id, si queréis, a la mezquita de la M-30 y llamadles de todo a los musulmanes, ciscaros en el Profeta o en Alá y ya veréis lo que os pasa, majetes».

Sin embargo, lo más interesante es otra cosa que Iglesias y Podemos plantean en su proposición de ley y que es lo que más ha llamado la atención a Inda. «Veo que en esta proposición de ley hay una cosa interesante y es que tú planteas que se despenalicen también las injurias, los insultos a los militares, a los guardias civiles, a los policías y también a los miembros del Gobierno», recuerda el periodista.

Continúa su reflexión Inda haciéndole una serie de preguntas al vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias: « ¿Eso significa, por ejemplo, que yo te puedo llamar cabrón y no me va a pasar nada? ¿Significa, también, que puedo decir que eres un golfo y un chorizo? ¿Significa que puedo decir que pagas en dinero negro porque tienes tu casa llena de billetes de 500? Te puedo llamar la salvajada que quieras que te llame. Te puedo llamar terrorista… Lo que me dé la gana, según esa proposición de ley que acabáis de presentar. Que no digo que lo seas, ni muchísimo menos».

Eduardo Inda advierte al líder de Podemos que «estas armas las carga el diablo» porque «legalizar y permitir el insulto, la injuria, la calumnia significa que abstraemos de la injuria, del insulto y la calumnia a los tribunales, al Estado de derecho. Y eso significa que la gente dirimirá esas cuitas por las malas. Es decir, con la fuerza física, no con la fuerza de la razón. Y eso, querido Pablo, desgraciadamente es lo que pasó en este país hace 80 años y terminó todo como terminó. En fin, tu sabrás».
Vox es la violencia
"El único responsable de la violencia política en España en la época contemporánea es VOX. No hay nadie más. Su estrategia es promoverla contra colectivos diana y buscar la reacción para victimizarse y lograr un capital político que no es capaz de conseguir con un ambiente político de calma y respeto".

Antonio Maestre

Madrid | 10/02/2021
Condenar ciertos tipos de violencia pero hacer la vista gorda sobre otros tipos de violencia es una manera como otra cualquiera de hacer ... (ver texto completo)
Que poca vergüenza tiene Maestre, o sea, que los violentos son los que reciben pedradas, ¡sinvergüenza este Maestre!, ¡hay que tener cara!
Vox es la violencia
"El único responsable de la violencia política en España en la época contemporánea es VOX. No hay nadie más. Su estrategia es promoverla contra colectivos diana y buscar la reacción para victimizarse y lograr un capital político que no es capaz de conseguir con un ambiente político de calma y respeto".

Antonio Maestre

Madrid | 10/02/2021
Condenar ciertos tipos de violencia pero hacer la vista gorda sobre otros tipos de violencia es una manera como otra cualquiera de hacer política. El tiempo que ocupa en el debate de la opinión pública los sucesos en el mitin de VOX en Vic frente al nulo que ocupan las cacerías de migrantes en Canarias promovidas por el discurso de odio de VOX son una muestra de que la violencia solo es censurable cuando podemos sacar de ella algún tipo de capital, y este puede ser político, social, mediático o de imagen personal. Poner mayor énfasis es denunciar la violencia reactiva de los colectivos señalados por el discurso antidemocrático de VOX que la violencia que sufren estos colectivos forma parte de la deriva constante y continua que lleva a los partidos de extrema derecha a ganar posiciones hasta que los lloros llegan tarde. Cuando tomen el Capitolio muchos de los que promueven su crecimiento se lamentarán. Ténganlo por seguro.
El único responsable de la violencia política en España en la época contemporánea es VOX. No hay nadie más. Su estrategia es promoverla contra colectivos diana y buscar la reacción para victimizarse y lograr un capital político que no es capaz de conseguir con un ambiente político de calma y respeto. Por eso su discurso busca alterar la convivencia y poner en el objetivo del odio de sus militantes irracionales a colectivos vulnerables, menores tutelados, a los inmigrantes, al colectivo LGTBI y las mujeres. Busca agredirlos con su discurso, señalarlos ante sus militantes y provocar momentos de tensión que provoquen una reacción para, con el apoyo del resto de actores equidistantes, ser el centro del debate público presentándose como una víctima de esos colectivos que previamente han criminalizado. Es la estrategia Horst Wessel, el mártir nacionalsocialista que Joseph Goebbels buscó durante tantos años. Horst Wessel fue el jefe de brigada de las SA que se dedicaba a atacar por Alexanderplatz a socialistas y comunistas hasta que un proxeneta de ascendencia turco le disparó en la cabeza asesinándolo. La oportunidad que esperaba el propagandista nazi para convertir en héroe a un criminal político.
Es por eso, conociendo cómo funciona y opera el pensamiento primario de la propaganda posfascista de VOX que es preciso evitar cualquier actuación que puedan capitalizar y marcar la agenda pública. El éxito de los de Abascal no se debe a estos actos violentos reactivos, porque el éxito llego antes por una campaña política y mediática de normalización que interesaba a demasiados actores poderosos que les abrieron los salones de la corte y los platós. Pero ser conscientes de cuál es el problema mayor de la campaña a favor de los posfascistas no impide analizar los efectos políticos de cada hecho. Cuando se revienta un acto de VOX se está corriendo el riesgo de que logren en su propio beneficio una cuota de pantalla victimizándose que no ayuda en el intento por eliminar de nuestra vida política a un partido que atenta contra los valores fundamentales de la democracia y los derechos humanos de los más vulnerables.
Repudio la violencia. Por eso me preocupa la presencia de VOX en la política española. A todo aquel que de verdad le preocupe la violencia, y no la tenga como excusa para hacer política, tendría que tener como prioridad la denuncia constante del discurso xenófobo, machista y homófobo del partido de Santiago Abascal. Porque esas palabras e ideas son el origen y causa del odio concreto y asfixiante que hace más difícil la vida cotidiana de los colectivos más vulnerables en este país. VOX es violencia, violencia contra los migrantes, violencia contra las mujeres, violencia contra los transexuales. Combatir a VOX es la obligación moral de quien busca un país plural y democrático libre de violencia política.
EDITORIALES-TRIBUNAS.

Iglesias pretende que injuriar al Rey no sea delito, pero pide cárcel para quienes le injurian a él.

OKDIARIO. 10/02/2021 06:50.

Podemos pretende, a través de una proposición de ley, que se deroguen los delitos de enaltecimiento del terrorismo y de injurias a la Monarquía, así como el de las ofensas a los sentimientos religiosos. Y quiere hacerlo por la vía rápida, «por la urgencia de la prisión de un cantante», el rapero Pablo Hásel, condenado a nueve meses de cárcel por un delito de enaltecimiento del terrorismo e injurias y calumnias a la Monarquía y a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado por difundir mensajes atentatorios en redes sociales. Hásel tendrá que ingresar en prisión por ser reincidente

Lo de Podemos es de una hipocresía clamorosa, porque si lo que pretende Pablo Iglesias es que el derecho a la libertad de expresión no tenga límites que empiece por aplicarse el cuento, porque al ciudadano Miguel Frontera, por manifestarse delante de su casa megáfono en mano, quiso meterle en la cárcel. Y la Fiscalía de Dolores Delgado y Pedro Sánchez, tanto monta, monta tanto, le acusó de un delito de injurias graves. O sea, según Pablo Iglesias, las injurias y calumnias al jefe del Estado no deberían ser constitutivas de delito, pero si el injuriado es él, estacazo en toda regla, prisión incluida. La doble vara de medir del populismo tiene estas cosas.

Por lo demás, Podemos quiere reformar el Código Penal para no identificar a los promotores de los asedios al Congreso de los Diputados. Otro disparate más: si lo que Podemos pretende en España se aplicara en Estados Unidos, ahora que gobierna Joe Biden, quienes asaltaron el Capitolio se irían de rositas ante la imposibilidad legal de identificarles. En suma, lo que plantea Podemos es un Código Penal embudo: muy ancho para los suyos, para que puedan calumniar e injuriar a discreción, y muy estrecho para el resto. Una libertad de expresión por escalas ideológicas: para que ellos puedan arremeter contra todo y contra todos y ponerle mordaza a quien no le baile el agua a la extrema izquierda.

El partido del vicepresidente Pablo Iglesias aboga por eliminar los delitos contra la Corona, recogidos en los artículos 490.3 y 491 del Código Penal. «Esta protección a la más alta institución del país, en cuanto que ostenta la Jefatura del Estado, constituye un verdadero ataque contra la libertad de expresión. En un sistema democrático cuanto más poder tiene una institución mayor ha de ser la exposición a la crítica legítima por parte de la ciudadanía», asegura. No cabe mayor hipocresía: injuriar al Rey, según Pablo Iglesias, no debería ser delito, pero injuriarle a él, sí.

Será que se cree por encima del jefe del Estado.
EDITORIAL.

Opinión.

Peligrosa 'batasunización' de Cataluña.

Actualizado Domingo, 7 febrero 2021 - 19:39.

Otegi hace campaña junto a Junqueras, ambos socios de Sánchez, y Vox sufre en las calles de Vic la violencia independentista.

La política catalana inauguró durante el procés una deriva iliberal y excluyente que tiene como objetivo prioritario imponer el proyecto rupturista del independentismo. En este contexto hay que enmarcar la creciente batasunización de una campaña electoral en la que Arnaldo Otegi respaldó este domingo a Oriol Junqueras, y que la caravana electoral de Vox fuera el sábado objeto de la ira descontrolada -y permitida por la policía catalana- de los jóvenes cachorros del secesionismo. Al movimiento nacionalpopulista que persigue la separación de Cataluña del resto de España no le basta con ejercer la hegemonía en el Parlamento, las instituciones, los medios de comunicación y las elites culturales. Necesita agitar el acoso callejero como parte de su anhelo disolvente. No estamos ante una quimera ideológica propia de fanáticos más que de dirigentes de un país democrático, sino ante una amenaza golpista que no tiene escrúpulos en recurrir a la violencia explícita para ejercer la coacción o bien en mirar para otro lado mientras la serpiente del odio y la intolerancia sigue gangrenando las bases sociales de una ciudadanía ya de por sí fracturada.

Los líderes de Bildu y ERC comparten el objetivo de liquidar la soberanía nacional. No es extraño que hagan campaña juntos. Lo insólito e inadmisible es que ambos se hayan convertido en socios del Gobierno de coalición y que Sánchez les haya reconocido como interlocutores válidos y ejes de la mayoría Frankenstein. El envalentonamiento de estas fuerzas, sumado a la radicalización independentista tras décadas de adoctrinamiento, explica la agresión inaceptable sufrida por los candidatos de Vox en Vic. Se trata de un acto de barbarie que exige la condena de todos los partidos y una rectificación por parte de la Generalitat, responsable de la orden de los Mossos de dispersar pero no detener a los responsables de esta agresión. Los líderes separatistas han sido incapaces de repudiar este acoso e incluso algunos referentes paniguados, como Pilar Rahola, han llegado a justificarlo. Se dicen antifascistas, pero no tienen reparos en recurrir a la violencia para tratar de imponer sus ideas.

Estas conductas, herederas del execrable amedrentamiento de Batasuna, revelan la gravedad de la úlcera provocada por el afán divisivo de los independentistas. El separatismo ha alimentado al monstruo del frentismo y el problema en Cataluña es que ya ni siquiera un eventual Govern del PSC garantiza el cambio drástico que exige la amenaza del secesionismo. La anomalía del 14-F se completa con el riesgo que representa la situación epidemiológica. Y ello hasta el punto de que la Generalitat, tal como anunció este domingo, se plantea no publicar los resultados esa noche si son muchas las mesas electorales que no pueden constituirse. La inquietud social por la pandemia es lógica, pero el Gobierno catalán tiene el deber de preservar todas las garantías de votación.
EDITORIALES.

EDITORIALES/TRIBUNAS.

Si Irene Montero necesita una niñera, que la pague ella.

OKDIARIO. 05/02/2021 06:50.

La ex diputada de Podemos Teresa Arévalo compatibiliza su cargo de secretaria de Política de Cuidados de la formación morada -el nombre le va que ni pintado- con el de jefa de Gabinete adjunta de la ministra de Igualdad. Entre sus funciones destaca la de hacer de niñera de los hijos de Irene Montero y Pablo Iglesias, pues se ocupa de su cuidado no sólo en los actos públicos, sino que también suele acudir al chalet de Galapagar para atender a los mellizos de la pareja gubernamental.

Nada que objetar al hecho de que Irene Montero encargue el cuidado de sus hijos a la persona de confianza que tenga por conveniente, pero la situación de Teresa Arévalo -dado que cobra un sueldo de la Administración pública en el Ministerio de Igualdad- es inaceptable. Dado que la pagamos todos los españoles, Irene Montero haría bien en explicar cuáles son las funciones de su adjunta, porque si cobra del Estado -o sea, de nosotros-lo menos que se la puede pedir es que trabaje en exclusiva para la Administración y no se ocupe de las labores domésticas de su jefa. Pero hay más: Teresa Arévalo y la hija de Irene Montero y Pablo Iglesias -Aitana- viajaron a Alicante a un acto electoral con dinero público; esto es, con los fondos que las formaciones políticas reciben para sus actos electorales. Dicho de otro modo: que hemos sido los españoles quienes le hemos pagado el viaje en noviembre de 2019 a la niñera y a la hija de la ministra de Igualdad, antes de que ocupara, incluso, un cargo público.

¿Cuántas mujeres en España tienen que pagarse de su bolsillo la contratación de una cuidadora para sus hijos? La inmensa mayoría. Es un atentado contra la igualdad que la ministra del ramo pague con recursos públicos el cuidado de sus niños. Si Irene Montero necesita una niñera -algo comprensible por sus obligaciones como ministra- que la pague de su bolsillo, no del nuestro.
Triana. En efecto, primero serán las clases altas, pero viendo que de esa partida obtendrán buenos y suculentos "manjares", a continuación se extenderán al resto.
EDITORIALES.

EDITORIALES/TRIBUNAS.

Échense la mano a la cartera, que viene Pedro Sánchez.

OKDIARIO. 04/02/2021 06:50.

El Gobierno socialcomunista, según informa OKDIARIO, está preparando una nueva subida del límite máximo de cotización de los trabajadores: una subida de la contribución mensual para las las rentas más elevadas a la Seguridad Social. El Gobierno la quiere incrementar para sanear sus ingresos fiscales. Que nadie se engañe: primero serán los sueldos más altos y luego vendrá el resto. En el Régimen General de la Seguridad Social, en el que cotiza la inmensa mayoría de trabajadores, se congeló la base máxima de cotización en 4.070,10 euros al mes, pero ahora el Ejecutivo pretende subir esa base de cotización. Y al subir la base de cotización, sube el pago final, tanto el que lleva a cabo la empresa por cada trabajador -23,60%- como el que lleva a cabo desde su nómina cada empleado -4,70%-. Es decir, las empresas y los trabajadores afrontarán una nueva subida con el argumento de que «las diferencias entre los trabajadores en la parte superior de la distribución tienden a converger internacionalmente, mientras que el grueso de la economía, mucho más dependiente de condiciones locales, se desacopla».

Obsérvese que todo es retórica hueca para justificar un nuevo hachazo en las cotizaciones. Dice el Gobierno que «la evidencia del aumento de la desigualdad salarial en las últimas décadas muestra que éste se ha producido en buena medida por una ampliación del abanico salarial y particularmente por un incremento de los ingresos salariales y no salariales en los extremos de la distribución», por lo que «la adaptación del sistema requiere de una adecuación gradual de las bases de cotización máxima que deberá ser concurrente con una modificación de la pensión máxima para no afectar a la naturaleza contributiva del sistema». Es decir, se afirma que la subida de la cotización máxima vendrá aparejada de una subida de la pensión máxima, pero dada la voracidad recaudatoria del Ejecutivo lo del incremento de la pensión máxima vamos a ponerlo en cuarentena.

Otra de las medidas que plantea Pedro Sánchez afecta al cobro de las pensiones por parte de las personas que pasan a la jubilación antes de la edad legalmente establecida: los conocidos como prejubilados. A todos ellos, el Gobierno socialcomunista pretende recortarles la pensión por medio de un incremento de los coeficientes reductores que regula la Seguridad Social, precisamente, por no haber llegado al nivel de años trabajados determinado por la Administración.

En suma: échense la mano a la cartera, que viene Pedro Sánchez.
Esa es la "democracia" que defienden algunos.
Luego se les llena la boca de decir que no se repita la historia.
Paco esto pinta muy mal, no se cuando pararan, de quien o quienes reciben ordenes o que es lo que tienen en sus cabezas
despues cuando pasan las desgracias con buscar culpables en otros lo tapan todo.
manuel
EDITORIALES.

EDITORIALES/TRIBUNAS.

Lo de Pablo Iglesias es de una hipocresía insoportable.

OKDIARIO. 02/02/2021 06:50.

Pablo Iglesias, defensor a ultranza de la Sanidad Pública, compró una partida de 2.000 test privados para el personal del Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030 argumentando que había «retrasos» para someterse a pruebas por la vía de la población general. De modo que adjudicó a dedo a la empresa privada Abbot Rapid Diagnostic Healthcare el suministro de las pruebas citadas. Curiosamente, el líder de Podemos, que lanzó duras críticas al Gobierno madrileño de Isabel Díaz Ayuso por sustituir los PCR por test de antígenos, se decantó por este método de detección para asegurarse 2.000 pruebas diagnósticas para un Servicio Médico especial que existe en el edificio que acoge los Ministerios de Sanidad, Consumo y Derechos Sociales. En total se gastó 11.000 euros de dinero público para un «diagnóstico precoz de los casos, el control y seguimiento de los contactos en el ámbito laboral y la comunicación de los datos a la Dirección General de Salud Pública de la Comunidad Autónoma de Madrid en los plazos y formas para ello establecidos».

Es dudoso desde un punto de vista ético la compra, con dinero de todos los españoles, de una copiosa partida de test a una empresa privada. Miles de españoles han hecho cola estas pasadas Navidades durante horas para someterse a pruebas de detección. Se las pagaron ellos para garantizarse un plus de seguridad ante los encuentros familiares de esas fechas. Sin embargo, Pablo Iglesias regaló test a los suyos saltándose el protocolo: cuando alguien tiene síntomas, llama a su centro de salud y es el médico el que determina si procede someterle a un test que costea la Sanidad pública. En el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030 se compraron 2.000 test a una empresa privada en lo que representa un evidente trato de favor a un nutrido grupo de empleados públicos que, si hubieran tenido síntomas, tendrían que haber seguido el procedimiento habitual. Los argumentos de que estaban saturados los centros de detección no es de recibo. Eso es pura hipocresía. Estos comunistas son así: ande yo caliente y ríase la gente. En realidad, quienes se ríen de la gente son ellos.
EDITORIALES/TRIBUNAS.

Illa se hizo un estado de alarma a la medida.

OKDIARIO. 28/01/2021 06:50.

Ahora encaja todo: la excepción de saltarse el confinamiento para acudir a actos electorales fue estipulada por el Gobierno de Pedro Sánchez en el decreto de estado de alarma publicado el pasado 25 de octubre, cuando el por entonces ministro de Sanidad, Salvador Illa, ya sabía que sería candidato del PSC a las elecciones catalanas. El decreto, que elaboraron la vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, y el mismísimo Illa, parece redactado, visto con perspectiva, a medida de las aspiraciones políticas de los socialistas y del entonces ministro de Sanidad, pues, a diferencia del elaborado en marzo por el mismo Ejecutivo para hacer frente a la primera ola, permite saltarse el confinamiento.

Cierto es que en la cuarta prórroga, allá por mayo, ya se contemplaba esta medida, pero la diferencia es que en aquella ocasión los indicadores sanitarios mejoraban de forma sensible tras el confinamiento total, por lo que pudieron celebrarse los comicios de Galicia y el País Vasco. En suma, cuando en octubre, con la pandemia en fase ascendente, se aprobó el último decreto del estado de alarma, se mantuvo la excepción pese a que la situación sanitaria era radicalmente más grave.

La candidatura de Illa arremetió el martes en redes sociales contra la Generalitat por incluir la asistencia a actos electores del 14-F como uno de los motivos para la emisión de los «certificados de autenticidad» que justifican los desplazamientos. No cabe mayor hipocresía, porque fue el mismísimo Illa quien permitió la movilidad en campaña electoral. O sea, los socialistas, que no querían bajo ningún concepto que se retrasasen los comicios catalanes y permitió que el estado de alarma contemplara saltarse el confinamiento, se ponen ahora dignos, cuando ya han conseguido que las elecciones no se aplacen.

Illa se hizo un estado de alarma a la medida de sus aspiraciones políticas y ahora tiene el cuajo de cuestionar lo que él mismo permitió. Todo es un inmenso disparate, pero lo que no admite ninguna duda es que la hipocresía del PSOE de Pedro Sánchez pasa porque Illa termine criticándose a sí mismo. Surrealista.
EDITORIALE/STRIBUNAS.

Este Gobierno no acierta ni cuando rectifica.

OKDIARIO. 27/01/2021 06:50.

El Ministerio de Sanidad ha rectificado sobre la marcha el informe que publicaba el pasado jueves sobre la cepa británica del coronavirus: en seis días ha pasado de decir una cosa a la contraria, pues entonces reconocía que esta variante era más contagiosa, pero que ello no implicaba mayor gravedad, y ahora reconoce que es más contagiosa y, en consecuencia, más grave. Como informó OKDIARIO, el primer informe nació muerto, porque 24 horas después de su publicación, el Gobierno británico reconocía que la cepa era más grave y más letal, desdiciendo, de la cruz a la raya, el documento del Gobierno español.

En cualquier caso, Salvador Illa sigue quitándole relevancia a la nueva cepa, al asegurar, en su despedida como ministro, que su incidencia en España está por debajo de los 200 casos confirmados. Vamos a ver: si sólo en la Comunidad de Madrid su incidencia es del 10% de los contagios, Illa abandona su cargo subido a lomos de la más recalcitrante mentira. Hasta el final, toda su gestión -más allá de su tono afable y moderado, que hay que reconocer-ha sido un enorme fiasco revestido de una catarata de patrañas.

La cepa británica ha cogido al Gobierno socialcomunista en la inopia, que es donde lleva desde hace 10 meses- y cada día día dice una cosa y la contraria. Primero fue Fernando Simón el que le quitaba importancia; tres días después, se la daba, mientras los informes de Sanidad, en consonancia con los vaivenes del director de Alertas Sanitarias, hacían lo propio: que si no implicaba mayor riesgo, que si sí que implicaba mayor gravedad, que si sí, que si no, que si el tiempo dirá. Un prodigio de ineficacia que revela hasta qué punto la incompetencia se ha adueñado de un Gobierno que se ha convertido en un auténtico peligro para la salud pública.

La cepa británica sirve para retratar la negligencia de un Ejecutivo que no ha dicho una sola verdad y que, cada día que pasa, se retroalimenta de sus propias mentiras.
EDITORIALES.

EDITORIALES/TRIBUNAS.

OKDIARIO. 25/01/2021 06:46.

El desprecio del Gobierno socialcomunista por la transparencia alcanza cotas insufribles. Este Ejecutivo que se ha erigido como el gran triturador de los derechos y libertades, el que pretende someter a las instituciones y ciudadanos que no le bailen el agua, se permite el lujo de vacilar a los españoles. El Ejecutivo ha dado una nueva muestra de su opacidad al aplazar una solicitud de información a través del Portal de Transparencia en la que se pedía conocer el sueldo del director del Centro de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, con el argumento de que la respuesta es «compleja».

La Subsecretaría de Sanidad -órgano en este caso encargado de responder- trasladó una notificación al interesado, a la que ha tenido acceso OKDIARIO, en la que un mes después se le informaba de que la solicitud no podría ser satisfecha hasta transcurrido otro mes dado el «volumen y la complejidad de la información que se solicita». Hay que tener mucha cara para considerar compleja una información sobre el sueldo de un funcionario público, cuya nómina se compone de sueldo base, complemento de destino, complemento específico, productividad y trienios. El puesto de Fernando Simón es equivalente al de un subdirector general, pues el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias depende orgánicamente de la Dirección General de Salud Pública, Calidad e Innovación.

La web Sueldos Públicos publicó al respecto que la retribución de Simón en concepto de sueldo, complemento específico, complemento de destino y complemento de carrera profesional fue de 4.507 euros al mes en 2019, sin contar los trienios de antigüedad ni el complemento de productividad. No obstante, matizaba este portal que «a esa cantidad hay que añadir, insistimos, los trienios y el complemento de productividad».

Tiene guasa que un ciudadano no pueda conocer el sueldo de un funcionario público y tiene guasa que el Gobierno se niegue a trasladar esa información con el argumento de que es «compleja». O sea, conocemos el salario de Pedro Sánchez y sus ministros, pero no podemos conocer las retribuciones de un subdirector general. ¿Qué esconde el Gobierno?
EDITORIAL ABC
Demasiada burla para una pandemia.

El proceso de vacunación se frena en seco, Illa se irá de Sanidad despreciando al Congreso y sin dar explicaciones, y hasta la cúpula del Ejército se vacuna a escondidas. Faltan destituciones.

ABC.

Actualizado: 22/01/2021 23:17h.

El Gobierno está llevando el filibusterismo parlamentario al grado de excelencia. El todavía ministro de Sanidad, Salvador Illa, está burlando al Congreso de forma premeditada para no dar explicaciones sobre la evolución de la pandemia durante los seis meses de estado de alarma. Illa trampeó los trámites del Congreso en diciembre para no rendir cuentas, y envió una solicitud de comparecencia inválida y deliberadamente desactivada para enero, cuando solo quedaban cuatro días hábiles del mes anterior. De este modo, el Gobierno sumará hasta tres meses sin dar explicación alguna cuando cifras oficiales del INE calculan ya en unos 80.000 los españoles muertos. Esto no ocurre en ningún país europeo. Es solo una añagaza política diseñada para no tener que asumir ningún tipo de desgaste, porque tanto Sánchez como Illa sabían de antemano que el ministro sería el candidato socialista a las elecciones catalanas. Ese es el motivo también por el que Illa se ha enfrentado a las comunidades, negándose siquiera a evaluar la necesidad de reformar el decreto de alarma y los toques de queda.

Sánchez e Illa están desaparecidos porque están más interesados en ganar votos que en luchar contra la pandemia. Es injustificable que ninguno de los dos, después de su operación propagandística de cubrir con logotipos del Gobierno las cajas de las vacunas, se escondan ahora, cuando varias comunidades han dejado de administrarlas por falta de dosis, cuando la tasa de contagio está en cifras récord, o cuando ya faltan hasta jeringuillas. No es justo que la respuesta sea solo resignarse. El ansiado proceso de vacunación se está convirtiendo en una inmensa chapuza para la que solo oímos las excusas de unas autonomías completamente desprotegidas. El estado de alarma es un salvoconducto para que Sánchez ignore al Parlamento, desprecie a la oposición y comprometa a las autonomías. Desde luego, no se está usando para luchar con eficacia contra la pandemia, sino para que Moncloa haga ostentación de su poder. Sánchez miente, Illa está de campaña, y Fernando Simón confunde. El resultado solo puede ser una creciente frustración.

En este contexto se ha abierto un debate social sobre la procedencia o no de que los políticos y cargos públicos tengan un derecho de preferencia para vacunarse. Pero si se ha aprobado un protocolo que prioriza al personal sanitario y a los ancianos de las residencias, más expuestos al riesgo que nadie, todos aquellos consejeros, alcaldes y concejales que se han vacunado -incluida desde luego la cúpula militar tras el escándalo de vacunaciones secretas en el Estado Mayor-, han incurrido en un fraude moral con la sociedad. Pudo haberse regulado en el protocolo y expresamente no se hizo porque no hay ningún dato objetivo que justifique la inmunización de ningún político o alto cargo que no esté en evidente situación de riesgo o en contacto directo y continuado con el virus. Por eso han actuado a escondidas y con la impunidad de quien creía que no se sabría. Tarde llegan las excusas y los arrepentimientos, pero no han sido ejemplares ni transparentes, ni es explicable que se mantengan en sus cargos. Han usado en su exclusivo beneficio recursos públicos destinados a otras personas con más necesidades, y eso es una burla. Hacen daño a la política, y ahora el Jefe del Estado Mayor de la Defensa y otros mandos militares también se lo hacen al Ejército. En su opacidad está la prueba. Las dimisiones y las destituciones son una exigencia democrática.
EDITORIALES.

EDITORIALES/TRIBUNAS.

Illa cambia vacunas por votos en Andorra.

OKDIARIO. 21/01/2021 06:45.

La última del ministro de Sanidad, Salvador Illa, ese hombre que responde al arquetipo más clásico de la mesura, pero, a la hora de la verdad, se ha erigido en un oportunista, es para nota: el Ministerio de Sanidad le ha revendido a Andorra 30.000 dosis de vacunas. Teniendo en cuanto que allí viven 77.0000 personas, la partida supone prácticamente vacunar a casi la mitad de la población, si excluimos a los niños. En teoría, las vacunas forman parte de una iniciativa impulsada por la UE para ayudar a los países que no han podido adquirir vacunas por su cuenta. Ahora bien, la trampa -o la utilización perversa de las vacunas con fines partidistas- está en que en Andorra viven 13.937 personas con derecho a voto en las próximas elecciones catalanas. Ya sólo le falta a Salvador Illa que le reciban en Andorra con trompetería y globos de colores. Illa hace honor a su nombre y se convierte en benefactor del pequeño país vecino, por cierto un paraíso fiscal.

Por decirlo suavemente, el programa electoral de Illa consiste en cambiar vacunas por votos. Como estrategia de marketing no está mal, si no fuera porque esas vacunas las pagamos todos los españoles con nuestros impuestos. No es que no seamos solidarios con las pequeñas naciones que no tienen fácil acceso a las vacunas, es que no queremos ser solidarios con las aspiraciones políticas de Salvador Illa, que es una cosa bien distinta. Lo que ha hecho tiene toda la intención partidista: pescar votos entre las casi 14.000 personas residentes en Andorra con derecho a voto en las elecciones catalanas, a las que el ministro de Sanidad y candidato del PSC les ha ofrecido un regalo en forma de vacuna que constituye una baza electoral de primera magnitud.

Podrá alegar en su defensa el ministro que somos muy mal pensados y que todo responde a su noble intención de ayudar a Andorra en la lucha contra el virus, pero a estas alturas las nobles intenciones de Illa hay que ponerlas en cuarentena, porque se ha comprobado que sus objetivos políticos en Cataluña priman más que sus objetivos como ministro de Sanidad.