Tribuna libre

Querida Rosalía de castro, dicen de usted, que era la más triste del mundo, no se quién

Querida Rosalía de castro, dicen de usted, que era la más triste del mundo, no se quién puede afirmar tal cosa, quizás sea alguien muy lejano, de otra época, o siendo tan joven, no fue nunca al cine con ni con la morena cordobesa ni con usted. Yo le puedo decir que rara vez lo hice, pero el día que ocurrió, me acuerdo perfectamente que la tuve entre mis manos durante algunas horas, y era tal el gozo que encontraba, que de tanto tocar su cara hasta le hice perder el brillo azulado que a mi tanto me gustaba, y cuando perdía su contacto, era yo, el más triste del mundo.