Prensa


TRIANA. La prensa en su sitio. Casi toda "despide a Illa entre lágrimas"... de alegría.

Un saludo.
Ángel, sí, lo despedimos todos y todas "entre lagrimas.

Un saludo.
Pilar Díez.

La Razón.

"Sánchez deja la crisis de gobierno 'de calado' para después de la pandemia". ¿Para después de la pandemia? Largo me lo fiáis.

José Antonio Vera suplica a Illa que se lleve a Simón. "Hombre, Salvadorilla, no nos haga la faena de irse a Cataluña y dejarnos aquí a Fernando Simón".

Pero Pedro Narváez explica por qué no se lo lleva. "Simón se retrata ahora como la caricatura de un hombre que provoca lástima, incluso ternura, un gremlin antes de que se moje. El responsable ... (ver texto completo)
TRIANA. La prensa en su sitio. Casi toda "despide a Illa entre lágrimas"... de alegría.

Un saludo.
Pilar Díez.

La Razón.

"Sánchez deja la crisis de gobierno 'de calado' para después de la pandemia". ¿Para después de la pandemia? Largo me lo fiáis.

José Antonio Vera suplica a Illa que se lleve a Simón. "Hombre, Salvadorilla, no nos haga la faena de irse a Cataluña y dejarnos aquí a Fernando Simón".

Pero Pedro Narváez explica por qué no se lo lleva. "Simón se retrata ahora como la caricatura de un hombre que provoca lástima, incluso ternura, un gremlin antes de que se moje. El responsable de buena parte de las consecuencias de esta catástrofe se despereza inerte. Ha vendido a los enfermos por unas horas de televisión. Descubrió la ebriedad de la mentira y el despiste ante una plebe aterrada. En el Ministerio donde va cada día lo eluden como a un infectado de impopularidad, una rata de laboratorio para el que no hay vacuna". Más que lástima da vergüenza ajena ver la falta de dignidad de un personaje al que ya nadie cree, objeto de todo tipo de chanzas y memes. Un trapo.
Pilar Díez.

ABC.

"Illa deja Sanidad porque se siente más útil en Cataluña". Como dice con guasa el editorial, "parece indudable que Illa será mucho 'más útil' en cualquier otro destino que al frente de Sanidad". En cuanto a la nueva ministra de Sanidad, Carolina Darias, tiene una ardua tarea por delante. "El reto de dejar de mentir, que es la seña de identidad de este Gobierno". Eso sí que es un reto. Puede aprovechar que Iván está pachucho para ir ensayando algo novedoso en este Gobierno: decir alguna cosilla que sea verdad o se le parezca. "Darias tiene una cosa a su favor: es francamente difícil que lo haga peor que Illa". Bueno, bueno, no hay que confiarse. Como dice el viejo proverbio chino, otros vendrán que bueno me harán.

Luis Ventoso flipa con que tener buenos modales se haya convertido en una cualidad para ser candidato. "Jamás una voz altisonante. Moderados susurros ante los micros. Ojos de melancolía insondable tras unas gafas de solvente tecnócrata. Siempre atildado, con sus ternos azul sosiego. Resultado: líderes mundiales en contagio de sanitarios en la primera ola, por no protegerlos; gestión Poncio Pilatos en la segunda y tercera, endosándole la epidemia a las comunidades; mentiras sobre los expertos y las cifras de muertos; y lo más reprobable: ha renunciado a tomar medidas en el pico máximo solo porque no le venía bien para sus cálculos electorales. El encantador Illa ha antepuesto su yo político a la salud de sus compatriotas. Afortunadamente, se peina con tal esmero que el sanchismo considera que pese a su paupérrima hoja de servicios constituye el perfecto candidato". Es que en Madrid el ejemplo de político catalán que teníamos es Rufián. Con eso está todo dicho.
Pilar Díez.

El País.

"Sánchez afronta con ajustes leves un futuro bajo presión". Cué nos cuenta los entresijos de la fiesta privada de despedida de Illa en el Consejo de Ministros. No quiso hacerlo en el Congreso por exceso de aforo, creo.

Cuenta Cué que el señor moderado conmovió profundamente a sus compañeros de Gabinete evocando "el día que tuvo que proponer al presidente que había que prohibir a los familiares que acompañaran a sus seres queridos enfermos en los últimos momentos, e incluso impedirles que acudieran a su entierro o limitar mucho esa presencia. Ahí se quebró. No en la rueda de prensa, pero sí dentro, en el Consejo. Y ahí le aplaudieron todos, emocionados, según relatan varios de los presentes". Mira que birlarnos el momento. Iván, vuelve, sin ti no son nada.

Dice Cué que Sánchez le nombró para que cobrara y dormitara en un ministerio de chichinabo, pero llegó la pandemia e Illa "se tuvo que instalar en la Moncloa día y noche —dormía allí en un apartamento— sin ver a la familia durante meses para gestionar la peor crisis sanitaria en un siglo". Pues como el resto de los españoles, no te amuelas. Estuvimos encerrados tres meses, mucha gente sin ver a sus padres, a sus abuelos, muchos sin saber nada de sus familiares ingresados en los hospitales. Y eso sin contar a los sanitarios, a los empleados de los supermercados, de las farmacias, que se jugaron la vida porque este impresentable y su escudero Simón nos mintieron como bellacos sobre el virus. Y ahora vamos a llorar porque el ministro de Sanidad tenía que trabajar. Idos a hacer puñetas a vender a Illa en Cataluña.

El editorial, más que hacer de Illa un mártir, nos convence de que es el candidato idóneo porque habla bajito. "La actitud moderada del ministro cesante y su disposición permanente al diálogo han marcado un tono institucional con escasos parangones en la actual élite política. Si el efecto Illa interesa a su partido en particular, en cambio, conviene a todos que cuaje la expectativa del estilo Illa: que el talante moderado, proporcionado y respetuoso que ha mostrado se traslade al agónico tablero al que vuelve". Hala, hala, con Dios y talante a Cataluña. Pero que no se lleve las vacunas, que le conocemos.
"En el Ministerio eluden a Simón como a un infectado, como a una rata de laboratorio"

Esta vez sí, Illa se ha ido con su educación a Cataluña. Mientras Sánchez se entretiene en sus jugueteos políticos, el virus arrasa en España.

Pilar Díez - 2021-01-27.

El Mundo.

"Pedro Sánchez delega el control de la pandemia del coronavirus a una ministra sin peso". Mejor, mejor, que se ocupen los médicos, que los políticos saquen sus sucias manos de la pandemia y dejen a los médicos.

Dice el editorial que "la despedida de Salvador Illa resume su trayectoria al frente de Sanidad: cortesía en las formas, incompetencia en la gestión, ausencia total de rendición de cuentas".

"Sánchez continuó impertérrito con su guion, blindando el sectarismo de su mayoría radical, inhibiéndose cuando toca liderar la tormenta y complementando la opacidad y el decisionismo con toneladas de agit-prop". Y digo yo, ¿Sánchez no debería estar en cuarentena tras el positivo de su valido Redondo? ¿Se aisló tras una comida con Macron y no lo hace cuando da positivo su mano derecha, izquierda y de centro?

Federico Jiménez Losantos comparte lo que decía ayer Rafa Latorre, que "empeñarse en mantener la fecha que conviene al ministro-candidato, pese a las vidas que pone en riesgo, demuestra que el 8-M del año pasado tampoco le importó al Gobierno la vida de decenas de miles de españoles con tal de satisfacer sus intereses políticos".

"Pero es muy probable que el próximo 8 de marzo sea la fecha de formación de Gobierno en Cataluña". "Si gracias al Defecto Illa se forma el Gobierno tripartito pueden celebrarlo en la calle, entreverando el amarillo y el morado como los colores del neonato. En todo caso, la celebración será tan criminal como la del año pasado". Si llegamos al 8 de marzo.
Pilar Díez.

La Razón.

"Es aterrador. Ingresamos tres covid a la hora". "Es tan alto el número de enfermos que cuando no caben más los acaban ingresando en una silla de la sala de espera". Oh, vaya, ¿y cómo es eso? Pues concretamente en Madrid, resulta que los pacientes prefieren que los atiendan en el suelo antes que ir al Zendal por la criminal y lacerante campaña de la izquierda contra este hospital por el mero hecho de que ha sido idea de Ayuso. Así que habrá que señalar como responsables ... (ver texto completo)
TRIANA. En líneas generales la rensa viene bien servida. Más o menos toda la prensa tocan el msimo tema: Las vacunas.
Pilar Díez.

La Razón.

"Es aterrador. Ingresamos tres covid a la hora". "Es tan alto el número de enfermos que cuando no caben más los acaban ingresando en una silla de la sala de espera". Oh, vaya, ¿y cómo es eso? Pues concretamente en Madrid, resulta que los pacientes prefieren que los atiendan en el suelo antes que ir al Zendal por la criminal y lacerante campaña de la izquierda contra este hospital por el mero hecho de que ha sido idea de Ayuso. Así que habrá que señalar como responsables a esos medios de comunicación, incluido Atresmedia a través de La Sexta, por acribillar a un hospital de pandemias en plena pandemia por ideología política.

Por cierto que José María Marco nos explica a los no catalanes el misterio de Illa. "Los que viven fuera de Cataluña la opción Illa les resulta difícil de comprender, el principal responsable de la desastrosa gestión contra la covid". Tampoco te creas que nos come mucho la cabeza, Marco, entender a Cataluña es algo en lo que ya no perdemos el tiempo. Dice que es que a muchos catalanes les parece una "opción al callejón sin salida del separatismo". Ay, qué conmovedor, pobres. Y mira que los teníamos por los más listos del mundo mundial. En fin, que con su pan se lo coman. A nosotros nos han quitado una losa de encima. O una lápida, para ser exactos.
Pilar Díez.

ABC.

"Illa se va en el peor momento y con el reproche del Congreso". Totalmente en desacuerdo, cualquier momento es bueno para que se vaya Illa. Es la única oportunidad que nos queda para salvar vidas.

El editorial dice que "Illa fue despedido del Congreso prácticamente a bastonazos por parte de todos los grupos parlamentarios, incluido Podemos, su socio de gobierno, por huir en pleno pico de contagios de la tercera ola, y cuando media docena de autonomías superan ya las dramáticas cifras de marzo o abril".

"Illa se va cuando de nuevo España se encuentra a ciegas, dejando tras de sí una gestión nefasta, sin admitir que ya han fallecido unas 80.000 personas, con un portavoz achicharrado como Fernando Simón, y abandonando a las autonomías a su suerte a cuenta de una cogobernanza fallida". Pues por eso hay que celebrarlo, tontos. Ya no se puede hacer nada por los fallecidos, pero aun estamos a tiempo de que no nos mate a todos.

Rosa Belmonte habla del Zendal, el hospital al que la izquierda mediática quiere convertir en Auschwitz en una campaña de acoso y derribo por la que alguna vez tendrán que rendir cuentas. "Que no tiene quirófanos. Es para covid. Que hay alas vacías en hospitales. También será importante no utilizar hospitales generalistas y aliviarlos en una catástrofe invasiva como esta". Que tiene papeleras muy pequeñas, Rosa, no te olvides. "Ves volar el hospital de campaña de Valencia y a los pobres pacientes evacuados y piensas en Los tres cerditos. En que Ayuso es la cerda lista". Justicia poética.
Pilar Díez.

El País.

El escalofriante relato de Carlos Cué, no apto para personas con conciencia o con estómago delicado, pone los pelos como escarpias.

"El Gobierno busca sacar fruto en la campaña del 'todos contra Illa'". "Sánchez apura el cese del ministro para multiplicar su exposición y dominar la escena". No, si la escena la domina. Muertos, enfermos, contagiados, ruina, hospitales colapsados.

Pero "el Gobierno y el PSC parecen encantados con este arranque de campaña", "la Moncloa y el PSC aspiran a sacar todo el jugo posible a este "todos contra Illa" que ensayaron ayer varios partidos y que convierte al ministro en el centro de la batalla. Pedro Sánchez apuró hasta el final el cese para dominar la escena". En otras palabras, que la gente muriendo por cientos cada día, contagios a miles, sanitarios al límite de sus fuerzas... todo por una escena.

El relato de terror continua. "Hace casi un mes, cuando se supo que Salvador Illa sería el candidato del PSC, fuentes de este partido señalaban con incredulidad que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, tenía intenciones de mantener en el puesto a Illa hasta que se iniciara la campaña electoral". ¿Todavía queda gente en ese partido con corazón?

"Sin embargo, Sánchez aguantó las críticas y la polémica. Illa también. El beneficio, en su visión, era muy superior al coste: no hay mejor escaparate para una campaña que en la que se pretende vender gestión", pese "a tener uno de los peores datos de contagio del mundo". ¿El coste? Vidas, el coste son vidas.

En resumen, para que Sánchez sacara jugo y dominara la escena han tenido que morir miles de personas. Tiene que quedar algún juez decente que le impute por crímenes contra la humanidad. Tras este frío testimonio de Carlos Cue hay que poner una denuncia colectiva hasta en los tribunales europeos.
Espeluznante testimonio en 'El País': Sánchez juega con la vida de la gente porque "el beneficio era superior al coste"

Illa se va sin decir adiós. Deja un reguero de muertos y contagios, un desastre con las vacunas y un montón de mentiras.

Pilar Díez Seguir -2021-01-26.

El Mundo.

"Illa se va de campaña con las CCAA rebasadas por su inacción". Hay que ver el lado bueno. Al fin se va, hay una esperanza de salir con vida de esto. Lo malo es que no se lleva a Simón.

El editorial también le despide con entusiasmo y alegría. "El Consejo de Ministros de hoy será el último al que asista Salvador Illa". Eso sí que es una maravilla. "Illa se va sin rendir cuentas por su tarea en el Congreso". Mejor que Illa no haga cuentas, la última que hizo se dejó 30.000 muertos fuera. "La curva de contagios, sumada a las cifras de sanitarios infectados y al exceso de muertes provocado por la covid, radiografían el fiasco de Illa". Que lo disfruten los catalanes.

"Su salida proporciona al Ejecutivo la enésima oportunidad de reconducir el rumbo y centrarse de una vez en la gestión y no en el marketing electoral". "Urge una corrección inmediata del rumbo en Moncloa para restaurar la confianza, frenar la tercera ola del coronavirus y auxiliar al tejido productivo en plena cadena de restricciones. España necesita un Gobierno que gobierne, no que finja que lo hace". Eso es pedir peras al olmo, Rosell, conformémonos de momento con que los intereses políticos de Sánchez no provoquen más muertes.

Arcadi Espada se extraña de "la indolencia del pueblo" que aguanta calladito escándalo tras escándalo mientras se manifiestan los antivacunas. "He de concluir, conspiranoico, que manejando esta insidiosa voz en sordina que va repitiendo su aprensión a las vacunas está la autoridad. Una autoridad que está lejos de lanzar apasionadas campañas en pro de la vacunación por las mismas razones que en primavera no recomendaba las mascarillas: ni ayer tenía mascarillas ni hoy tiene vacunas". Así que mejor que se multipliquen los antivacunas, total, no hay.

"Especialmente intrigante es la desafección movilizadora de la izquierda. Hay base para sostener una revuelta" contra lo que está sucediendo con las vacunas porque "detrás solo está el dinero". Arcadi, la izquierda tiene toda su artillería disparando contra un hospital, no tienen tiempo de alzar su voz contra el escándalo de las vacunas.

Raúl del Pozo opta por no amargarse la vida, como debe ser. "Las vacunas nos sacarán de la crisis y llegará una época de progresos y descubrimientos, como después de la gripe española. El coronavirus ha animado la venta de libros". Oye, pues genial, el que no se consuela es porque no quiere.

Rafa Latorre destaca las similitudes y diferencias entre el 8-M y el 14-F. "Hay razones poderosas, difícilmente rebatibles, para pensar que Pedro Sánchez demoró la alarma para no desperdiciar la potencia propagandística de la cita" del 8-M. "Es decir, que arriesgó la salud pública para preservar la propaganda y eso tuvo graves consecuencias". "El Gobierno hizo cálculos políticos con la salud de los españoles", con el "atenuante" entonces de que "no imaginaba la verdadera gravedad del coronavirus". Ahora, con el 14-F, ha vuelto a hacerlo. "Como casi un año y decenas de miles de muertos después no han cesado los cálculos políticos más groseros con la vida y hacienda de los ciudadanos, ya sólo un idiota podría seguir fantaseando con atenuantes morales". ¿Dónde están los que gritaban asesino a Aznar? Ah, en el Gobierno.
Pilar Díez.

La Razón.

"Moncloa frena el toque de queda para salvar el 14-F". Francisco Marhuenda denuncia los crímenes de Illa y Sánchez contra la población de Madrid.

"Madrid ha tenido que suspender la vacunación a los sanitarios en primera línea por falta de dosis. Los madrileños se lo tienen que agradecer a la magnífica planificación de la pareja feliz que dirige el ministerio. En cambio, Sánchez no ha tenido inconveniente en regalar 30.000 vacunas a Andorra, porque es bueno no olvidar que hay 15.000 votantes catalanes y las elecciones autonómicas son dentro de unos días".

"Illa y Simón han decidido castigar a Madrid, que había planificado bien, entregando las dosis que le correspondía a otras comunidades más afectas a la Nueva Política. La situación es tan escandalosa como indignante". Qué coño, es delictiva. Un crimen contra la población madrileña.

"A pesar de ello, la izquierda mediática seguirá atacando a Ayuso, mientras ensalza a la coalición gubernamental". Sí, vuestra izquierda mediática.
Pilar Díez.

ABC.

"Uno de cada cinco hospitalizados en España lo son por covid". "No nos andemos con interpretaciones equívocas y desdichadas: Illa no admite cambios en el toque de queda por la sencilla razón de que entonces debería retrasar las elecciones en Cataluña", dice Carlos Herrera. "Lo único que mueve a estos tíos es tacticismo político, no interés sanitario", no le den más vueltas.

Ignacio Camacho señala que "el famoso 'semáforo' elaborado por Sanidad está en todo el país en un rojo vivo, incandescente, y más de la mitad del territorio se encuentra en situación técnica de peligro extremo según los indicadores del propio ministerio". Pero ese semáforo se ha quedado viejo.

"En otoño la prioridad oficial, la que justificó el cierre madrileño, consistía en el solemne compromiso de salvar vidas. Ahora se trata de salvar votos, en concreto los del Partido Socialista". ¿Volverá la fiscalía a negarse a procesarles por homicidio voluntario?
Pilar Díez.

El País.

Como curiosidad, El País de hoy ilustra su portada con ataúdes en Alemania, la misma foto que censuró en España.

El periódico del régimen está que se sale estos días. "La falta de control favorece la picaresca para adelantarse en la vacunación", dice. ¿Y quién es el responsable de la falta de control? "El ministro de Sanidad, Salvador Illa, instó esta semana a hacer 'una planificación adecuada' para evitar que se desperdicien inyecciones y señaló, en cualquier caso, que la potestad de sancionar estas malas prácticas corresponde a las comunidades". Oye, ¿se puede saber para qué le pagamos el sueldo a este señor?

Se agrava día a día la psicosis con Madrid. "Madrid deja de vacunar a sanitarios de primera línea", dice. "La Comunidad de Madrid ha decidido dejar de vacunar a los sanitarios que están en la primera línea de la lucha contra el coronavirus aduciendo que no tiene las suficientes dosis por el cambio de criterio en su distribución por parte del Ejecutivo central", lo que corrobora el propio periódico.

"Madrid recibía hasta ahora 48.750 dosis cada lunes, según la Consejería de Sanidad. Con el cambio de criterio del Gobierno de Pedro Sánchez, el lunes pasado fueron la mitad, 24.375 menos". O sea, que Madrid no ha decidido dejar de vacunar a nadie, sino que no tiene vacunas porque el Gobierno no se las da. Que trabajo me dan estos periodistas de El País, por Dios, todos los días desfaciendo sus entuertos.

"El Gobierno regional considera que esos recortes bien valen un nuevo choque con el Ejecutivo de Pedro Sánchez". Hay que ver esta Ayuso, cómo se pone por nada, mira que enfadarse porque Sánchez les robe las vacunas a los madrileños. Qué genio tiene esta mujer.

" ¿No tienen vacunas?", se ha sorprendido José Manuel Freire, del PSOE. Pues verá usted, señor Freire, es que su colega Illa se las ha regalado a Andorra a cambio de un puñado de votos, que bien valen la vida de unos miles de madrileños.

La disparatada crónica, que firman Juan José Mateo e Isabel Valdés, cuenta también que "hay ejemplos de que antes y después del caos causado por el temporal de nieve Filomena ha habido personas que han recibido la vacuna sin que fuera su turno, como personal administrativo de hospitales, según ha denunciado el PSOE". ¿Eso ha denunciado el PSOE? Hay que tener cara. Vea aquí la lista de políticos socialistas que se han vacunado por la jeta. Y sin Filomena. Esther Clavero. Alcaldesa de Molina de Segura (PSOE). Clavero no ha dimitido. El alcalde de Rafelbunyol (Valencia), Fran López (PSPV), no ha dimitido. El matrimonio formado por el alcalde de El Verger (Alicante), Ximo Coll, y la alcaldesa de Els Poblets (Alicante), Carolina Vives, ambos socialistas, no han dimitido. Francisca Alamillo. Alcaldesa de Torrecampo (PSOE). Por el momento solo está suspendida de militancia. ¿Qué tienen qué decir a eso el PSOE y El País? Si les queda un ápice de vergüenza. Una es así de natural, cándida, ingenua.

Y el editorial… bueno, juzguen ustedes mismos, a mí me ha dejando sin palabras, y mira que es difícil. "El Gobierno tiene que hacer los deberes, pero también la oposición". ¿Mande? "El presidente del PP, Pablo Casado, debería dejar clara la disposición de su partido a apoyar en el Congreso las medidas necesarias para frenar la pandemia y llamar a la responsabilidad a todos los dirigentes con responsabilidad en la gestión. La incertidumbre que genera su política es un comprensible freno a la disposición del Ejecutivo a cambiar un marco que necesitaría un nuevo refrendo parlamentario". Literal, oigan, no he añadido ni quitado una coma. La culpa de que Illa se cruce de brazos es por la incertidumbre que general la política del PP.

Y por supuesto, Ayuso no puede faltar en este frenopático. "Especialmente penosa es la actuación de la Comunidad de Madrid, cuya presidenta se empeña en la demagogia, el boicoteo y la confrontación. Las constantes reclamaciones respecto de las vacunas no consiguen ocultar su errática e ineficiente gestión". Pero como cabras. Ha llegado el momento poner un alambre de espino alrededor de esa redacción. Pueden ser peligrosos.
Masacre en Madrid: Sánchez e Illa regalan a votantes catalanes las vacunas de los madrileños.

Illa y Sánchez rozan el delito poniendo en riesgo la salud de las personas para ganar unas elecciones.

Pilar Díez. 2021-01-22.

El Mundo.

"Las autonomías recurren al autoconfinamiento mientras Salvador Illa se vuelca en las elecciones catalanas". Y los catalanes dicen que le van a votar. Toíto p’a ellos.

Dice el editorial que Illa ya no está para pandemias ni gilipolleces, "el ministro de Sanidad solo atiende a los sondeos que el CIS de Tezanos parece haber elaborado obscenamente para condicionar el voto en las próximas elecciones autonómicas y facilitar la victoria del PSC".

"La aparente parálisis de Illa solo responde a una calculada estrategia para no tener que tomar ninguna decisión que pueda perjudicar a su candidatura electoral en Cataluña". Al tipo no le duelen prendas en poner en peligro la vida de la gente si eso le viene bien a su candidatura. Total, como en España ya no hay ni jueces.

Pero el colmo es lo de las vacunas. "Illa nunca ha estado a la altura del cargo". "Sin decoro alguno, ha demostrado lo poco que le importa la salud pública de los españoles y las consecuencias económicas que está provocando la prolongada parálisis de la actividad comercial". "Las ambiciones electorales son legítimas en toda democracia. Pero no a costa de poner en riesgo la vida de los españoles y de hipotecar la viabilidad económica del país". ¿No podrían adelantarse las elecciones catalanas a este mismo domingo? Antes de que nos mate a todos, digo.

Dice Fernando Palmero que "este Gobierno de progreso solo ha podido salvar su imagen mediante un potente arsenal mediático, una Fiscalía corrupta que evitará cualquier demanda contra miembros del Gobierno y una obscena falta de rubor de tipos como Illa. Que casi un mes después de que llegasen a España las primeras dosis de la vacuna, solo se haya inmunizado a un 2% de la población es producto de la incompetencia política y de la abulia".

Federico Jiménez Losantos denuncia los tejemanejes de Twitter, Facebook y Amazon, entre otras pequeñas corporaciones. "El martes tomó posesión de su cargo un presidente norteamericano al que consideran ilegítimo el 40% de sus conciudadanos, el 90% de los que votaron a Trump. De creer a los informadores españoles identificados con el aparato de poder izquierdista que, con las big tech y la casi totalidad de los medios de comunicación, han apoyado la campaña de Joe Biden, han tapado los delitos cometidos con su hijo y han ocultado su menoreo y su senilidad, son sólo 70 millones de pistoleros conspiranoicos, machistas y liberticidas, la basura blanca de la América profunda que Hillary Clinton llamaba 'deplorables' por votar a Trump".

"Triunfan también los que dicen que las big tech debieron hacer de big brother mucho antes, sólo contra Trump. Pero están recuperando el tiempo perdido. Han anulado decenas de miles de cuentas de deplorables que, al ser expulsados e infamados en la red, han perdido clientela, crédito bancario y hasta seguro médico. Pero con Lady Gaga y Míster Gagá, Zuckerberg y Pelosi, el NYT y la CNN, el sectarismo y la dictadura de lo políticamente correcto desaparecerán en EEUU. Vamos, que los deplorables se van a enterar". Suerte, Federico.