El sexo y la educación


Por Juan Diego Madueño
----------------------
El Papa: Dios y el sexo:

A Sorrentino le debo la visión de Roma como una ciudad interesante. La industria del turismo la ha convertido en un producto maravilloso pero superficial, agobiante, un parque de atracciones para adolescentes de provincias y familias unidas. Las tres veces que he ido –no sé si en realidad han sido dos– Roma era eterna a ratos: lo sugerente de Roma está en el graznido de las gaviotas, que anticipan un mar que no se ve. Una vez, se desató tal tormenta que casi se ahoga la pequeña Julia, nuestra profesora de Historia en bachillerato, romana y rociera.

El Papa estuvo el miércoles con unos cuantos jóvenes de una diócesis francesa y les habló de sexo. “El sexo”, les dijo, “es un don de Dios”, y supongo que se arrepintió al momento de haber dicho esa frase. A la Iglesia le interesa resguardarse bajo estos titulares porque es un recordatorio a la parte entretenida del mundo de que sigue ahí, viva. En los peores lugares no hace falta recordarlo. Cuida a sus fieles expandiendo la idea de un Dios leve reflejado en Francisco, moldeando el concepto más ventajista de siempre: Dios cabe en cualquier recipiente: ahora es un argentino sin sospechas, amable, espontáneo, simpático, campechano. Siempre me han caído fatal los que imitan el acento argentino.

Lo del sexo como don de Dios contradice el celibato. ¿Cómo alguien que consagra su vida a la Fe renuncia a uno de los dones de Dios? ¿Dios establece unos dones de primera y segunda? ¿No somos todos iguales a los ojos de Dios? ¿Por qué Dios querría apartar un don así de las únicas personas que anclan la volatilidad de su existencia al mundo real? ¿Qué castigo es ese? Luego, el Papa deconstruyó el sexo como algo a evitar si era por “diversión” porque lo “cosifica” confirmando que millones de años después ni siquiera Dios ha entendido al hombre: follar por diversión es lo que nos acerca más a la imagen y semejanza de un creador superior, omnipotente, inteligente. La frontera entre los animales y nosotros es el condón.

Habría estado mejor que el Papa dijera a los adolescentes franceses algo así como “el sexo es el lamentable peaje carnal que hay que pagar para tener descendencia a la que evangelizar. Nosotros no podemos encargarnos. Es vuestra misión en este mundo finito”. Ya me veo como guionista en The young pope.

EL ESPAÑOL.
Pues bien mirado no está mal. Yo propongo UNA HORA DE TRABAJO Y EL RESTO A PASARLO BIEN.
Según Alaín de Bottón filóso:

El sexo debe ser entendido como un estadio superior del amor y, de no ser así, “tenderá a destruir nuestras relaciones, amenazará la reproducción de la especie y devastará nuestra autoestima”.
La imaginación es más importante que la penetración
La impotencia sexual, dice Botton, genera un rechazo de la pareja y provoca una inmensa frustración. Sin embargo, esto ocurre porque “nuestra interpretación sobre la impotencia está terriblemente equivocada”. Según el filósofo, la impotencia es fruto de la razón y un síntoma de respeto.
Su ideal del sexo parte del amor y, en este sentido, defiende otra forma de relacionarse de forma placentera sin tener que llegar a la eyaculación. “El deseo propio y de la pareja puede resolverse de diferentes maneras. La ética sexual está en la imaginación”,
El adulterio está sobrevalorado
Una de las afirmaciones más controvertidas de Botton es que, el adulterio no debe parecernos una experiencia demasiado trágica. “Nadie puede pertenecer a otra persona en cuerpo y alma durante toda su vida”, explica. Este pensamiento es propio de las relaciones autoritarias, en las que el poder sobre el otro refleja su peor cara. La culpa “radica en el concepto contemporáneo de pareja, que nos hace creer que todas nuestras necesidades, ya sean amorosas o sexuales, debe resolverlas exclusivamente una sola persona”.
También dice que el adulterio es el antídoto más eficaz contra las decepciones conyugales. En realidad, concluye, “no existe ninguna respuesta perfecta a las tensiones sexuales” porque las emociones son contradictorias por naturaleza.
El sexo pasivo.
ºººººººººººººººººººººººººººººº ºººººººº

El sexo bien preparado
es un temario especial,
repasemos sin temerlo
porque todo no es igual.

Cuando el sexo te presione
déjale siempre correr,
aprovechar ocasiones
siempre se debe de hacer….
Es tu forma de pensar, la respeto pero en este caso no la comparto, lo siento
Cómo creo que ya estas contestado en otros temas, paso de reiterarme.
Saludos
Amigo Liberal, me gustaria echaras un vistazo al mensaje mensaje que rascapinos me ha dedicado en funcionarios, por si necesito un testigo, gracias, espero no lo borre anates
La educación diferenciada por sexo se extiende en Europa y EE. UU. Este modelo se dispara en las escuelas públicas norteamericanas y como una opción válida y legítima para los padres.

Varios países europeos también apuntan por este modelo. Creen que los problemas de disciplina serían recuperados. También mejoraría el retraso de los chicos respecto a las chicas.

En 2002 había una docena de colegios diferenciados, al día de hoy hay unos 500. Carolina del Sur cuenta con más de 100 escuelas que dividen las aulas entre chicos y chicas.

Un saludo.
Eso es una gran estafa! El sexo tiene que seguir siendo tabú, tiene que seguir estando mal visto hablar de ello, follar tiene que seguir siendo pecado, el niño que se atreva a tocarse ciertas partes del cuerpo tiene que saber que se está condenando al fuego eterno, no te diga nada yá de la niña. Para que? Pues sencillamente para que a todos nos siga apeteciendo hacerlo y por consiguiente se siga procreando, nada es mas atractivo que lo prohibido.
Si no fuese así nadie lo haría y el mundo se hubiera acabado antes de empezar.
Y si nó mirenlo friamente, el sexo es algo sucio feo, para el que se utilizan unas parte s de nuestro cuerpo que también se utilizan para expulsar los desechos, huelen mal, son feas de cojones, Osea que si le quitamos el encanto de lo prohibido ¿quien haría el amor? mn solo los animales irracionales.
En el sexo se refleja la parte más animal de los seres humanos. Sin embargo los animales, a excepción de los osos panda, no necesitan instrucción alguna para llevar a cabo sus relaciones sexuales y muchos humanos, sí. Para ello se han creado unas «escuelas» de orientación para quienes lo precisen, unos «talleres eróticos» donde se aprende a disfrutar al máximo de todo lo que tiene que ver con el erotismo.
En estas «academias» cada cual llega con sus dudas y también con sus frustraciones, con la esperanza de resolver unas y otras. Aunque parezca mentira, no todas las mujeres han sabido explorarse lo suficiente como para reconocer y hacer saber a su compañero sus zonas más sensibles, y lo mismo en el caso de los hombres, que, en muchas ocasiones, sólo tienen unos conocimientos básicos y primitivos de cómo gozar y hacer gozar. Si bien muchas personas acuden a especialistas por problemas psicológicos o de comportamiento, ¿por qué no considerar éste un asunto más a resolver? Sí, el sexo forma una parte importante de nuestra vida y de él depende en una parte importante nuestro comportamiento y nuestro equilibrio. Acudir a un taller donde se enseñe a «gestionar nuestros propios ritmos» no es en absoluto inadecuado. Ampliar «el campo de la vida sexual» no puede ser más que positivo, y liberarnos de prejuicios y de conceptos que no contribuyen más que a un morbo dañino y fuera de lugar

Buenas tardes
El Ejercicio la circulación y la erección
A tu Salud

También de vigor sexual, cosa comprensible: la buena circulación incide en las erecciones masculinas y femeninas. Sí, femeninas, porque el clítoris, que es un pequeño pene, también se endurece con la excitación, y depende del flujo sanguíneo. En definitiva, un pene erecto es un miembro cargado de sangre, en términos que permiten que todos nos entendamos. Las personas sedentarias, que consumen tabaco y alcohol tienen una vida sexual más pobre, porque ese ritmo les va inhibiendo la circulación. El ejercicio frecuente permite que el organismo funcione mejor. Es una forma de mantener joven el sistema muscular, de sentirnos en forma. La agilidad provoca sensaciones de euforia y buen humor, y sólo se logra con un entrenamiento frecuente. La buena salud, el buen sexo bien merecen un hueco en nuestro día a día para el ejercicio.

Y disfrutar
Se educa mejor, mucho mejor -hoy- sobre sexo... Y -además- se está al alcance de una información más que suficiente: No obstante los exteriotipos más machistas de siempre, en cuanto a la libertad de la mujer, siguen vivos... corregidos y aumentados. Vemos -todos los días- que a la mujer se la maltrata de palabra y de obra, por vestir de determinada manera. Por mostrar su género y sus diferencias físicas. Y por hacerlo en la forma en que -con la más indiscutible libertad- le corresponde, en derecho.

¿Qué ocurre pués, si teniendo más información que nunca y más "formación" también que nunca; nos comportamos "aún" en la forma en que lo hacemos, a la hora de respetar -de una vez- a la mujer, en todas sus facetas, incluida la del vestir...?

Pués ocurre lo más -digamos- natural "aún"...

Que en el hombre "EL INSTINTO" "sigue" -a pesar de sus conocimientos y acceso a los mismos- sigue, en parte muy importante de sus neuronas; dominando espácios que -quizás, con la evolución- lleguen a ser controlados en forma y manera que consigan, desde la atracción natural de siempre, "crear por naturaleza asumida" otros conceptos -mejores- sobre el respeto y la forma de exteriorizarlo...

Y es que hay más educación y mas formación, pero lo que es y significa "La evolución" no sigue un camino demasiado paralelo con lo anterior, a pesar de apariencias. Por lo cual -reconozcámoslo- en el hombre "aún" no ha transcurrido el tiempo necesario que permita -a nuestras neuronas- olvidar, a todos los efectos, que "un día" (según dicen) "bajámos de los arboles"...

Saludos.
hola ciudadana ¿ya se te acabó lo bueno?.

sobre el tema opino que sí, que a los hijos hay que hablarles con la verdad por delante sin subterfugios.
a mí nadie me explicó nada y tuve que aprender por el camino. con mis hijas ha sido diferente porque todas las dudas que han tenido me las han consultado a mi.

un saludo a todos.
Qué pero...?

Ciao
No, nada, si a mí me gustan que salgan a la calle así.
Tiene razón, pero... ¡Ah!, siempre hay un pero por medio.
Qué pero...?

Ciao