Cataluña

Que desengaño Liberal de verdad estas de acuerdo con...

Que desengaño Liberal de verdad estas de acuerdo con lo que dice SAPILLO, que vivíamos mejor con Franco, ¿lo he entendido bien? No lo esperaba de ti, ¿y tu eres liberal?
No se la edad que tienes, no debes de a ver vivido la época dura del dictador, si habláis de los años 60 que fue cuando empezó el desarrollo en España ahí empezaron las hipotecas.
El dia de “los Santos inocentes” no recuerdo el año, creo que al pricipio de los 60.
Franco nos dio un discurso, que yo creia que era una inocentada, por lo que decia.
Te lo diré mas o menos.
Era el 1º plan de desarrollo, cuando Europa nos llevaba 30, 0 40 años de diferencia, nosotros aun teníamos cartilla de racionamiento.
Nos decia que ibamos a tener todo el mundo neveras, lavadoras, y coche en la puerta. Yo no creia lo que oía, sali corriendo vuscando a una amiga, (Porque claro, no teníamos teléfono) y andábamos a gritos.
LOLIIIIIIIII pon la radio, que franco nos esta dando una inocentada.
Te juro que no lo creí, vaya día que escogio el “señor” como te digo los Santos inocentes.
En León si queríamos hacer un lavado de ropa importante, teníamos que ir al río con la taja, y arrodilladas, lavar la ropa y cargar con ella mojada, menos mal que yo tenia cerca el río, no teníamos baño, en verano nos bañábamos en el río y en invierno en un balde o barreño muy grande y de ducha una regadera.
Solo teníamos agua corriente (como decíamos antes) y water.
Eso ocurria aun en los 60, y lo que decia, no fue todo tan rápido, aun pasaron años, para tener ulgunas comodidades, dependia del poder adquisitivo, que por lo regular no era mucho.
Un saludo
Respuestas ya existentes para el anterior mensaje:
hola elo, solo el que lo vivio, sabe de las muchas penurias de aquellos tiempos, yo naci en el 48 pero eso lo tengo presente, recuerdo los veranos cuando ya empezaba a hacer buen tiempo, ir al rio a lavar la ropa, los crios en la ignorancia lo pasabamos bien ya que era un dia de fiesta, nos bañabamos, cojiamos moras, jugabamos, pero las madres se dejaban las manos y los riñones, en invierno era otro cantar, en un lavadero pequeño que teniamos en casa mi madre calentaba el agua en cubos y la bañera ya estaba servida, como mi padre habia sido minero, pues nos daban unos sacos de carbon, ese era nuestro conbustible, para guisar y calentarnos, ya que en el pueblo donde vivi, el invierno era largo y frio y nevaba todo lo que no esta escrito
dime si tu tambien oias a matilde perico y periquin, era un programa que daban en la radio, ya que otras emisoras estaban prohibidas,
ya ves diferentes regiones, pero la misma situacion, el pequeño ruiseñor, no conocia eso, el vivia en la opulencia y prometia todo a cambio de nada
un abrazo amiga
! Hola elo! He sabido desde que tengo uso de razón, de que en este país mío de cada día se ha manejado la historia a gusto del consumidor; mintiendo descaradamente.
No voy ha hablar de antes de los años 60, de el Madrid que me todo vivir, si no de los años 60, cuando quise conocer el engaño: la opresión de muchos años, de dictadura y persecución y juicios sumarísimos. Si hablaré de los 60, de mi curiosidad por salir de dudas.
Pocos años antes, a los llamados rojos he hijos de rojos, no se les concedía pasaporte. Aún en la época que señalo, estos los miraban con lupa. El Pacoal que todos conocemos (unos mas que otros) listo como era, bien protegido por sus grises, tricornio y sus fieles, abriría su férrea mano y mano asesina, a muchos desahuciados.
Hay que señalar que había muchos que tenían criadas como se solía decir: "a punta pala", por cuatro pts o simplemente por la comida, que consistía en la cabeza y la pata del pollo. y no faltaba el regalo de un vestido, de los muchos que ya no usaba la señora. ¿El horario? a criterio de los señores.
Pues bien esa curiosidad, que me llevó a cruzar la frontera, me mostraría una cara diferente: pasados los Pirineos, grandes líneas de alta tensión, y chimeneas de fábricas, desfilaban ante mis ojos, a medida de que el tren avanzaba... un tren mucho mas rápido y mas decente, nada comparado, con los molestos trenes que circulaban por nuestra geografía.
Yo fui un afortunado, por estar donde estaba, se me concedió un pasaporte de turista, se me exigió justificar un dinero y tras una curiosa anécdota de especie de juramento prometiendo regresar al lugar. de, donde procedía; el cabo de la guardia civil, dijo: "Muchacho, tienes el pasaporte en Gobernación" No se si captáis que yo no era hijo de rojos... y si muy observador.
No fui solo: el tren iba a rebosar, de gentes tristes, de muchas provincias españolas, portando maletas de cartón... y hasta algunos cantaban, pese a la mucha tristeza que se palpaba.
Casi tres millones, se decía, que se mezclarían entre criadas con horario, tratadas con decencia, y rénumeradas, como la ley exigía. En mi observancia, viera que abundaban, mujeres abandonadas, por sus maridos... es bien sabido, que había que pasar por la Iglesia, y hasta que la muerte nos separe. Esa especie de burka, que el régimen y la siempre bien protegida Madre Iglesia, exigía poe eso de las buenas "costumbres"
Creo que es esta noche qiue en la primera se da una película significativa... aunque no trata el drama de las maletas de cartón en justicia.
Para resumir. Me fui enterando de muchas cosas: que había muchos españoles, que tuvieron que "de forzosa emigración". Que por primera vez, comí narangas decentes... para el paco sacar unas pesetillas, que para el que no lo sepa eran muy escasas, en las arcas del Estado de "pensamiento único". y que a nustro Sol acudían extranjeros como moscas, de modo muy diferente que las miles y miles de maletas que ya menciono.
Pues bien y para terminar por hoy., las arcas del "hidráulico," (eso hay que reconocerle) comenzaron a engordar, con las buenas naranjas, turistas, y miles de maletas de tristeza. Esta con la mía, que dejaría de ser tusista, porque el dinero que llevé, no me diera ni para pipas.
Esa es la cruda realidad entre otras muchas, que tira por los suelos, la que nos cuentan los nostálgicos.
libertad.
Otro día hablaremos de épocas mas lejanas, y hasta si queréis de el gobierno, gobiernos, y políticas de circunstancia... pero contando la feria, en su cruda realidad.