Escritos "literarios" originales y propios de cada forero

¿ ¿Qué haciáis un 23 de febrero de 1981 a las seis de la tarde??

¿ ¿Qué haciáis un 23 de febrero de 1981 a las seis de la tarde??.

Yo acababa de salir del colegio, por entonces se salía a las cinco y nos quedábamos una hora más, la hora que llamábamos "exclusiva". Al pasar enfrente del colegio DUQUE DE AHUMADA, en la A4 a mis hijos se les antojó parar en el restaurante MAGUILAR (hoy ya no existe) para tomar unas tortitas con nata y un Colacao. Ese restaurante estaba enfrente del colegio de guardias jóvenes, en el lado derecho de la autovía dirección Madrid.

En la puerta del restaurante había muchos vehículos de LA BENEMÉRITA, dentro del restaurante, muchos guardias civiles acompañados de gente sin uniforme, conocidos de Pinto; no quiero decir la ideología de esas personas conocidas para no herir susceptibilidades. No tenía ni idea de lo que pasaba.

Un conocido que ya no está entre nosotros, me dijo: "Aquí se va a armar la de Dios". Como siempre estaba metido en jaleos, no le hice ni caso, sólo me fijé en los cuchicheos a mi alrededor. Merendamos y nos fuimos.

Al llegar a Pinto paramos en el supermercado ALFARO y la sorpresa fue que las estanterías de alimentos no perecederos, como azúcar, arroz, legumbres, aceites, conservas.. etc estaban vacías y una señora mayor me dijo que era porque iba a haber guerra y élla ya había vivido una. ¡Que no, mujer, le dije, es que andan con la investidura del otro presidente!. Compré algo de fruta y marché para mi casa.

Mis hijos pusieron la tele para ver BARRIO SÉSAMO y nada, cambiamos a la dos y nada; aquello me extrañó y salí al pasillo a preguntarle a las vecinas, me temía un atentado de los gordos.

Cuando me informaron me quedé de piedra y rápidamente llamé a mi familia puesto que teníamos varios miembros de las fuerzas armadas en ella, aunque no eran de LA BENEMÉRITA. Me dijeron que un familiar muy allegado, estaba de servicio en la puerta del Congreso.

Fue una noche muy larga a pesar de las esperanzadoras palabras del Rey.

Pasó el tiempo, concretamente diez años y llegué a tener una compañera mujer de uno de los golpistas. Fuimos informadas por ella misma y le agradecimos mucho su sinceridad, porque tarde o temprano nos hubiéramos enterado. Ella muy observadora se dio cuenta rápidamente del "pie que cojeábamos" cada una; éramos cinco y con ella seis en el equipo.

Hicimos un trato para llevar una buena relación y que la política no interfiriera en nuestro trabajo, y fue precisamente NO HABLAR DE POLÍTICA. Una vez fuimos a su casa y nos enseñó la foto del REY CON EL CRISTAL ROTO; nos explicó que la había tirado al suelo esa noche del 23F, según ella muerta de rabia.....

A pesar de nuestras discrepancias sobre el tema, es una de las personas con las que he trabajado de la que mejor recuerdo guardo y pienso que nunca voy a perder ni su amistad ni su apoyo cuando la necesite.

Saludos domingueros.