Foro Común


Mensajes de Paro, desempleo enviados por Triana:

Pues veo que has contestado tú.
Así, con contundencia ¡zas!, a buen entendedor con pocas palabras sobra.
El fin de la campaña de Navidad se hace sentir: sube el paro en 83.464 personas en enero.

A pesar de que la afiliación alcanza los 18.819.300 personas en los últimos doce meses, la mejor cifra desde 2008, en el primer mes del año, la ocupación cae en 204.865 personas, especialmente en el Comercio y la Hostelería.

ABC.

Actualizado:

04/02/2019 09:24h.

El paro registrado en las oficinas de empleo ha subido en 83.464 personas en enero en relación con el mes anterior. Lo que en valores relativos representa un incremento del paro del 2,61%, repitiéndose lo que sucedió el primer mes del año pasado cuando el número de parados subió también en 63.747. La cifra total de desempleados se sitúa en 3.285.761. En términos interanuales, si lo comparamos con enero de 2018, se acumula una reducción del desempleo del 5,49% de tal forma que en la actualidad se registran 190.767 parados menos. En términos desestacionalizados, el paro sube en 3.292 personas.

En cuanto a la afiliación, en enero los ascendió a 18.819.300 personas acumulando en los últimos doce meses 537.269 trabajadores, la cifra más alta desde enero de 2008. Sin embargo, el primer mes del año tampoco ha sido bueno en este aspecto y los ocupados han caído en 204.865 personas, especialmente en el Comercio y la Hostelería.

El desempleo masculino se ha situado en 1.360.448 personas, al aumentar en 23.204 (1,74%) y el femenino en 1.925.313, al incrementarse en 60.260 (3,23%) en relación al mes de diciembre. Si lo comparamos con enero de 2018, el desempleo masculino habajado en 115.031 (-7,8%) personas, y el femenino se reduce en 75.736 (-3,78%).
Claro, pero yo soy objetiva y lo reconozco, gobierno alguno tiene por gusto esa tasa de paro. Pero los índices son como son, o sea que CLARA, no contaba cuentos cuando te lo estaba diciendo anoche.

Con Zapatero comenzó a subir porque le estalló en pleno Gobierno la crisis por las hipotecas subprime y la quiebra de la banca Lehman Brothers, que originó todo lo que nos está pasando hasta el día de hoy, los que tengan en su cerebro apenas una vela saben los motivos de sobra y sin embargo se sigue ... (ver texto completo)
Sí, la mala suerte que se gastó todo lo que les dejó el PP, y cuando se quedo sin un chavo, ¡adios Zapatero!
El paro bajó en 210.484 personas en 2018 hasta cifras de 2008.

La Seguridad Social cierra 2018 con un dato histórico de 19.024.165 afiliados.

ABC.
Vaya serenata!
Saludos
Sánchez, dimisión, elecciones ¡Ya!
Pero qué incontinencia verbal Empresario. No pasa más que lo que pasa todos los años en estas fechas. Todo lo demás bobadas.
Saludos
elecciones ¡ya!, gobierno dimisión.
La mejora de la ayuda a los parados de mayor edad cuesta 200 millones.

El Gobierno pretende rebajar a 52 años la edad a que los parados más mayores puedan acceder al subsidio indefinido de desempleo.

Madrid 9 AGO 2018 - 09:29.

MANUEL V. GÓMEZ.

El Ministerio de Trabajo ya sabe cuánto cuesta ampliar la cobertura frente al desempleo entre los parados de mayor edad: 200 millones en 2019. Esta cantidad crecerá cada ejercicio. En septiembre, el Gobierno pretende tener lista una reforma de las ayudas de último recurso para desempleados sin ingresos y también para los de más edad. Entre las medidas que quiere tomar para este último colectivo está volver a situar la edad mínima de acceso al subsidio a los 52 años y ampliar su base de cotización. En 2012, con los recortes se aumentó hasta los 55. La medida afectará a decenas de miles de parados.

A la vuelta de vacaciones, el Ministerio de Trabajo se ha comprometido a presentar a los agentes sociales y a las comunidades autónomas una reestructuración de los subsidios para desempleados, especialmente de las ayudas no contributivas —las que se cobran cuando ya se han agotado las que se generan cuando se trabaja— para los parados en peor situación: los de larga duración, los que no tienen ingresos y/o los más mayores, que suelen tener más problemas para volver a encontrar un trabajo.

Para este último colectivo, la ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, ya ha anunciado que pretende volver a la situación anterior a los recortes. En 2012 se elevó la edad mínima para acceder a este subsidio a los 55 años y se redujo la base por la que cotiza el Servicio Público de Empleo (SEPE) por estos desempleados del 125% del salario mínimo interprofesional al 100%. Un año después se endurecieron más los requisitos para acceder a la ayuda. Se pasó a tener en cuenta los ingresos de toda la familia y no solo los del parado. Esta exigencia fue tumbada en julio por el Tribunal Constitucional y debe repararse.

En su departamento ya han calculado qué supone dar este paso: unos 200 millones en 2019. Esta cantidad crecerá cada ejercicio hasta llegar a unos 700 millones unos años después. Estas fueron las cifras que dio Trabajo a sindicatos y patronales en una reunión, que han confirmado a EL PAÍS fuentes oficiales de Trabajo. En este departamento advierten de que esos números son una estimación inicial y que se afinará en septiembre en el diálogo con los agentes sociales.

Dinero sobrante
Todo el Gobierno se encuentra en este momento calculando el dinero que va a necesitar para llevar sus planes adelante el próximo año y negociando con el Ministerio de Hacienda cuánto dispondrá finalmente. En las conversaciones, Trabajo podrá argumentar que hay margen para ampliar la protección a parados, ya que se recauda más por el seguro de desempleo de lo que se gasta.

Cuando estalló la crisis, esta partida del presupuesto se disparó, no en vano es el principal estabilizador socioeconómico y automático del Estado de bienestar. Pronto entró en números rojos: lo que pagaban empresas y trabajadores para el desempleo no fue suficiente para afrontar todo el gasto. Pero esta situación ha cambiado desde 2016. Ese año ya hubo un ligero superávit de 164 millones. En aumento a algo más de 2.000 millones, según la liquidación de 2017 del SEPE. Este año es probable que la cifra crezca, ya que hasta junio los ingresos superan en 1.200 millones a los gastos.

Facilitar la ayuda desde los 52 años va algo más allá de lo que se había comprometido el Gobierno anterior. El departamento de Fátima Báñez había prometido reordenar todas las ayudas de último recurso para los parados en peor situación. Esa reestructuración tenía que estar lista a finales de abril, cuando finalizaban los programas extraordinarios para desempleados de larga duración que se habían aprobado durante la crisis (PAE y Prepara). El desacuerdo con comunidades y agentes sociales llevó al Ministerio de Empleo, así se llamaba con el Ejecutivo del PP, a retrasar sus planes. Entre tanto introdujo una ayuda provisional en los presupuestos de 2018 para que el colectivo tuviera algún apoyo.

El éxito de la moción de censura y la llegada del nuevo equipo a Trabajo ha cambiado el escenario parcialmente. La previsión ahora es tener en septiembre lista la reestructuración revirtiendo parte de los recortes. Y no podrá demorarse mucho, porque la existencia de esa ayuda provisional está condicionada a que la tasa de desempleo esté por encima del 15%. Es muy probable que España bajará de esa cota en octubre, cuando se conozca el resultado de la EPA del tercer trimestre, y si no hay lista una alternativa para entonces muchos miles de parados se quedarán si ayudas.
.-.-.-.-..-
DATOS DE LA EPA.

La tasa de paro baja al 16,55%, la menor desde el año 2008.

El número de parados disminuyó en 471.100 personas en 2017 y se crearon 490.300 empleos, un 2,65% más que en 2016.

ABC.
Última Hora:

El paro cae en diciembre en 61.500 personas y cierra el año en 3.412.781, el más bajo en ocho años.

ABC/.-
España tardará un mínimo de cuatro años en recuperar todo el empleo perdido.

El empleo crece con fuerza, pero aún está lejos de superar la destrucción laboral que causó la crisis.

Javier G. Echegaray - 2017-12-26.

El empleo en España crece fuerza en 2017. Según los datos de la contabilidad trimestral del INE, que mide el empleo equivalente a tiempo completo, es decir, ponderando por las horas efectivas de trabajo de una jornada parcial y/o contrato temporal, aumenta a un ritmo superior al 3% en su tasa trimestral anualizada.

En perspectiva, la evolución del empleo en los últimos 40 años muestra cómo ha cambiado la estructura económica de la economía española. El empleo en los servicios, en especial servicios de mercado, ha ido ganado peso contra la industria y el sector.

Si en 1980, sobre un empleo de algo más de 12 millones, un 34% pertenecían al sector de servicios de mercado, en la actualidad sobre un total de casi 17 millones explica un 55% del total. Por el contrario, el empleo en el sector primario, la industria y la construcción es hoy un 64%, 21% y 6% inferior al de hace cuatro décadas.

Los servicios de mercado, que excluyen los de no mercado como la sanidad la educación y el empleo público en oficinas, contribuyen de manera notable al crecimiento del empleo, y representó, por ejemplo, dos terceras partes del crecimiento entre 1996 y 2008, momento en el que estalló la crisis.

Diez años después del inició de la crisis, no se ha recuperado el nivel de empleo de 2008. Entonces, había algo más de 20 millones de empleos mientras que actualmente hay 18 millones. Por sectores, únicamente los servicios ya han superado la cota máxima previa a la crisis. En cuanto al resto de sectores, no se puede definir su crisis como coyuntural explicada por el ciclo económico, sino que su carácter es más estructural.

En el caso de la industria, su máximo se remonta a casi 20 años atrás y deberían pasar, al ritmo actual de crecimiento del empleo, nueve años más para superar su máximo de 2001. Bajo esa hipótesis, en la construcción, deberían pasar más de 40 años, por lo que resulta lógico dudar si el ladrillo recuperará su máximo histórico de 2007. Finalmente, el sector primario alcanzó su máximo en 1980, es decir casi cuatro décadas, y deberían pasar otras cuatro décadas más para que la agricultura, pesca y ganadería recuperaran su nivel máximo.

El sector servicios supera la crisis
Si el sector servicios ya ha superado la crisis es debido al crecimiento de los de los servicios no de mercado, dado que los servicios de mercado no lo harán hasta previsiblemente la primera mitad del próximo año. De cumplirse, supondría que habrían pasado cinco años desde el inicio de la recuperación de 2013. Dentro de este subsector, el comercio, el transporte y la hostelería, por un lado, y las actividades profesionales, técnicas y administrativas, por otro, son los principales catalizadores y explican más tres cuartas partes del crecimiento, en concreto el 48% y el 29%, respectivamente.

¿Qué se entiende por externalización? Por ejemplo, los servicios de búsqueda de empleo que cada vez se externalizan más en empresas especializadas, las funciones administrativas como son la gestoría o el pago de nóminas, los servicios de limpieza o jardinería y los servicios centrales y de consultoría. En todos estos casos, la empresa que externaliza estos servicios libera recursos para poder centrarse en lo que realmente sabe hacer y, por efecto de las economías de escala, probablemente obtiene el servicio a un menor coste que si estuviera integrado en su estructura.

Todavía queda mucho por hacer
Aparte de España, en otros doce países europeos el empleo se encuentra todavía por debajo del previo a la crisis. En Italia o Francia apenas es un 1% inferior y la recuperación está muy creca, mientras que únicamente Letonia y Lituania se encuentran más lejos que España.

La recuperación, por tanto, queda aún lejos. Partiendo de un crecimiento del empleo como el actual, pasarían, aproximadamente, cuatro años más para recuperar todo el empleo perdido durante la crisis. En un escenario más conservador, tomando como referencia la media histórica de creación de empleo, España tardaría hasta once años más. Bajo estos supuestos, la crisis laboral duraría entre trece y veinte años. El escenario más pesimista, supondría una duración similar a la Japón tras su crisis de 1997.

En definitiva, el empleo crece con fuerza en la actualidad gracias a las actividades más vinculadas con el consumo de las familias y a las relacionadas con la externalización de servicios. Sin embargo, la fase de destrucción laboral fue tan grave que la duración de la crisis se prolongará casi cuatro años más en el mejor de los casos.
ÚLTIMA HORA:

El empleo supera los 19 millones de ocupados por primera vez en ocho años.

ABC/.
ECONOMÍA.

Báñez avanza que prorrogará la ayuda a parados de larga duración.

El plan Prepara prevé una subvención de entre 400 y 450 euros y un itinerario individualizado y personalizado de inserción.

ABC.
ECONOMÍA.

El paro sube en 46.400 personas en agosto, peor dato del mes desde 2008.

Este dato rompe con seis meses de descensos y la afiliación a la Seguridad Social registró un descenso de 179.485 personas.

ABC.
LAS NEGOCIACIONES EMPEZARÁN EN SEPTIEMBRE.

Nuevas ayudas a los parados de larga duración: el último guiño social del Gobierno.

Actualmente, el 44% de los parados no cobra ningún tipo de prestación. Empleo se ha comprometido con los sindicatos a ampliar la protección a los desempleados.

JAVIER G. JORRIN. 15.08.2017 –

El mayor lastre que deja la crisis es una bolsa de parados de muy larga duración de algo más de un millón y medio de personas que tienen muy complicado volver a engancharse al mercado laboral. Son personas de baja cualificación y con unas habilidades que ya no demanda el tejido productivo, por lo que tienen difícil encontrar un empleo. Este problema se agrava a medida que este colectivo va agotando todas las prestaciones por desempleo y subvenciones, hasta terminar quedándose sin ingresos y sin la posibilidad de acceder a un trabajo.
Esta es la situación en la que se encuentra el 44% de los parados en España. Para todos ellos, la recuperación económica es solo un espejismo. El Gobierno ha decidido atajar este problema y se ha comprometido con los sindicatos a buscar fórmulas para mejorar la cobertura de los desempleados, de modo que se reduzca el número de parados sin ayudas. El secretario de Estado de Empleo, Juan Pablo Riesgo, se reunió el lunes con los agentes sociales en la mesa de diálogo social y se comprometió a estudiar alternativas para ampliar la cobertura a los desempleados.

El Ministerio de Empleo empezará a negociar con los sindicatos una reforma integral de las diversas prestaciones que existen actualmente para simplificar las ayudas y ampliar la cobertura. Este plan para reorganizar el sistema de prestación incluirá nuevas vías para mejorar la protección a los parados de larga duración, que en su mayoría son mayores de 45 años. El ministerio se ha comprometido a cumplir esta exigencia de los sindicatos y se empezará a negociar a partir del 4 de septiembre.
El empleo público aumentó en 2016 por primera vez en siete años.

El número de trabajadores de las administraciones subió en 3.887 efectivos hasta los 2,52 millones: Estado y ayuntamientos perdieron efectivos; comunidades y universidades incrementaron.

JAVIER TAHIRI.
ECONOMÍA.

El número de parados baja en 98.317 en junio y alcanza el nivel más bajo en ocho años.

En el sexto mes del año se crearon 87.692 puestos de trabajo en España, hasta un total de 18,4 millones de personas ocupadas.

ABC.
El 54% del empleo privado creado en la recuperación es fijo.

DIEGO SÁNCHEZ DE LA CRUZ.

El peso del empleo temporal ha bajado, pasando del entorno del 35% a poco más del 25% del total.

2017-07-03.

El peso del empleo indefinido en el sector privado apenas se ha reducido a raíz de la aprobación de la reforma laboral de 2012. Así lo demuestran los datos de la Encuesta de Población Activa para el primer trimestre del año, que muestran cómo el peso del trabajo fijo ha seguido una tendencia muy estable en los últimos años.

En el año 2002, el primero de la serie de la EPA, el peso del empleo indefinido privado era del 65,5%. Apenas hubo cambios en los siguientes años. Entre 2006 y 2008 sí se dio un primer salto hasta el 69,1%, que vino seguido de un nuevo repunte entre 2009 y 2010, hasta llegar al 75,7%.

¿Qué nos dice esa evolución? Muy claramente, que la destrucción de empleo ocurrida a raíz de la Gran Recesión se concentró en el empleo privado de carácter temporal. De este modo, el peso de los contratos indefinidos en las empresas aumentó precisamente porque se perdieron menos contratos de esta modalidad o porque se dejaron de hacer contratos temporales. No era una buena noticia que subiera el porcentaje de fijos: era una consecuencia indeseada de una crisis que se cebó en los que tenían contratos más precarios.

Tras la aprobación de la reforma laboral de 2012, vemos que el peso del empleo indefinido en el sector privado se ha mantenido más o menos constante, incluso en los últimos años con creación de empleo. En 2014 fue del 76%, en 2015 llegó al 75,7%, en 2016 alcanzó el 74,2% y en 2017 se aupó hasta el 73,6%. Vemos que hay una línea descendente, aunque no de forma muy acusada, debido a que poco a poco se está recuperando parte del empleo temporal perdido entre 2008 y 2013. Pero no porque se estén haciendo menos contratos indefinidos.

Del mismo modo, el peso del empleo temporal privado experimentó un cambio significativo con el estallido de la crisis, cayendo del entorno del 35% a niveles del 22,7%, como los observados en 2013. Como decimos, esto se debe a que la destrucción de empleo se cebó especialmente en este tipo de contratos.

El peso del indefinido apenas baja

Con la recuperación ya en marcha, el empleo temporal privado ha crecido de forma progresiva, aunque sigue lejos de los niveles pre-crisis. Según los datos que ofrece la Encuesta de Población Activa, en 2014 suponía un 24% y en 2017 ha alcanzado el 26,4 %. ¿Qué nos dice esto? Que la creación de empleo observada en los últimos años está siendo razonablemente equilibrada, de manera que el peso del empleo indefinido privado casi no ha bajado mientras que la cuota de asalariados con contratos temporales se ha mantenido en cifras más o menos constantes.

Si tomamos como referencia los años de la recuperación (2014, 2015, 2016 y 2017), encontramos que el aumento del empleo fijo privado ha sido de 736.100 puestos de trabajo, mientras que el crecimiento en el segmento temporal alcanzó los 622.000 contratos. Esto supone que el 54% del aumento de la contratación privada se ha destinado al empleo indefinido, mientras que el 46% ha ido a acuerdos laborales de duración temporal.